UNA REI­NA, TRES MU­SAS Y UN TRAC­TOR

Vanity Fair (Spain) - - ELLA ES EL NUEVO - Paloma Si­món es pe­rio­dis­ta y pocas co­sas le gus­tan más que un buen ‘ frou-frou’.

Vi­ve en Es­pa­ña por amor y ha con­quis­ta­do a aris­tó­cra­tas, prin­ce­sas y em­pre­sa­rias co­mo Mar­ta Or­do­vás, Cris­ti­na Lo­zano y Pi­lar Gon­zá­lez de Gregorio. Jan Ta­mi­ni­au abre las puer­tas de su ca­sa es­tu­dio en Ma­drid y ha­bla del sen­ti­do de la al­ta cos­tu­ra y de su clien­ta más fa­mo­sa, con per­mi­so de Lady Ga­ga: Má­xi­ma de Ho­lan­da. Por PALOMA SI­MÓN

Pi­lar Gon­zá­lez de Gregorio te­nía de­ci­di­do que iba a com­prar ese ves­ti­do lar­go y pro­fu­sa­men­te bor­da­do, pe­ro su­frió un im­pre­vis­to. “Era pre­cio­sí­si­mo, co­mo un sue­ño, una lo­cu­ra, aun­que de no po­nér­te­lo mu­cho. A ve­ces uno tie­ne unos im­pul­sos po­co prác­ti­cos, pe­ro se rom­pió el trac­tor en mi in­ca de So­ria. La reali­dad es la que es. Te­ner me­dios ili­mi­ta­dos es­tá muy bien, aun­que no es mi ca­so”, cuen­ta la chair­man de Ch­ris­tie’s en Es­pa­ña. Si le pre­gun­tan cuán­to cues­ta un tra­je de Jan Ta­mi­ni­au (Goir­le, Paí­ses Ba­jos, 1975), ya lo sa­be: en­tre 3.000 eu­ros y un trac­tor. Es­ta­mos en la ca­sa en el ma­dri­le­ño ba­rrio de las Le­tras que com­par­ten el em­pre­sa­rio y co­lec­cio­nis­ta Juan Vá­rez y el mo­dis­ta ho­lan­dés, una re­si­den­cia se­ño­rial de te­chos al­tí­si­mos, sue­los de ma­de­ra y gran­des ven­ta­na­les que ha­ce las ve­ces de ta­ller y es­tu­dio del di­se­ña­dor. Es la pri­me­ra vez que abren las puer­tas de la que fue re­si­den­cia de la mar­que­sa de Llan­zol, la mu­sa de Ba­len­cia­ga, en la que vi­ven. To­do es­tá tal y co­mo lo de­jó la an­te­rior in­qui­li­na, sal­vo por las obras de ar­te —fo­to­gra­fías de Nan Gol­din que en­mar­can la ba­ñe­ra de már­mol ne­gro, una ins­ta­la­ción de Ma­teo Ma­té en una de las es­tan­cias, una vir­gen gó­ti­ca en el pa­si­llo, una es­cul­tu­ra de Juan Muñoz en el re­ci­bi­dor…— y los ves­ti­dos de al­ta cos­tu­ra de Jan Ta­mi­ni­au que ocu­pan to­da una sa­la. Al­gu­nos bor­da­dos han si­do rea­li­za­dos en­te­ra­men­te en cris­tal, por eso es­tán en el sue­lo cui­da­do­sa­men­te dis­pues­tos; en otros la fal­da de vo­lan­tes de tul aca­ba en un cuer­po con mo­ti­vos geo­mé­tri­cos de plu­mas. El di­se­ño al que Pi­lar tu­vo que re­nun­ciar pa­ra com­prar un nue­vo trac­tor pa­ra su fin­ca es una cas­ca­da de tul con pai­llet­tes y ter­cio­pe­lo que re­pro­du­cen los es­tam­pa­dos de un ikat. “No soy su mu­sa es­pa­ño­la”, ma­ti­za la aris­tó­cra­ta, su clien­ta na­cio­nal más del­ga­da y quien pri­me­ro se en­fun­dó sus crea­cio­nes. “Tie­ne más, y más de nue­ve”. Ana Ga­ma­zo, Mi­riam Un­gría, Ali­cia Ko­plo­witz, María e Inés En­tre­ca­na­les, Carmen y Leo­nor March, He­le­na Re­vo­re­do y su hi­ja, Bár­ba­ra Gut, por ci­tar a al­gu­nas de las asis­ten­tes a su úl­ti­mo pa­se en la ca­pi­tal en mar­zo de 2016. O la em­pre­sa­ria Cris­ti­na Lo­zano, que des­cri­be así los ves­ti­dos de Ta­mi­ni­au: “Po­drían ser de ha­ce 40 años o de den­tro de 140”.

El bai­le de la cos­tu­ra

Lo­zano, “em­pre­sa­ria ho­te­le­ra tar­día”, apro­ve­cha la se­sión de fo­tos pa­ra pu­lir los de­ta­lles de su úl­ti­mo en­car­go, que lle­va­rá el sá­ba­do si­guien­te al “Fes­ti­val de Coa­che­lla” que ha or­ga­ni­za­do en su ca­sa de Po­zue­lo de Alar­cón, a las afue­ras de Ma­drid, pa­ra fes­te­jar el 50º cum­plea­ños de su ma­ri­do. Es tan cor­to que va­lo­ra con su au­tor la po­si­bi­li­dad de po­ner­se unas ma­llas de­ba­jo, o unas me­dias muy tu­pi­das. “O qui­zá unas bo­tas leg­ging co­mo las de Ba­len­cia­ga”. Así tra­ba­ja Jan Ta­mi­ni­au. Ca­da ves­ti­do su­po­ne un mí­ni­mo de tres prue­bas y has­ta seis y sie­te me­ses de tra­ba­jo que va­rían en fun­ción del es­fuer­zo ma­nual de la pie­za. Im­pli­ca a de­ce­nas de per­so­nas ca­pi­ta­nea­das por su je­fa de ta­ller bel­ga. Un diá­lo­go cons­tan­te y flui­do con la com­pra­do­ra. “La al­ta cos­tu­ra es co­mo bai­lar. Si te pi­san los pies, no es agra­da­ble. Una bue­na clien­ta es aque­lla con la que te di­vier­tes, que con­fía en ti, te reta… En de­fi­ni­ti­va, con la que for­mas una bue­na pa­re­ja de bai­le”. —¿Su­ce­de eso con la rei­na Má­xi­ma de Ho­lan­da? —Sí. Con ella bai­lo bien [ri­sas]. Es asom­bro­sa, en per­so­na es tal y co­mo la ves en las fo­tos. Cuan­do era ni­ño, so­ña­ba con ves­tir a rei­nas y prin­ce­sas. Gra­cias a ella lo he con­se­gui­do. Po­dría es­co­ger a cual­quier di­se­ña­dor del mun­do, pe­ro con­fía en mí. Me ins­pi­ra. To­da la ener­gía que des­pren­de se pro­yec­ta en las pren­das.

Tra­ba­jar con la rei­na de Ho­lan­da mar­có un an­tes y un des­pués en la ca­rre­ra de es­te li­cen­cia­do en Di­se­ño de Mo­da por la Aca­de­mia de Ar­te de Arn­hem que fun­dó su ca­sa, JANTAMINIAU —así es­cri­to, jun­to y con ma­yús­cu­las—, en 2003. Má­xi­ma de Oran­ge em­pe­zó a es­co­ger sus di­se­ños seis años más tar­de. El pri­me­ro, una cha­que­ta fa­bri­ca­da con la te­la de una an­ti­gua sa­ca de co­rreos ori­gi­nal y de­co­ra­da con la ban­de­ra de Ho­lan­da. “Fue muy atre­vi­do por su par­te”, me con­tó Ta­mi­ni­au en su día. Cua­tro años des­pués, le con­fió el mo­de­lo de co­lor azul pa­vo real con cuer­po de en­ca­je y apli­ca­cio­nes de pe­dre­ría y cristales bor­da­dos a mano — que com­ple­tó con una ca­pa re­gia— pa­ra la co­ro­na­ción de su ma­ri­do, el rey Guillermo de los Paí­ses Ba­jos. “Ha­cer ese ves­ti­do fue in­creí­ble”, ad­mi­te su ar­tí­fi­ce. Una de esas pren­das que pre­ci­san me­ses de tra­ba­jo. De bai­le. Una co­reo­gra­fía que, en es­tos tiem­pos de li­kes y de mo­da de usar y ti­rar, cons­ti­tu­ye to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Y que, no ha­ce fal­ta de­cir­lo, no es ren­ta­ble. Lo úni­co que tie­ne en pro­pie­dad Jan es un co­che de se­gun­da mano. To­do lo que ga­na lo rein­vier­te en la com­pa­ñía, a la que su­ma­rá en fe­bre­ro una lí­nea de prêt- à-por­ter que se co­mer­cia­li­za­rá des­de sus ta­lle­res en

Áms­ter­dam y Ma­drid a clien­tas en Es­pa­ña, La­ti­noa­mé­ri­ca o Es­ta­dos Uni­dos. Al­gu­nas, es­tre­llas del mun­do del es­pec­tácu­lo co­mo Lady Ga­ga o Be­yon­cé. —¿Qué sen­ti­do tie­ne ha­cer al­ta cos­tu­ra hoy? —Cu­rio­sa­men­te, es más re­le­van­te hoy que cuan­do em­pe­za­mos. En una era en la que no se tra­ta de ha­cer el ves­ti­do más bo­ni­to, sino el que más be­ne­fi­cios dé, la al­ta cos­tu­ra es… Pue­des ha­cer un ves­ti­do de un mi­llón de pai­lle­tes o un mi­llón de ca­mi­se­tas. Con el pri­me­ro nun­ca ga­na­rás di­ne­ro, con las ca­mi­se­tas sí, qui­zá un mi­llón de eu­ros, pe­ro ja­más ha­rás a na­die tan fe­liz. La gen­te que las fa­bri­ca no lo pa­sa muy bien, a di­fe­ren­cia de quie­nes tra­ba­jan en un ta­ller de cos­tu­ra o de la clien­ta, que de ver­dad va a dis­fru­tar del ves­ti­do. No ha­ces cos­tu­ra por el di­ne­ro, sino por la fe­li­ci­dad que te da y que pro­por­cio­nas.

Pre­ci­sa­men­te, Mar­ta Or­do­vás ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ves­tir­se de Jan Ta­mi­ni­au en dos de los mo­men­tos más di­cho­sos de su vi­da: el de su bo­da con Hu­go Ma­cha­do en julio de 2017 en Ma­drid —una fan­ta­sía con cristales bor­da­dos que ha es­ta­do ex­pues­ta en la re­tros­pec­ti­va que el Mu­seo de Utrecht le aca­ba de de­di­car al mo­dis­ta y que ha ba­ti­do ré­cords de vi­si­tas: más de 100.000. “Ha­bía has­ta re­ven­ta de en­tra­das”, me cuen­tan— y du­ran­te es­ta se­sión de fo­tos. Or­do­vás es­tá em­ba­ra­za­da de ocho me­ses y se atre­ve a en­fun­dar­se un mono de len­te­jue­las con trampantojo en los pe­chos y el vien­tre. Va­lo­ra po­ner­se, ade­más, uno de los co­lla­res con es­ca­ra­ba­jos gi­gan­tes que se ex­po­nen jun­to al res­to de la co­lec­ción de jo­yas —bro­ches, col­gan­tes, pen­dien­tes…— que Jan Ta­mi­ni­au pre­sen­ta en Ivory Press es­tos días, jun­to a va­rios ves­ti­dos de al­ta cos­tu­ra re­la­cio­na­dos te­má­ti­ca­men­te con es­tas pie­zas úni­cas. Pa­re­ce una mo­der­na Ne­fer­ti­ti. “Él no co­pia, él crea. De ce­ro. Es co­mo lle­var un cua­dro pues­to”, co­men­ta Or­do­vás con en­tu­sias­mo. Sin pre­ten­der­lo, aca­ba de re­su­mir la fi­lo­so­fía del mo­dis­ta.

No a lo nue­vo

De su in­fan­cia en Goir­le, Ta­mi­ni­au con­ser­va una pa­sión: la de do­tar de una se­gun­da vi­da a los ob­je­tos. Su abue­la te­nía un an­ti­cua­rio. “En la plan­ta de arri­ba ha­bía una es­pe­cie de des­ván don­de al­ma­ce­na­ban las pie­zas que ya no ser­vían pa­ra la ven­ta. Can­de­la­bros rotos, es­ta­tuas a las que les fal­ta­ba un de­do. Pa­ra mí eran te­so­ros”, evo­ca.

“MÁ­XI­MA PO­DRÍA ELE­GIR A CUAL­QUIE­RA EN EL MUN­DO, PE­RO HA CON­FIA­DO EN MÍ. ME INS­PI­RA” JAN TA­MI­NI­AU

Era dis­lé­xi­co y su di­fi­cul­tad pa­ra leer se tra­du­jo en una for­ma muy per­so­nal de in­ter­pre­tar el mun­do a tra­vés del co­lor que cul­mi­nó en su pri­me­ra co­lec­ción de ro­pa, la que con­quis­tó a la rei­na Má­xi­ma. “A ve­ces la mo­da se ol­vi­da de ce­le­brar ca­da día que vi­vi­mos y en­ve­je­ce­mos. No to­do tie­ne que ser nue­vo”. Na­tu­ral­men­te, no cree en las tendencias, ni dis­tin­gue en­tre vie­jas co­lec­cio­nes y ac­tua­les. “Siem­pre pre­pa­ro la pró­xi­ma, me mue­vo ha­cia de­lan­te. To­das son co­mo un dia­rio. La his­to­ria de Jan”, ex­pli­ca. Cu­rio­sa­men­te, Cris­ti­na Lo­zano cree que su biografía re­cien­te po­dría es­cri­bir­se con las pren­das de Ta­mi­ni­au, a quien co­no­ció ha­ce dos años a tra­vés de un ami­go en co­mún. “Me en­se­ñó unas fo­tos y pen­sé: ‘Es­te tío es un genio’. Tar­dé dos días en plan­tar­me en Áms­ter­dam pa­ra en­car­gar­le un ves­ti­do muy especial, el de la bo­da de mi cu­ña­do”, cuen­ta. “No ven­de­ría mis Jan Ta­mi­ni­au ni por to­do el oro del mun­do. No hay que te­ner ape­go a las co­sas… pe­ro sus tra­jes son par­te de mis vi­ven­cias”. Es el ca­so del mo­de­lo de Pi­lar, que cuel­ga de un bu­rro en una de las ha­bi­ta­cio­nes de la ca­sa jun­to al ves­ti­do Tres en Ra­ya que Mar­ta Or­do­vás lu­ce en la ins­tan­tá­nea de gru­po de la de­re­cha, y que la rei­na Má­xi­ma tie­ne igual. Gon­zá­lez de Gregorio, una de las mu­je­res me­jor ves­ti­das de Es­pa­ña, can­ta Ten­go un trac­tor ama­ri­llo an­tes de en­fun­dár­se­lo. Me ha­bla de su ma­dre, Lui­sa Isa­bel Álvarez de To­le­do, la le­gen­da­ria Du­que­sa Ro­ja fa­lle­ci­da en 2008. “Era la an­ti­mo­da, y en­ton­ces era muy mo­der­na. Siem­pre qui­so sa­cu­dir­se los cor­sés… La re­cuer­do al­gu­na vez ves­ti­da de se­ño­ra y es­ta­ba muy bien, pe­ro no le gus­ta­ba. Al fi­nal pre­fi­rió una ima­gen rompe­dora, ale­ja­da de to­do eso: el va­que­ro, la ca­mi­sa”, cuen­ta. “Yo voy siem­pre igual, a ve­ces es­toy de mo­da y a ve­ces me con­si­de­ran de lo más ran­cio, pe­ro no me im­por­ta, por­que yo ten­go ese estilo. Yo soy más bien Hitch­cock años cin­cuen­ta, aun­que Jan es otra co­sa, es co­mo un sue­ño”. —¿Tie­ne va­que­ros? —Ten­go al­gu­nos, sí. Siem­pre me que­da­ron muy mal, por­que soy muy fla­ca. Has­ta que sa­ca­ron los de lá­tex. Me los pon­go po­co, no sé si por reac­ción a mi fi­gu­ra ma­ter­na [car­ca­ja­das]. Ha­blan­do de va­que­ros, esa es pre­ci­sa­men­te la pren­da que Mar­ta Or­do­vás le de­man­da­ría a Jan Ta­mi­ni­au. “¿Que có­mo se­rían?”, pre­gun­ta. “Una co­sa es­tá cla­ra: que­da­rían in­creí­ble”.

Qui­zá en el pró­xi­mo pa­se de Jan Ta­mi­ni­au ha­ya te­ja­nos. Se­ría una sor­pre­sa, pe­ro por lo pron­to ya ha ex­pe­ri­men­ta­do con ma­te­ria­les co­mo la piel elás­ti­ca y tro­que­la­da —vean si no el mo­de­lo que creó pa­ra Be­yon­cé en 2011—. Se­rá en fe­bre­ro y, co­mo to­dos los que ha ce­le­bra­do has­ta la fe­cha, se ase­me­ja­rá más al de una gran ca­sa de mo­da de los años cin­cuen­ta y se­sen­ta que a un des­fi­le al uso. El for­ma­to con­ven­cio­nal no fun­cio­na con él. “Aho­ra se li­mi­ta a chi­cas ca­mi­nan­do rá­pi­do por la pa­sa­re­la, y mis ves­ti­dos es­tán he­chos pa­ra al­guien con­cre­to. Yo quie­ro ha­blar de ellos, ex­pli­car có­mo los ha­ce­mos, de dón­de vie­ne la ins­pi­ra­ción… Si la ma­ni­quí pa­sa por de­lan­te de ti a to­da pri­sa, pue­des pen­sar que un bor­da­do es un es­tam­pa­do. Tienes que ver­lo de cer­ca, en­ten­der­lo, to­car­lo. En Ins­ta­gram no se apre­cian los de­ta­lles. La ma­gia de la cos­tu­ra sur­ge en las dis­tan­cias cor­tas. Cuan­to más cer­ca, más co­sas des­cu­bres”.

Ese día no fal­ta­rán Pi­lar, Cris­ti­na y Mar­ta, y el res­to de da­mas de la al­ta so­cie­dad y de gran­des for­tu­nas a quie­nes es muy difícil re­unir si no es en una ce­le­bra­ción fa­mi­liar o en un con­se­jo del IBEX. To­das vol­ve­rán a ex­ta­siar­se —y, lo im­por­tan­te, a en­car­gar— an­te las crea­cio­nes de es­te ho­lan­dés que se afin­có en la ca­pi­tal por amor a su pa­re­ja, pe­ro tam­bién “a la pa­sión por dis­fru­tar la vi­da, a la gen­te que es ca­paz de ha­cer y man­te­ner un ofi­cio ar­te­sano. Si me hu­bie­ses di­cho ha­ce 10 años que iba a aca­bar en Es­pa­ña, te ha­bría con­tes­ta­do que no, que se­ría in­ca­paz de so­por­tar el ca­lor. Pe­ro lo so­por­to”.

“SI ME DI­CEN HA­CE 10 AÑOS QUE IBA A ACA­BAR EN ES­PA­ÑA, HA­BRÍA CON­TES­TA­DO QUE NO POR EL CA­LOR. PE­RO LO SO­POR­TO” JAN TA­MI­NI­AU

JUE­GO DE DA­MAS De iz­da. a dcha., Mar­ta Or­do­vás, con mono de len­te­jue­las efec­to trampantojo; Pi­lar Gon­zá­lez de Gregorio, con ves­ti­do si­re­na de tul y or­gan­za de se­da con apli­ca­cio­nes; y Cris­ti­na Lo­zano, con mono mul­ti­co­lor de tul elás­ti­co bor­da­do. To­do de JANTAMINIAU.

TÉC­NI­CA Y AR­TI­FI­CIO Pi­lar Gon­zá­lez de Gregorio, con ves­ti­do Spu­man­te de tul ita­liano de JANTAMINIAU, an­te la ins­ta­la­ción De­su­bi­ca­do, de Ma­teo Ma­té.

EL AR­TIS­TA ES­TÁ PRE­SEN­TE Arri­ba, Jan Ta­mi­ni­au con sus mu­sas, clien­tas y ami­gas. A la dcha., Mar­ta con ves­ti­do de geor­get­te de se­da con bor­da­dos ins­pi­ra­dos en la obra de Haec­kel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.