Los que nun­ca se fue­ron

Es­te año se con­me­mo­ra el cen­te­na­rio de la Bauhaus. La ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra ol­vi­dar lo su­per­fluo.

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - POR JE­SÚS TERRÉS

Va­lo­res atem­po­ra­les que tras­cien­den el tiem­po. La so­pa de Lhardy, los bla­zers de tweed o el Beau­jo­lais de ca­da año; los si­llo­nes chés­ter, el dry mar­ti­ni y los tra­jes a me­di­da con pa­ños de prín­ci­pe de Ga­les. La be­lle épo­que, la tru­fa ne­gra de Via Ve­ne­to y los re­lo­jes pa­ra hom­bre de siem­pre, los que nun­ca se fue­ron por­que na­cie­ron clá­si­cos y con va­lo­res eter­nos. ¿Có­mo no vol­ver a ellos en es­te pre­sen­te tan da­do a los vai­ve­nes? “La crea­ción y el amor por la be­lle­za son ele­men­tos pri­mor­dia­les pa­ra la fe­li­ci­dad”, es el pun­to de par­ti­da de , el

Wal­ter Gro­pius pre­cur­sor de la , aque­lla es­cue­la de ar­te­sa­nía, di­se­ño,

Bauhaus ar­te y ar­qui­tec­tu­ra fun­da­da en 1919 sin la cual es im­po­si­ble en­ten­der el si­glo XX. Y es que hoy, más que nun­ca, vol­ve­mos a aque­llos va­lo­res y a aque­lla ma­ne­ra de en­ten­der el mun­do, tam­bién en los re­lo­jes que ves­ti­mos; un per­fec­to ejem­plo es el tra­ba­jo de

, ín­ti­ma­men­te li­ga­do a la ar­qui­tec­tu­ra, el pro­gre­so No­mos y la si­me­tría, y cu­yas lí­neas de­pu­ra­das rin­den tri­bu­to al le­ma de la Bauhaus: “Nos cen­tra­mos en lo bá­si­co, nos ol­vi­da­mos de lo su­per­fluo”. Eso es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.