TRI­NI­TA­RIO CA­SA­NO­VA

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Por VE­RA BERCOVITZ

Es uno de los em­pre­sa­rios más po­lé­mi­cos de Es­pa­ña y, tam­bién, uno de los más mis­te­rio­sos. Em­pe­zó ven­dien­do li­mo­nes en su Mur­cia na­tal y ter­mi­nó sien­do el ar­tí ice de la com­pra­ven­ta del Edi icio Es­pa­ña, un em­ble­ma de la ca­pi­tal. En­tre­vis­ta­mos en su ca­sa de La Mo­ra­le­ja a Tri­ni­ta­rio Ca­sa­no­va, un hom­bre he­cho a sí mis­mo a quien el di­ne­ro no le ha per­mi­ti­do te­ner­lo to­do.

El día que lo íba­mos a bau­ti­zar, el ni­ño ama­ne­ció azul. Mi mu­jer se que­dó en shock, yo lo co­gí en bra­zos y sa­lí co­rrien­do ha­cia el hos­pi­tal. Iba por la ca­lle con él en al­to y gri­tan­do: ‘¡Max! ¡Max!’. Unos días an­tes ha­bía­mos es­ta­do en el mé­di­co. To­sía un po­qui­to, ‘Cof, cof’, pe­ro no te­nía fiebre. Nos di­je­ron: ‘No os preo­cu­péis. Es un pe­que­ño vi­rus’. ‘¿Lo po­de­mos lle­var al bau­ti­zo?’, pre­gun­té. ‘Cla­ro’. Cuan­do lle­gué al hos­pi­tal, lo en­tu­ba­ron y abrió los ojos. Pen­sé: ‘Bien, se sal­vó’. Pe­ro esa mis­ma noche se pu­so fa­tal. A las cin­co de la ma­ña­na yo mis­mo lo bau­ti­cé con una bo­te­lla de agua. Pen­sé que se mo­ría. Pe­ro no. Aún du­ró 57 días. Le ope­ra­ron tres ve­ces, a vi­da o muer­te. Ca­da vez te­nía­mos que fir­mar un do­cu­men­to au­to­ri­zan­do la in­ter­ven­ción. To­das las no­ches mi mu­jer re­za­ba de ro­di­llas, pe­ro Max no aguan­tó. Te­nía tos fe­ri­na y los pul­mo­nes des­he­chos”.

El em­pre­sa­rio Tri­ni­ta­rio Ca­sa­no­va (Orihue­la, Mur­cia, 1964) me cuen­ta es­ta his­to­ria a los 15 mi­nu­tos de lle­gar a su man­sión. De pie, en me­dio del sa­lón, ca­si de ma­ne­ra atro­pe­lla­da. Nos di­ri­gía­mos ha­cia un rin­cón don­de rea­li­zar la en­tre­vis­ta, pe­ro su pe­na no aguan­tó. La tris­te­za es co­mo una ja­rra ba­jo un gri­fo que go­tea. Cuan­do es­ta se lle­na, hay que va­ciar­la. Don­de sea, co­mo sea. Con­tar la his­to­ria, re­vi­vir­la y exor­ci­zar­la. Va­ciar la ja­rra y de­jar­la lis­ta pa­ra que se vuel­va a lle­nar.

Hoy, la re­si­den­cia de es­te em­pre­sa­rio mur­ciano es­tá me­dio va­cía y me­dio lle­na. Me­dio va­cía por­que es­ta pro­pie­dad es una de las cons­truc­cio­nes más gran­des del ex­clu­si­vo ba­rrio de La Mo­ra­le­ja. Tres plan­tas diá­fa­nas de 700 m2 ca­da una, con mu­ros de cris­tal y sue­lo de ce­men­to que otor­gan al lu­gar una ex­tra­ña sen­sa­ción de am­pli­tud y frial­dad. “To­da­vía nos que­dan mu­chos mue­bles por com­prar”, me con­ta­rá Na­ta­lia Guz­mán, la se­gun­da es­po­sa de Ca­sa­no­va, quien vi­ve aquí jun­to a su ma­ri­do y su otro hi­jo, Álex (de 14 me­ses), her­mano ge­me­lo de Max. El te­rreno cuen­ta con pis­ci­na y pis­ta de te­nis. En el só­tano, un gim­na­sio del que aho­ra so­lo cuel­ga un so­li­ta­rio sa­co de bo­xeo.

La vi­vien­da es­tá hoy me­dio lle­na —to­do lo lleno que pue­de es­tar un es­pa­cio de es­tas di­men­sio­nes— tras el des­em­bar­co del equi­po de Va­nity Fair. Fo­tó­gra­fos, es­ti­lis­tas, ma­qui­lla­do­ras, pro­duc­to­res y ayu­dan­tes… En to­tal nue­ve per­so­nas que pu­lu­lan co­mo un ejér­ci­to de hor­mi­gas por un mu­seo. “Bien­ve­ni­dos. Soy Tri­ni­ta­rio Ca­sa­no­va”, lan­za el em­pre­sa­rio en la en­tra­da de sus do­mi­nios, con un mar­ca­do acento mur­ciano de aes abier­tas y eses as­pi­ra­das. Son­rien­te y bron­cea­do, nos en­cuen­tra a to­dos pe­ga­dos con­tra el cris­tal de su “ga­ra­je”, don­de se ex­hi­be su co­lec­ción de co­ches. Un Ja­guar, un Bentley, un Fe­rra­ri, un Rolls-Roy­ce… Hay que ele­gir uno pa­ra la fo­to y es­ta­mos ner­vio­sos. No sa­be­mos cuál nos gus­ta más. “Mi fa­vo­ri­to es el Rolls-Roy­ce. Tie­ne un va­lor sen­ti­men­tal”, anun­cia mien­tras da be­sos a dies­tro y si­nies­tro.

Ca­sa­no­va, fun­da­dor del Gru­po Ba­ra­ka —un con­glo­me­ra­do con cer­ca de 300 em­plea­dos—, es uno de los em­pre­sa­rios más enig­má­ti­cos de nues­tro país. No apa­re­ce en la lis­ta de las gran­des for­tu­nas de Es­pa­ña, pe­ro sus ne­go­cios in­clu­yen ci­fras mi­llo­na­rias. Es un hom­bre sin es­tu­dios, he­cho a sí mis­mo, que ado­ra el lu­jo y tie­ne fa­ma de bon vi­vant. Su nom­bre es­tá de­trás de al­gu­nas de las ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias más efec­tis­tas de los úl­ti­mos años: la com­pra­ven­ta del Edi­fi­cio Es­pa­ña o la Ope­ra­ción Cha­mar­tín. Se ha he­cho rico con el la­dri­llo — con to­do el re­ce­lo que eso im­pli­ca—, pe­ro él, son­rien­te y bron­cea­do, nos mues­tra or­gu­llo­so sus po­se­sio­nes. —¿Qué opi­na de la gen­te que le ca­li­fi­ca de ti­bu­rón? —Per­so­nal­men­te, me gus­tan más los del­fi­nes. Son más ca­ri­ño­sos, más bo­ni­tos y más in­te­li­gen­tes. —¿Y de la cul­tu­ra del pe­lo­ta­zo? —Es inevi­ta­ble que la gen­te opi­ne. Yo soy un em­pre­sa­rio tra­ba­ja­dor, con ga­nas de lu­char y que me de­fien­do. Lo que nun­ca ha­go es que­dar­me quie­to an­te un ata­que. Pa­ra mí no exis­te enemi­go pe­que­ño.

Aun­que lle­va años ope­ran­do en la cos­ta le­van­ti­na, su nom­bre irrum­pió en la pren­sa na­cio­nal cuan­do en ju­nio de 2017 com­pró el Edi­fi­cio Es­pa­ña al gru­po chino Wan­da, una de las ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias más es­pec­ta­cu­la­res de la épo­ca pos­cri­sis. El edi­fi­cio, si­tua­do en ple­na Pla­za de Es­pa­ña y uno de los más em­ble­má­ti­cos de la ca­pi­tal, lle­va­ba seis años aban­do­na­do y traía al Ayun­ta­mien­to de ca­be­za. “Lo vi­si­ta­mos por den­tro en in­vierno. Ha­cía mu­cho frío y una hu­me­dad te­rri­ble. Yo lle­va­ba ga­bar­di­na, bu­fan­da… So­lo es­ta­ban los pi­la­res. Da­ba mie­do”. En la fir­ma an­te no­ta­rio, apa­re­cían va­rios eje­cu­ti­vos con tra­je de cha­que­ta y cor­ba­ta. En­tre ellos, des­ta­ca­ba

“OPE­RA­RON A MI HI­JO TRES VE­CES, A VI­DA O MUER­TE. MI MU­JER RE­ZA­BA DE RO­DI­LLAS, PE­RO MAX NO AGUAN­TO”

Tri­ni­ta­rio, lu­cien­do una cha­que­ti­lla de to­re­ro.

—Cuan­do la fo­to apa­re­ció en la pren­sa, la gen­te pen­só que era un mon­ta­je.

—La idea era que ca­da uno, el chino, yo, fué­ra­mos ves­ti­dos con su tra­je re­gio­nal. —¿Y qué pa­só? —Que fi­nal­men­te el chino en cues­tión no pu­do ve­nir. Eso sí, el res­to de chi­nos qui­sie­ron re­tra­tar­se con­mi­go. Mis fo­tos de to­re­ro es­tu­vie­ron cir­cu­lan­do por to­da Chi­na. Mis ami­gos me di­je­ron: ‘Si nos lle­gas a avi­sar, te sa­ca­mos a hom­bros”.

No era pa­ra me­nos. Ca­sa­no­va ha­bía ejer­ci­do de in­ter­me­dia­rio en una com­pra­ven­ta mi­llo­na­ria. Ad­qui­rió el edi­fi­cio a Wan­da y, au­to­má­ti­ca­men­te, se lo ven­dió al gru­po ho­te­le­ro ma­llor­quín RIU. To­do pa­re­cía per­fec­to has­ta que se desató la gue­rra en­tre los ban­dos. Tri­ni­ta­rio acu­sa a los ma­llor­qui­nes de ha­ber­se que­da­do con los lo­ca­les co­mer­cia­les que, se­gún él, RIU es­ta­ba en la obli­ga­ción de re­ven­der­le por 140 mi­llo­nes: “Así se ha­bía fir­ma­do en el con­tra­to de tras­pa­so del edi­fi­cio”. Des­de RIU des­mien­ten es­ta ver­sión: “El se­ñor Tri­ni­ta­rio te­nía un con­tra­to de in­ter­me­dia­ción pa­ra en­con­trar un po­si­ble com­pra­dor de la zo­na co­mer­cial. Pe­ro él se li­mi­tó a pre­sen­tar su ofer­ta de com­pra por 140 mi­llo­nes. No­so­tros con­si­de­ra­mos que era ba­ja y bus­ca­mos otro com­pra­dor”, nos cuen­ta Joan Trian, miem­bro del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de RIU. El asun­to se di­ri­me en los tri­bu­na­les.

Los orí­ge­nes de su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se en­cuen­tran a ras de sue­lo, en las an­tí­po­das de es­te im­po­nen­te ras­ca­cie­los. “Mi pa­dre te­nía un al­ma­cén pe­que­ñi­to y com­pra­ba li­mo­nes a los agri­cul­to­res de la ve­ga ba­ja de Orihue­la”. A los 17 años, Tri­ni­ta­rio, el ter­ce­ro de cin­co her­ma­nos, de­ci­dió acom­pa­ñar a su pro­ge­ni­tor pa­ra apren­der el ofi­cio. “Con 22 em­pe­cé mi ca­mino. Ha­cía de in­ter­me­dia­rio con li­mo­nes em­pa­que­ta­dos que man­da­ba en ca­mio­nes a Ho­lan­da, Ale­ma­nia…”, re­cuer­da sen­ta­do en una de las me­sas de su sa­lón in­fi­ni­to, an­te un ca­fé y un pan tos­ta­do que nos ha ser­vi­do un mayordomo. A esa edad tam­bién se ca­só con su pri­me­ra es­po­sa, Fina Ma­ri Pu­jal­te, con quien tu­vo a sus dos hi­jos ma­yo­res, Fuen­san­ta (de 31 años) y Tri­ni­ta­rio (de 29). “Hoy ellos tra­ba­jan con­mi­go”.

El salto al la­dri­llo lo dio un año más tar­de, cuen­ta, de ca­sua­li­dad. “Vi un anun­cio en la pren­sa en el que se ven­día un só­tano por cua­tro mi­llo­nes de pe­se­tas. Cuan­do fui a ver­lo, re­sul­tó que es­ta­ba lleno de co­ches. El due­ño lo ha­bía com­pra­do en una subas­ta pú­bli­ca y no se ha­bía preo­cu­pa­do de ir a ver­lo. La puer­ta es­ta­ba abier­ta y la gen­te ha­bía de­ci­di­do apar­car sus co­ches”. Cuan­do se hi­zo con el lo­cal, Ca­sa­no­va lo­ca­li­zó al pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad y ven­dió las 22 pla­zas a 500.000 pe­se­tas ca­da una. En to­tal, ga­nó cer­ca de 10 mi­llo­nes. “Un mon­tón de di­ne­ro. La suer­te del prin­ci­pian­te, qui­zá. Pe­ro de­jé los li­mo­nes y me cen­tré en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio”. —¿Cuá­les son sus cua­li­da­des co­mo em­pre­sa­rio? —Lo im­por­tan­te es no per­der el nor­te, que no te cie­guen los éxi­tos. Los em­pre­sa­rios cae­mos en esa tram­pa. Co­mo he­mos acer­ta­do una, dos, tres y cua­tro ve­ces, cree­mos que siem­pre va­mos a ha­cer­lo. —¿Qué le di­fe­ren­cia del res­to? —Yo creo que lo que me di­fe­ren­cia es no que­rer apu­rar los pre­cios. No quie­ro es­pe­rar a sa­car el úl­ti­mo eu­ro de una ope­ra­ción. Tam­bién in­ten­to ade­lan­tar­me a las tendencias. Si veo que el mer­ca­do ha ido ha­cia un ca­mino, pro­cu­ro an­ti­ci­par­me. Hay un va­so co­mu­ni­can­te en­tre Es­pa­ña y Es­ta­dos Uni­dos. Lo que ocu­rre allí hoy, ocu­rre aquí en dos o tres años.

El con­flic­to del Edi­fi­cio Es­pa­ña no es el pri­mer es­cán­da­lo

en el que se ha vis­to en­vuel­to nues­tro pro­ta­go­nis­ta. En 2004 es­ta­lló el ca­so Ze­rri­che­ra, un asun­to de co­rrup­ción ur­ba­nís­ti­ca en Águi­las, Mur­cia, que se lle­vó por de­lan­te a va­rios al­tos car­gos de la po­lí­ti­ca lo­cal. Ca­sa­no­va, que lle­gó a es­tar impu­tado, re­sul­tó ex­cul­pa­do. “Fue un ca­so muy so­na­do en Mur­cia. Yo creo que a mi pa­dre le tu­vo que im­pac­tar al­gu­na no­ti­cia de las que se pu­bli­ca­ron. A mí me pi­lló en Es­ta­dos Uni­dos y cuan­do vol­ví le ha­bía da­do un de­rra­me y es­ta­ba ve­ge­tal. Te­nía 81 años”.

En el sec­tor in­mo­bi­lia­rio hay quien lo mi­ra con re­ce­lo. “En es­te mun­do exis­te el co­rre­dor de fon­do, que ge­ne­ra em­pleo e in­flu­ye en la eco­no­mía pro­duc­ti­va, y el sprin­ter, gen­te ha­bi­li­do­sa, que ha­ce ne­go­cios rá­pi­dos, cor­to­pla­cis­tas y es­pe­cu­la­ti­vos. Tri­ni­ta­rio per­te­ne­ce al se­gun­do gru­po, pe­ro am­bos son res­pe­ta­bles”, me co­men­ta un em­pre­sa­rio. “Se de­di­ca a pe­gar pe­lo­ta­zos sin prác­ti­ca­men­te fon­dos pro­pios”, ase­gu­ra otro.

Su en­fren­ta­mien­to con el Ban­co Po­pu­lar no fue me­nos me­diá­ti­co. “Te­nía 500 mi­llo­nes de eu­ros en ac­cio­nes y las que­ría ven­der. Pe­ro Án­gel Ron, en­ton­ces pre­si­den­te del ban­co, me di­jo: ‘Es­pé­ra­te. Va­mos a bus­car­te un com­pra­dor’. Te­nía mie­do de que la ven­ta de un pa­que­te tan gran­de des­plo­ma­se el pre­cio de las ac­cio­nes. Es­pe­ré un mes y na­da. Mien­tras, las ac­cio­nes ha­bían ba­ja­do en 15 mi­llo­nes de eu­ros. Es­pe­ré dos me­ses más y el va­lor ha­bía ba­ja­do 40 mi­llo­nes. En­ton­ces di­je: ‘No es­pe­ro más. Sal­go al mer­ca­do”. A Tri­ni­ta­rio lo con­de­na­ron a pa­gar una mul­ta de 108.000 eu­ros por di­fun­dir in­for­ma­ción pa­ra al­te­rar el pre­cio de las ac­cio­nes en su be­ne­fi­cio: “La pa­gué y ya. Re­cu­pe­ré 460 mi­llo­nes eu­ros que hoy val­drían ce­ro”. Y ha­ce un círcu­lo per­fec­to con sus de­dos.

El fo­tó­gra­fo in­te­rrum­pe nues­tra con­ver­sa­ción. Quie­re in­mor­ta­li­zar a Tri­ni­ta­rio con su co­che fa­vo­ri­to. “Es­te Rolls-Roy­ce lo com­pré en Mia­mi. Allí pa­sa­ba más des­aper­ci­bi­do. Lue­go lo tra­je a Es­pa­ña. Im­por­tar­lo me cos­tó ca­si más que com­prar uno nue­vo, pe­ro sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra mí. Aquí fue don­de vi a mi pa­dre vi­vo por úl­ti­ma vez. Lo re­co­gí pa­ra ir a una co­mi­da fa­mi­liar y lue­go me mar­ché de via­je a Es­ta­dos Uni­dos. Tam­bién fue el co­che con el que me ca­sé”.

Su se­gun­da es­po­sa, Na­ta­lia, una mu­jer jo­ven subida a unos ta­co­na­zos, pu­lu­la por la ca­sa co­mo un fan­tas­ma. Has­ta que to­ma la pa­la­bra: “Nos co­no­ci­mos a tra­vés de un ami­go mur­ciano co­mún, ha­ce ya cin­co años y me­dio”. Es más jo­ven que su ma­ri­do —tie­ne 37 años—, y tan lis­ta y con tan­to ca­rác­ter co­mo él. Co­lom­bia­na de na­ci­mien­to, lle­gó a Es­pa­ña con ocho años. “La her­ma­na de mi pa­dre se ha­bía que­da­do em­ba­ra­za­da y vi­ni­mos a ayu­dar­la”. Na­ta­lia se crio en nues­tro país y es­tu­dió De­re­cho en la Com­plu­ten­se. Cuan­do ter­mi­nó, es­cri­bió no una, sino dos te­sis doc­to­ra­les, y más tar­de se es­pe­cia­li­zó en De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo. Cuan­do co­no­ció a Tri­ni­ta­rio, tra­ba­ja­ba en un des­pa­cho y era una ex­per­ta en va­llas pu­bli­ci­ta­rias. “Aún a ve­ces me lla­man al­gu­nos clien­tes”, ase­gu­ra. Hoy di­ri­ge el de­par­ta­men­to ju­rí­di­co del Gru­po Ba­ra­ka.

Des­de que se co­no­cie­ron, Tri­ni­ta­rio ha re­ju­ve­ne­ci­do. En­tre sus vi­cios: via­jar e ir de com­pras. La prue­ba, el am­plí­si­mo ves­ti­dor que com­par­te la pa­re­ja, lleno de ro­pa, za­pa­tos, bol­sos y com­ple­men­tos de las me­jo­res mar­cas. “Te­ne­mos un ves­ti­dor que pa­re­ce una tien­da de Louis Vuit­ton”, bro­mea Tri­ni­ta­rio mien­tras se pre­pa­ra pa­ra la si­guien­te fo­to y apa­re­ce ves­ti­do to­do de blanco. “Esss­pa­ña, osss quie­ro, uea”, di­ce imi­tan­do a Julio Igle­sias. En­tre sus de­bi­li­da­des, los za­pa­tos de Ma­no­lo Blah­nik. “Me los com­pra a pa­res. Una vez se em­pe­ñó en lle­var­se unos que me que­da­ban pe­que­ños”, co­men­ta Na­ta­lia. “¡Eran muy bo­ni­tos!”, in­te­rrum­pe él.

La pa­re­ja ha re­co­rri­do el mun­do: Ar­gen­ti­na, Ja­pón, Co­lom­bia, Es­ta­dos Uni­dos… De to­dos, se que­dan con un via­je al la­go Ti­tica­ca, en Pe­rú. Y no por­que fue­ra idí­li­co. “La noche an­te­rior sa­li­mos a ce­nar por Li­ma y nos acos­ta­mos tar­de. Lle­ga­mos al la­go Ti­tica­ca, a 4.200 me­tros de al­tu­ra, y se desató una tor­men­ta. Re­cuer­do que es­tá­ba­mos en la ha­bi­ta­ción, los dos tum­ba­dos en la ca­ma, co­gi­dos de la mano, con unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res y de re­pen­te ca­yó un ra­yo en la ha­bi­ta­ción que fun­dió to­das las lám­pa­ras. A Tri­ni­ta­rio le em­pe­zó a dar el mal de al­tu­ra. Se pu­so ma­lí­si­mo. Pe­ro ma­lí­si­mo. Co­gió su ro­sa­rio y em­pe­zó a re­zar. Lue­go co­gió el mío y se lo col­gó al cue­llo. So­lo al­can­za­ba a de­cir: ‘Pi­de un avión, Na­ta­lia. No me de­jes mo­rir aquí”.

Ca­sa­no­va sa­be mu­cho de avio­nes. Él mis­mo tie­ne un jet pri­va­do que du­ran­te mu­chos años con­du­cía su her­mano José Ma­nuel, pi­lo­to de for­ma­ción. Con él ha via­ja­do a Mia­mi, Bue­nos Ai­res, Chica­go, Ciu­dad de Mé­xi­co… Ur­bes don­de ha te­ni­do ne­go­cios y pro­pie­da­des. Cuan­do no lo usa, lo al­qui­la. “Al­gu­na vez se ha pu­bli­ca­do que Mes­si via­ja en mi avión. Pue­de ser, pe­ro yo no he mon­ta­do nun­ca con él. Soy del Ma­drid”. An­tes de des­pe­dir­nos le pre­gun­to por su úl­ti­mo pro­yec­to: la Ope­ra­ción Cha­mar­tín, un de­sa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co al nor­te de Ma­drid que im­pli­ca la cons­truc­ción de vi­vien­das, ofi­ci­nas, par­ques, lo­ca­les co­mer­cia­les… A tra­vés de Ba­ra­ka Ca­pi­tal Group, Tri­ni­ta­rio ha com­pra­do los de­re­chos de las fa­mi­lias a las que se ex­pro­pia­ron los te­rre­nos en los años no­ven­ta y que so­li­ci­ta­ron an­te los tri­bu­na­les la re­ver­sión de di­chos te­rre­nos al ha­ber cam­bia­do el uso que jus­ti­fi­có esa ac­ción: la am­plia­ción de la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril de Cha­mar­tín. Si es­ta ope­ra­ción sa­le ade­lan­te, el mur­ciano se ha­rá con 1,2 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos pa­ra cons­truir, tras el abono de los te­rre­nos a sus co­rres­pon­dien­tes pro­pie­ta­rios. “En los ne­go­cios hay que te­ner ca­be­za, co­ra­zón y es­tó­ma­go pa­ra po­der aguan­tar las con­tro­ver­sias y di­ge­rir lo que es­tás com­pran­do. Y es­te tie­ne mu­cho de co­ra­zón”, ase­gu­ra, y co­mien­za in­can­sa­ble su ale­ga­to. Mien­tras le es­cu­cho ha­blar de mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos, de mi­llo­nes de eu­ros, de to­rres de ofi­ci­nas, de vi­vien­das de lu­jo, de in­ver­sio­nes, de sue­los edi­fi­ca­bles, pien­so que Tri­ni­ta­rio da­ría to­do su reino por re­cu­pe­rar la vi­da de su hi­jo Max.

“SE HA PU­BLI­CA­DO QUE MES­SI VIA­JA EN MI AVIÓN. PUE­DE SER. YO NO HE MON­TA­DO CON EL. SOY DEL MA­DRID”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.