Reunión en la cum­bre

¿ DÓN­DE ES­QUÍA L A ‘JE T ’?

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - – E. V.

Ya lo de­cía Pa­co Um­bral en sus cró­ni­cas de 1999: “Ba­quei­ra se ha pues­to de mo­da co­mo el San Se­bas­tián ve­ra­nie­go de Al­fon­so XIII”. El gus­to de los po­lí­ti­cos y la plu­to­cra­cia es­pa­ño­la por des­li­zar­se por las la­de­ras ne­va­das del Pi­ri­neo ca­ta­lán no es nin­gu­na no­ve­dad. En­ton­ces, el es­cri­tor ha­bla­ba de la “cor­te de in­vierno del rey don Juan Car­los”. Ri­cos y po­de­ro­sos que, al al­bur de los pri­me­ros co­pos, via­ja­ban al en­cuen­tro del mo­nar­ca, uno de los ha­bi­tua­les del Va­lle de Arán. Vein­te años des­pués, a pe­sar de que dis­po­ne de una ca­sa en la ur­ba­ni­za­ción de La Ple­ta, el emé­ri­to se ha es­fu­ma­do, pe­ro la cor­te si­gue allí. Aho­ra, Cris­ti­na Valls-Taberner y su ma­ri­do, Fran­cis­co Rey­nés, los her­ma­nos Alon­so y Jo­sé Ma­ría Az­nar o Est­her Al­co­cer Ko­plo­witz y su es­po­so, el em­pre­sa­rio Pa­blo San­tos —pro­pie­ta­rio jun­to a su fa­mi­lia de Val­de­neu, el úni­co ho­tel de gran lu­jo del Va­lle de Arán—, son los que coin­ci­den con la nue­va ge­ne­ra­ción de Bor­bo­nes afi­cio­na­da al es­quí. Si las ga­fas de ven­tis­ca y el Moncler lo per­mi­ten, tam­bién se po­dría re­co­no­cer en sus cum­bres a la in­fan­ta Ele­na, a su hi­ja Vic­to­ria Fe­de­ri­ca o al rey Fe­li­pe. El je­fe de Es­ta­do prac­ti­ca es­te de­por­te, uno de sus fa­vo­ri­tos, tan­to en fa­mi­lia co­mo con ami­gos, véa­se Ál­va­ro y Ricky Fus­ter o Kons­tan­tin de Bul­ga­ria.

Su al­te­za com­bi­na Ba­quei­ra, co­ra­zón del po­der en es­tos días jun­to a la más dis­cre­ta Cer­da­ña, con otros des­ti­nos eu­ro­peos, co­mo las pis­tas de Cour­che­vel. Es­ta es la es­ta­ción más dis­tin­gui­da de los

Al­pes fran­ce­ses, que tam­bién fre­cuen­tan des­de los du­ques de Cam­brid­ge has­ta Vic­to­ria Beck­ham o Leo­nar­do DiCa­prio. A unos 200 ki­ló­me­tros de allí, en la par­te sui­za de la cor­di­lle­ra, se en­cuen­tra el otro gran re­fu­gio in­ver­nal de la jet set, el lla­ma­do Saint-Tro­pez sui­zo. Se tra­ta de Gs­taad, una lo­ca­li­dad de 7.000 ha­bi­tan­tes y 8.000 va­cas que ca­da in­vierno mul­ti­pli­ca su po­bla­ción con la lle­ga­da de las for­tu­nas más re­le­van­tes del mun­do y la beau­ti­ful peo­ple es­pa­ño­la.

Ca­si le­gen­da­ria es la fies­ta que Ana Pa­tri­cia Bo­tín y Gui­ller­mo Mo­re­nés ofre­cen ca­da 31 de di­ciem­bre en el Yacht Club del Grand Ho­tel Bellevue. Al­re­de­dor de su me­sa se han reuni­do los ape­lli­dos más co­no­ci­dos del es­ta­blish­ment em­pre­sa­rial de nues­tro país, co­mo Juan Abe­lló, Juan March Del­ga­do, Bor­ja Pra­do o el ma­tri­mo­nio for­ma­do por My­riam La­pi­que y Al­fon­so Cor­ti­na, miem­bros del se­lec­to gru­po de es­pa­ño­les con ca­sa en Gs­taad en el que tam­bién es­tán Cris­ti­na Ma­ca­ya, Juan An­to­nio Sa­ma­ranch Jr. o el mag­na­te del ace­ro Jo­sé Ma­ría Aris­train.

Otro de los gran­des an­fi­trio­nes de la No­che­vie­ja es Va­len­tino. En su cha­let, lla­ma­do Gif­fer­horn, el di­se­ña­dor y su so­cio, Gian­car­lo Giam­met­ti, con­vo­can des­de Naty Abas­cal, que en al­gu­na oca­sión ha acu­di­do jun­to a sus hi­jos, has­ta An­ne Ha­ta­way, Ma­don­na o Gwy­neth Pal­trow. El après ski es uno de los atrac­ti­vos de Gs­taad. Los ca­cho­rros de la al­ta so­cie­dad, co­mo An­drea Ca­si­rag­hi y Ta­tia­na San­to Do­min­go o Sta­vros Niar­chos III, sue­len al­ter­nar en el ex­clu­si­vo Ea­gle Ski Club, en lo al­to del Was­sern­grat. Tam­po­co hay que per­der de vis­ta el tra­sie­go del Gs­taad Pa­la­ce, ho­tel que des­de una lo­ma do­mi­na la vis­ta de es­te be­llo rin­cón del país hel­vé­ti­co, que si­gue man­te­nien­do in­tac­ta su esen­cia. En Pro­me­na­de, la ca­lle prin­ci­pal, tam­bién es fá­cil en­con­trar­se a Nor­man Fos­ter y a su es­po­sa, H Ele­na Ochoa. ay otras es­ta­cio­nes sui­zas que com­pi­ten con Gs­taad co­mo la fa­vo­ri­ta de ro­yals y aris­tó­cra­tas. Tal es el ca­so de la cos­mo­po­li­ta Ver­bier, pre­fe­ri­da de Fe­de­ri­co y Mary de Di­na­mar­ca, o la siem­pre dis­tin­gui­da Saint-Mo­ritz, en la ac­tua­li­dad fre­cuen­ta­da por Ve­ga Royo-Vi­lla­no­va y que en el pa­sa­do tam­bién vi­si­ta­ron Fa­rah Di­ba o Ch­ris­ti­na Onas­sis, quien era due­ña de Crys­tal, una de los cha­lets más fa­mo­sos.

Los mi­llo­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses pre­fie­ren Viel o As­pen, don­de es­quía Ivan­ka Trump, hi­ja del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, y don­de An­to­nio Ban­de­ras era el rey de las pis­tas… has­ta que se se­pa­ró de Me­la­nie Grif­fith.

1 Ho­tel Pa­la­ce Gs­taad, en Sui­za.

7

9

8

2 GS­TAAD Es el des­tino más re­cla­ma­do por la jet set na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Al­fon­so y Ma­ri­sa de Borbón (1), Va­len­tino (3) y Nor­man y Ele­na Fos­ter (2) son vi­si­tan­tes ha­bi­tua­les.

4 BA­QUEI­RA Es­ta pis­ta cuen­ta en­tre sus clien­tes al rey Fe­li­pe (4), su so­bri­na Vic­to­ria Fe­de­ri­ca (6), la em­pre­sa­ria Cris­ti­na Valls-Taberner (5) y Est­her Al­co­cer Ko­plo­witz (8).

3

5

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.