CAR­TA DEL DI­REC­TOR

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - –AL­BER­TO MO­RENO

Afi­na­les de oc­tu­bre, el mis­mo día que los Es­ta­dos Uni­dos se con­mo­cio­na­ban por el ti­ro­teo acon­te­ci­do en una si­na­go­ga de Pit­ts­burgh, Do­nald Trump ac­ce­día al Air For­ce One sin su pa­ra­guas por­que no ha­bía po­di­do ce­rrar­lo al fi­nal de la es­ca­li­na­ta. Me lo re­la­tó un ami­go y no me hi­zo fal­ta ni ver­lo: “Tras for­ce­jear un ra­to, se dio por ven­ci­do y lo de­jó fue­ra”. La anéc­do­ta ha­bría que­da­do ahí si el mar­tes pa­sa­do no hu­bie­ra pre­sen­cia­do otro he­cho in­só­li­to en el au­to­bús ca­mino del tra­ba­jo: un ago­bia­do ofi­ci­nis­ta me in­sis­tió en que en­tra­ra an­tes que él por­que su pro­pio pa­ra­guas se le re­sis­tía y él se ne­ga­ba a darlo por per­di­do. Sen­tí em­pa­tía y su­pu­se que pron­to se im­pon­dría en aque­lla de­si­gual ba­ta­lla, así que me des­li­cé ha­cia los asien­tos del fon­do y me dis­pu­se a leer el pe­rió­di­co en el mó­vil.

Un ra­to des­pués al­cé la vis­ta y, fren­te a la su­pers­ti­cio­sa per­ple­ji­dad de to­dos los pa­sa­je­ros que ac­ce­dían des­de las su­ce­si­vas pa­ra­das, ahí se­guía el ti­po, en el pri­mer asien­to del vehícu­lo, pe­lean­do con el pa­ra­guas com­ple­ta­men­te abier­to. Él no lo asu­mía con es­toi­cis­mo, co­mo ha­bría he­cho Cha­plin, sino que aco­me­tía es­for­za­dos ges­tos mar­cia­les, ora pa­ra im­po­ner­se al es­tú­pi­do ob­je­to, ora por la pre­sión si­len­cio­sa de los ju­bi­la­dos al­te­ra­dos por el ga­fe, ora por la in­co­mo­di­dad de com­par­tir asien­to con un am­plio pa­ra­guas abier­to. Po­días ver al jo­ven em­pe­que­ñe­cién­do­se co­mo Ali­cia en una ba­ta­lla que ca­da vez pa­re­cía más fa­vo­ra­ble a las má­qui­nas. Pa­sa­dos un par de mi­nu­tos de aten­ta hip­no­sis, de­ci­dí que aque­lla con­tien­da lle­na de dig­ni­dad me­re­cía su in­ti­mi­dad y me dis­pu­se a leer cual­quier otro ar­tícu­lo so­bre Vi­lla­re­jo.

Des­de aquel día, di­cha ima­gen exen­ta de mo­ra­le­ja no ha­bía de­ja­do de ron­dar­me la ca­be­za… has­ta que hoy me ha da­do por re­vi­sar con mis pro­pios ojos el ví­deo de Trump. Si lo bus­can en Goo­gle (“Trump - Pa­ra­guas - Air For­ce One”), no se­rá el úni­co que en­con­tra­rán, pues­to que el re­pu­bli­cano ya se echó a Twit­ter en­ci­ma en fe­bre­ro al no com­par­tir su des­co­mu­nal item de co­lor ne­gro (siem­pre lle­va uno parecido aun­que, vis­to lo vis­to, se­gu­ro que no es el mis­mo) con Me­la­nia y Ba­rron, que le su­ce­dían es­ca­li­na­tas arri­ba del avión mien­tras se em­pa­pa­ban. Es po­si­ble que aque­llo de “Ame­ri­ca First” se re­fi­rie­ra a un cor­te de pe­lo pla­nea­do por in­ge­nie­ros y al que es me­jor que la llu­via no to­que cuan­do cai­ga, por ci­tar a un can­tau­tor qui­zá no fa­vo­ri­to del pre­si­den­te. Des­pués de in­dig­nar­se por el po­co cui­da­do que pres­ta a su tri­bu, lle­ga­rán al ví­deo del que ha­blo al ini­cio de es­ta car­ta y les sor­pren­de­rá co­mo a mí com­pro­bar que no hu­bo for­ce­jeo ni lu­cha, sino más bien arit­mé­ti­ca bá­si­ca: el diá­me­tro de la puer­ta del avión es in­fe­rior al del pa­ra­guas abier­to, así que no en­tra. Y lo sol­tó con sus ma­nos pe­que­ñas y el an­ti­pá­ti­co des­dén de quien sa­be que po­dría com­prar­se un mi­llón co­mo ese so­lo con el cash de su car­te­ra.

Ato­ro pa­sa­do, me en­can­ta guar­dar en mi re­ti­na la ima­gen de aquel ofi­ci­nis­ta per­se­ve­ran­te que re­pre­sen­ta to­do lo bueno que nos ro­dea. La ab­ne­ga­ción y el es­fuer­zo con­tra los pe­que­ños ba­ches de los días. No lo he con­fe­sa­do has­ta aho­ra, pe­ro es­ta car­ta men­sual que­ría ser un ch­rist­mas na­vi­de­ño por ra­zo­nes de tem­po­ra­da, y con la re­lec­tu­ra re­pa­ro en que a lo me­jor no he sa­bi­do ex­pli­car que pa­ra mí ese com­pa­ñe­ro de au­to­bús es to­dos los hom­bres y mu­je­res y a la vez el es­pí­ri­tu de la Na­vi­dad. Pe­ro igual que aque­lla vez que en­tre­vis­té a En­ric Gon­zá­lez, le pre­gun­té cuál era su gad­get in­dis­pen­sa­ble y él me con­tes­tó: “Un va­so de whisky. Si no lo con­si­de­ras su­fi­cien­te­men­te tec­no­ló­gi­co, écha­le un chip den­tro”, aquí va mi pro­pi­na: nues­tra por­ta­da, una fe­li­ci­ta­ción na­vi­de­ña fo­to­gra­fia­da por Jonathan Bec­ker y pro­ta­go­ni­za­da por la fa­mi­lia real grie­ga y da­ne­sa; pe­ro no al mo­do fi­gu­ra­do, es que real­men­te fun­cio­na co­mo tal. Tras las po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes de la prin­ce­sa Ma­rie-Chan­tal el pa­sa­do mes de abril, en las que acu­só a la rei­na Le­ti­zia de mos­trar su “ver­da­de­ra ca­ra” en aquel lan­ce ma­llor­quín que la en­fren­tó a la rei­na So­fía y so­bre el que no ha que­ri­do vol­ver a pro­nun­ciar­se, la ro­yal nos re­ci­be en su ca­sa de Nue­va York y nos con­ce­de es­ta en­tre­vis­ta en ex­clu­si­va, la pri­me­ra a un me­dio es­pa­ñol des­de en­ton­ces.

En 10 años de vi­da de Va­nity Fair, su­po­ne su ter­ce­ra por­ta­da y la pri­me­ra de ellas al la­do de su ma­ri­do, Pa­blo de Gre­cia, dis­cre­tí­si­mo pri­mo del rey Fe­li­pe. Me jue­go to­dos mis re­ga­los de Reyes a que cual­quie­ra de los dos se ex­pon­dría a los ele­men­tos pa­ra que los jó­ve­nes Olym­pia, Cons­tan­tino, Achi­leas, Odys­seas y Aris­ti­des —su tri­bu— no se em­pa­pa­sen su­bien­do al avión.

El es­pí­ri­tu de la Na­vi­dad tam­bién es eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.