LA EDAD DE ORO

An­to­nio Cas­ti­llo y Pe­dro Ro­drí­guez, dos gran­des fi­gu­ras de la al­ta cos­tu­ra es­pa­ño­la.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - – MÓ­NI­CA PARGA

“Fue un mo­men­to de es­plen­dor pa­ra la mo­da es­pa­ño­la”

Cuan­do An­to­nio Cas­ti­llo ate­rri­zó en Lan­vin a prin­ci­pios de los cin­cuen­ta co­mo di­rec­tor crea­ti­vo, su vi­sión sin­to­ni­zó tan­to con la fi­lo­so­fía de la mar­ca que aña­die­ron su ape­lli­do a las eti­que­tas de la le­gen­da­ria ca­sa fran­ce­sa. Co­la­bo­ra­dor de Co­co Cha­nel, alia­do de El­sa Schia­pa­re­lli y pro­te­gi­do de Elizabeth Ar­den, el crea­dor, des­cen­dien­te del po­lí­ti­co An­to­nio Cá­no­vas del Cas­ti­llo, fue uno de los coutu­riers más in­flu­yen­tes na­ci­dos en nues­tro país. Pe­ro el

des­tino le pu­so una pie­dra en el ca­mino: ser con­tem­po­rá­neo de Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga. El di­se­ña­dor de Ge­ta­ria al­can­zó tal es­ta­tus de mi­to que aca­bó eclip­san­do los lo­gros de sus com­pa­trio­tas, una mal­di­ción que tam­bién afec­tó a su ami­go Pe­dro Ro­drí­guez, el mo­dis­to que lle­gó a em­plear a más de 700 per­so­nas en sus sa­lo­nes de Bar­ce­lo­na, Ma­drid y San Se­bas­tián pe­ro cu­ya fir­ma po­cos pue­den re­co­no­cer aho­ra.

Las apor­ta­cio­nes de Ro­drí­guez y Cas­ti­llo a la edad de

oro de la cos­tu­ra na­cio­nal com­par­ten es­pa­cio en Mo­dus. A la ma­ne­ra de Es­pa­ña, la ex­po­si­ción que ana­li­za el con­cep­to de lo es­pa­ñol en la mo­da a tra­vés de la obra de va­rias de­ce­nas de di­se­ña­do­res, des­de Ma­riano For­tuny has­ta Sy­bi­lla o Pa­lo­mo Spain. “Es una ex­hi­bi­ción del ta­len­to crea­ti­vo y el ofi­cio de los gran­des maes­tros de to­dos los tiem­pos”, se­ña­la Raúl Ma­ri­na, co­mi­sa­rio de la mues­tra jun­to a Wan­da Mo­ra­les. Con re­fle­xio­nes so­bre la pre­do­mi­nan­cia del co­lor nec

gro co­mo sím­bo­lo de lo pa­trio o la in­fluen­cia de los re­gio­na­lis­mos, la ci­ta, en la Sa­la Ca­nal de Isa­bel II has­ta el 3 de mar­zo, sir­ve co­mo ex­cu­sa pa­ra ce­le­brar el le­ga­do de los dos gran­des ol­vi­da­dos de la al­ta con­fec­ción.

A quie­nes es­cu­chen sus nom­bres por pri­me­ra vez les re­sul­ta­rá sor­pren­den­te leer acer­ca de sus lo­gros. Ha­ce un si­glo, Pe­dro Ro­drí­guez inau­gu­ra­ba la pri­me­ra ca­sa de cos­tu­ra de Es­pa­ña y tam­bién fue el pri­me­ro en or­ga­ni­zar un des­fi­le con mo­de­los. El di­se­ña­dor va­len­ciano se exi­lió a Ita­lia con la Gue­rra Ci­vil, cuan­do ya ha­bía con­quis­ta­do a la al­ta bur­gue­sía, y a su vuel­ta con­ti­nuó abrien­do sa­lo­nes en los prin­ci­pa­les pun­tos de la pe­nín­su­la. La du­que­sa de Al­ba, Car­men Po­lo y Aline Grif­fith, con­de­sa de Ro­ma­no­nes, ca­ye­ron ren­di­das a sus bor­da­dos de pe­dre­ría, sus tra­jes jo­ya y su maes­tría con los dra­pea­dos. Nu­me­ro­sos ta­lle­res de mo­da ex­tran­je­ros le ofre­cie­ron ins­ta­lar­se en Lon­dres, Pa­rís e in­clu­so Nue­va York, pe­ro se re­sis­tió a aban­do­nar su país.

mien­tras Ro­drí­guez lle­na­ba los ar­ma­rios de la aris­to­cra­cia es­pa­ño­la, Cas­ti­llo ves­tía a la al­ta so­cie­dad pa­ri­si­na con sus ex­qui­si­tos con­jun­tos de no­che de cin­tu­ra ajus­ta­da y se con­sa­gra­ba co­mo “el gran ge­nio del tra­je cor­to de en­ca­je”. Dio el sal­to a Nue­va York, y al vol­ver a la ca­pi­tal fran­ce­sa, ya en Lan­vin, con­tra­tó co­mo asis­ten­te a un jo­ven Os­car de la Ren­ta. Los du­ques de Wind­sor y la sa­ga Roths­child se con­ta­ban en­tre sus clien­tes, a los que aten­día en su ta­ller de la ca­lle Fau­bourg Saint-Ho­no­ré.

Am­bos triun­fa­ron con­ven­ci­dos del va­lor de la ca­li­dad y lo he­cho a me­di­da. “Fue uno de los mo­men­tos de es­plen­dor de la mo­da es­pa­ño­la, épo­ca que aca­bó con la en­tra­da del prêt- à-por­ter en los años se­sen­ta”, ex­pli­ca Ma­ri­na. Rea­cio a adap­tar­se a una mo­da “he­cha con pri­sas” —co­mo le su­ce­dió a Ba­len­cia­ga—, Ro­drí­guez ce­rró sus ta­lle­res. Cas­ti­llo se cen­tró en el fi­gu­ri­nis­mo pa­ra ci­ne, in­dus­tria en la que tam­bién de­jó hue­lla: ga­nó un Os­car.

Maes­tro en la con­fec­ción in­di­vi­dual a pe­que­ña es­ca­la, An­to­nio Cas­ti­llo mi­dió su ta­len­to tam­bién co­mo fi­gu­ri­nis­ta en gran­des pro­duc­cio­nes de ci­ne. Su ma­yor éxi­to fue ‘ Ni­co­lás y Ale­jan­dra’ (1971), pe­lí­cu­la por la que ob­tu­vo un Os­car a me­jor vestuario jun­to a Yvon­ne Bla­ke. Tra­ba­jó con Jean Coc­teau en ‘La be­lla y la bes­tia’ y a su re­gre­so a Es­pa­ña co­la­bo­ró con la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro.

Mo­de­lo con un abri­go de la­na y un som­bre­ro di­se­ña­dos por Cas­ti­llo pa­ra Lan­vin, en 1951.

Aline Grif­fith, con­de­sa de Ro­ma­no­nes, con un abri­go bor­da­do de Pe­dro Ro­drí­guez.

Fo­to­gra­ma del fil­me Ni­co­lás y Ale­jan­dra (1971).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.