EL REY DE LA PIS­TA

Des­cien­de de dos de las fa­mi­lias más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa: la del ba­rón Hein­rich Thys­sen, su abue­lo, y la de la ca­sa im­pe­rial de Aus­tria; pe­ro él pien­sa en co­rrer.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - TIEM­PO DE LEC­TU­RA: 7'

Siem­pre es­tu­ve muy in­tere­sa­do en la mú­si­ca. De ni­ño que­ría ser una es­tre­lla del rock. To­ca­ba la gui­ta­rra, el piano y la ba­te­ría. Te­nía dos ban­das y so­lía es­cri­bir mis pro­pias can­cio­nes. Se­gu­ra­men­te eran te­rri­bles, pe­ro en­ton­ces me pa­re­cían lo más. Me sen­tía un su­per­hé­roe. To­das las chi­cas an­da­ban de­trás de mí. [Pau­sa] Bueno, en reali­dad so­lo cua­tro. ¡Pe­ro eran las cua­tro chi­cas más gua­pas del co­le­gio!”. A pe­sar de sus ape­lli­dos y su abo­len­go, Fer­di­nand Habs­bur­go Thys­sen

(Salz­bur­go, Aus­tria, 1997) ha Bor­ne­mis­za cre­ci­do con los mis­mos sue­ños que cual­quier ni­ño. No hay na­da más de­mo­crá­ti­co que so­ñar. Es­te pi­lo­to de Fór­mu­la 3 es hi­jo de Fran­ces­ca y del Thys­sen- he­re­de­ro Bor­ne­mis­za del im­pe­rio aus­trohún­ga­ro, Carlos , ac­tual ca­be­za Habs­bur­go-Lo­re­na de la ca­sa im­pe­rial de Aus­tria. Su abue­lo ma­terno era el mul­ti­mi­llo­na­rio ba­rón —“Nun­ca lo

co­no­cí, al me­nos Hein­rich que Thys­sen yo re­cuer­de”—, quien se ca­só en se­gun­das nup­cias con la abue­la de Fer­di­nand, la fa­mo­sa mo­de­lo bri­tá­ni­ca

. “El otro día vino a ver­me Fio­na com­pe­tir Campbell por pri­me­ra vez. Fue en Ale­ma­nia, cer­ca de don­de es­tá en­te­rra­do su ex­ma­ri­do, así que lue­go nos pa­sa­mos por el ce­men­te­rio”.

La ra­ma pa­ter­na no va a la za­ga de la ma­ter­na. Sus an­te­pa­sa­dos rei­na­ron

“DE NI­ÑO QUE­RÍA SER UNA ES­TRE­LLA DEL ROCK. ES­CRI­BÍA MIS PRO­PIAS CAN­CIO­NES. SE­GU­RA­MEN­TE ERAN TE­RRI­BLES, PE­RO ME PA­RE­CÍAN LO MÁS”

du­ran­te más de 500 años en me­dia Eu­ro­pa, in­clui­da Es­pa­ña, y for­ma­ron una de las ca­sas reales más in­flu­yen­tes y po­de­ro­sas del Vie­jo Con­ti­nen­te. Su abue­lo

Ot­to de era hi­jo del úl­ti­mo em­pe­ra­dor Habs­bur­go de Aus­tria y vi­vió par­te del exi­lio en nues­tro país, aco­gi­do por . “De él

Al­fon­so XIII sí ten­go re­cuer­dos. Siem­pre me re­pe­tía una fra­se: ‘Si no en­tien­des tu pa­sa­do, no pue­des sa­ber ha­cia dón­de vas por­que no sa­bes dón­de es­tás”, re­ci­ta mien­tras es­cri­be enér­gi­co la fra­se de su pu­ño y le­tra en mi cua­derno. Por­que a pe­sar de sus ape­lli­dos y su abo­len­go, Fer­di­nand es cons­cien­te de que na­die re­ga­la na­da, de que por to­do hay que lu­char.

El jo­ven ha es­ta­ble­ci­do su pro­pio víncu­lo con nues­tro país. Ha­ce dos años co­rría con el equi­po es­pa­ñol Dri­vex y aho­ra es ima­gen de la mar­ca de ro­pa Scal­pers. “Mis pa­dres ha­blan bas­tan­te bien es­pa­ñol. Yo des­gra­cia­da­men­te no. La vez que más lo prac­ti­qué fue du­ran­te un via­je a Co­lom­bia por­que ha­bía dos chi­cas muy gua­pas en el bar del ho­tel”, ase­gu­ra jo­co­so, con su par­ti­cu­lar ca­pa­ci­dad de no to­mar­se muy en se­rio a sí mis­mo.

A pe­sar de su ju­ven­tud, es­te chi­co al­tí­si­mo, del­ga­dís­mo y de mi­ra­da pí­ca­ra, pa­re­ce te­ner muy cla­ro cuál es su pa­sa­do y dón­de es­tá. So­bre to­do des­de que a los ocho años su pa­dre lo lle­va­ra por pri­me­ra vez a con­du­cir karts. “Me en­can­tó. A los 11 ya iba seis días por se­ma­na al cir­cui­to, des­pués del co­le­gio. En­ton­ces mi ma­dre, que es la per­so­na más loca de mi fa­mi­lia, me di­jo: ‘Fer­di­nand, no pue­des con to­do. El co­le­gio, la mú­si­ca, las ca­rre­ras… Tienes que ele­gir. Pue­des es­co­ger en­tre ser una rock star o con­ver­tir­te en pi­lo­to’. Yo pen­sé: ‘¿Y si quie­ro ser abo­ga­do?’. Aun­que en­se­gui­da me lo qui­té de la ca­be­za. Mi ma­dre sa­bía que no me pe­ga­ba na­da y ella que­ría que tu­vie­ra un tra­ba­jo mo­lón”.

—¿Qué le hi­zo de­can­tar­se por los karts?

—Por en­ton­ces me es­ta­ba cam­bian­do la voz y me sa­lían mu­chos ga­llos al can­tar.

Hoy Fran­ces­ca es una de las co­lec­cio­nis­tas de ar­te con­tem­po­rá­neo y me­ce­nas más in­quie­tas del mun­do —en 2002 creó la fun­da­ción Thys­se­nBor­ne­mis­za Art Con­tem­po­rary—, pe­ro, has­ta que sen­tó la ca­be­za, Ches­sie se con­vir­tió en l’en­fant te­rri­ble de Lon­dres, la ciu­dad don­de se mu­dó pa­ra es­tu­diar Di­se­ño. Se pa­sa­ba las no­ches bai­lan­do des­afo­ra­da­men­te en An­na­bel’s, la dis­co­te­ca de mo­da en­ton­ces, y su ca­sa se con­vir­tió en re­fu­gio de roc­ke­ros y ce­le­bri­ties. En aque­lla épo­ca coin­ci­dió con

, el sal­va­je gui­ta­rris­ta de los Keith Ri­chards Ro­lling Sto­nes, a quien Fer­di­nand tu­vo la suer­te de co­no­cer. “Es ami­go de mi ma­dre y es­tu­vi­mos ce­nan­do con él. Fue bas­tan­te in­creí­ble. Te­nía una sen­sa­ción ra­ra en el es­tó­ma­go. Cuan­do es­tás con él, no­tas la ener­gía, sien­tes que pa­sa al­go”. Es­ta­mos en el Cir­cui­to del Ja­ra­ma, en Ma­drid, don­de nos he­mos ci­ta­do pa­ra es­ta se­sión de fo­tos. Re­fu­gia­dos en un trái­ler mons­truo­so, el jo­ven con­tes­ta a mis pre­gun­tas. Su voz sue­na del­ga­da y fir­me so­bre el rui­do in­ter­mi­ten­te de los co­ches que de­vo­ran la pis­ta. Fer­di­nand se crio en Salz­bur­go —“El lu­gar más bo­ni­to del mun­do”—, en me­dio de la na­tu­ra­le­za y le­jos del as­fal­to, jun­to a sus her­ma­nas Leo­nor (de 24 años) y Glo­ria (de 19). En in­vierno, es­quia­ban. En ve­rano, mon­ta­ban a caballo. Siem­pre ba­jo el man­to pro­tec­tor de sus pro­ge­ni­to­res. “He cre­ci­do con unos pa­dres muy ca­ri­ño­sos”, afir­ma.

“MI MA­DRE ME DI­JO: ‘ NO PUE­DES CON TO­DO. E L CO­LE­GIO, LA MÚ­SI­CA, LAS CA­RRE­RAS… PUE­DES ES­CO­GER EN­TRE SER UNA ES­TRE­LLA DEL ROCK O CON­VER­TIR­TE EN PI­LO­TO”

Ches­sie y Carlos se co­no­cie­ron ocieo­ve­nue­rra a prin­ci­pios de los no­ven­ta, cuan­do es­ta­lló la gue­rra en la an­ti­gua Yu­gos­la­via. a. Él es­ta­ba vin­cu­la­do a va­rias rias ór­de­nes mi­li­ta­res en el fren­te re­n­ñar­tar y ella qui­so acom­pa­ñar­lo pa­ra ayu­dar a res­ca­tar el le­ga­do ar­tís­ti­co croa­ta. ata. Allí mis­mo, en­tre las bom­bas, mce. na­ció el ro­man­ce. Hoy es­tán amis­to­sa­men­te nte se­pa­ra­dos.

Mien­tras Fer­di­nand nd se cen­tra­ba en con­ver­tir­se re en pi­lo­to, sus pa­dres se preo­cu­pa­ban por­que no des­cui­da­ra el co­le­gio. “So­lo asis­tía al 15% de las cla­ses. Siem­pre ha­bía una pro­fe­so­ra nue­va que al ver­me me de­cía: ‘Ah, tú eres el es­tu­dian­te nue­vo’. Yo pen­sa­ba: ‘Lle­vo aquí des­de los seis años. Tú eres más nue­va que yo”.

Des­de en­ton­ces, su úni­ca ob­se­sión ha si­do con­ver­tir­se en el me­jor pi­lo­to. “Lo bueno de ser un atle­ta es s que mi tra­ba­jo es­tá fi­ja­do. Voy y al gim­na­sio to­to­dos los días y me pre­pa­ro pa­ra com­pe­tir. Hay otros chi­cos de mi edad y con­di­ción que es­tán al­go per­di­dos. Es bueno te­ner una ru­ti­na y una me­ta. Te apor­ta es­ta­bi­li­dad”, re­fle­xio­na.

Pe­ro la vi­da en las ca­rre­ras no es fá­cil. Fer­di­nand, que aca­ba de ter­mi­nar la tem­po­ra­da con el equi­po in­glés Car­lin, se pa­sa la vi­da via­jan­do. “El año pa­sa­do co­gí 128 vue­los. Es­te año es­tá sien­do más tran­qui­lo. Voy por 65”. Y ase­gu­ra que lo más du­ro del cir­cui­to es li­diar con la pre­sión. “En las ca­rre­ras es muy im­por­tan­te la for­ta­le­za men­tal. Tus opo­nen­tes siem­pre in­ten­tan des­es­ta­bi­li­zar­te y que pier­das los ner­vios. El cir­cui­to es la gue­rra”.

En su ca­mino ha­cia la glo­ria no es­tá so­lo. Su tío, el pi­lo­to

, dos Jamie Campbell-Wal­ter ve­ces cam­peón del mun­do, ejer­ce de su entrenador. “Siem­pre me di­ce la ver­dad. A ve­ces es du­ro, pe­ro es la úni­ca per­so­na a la que no pue­do des­pe­dir”, ríe. Él se en­car­ga de tra­zar la tra­yec­to­ria de su so­brino. “En el mun­do de las ca­rre­ras hay que ser co­mo un ti­bu­rón. Si no te mue­ves ha­cia ade­lan­te, mue­res. Hay que co­rrer en el buen cam­peo­na­to, en el buen mo­men­to”.

Aun­que lle­va to­da la en­tre­vis­ta bro­mean­do, hay un te­ma que abor­da con so­lem­ni­dad.

—¿Des­de cuán­do es cons­cien­te de que es el pró­xi­mo he­re­de­ro de la ca­sa im­pe­rial de Aus­tria?

—Cuan­do te lo di­cen de pe­que­ño no sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra ti, la ver­dad. Pe­ro lue­go cre­ces y em­pie­zas a en­ten­der la his­to­ria y cuál es tu lu­gar.

—¿Cuál se­rá su rol cuan­do ocu­pe ese lu­gar?

—Es im­por­tan­te re­pre­sen­tar a la fa­mi­lia de la que vie­nes de la me­jor for­ma po­si­ble. His­tó­ri­ca­men­te, pa­ra ser un buen Habs­bur­go te­nías que ser mi­li­tar. Hoy en día lo im­por­tan­te es sa­ber al­go de la vi­da. Y pa­ra mí esa es­cue­la son los co­ches y la com­pe­ti­ción. Si con­si­go con­ver­tir­me en un buen pi­lo­to, la gen­te me res­pe­ta­rá.

Ade­más de las ca­rre­ras y de la mú­si­ca, hay otra ac­ti­vi­dad que Fer­di­nand se to­ma pro­fun­da­men­te en se­rio: ir a misa. “¡De­bo dar las gra­cias a Dios por to­do lo que ten­go!”, ex­cla­ma an­te mi ca­ra de sor­pre­sa.

—Y cuan­do es­tá de via­je, ¿có­mo sa­be a qué igle­sia acu­dir?

—¡La bus­co en Goo­gle! – V. BERCOVITZ

RI­CHARDS, “CE­NÉ CON QUE KEITH ES AMI­GO DE MI MA­DRE. FUE BAS­TAN­TE IN­CREÍ­BLE. CUAN­DO ES­TÁS CON ÉL, NO­TAS L A ENER­GÍA, SIEN­TES QUE PA­SA AL­GO”

Arri­ba, el ba­rón Hein­rich Thys­sen, en 1981. A la iz­da., su abue­lo pa­terno, el gran du­que Ot­to de Habs­bur­go, con tres de sus hi­jos, en Be­ni­dorm en 1963. A la dcha., Leo­nor, her­ma­na de Fer­di­nand, des­fi­lan­do pa­ra Dol­ce & Gab­ba­na en 2018.

El pi­lo­to vis­te abri­go y bo­ti­nes, to­do de Scal­pers; jer­sey de Bot­te­ga Ve­ne­ta y pan­ta­lón de Adol­fo Do­mín­guez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.