El avión del fu­tu­ro se­rá trans­pa­ren­te, ecológico y con ca­sino a bor­do

Los avio­nes de pa­sa­je­ros deL año 2050 se­rán trans­pa­ren­tes, eco­ló­gi­cos y al­gu­nos, los más gran­des, con ca­si­nos y res­tau­ran­tes a bor­do. el via­je se en­fo­ca­rá co­mo una ex­pe­rien­cia sen­so­rial pa­ra el pa­sa­je­ro, que po­drá per­so­na­li­zar el asien­to cam­bian­do su form

Viajar - - LA BRÚJULA - L. Uri­ba­rri

Los

avio­nes del fu­tu­ro se­rán or­gá­ni­cos, con asien­tos he­chos de plan­tas y uti­li­za­rán bio­com­bus­ti­bles ex­traí­dos de acei­tes, se­mi­llas o al­gas. Se­rán ba­ra­tos, efi­cien­tes y ver­des, con des­pe­gue ver­ti­cal. Es­ta­rán he­chos de ma­te­ria­les fuer­tes y li­via­nos, desechán­do­se los no re­no­va­bles co­mo el me­tal o el plás­ti­co. Ven­drán con la op­ción de te­chos trans­pa­ren­tes, asien­tos y al­fom­bras he­chas con ma­te­ria­les que se re­pa­ran y lim­pian por sí mis­mos, mue­bles equi­pa­dos con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra que pue­dan cam­biar de for­ma y con ho­lo­gra­mas que se pro­yec­tan en las pa­re­des tan avan­za­dos que ha­rán que el mun­do vir­tual no pue­da dis­tin­guir­se del real. El fu­tu­ro pa­ra el que se pre­vén to­dos es­tos avan­ces pro­pios de la cien­cia fic­ción no es tan le­jano, el año 2050. Es­tas pre­vi­sio­nes han si­do rea­li­za­das por res­pon­sa­bles de Air­bus en el Ob­ser­va­to­rio de Green­wich, al su­r­es­te de Lon­dres. El fa­bri­can­te de avio­nes eu­ro­peo ha en­tre­vis­ta­do a diez mil per­so­nas pa­ra mol­dear es­tas ideas.

El con­cep­to de ca­bi­na de avión co­mer­cial que Air­bus ima­gi­na tie­ne un te­cho trans­pa­ren­te que per­mi­ti­ría al pa­sa­je­ro ad­mi­rar las vis­tas du­ran­te el vue­lo, asien­tos er­go­nó­mi­cos y un es­pa­cio de reali­dad vir­tual en el que el via­je­ro po­dría ju­gar al ca­sino o al golf has­ta ha­cer sus compras me­dian­te ho­lo­gra­mas de reali­dad vir­tual. El sis­te­ma eléc­tri­co de la ca­bi­na po­dría com­pa­rar­se con el ce­re­bro hu­mano, ya que es­ta­ría in­te­gra­do en una mem­bra­na.

Los pa­sa­je­ros se con­ver­ti­rán en “cé­lu­las ener­gé­ti­cas” en los avio­nes del fu­tu­ro

Pa­ra el año 2050 se es­ti­ma asi­mis­mo que la in­dus­tria ten­ga que afron­tar desafíos li­ga­dos a la sa­tu­ra­ción del es­pa­cio aé­reo, ya que pa­ra en­ton­ces el trá­fi­co se ha­brá quin­tu­pli­ca­do pa­ra dar ser­vi­cio a una po­bla­ción mun­dial es­ti­ma­da en unos 9.000 mi­llo­nes de per­so­nas. El in­cre­men­to de la se­gu­ri­dad aé­rea per­mi­ti­rá que los avio­nes re­duz­can la esfera de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­ria pa­ra no co­li­sio­nar y vue­len en for­ma­ción, co­mo las aves mi­gra­to­rias.

La ener­gía es otro con­cep­to a in­no­var. La tem­pe­ra­tu­ra de los cuer­pos de los pa­sa­je­ros se uti­li­za­rá co­mo ener­gía pa­ra los apa­ra­tos de la ca­bi­na, de ma­ne­ra que to­do el mun­do, den­tro del avión, se trans­for­ma en una “cé­lu­la ener­gé­ti­ca”. Y es­tá la idea de la bio­imi­ta­ción o in­ge­nie­ría ins­pi­ra­da por la bio­lo­gía, que co­pia a la na­tu­ra­le­za al ha­cer ob­je­tos me­cá­ni­cos. Es­to ha pro­du­ci­do alas ins­pi­ra­das en águi­las, re­ves­ti­mien­to de ter­cio­pe­lo pa­ra el tren de ate­rri­za­je –que imi­ta las plu­mas mu­lli­das de las pa­tas de los búhos, que re­du­cen el rui­do– o alas que se tuer­cen y en­de­re­zan en vue­lo co­mo las de las ma­ri­po­sas.

Los clien­tes ha­brán au­men­ta­do tam­bién sus ni­ve­les de exi­gen­cia y la lo­gís­ti­ca de los ae­ro­puer­tos de­be­rá me­jo­rar has­ta el pun­to, por ejem­plo, de per­mi­tir a los pa­sa­je­ros abor­dar cáp­su­las cuan­do lo es­ti­men con­ve­nien­te, cáp­su­las que después se­rían subidas a ar­ma­zo­nes pa­ra des­pe­gar y, co­mo los con­te­ne­do­res ya lle­nos de los bar­cos, ser de­po­si­ta­dos en la na­ve.

La ca­bi­na de los fu­tu­ros avio­nes ten­drán un te­cho trans­pa­ren­te pa­ra ad­mi­rar las vis­tas du­ran­te el vue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.