Las diez fuen­tes más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do

EL AGUA, CUAN­DO BRO­TA DEL IN­TE­RIOR DE ES­CUL­TU­RAS QUE SON OBRAS de ar­te, se con­vier­te en un sím­bo­lo per­pe­tuo de las ciu­da­des. Las fuen­tes en­ga­la­nan los pai­sa­jes ur­ba­nos y cons­ti­tu­yen por sí mis­mo to­do un atrac­ti­vo pa­ra los tu­ris­tas. Es­ta lis­ta re­co­ge diez

Viajar - - LA BRÚJULA - B. Iz­ná­jar

DIA­NA SE EX­HI­BE EN MÉ­XI­CO

Tan­to por su va­lor ar­tís­ti­co co­mo por el tra­sie­go his­tó­ri­co que ha su­fri­do, la fuen­te de bron­ce de Dia­na Ca­za­do­ra de la Ciu­dad de Mé­xi­co es to­do un em­ble­ma pa­ra sus ciu­da­da­nos. Ba­sa­da en la dio­sa ro­ma­na, su ver­da­de­ro nom­bre es Fle­cha­do­ra de las Es­tre­llas del Nor­te y cons­ti­tu­ye una mag­ní­fi­ca mues­tra es­cul­tó­ri­ca del ar­te me­xi­cano. En 1942, la des­nu­dez de una jo­ven tra­ba­ja­do­ra de una em­pre­sa pe­tro­le­ra sir­vió de mo­de­lo al es­cul­tor, lo que es­can­da­li­zó a las men­tes con­ser­va­do­ras. La fi­gu­ra fue ta­pa­da a la es­pe­ra de me­jo­res tiem­pos de li­ber­tad, que lle­ga­ron con las Olim­pia­das de 1968, pe­ro en su nue­vo des­ta­pe se de­te­rio­ró, con lo que se creó la que aho­ra en­ga­la­na el Pa­seo de la Re­for­ma.

www.me­xi­co­city.gob.mx

EL MÍ­TI­CO NEP­TUNO DE RO­MA

Co­lo­car­se de es­pal­da y lan­zar una mo­ne­da al agua en la Fon­ta­na di Tre­vi es el ri­tual que la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes a Ro­ma eje­cu­ta pa­ra que se cum­pla la fa­mo­sa con­je­tu­ra: enamo­rar­se y vol­ver a la ca­pi­tal de Ita­lia. Tras ca­lle­jear por un es­tre­cho e in­tere­san­te cir­cui­to ur­bano, sur­ge la sor­pre­sa: la fuen­te ba­rro­ca más gran­de de Ro­ma es­tá en la pe­que­ña pla­za que da nom­bre a la fuen­te. Allí, en­tre ma­nan­tia­les de agua, le da­rá la bien­ve­ni­da un im­po­nen­te Nep­tuno so­bre un ca­rro en for­ma de con­cha ti­ra­do por dos ca­ba­llos que sim­bo­li­zan la quie­tud y bra­vu­ra de los mares. Si va de no­che y po­ne en mar­cha su ima­gi­na­ción, es po­si­ble que apa­rez­ca Ani­ta Ek­berg en pleno ba­ño ( Dolce vita, 1960).

www.tu­ris­mo­ro­ma.it

EL SAN­SÓN DE SAN PE­TERS­BUR­GO

En los jar­di­nes del pa­la­cio de Pert­hof, re­si­den­cia za­ris­ta a las afue­ras de la ciu­dad, se le­van­ta la fi­gu­ra do­ra­da de San­són for­zan­do las man­dí­bu­las de un león, por cu­ya bo­ca de par en par es­cu­pe un sur­ti­dor de agua. Am­bas fi­gu­ras es­tán sos­te­ni­das por una ata­la­ya de pie­dra de la que bro­tan seis ca­ños que de­rra­man en un es­tan­que. A su ve­ra, im­pe­ria­les cas­ca­das flan­quea­das por es­ta­tuas sa­len del fron­tis­pi­cio y re­co­rren en ca­nal to­do el par­que. La fuen­te fue re­cons­trui­da de me­mo­ria tras el ro­bo de la ori­gi­nal por las tro­pas ale­ma­nas en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

www.san-pe­ters­bur­go.com

AR­MO­NÍA DE LU­JO EN DU­BÁI

Inau­gu­ra­da en el año 2009, pre­su­me de ser la fuen­te más gran­de del mun­do, con un ca­ño de agua que al­can­za 150 me­tros de al­tu­ra y pue­de ver­se des­de va­rias de­ce­nas de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. En­cla­va­da en el com­ple­jo de lu­jo Burj Kha­li­fa, ocu­pa una su­per­fi­cie se­me­jan­te a dos cam­pos de fút­bol y sus es­pec­tácu­los de agua, luz y so­ni­do es­tán di­se­ña­dos con 6.500 fo­cos, 50 pro­yec­to­res y 22.000 li­tros de agua que se mue­ven a la vez.

www.du­bai­tou­rism.ae

GI­NE­BRA: EL VUE­LO DEL AGUA

Lo que fue­ra una vál­vu­la hi­dráu­li­ca, aho­ra es el em­ble­ma de Gi­ne­bra (Sui­za). En un ex­tre­mo del la­go Le­man, los 140 me­tros de agua ha­cia el cie­lo de la Fuen­te Ge­nè­ve se di­vi­san des­de cual­quier pun­to de la ciu­dad. A una ve­lo­ci­dad de 200 ki­ló­me­tros por ho­ra, el cho­rro man­tie­ne sus­pen­di­dos en el ai­re 7.000 li­tros. Aun­que hay un em­bar­ca­de­ro de pie­dra, la pa­no­rá­mi­ca de la co­lum­na de agua me­jo­ra si se ha­ce una ex­cur­sión a bor­do de cual­quie­ra de los bar­cos tu­rís­ti­cos que na­ve­gan por el apa­ci­ble la­go, des­de los que se mez­cla la ima­gen de la ciu­dad con la in­men­sa pa­red de los Al­pes al fon­do.

www.mys­wit­zer­land.com/es

LEO­NES DE MÁR­MOL EN GRA­NA­DA

La Fuen­te de los Leo­nes, que pre­si­de el pa­tio del pa­la­cio del mis­mo nom­bre, es el lu­gar más fo­to­gra­fia­do de la Al­ham­bra. Rea­li­za­da en már­mol blan­co, allí es­tá des­de el si­glo XI, ex­hi­bién­do­se co­mo una de las más no­ta­bles obras es­cul­tó­ri­cas mu­sul­ma­nas. Una rue­da de 12 leo­nes su­je­ta una pi­la, en la que apa­re­ce ins­cri­to un poe­ma, a cu­yo cen­tro van a pa­rar cua­tro ca­na­les que sim­bo­li­zan los ríos del pa­raí­so. La fuen­te sin­te­ti­za el con­cep­to hi­dráu­li­co que do­mi­na to­do el edi­fi­cio de la Al­ham­bra y aca­ba de ser res­tau­ra­da.

www.al­ham­bra-pa­tro­na­to.es

EN EL CO­RA­ZÓN DE LON­DRES

En es­ta oca­sión, son dos fuen­tes las que con­ci­tan el in­te­rés de los tu­ris­tas y ha­bi­tan­tes de la City. Se en­cuen­tran en Tra­fal­gar Squa­re, pe­ga­das al Cha­ring Cross, des­de el que se mi­den to­das las dis­tan­cias de la ur­be. Es cu­rio­so que el lu­gar don­de hoy van a pa­rar to­dos los tu­ris­tas sean dos es­cul­tu­ras que

na­cie­ron pa­ra re­du­cir es­pa­cio an­te po­si­bles ma­ni­fes­ta­cio­nes. Por ese mo­ti­vo fue­ron inau­gu­ra­das en el año 1845; pos­te­rior­men­te se le aña­die­ron fi­gu­ras de del­fi­nes, tri­to­nes y si­re­nas y, en la actualidad, han si­do do­ta­das de un nue­vo sis­te­ma de ilu­mi­na­ción.

www.vi­sitlon­don.com/es

AR­TE RO­MANO EN PA­RÍS

Des­de cual­quier lu­gar que se mi­re, la Fuen­te Hit­torf es igual de be­lla. Apos­ta­da en la Pla­za de la Con­cor­dia de Pa­rís, ro­dean­do con otra fuen­te her­ma­na el Obe­lis­co, si­gue los cá­no­nes ar­qui­tec­tó­ni­cos ro­ma­nos: va­rias piletas de­co­ra­das con es­ta­tuas de fi­gu­ras de as­pec­to hu­mano y de pez, co­mo ale­go­ría a un sig­ni­fi­ca­do flu­vial. Den­tro del ma­jes­tuo­so mo­bi­lia­rio ur­bano de la ciu­dad del Se­na, la fuen­te es un lu­gar de re­fe­ren­cia pa­ra ad­mi­rar los en­can­tos de una pla­za que ha si­do tes­ti­go de los gran­des acon­te­ci­mien­tos fran­ce­ses y ca­be­ce­ra de los Cam­pos Elí­seos.

www.pa­ri­sin­fo.com

ICONO MÁ­GI­CO DE BAR­CE­LO­NA

La Fuen­te de Mont­juic, en Bar­ce­lo­na, fue crea­da co­mo pro­di­gio ar­qui­tec­tó­ni­co de la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 1929. Ya en aque­lla épo­ca, la mú­si­ca, la luz y el agua ofre­cían un es­pec­tácu­lo que aglu­ti­na­ba a pro­pios y vi­si­tan­tes. Co­mo un río que atra­vie­sa el mo­bi­lia­rio ur­bano, for­ma par­te de un con- jun­to de cas­ca­das y es­tan­ques que abre un ca­mino que em­pie­za en el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te de Ca­ta­lu­ña y con­clu­ye en la Pla­za de Es­pa­ña. La Fuen­te Má­gi­ca es el cen­tro neu­rál­gi­co noc­turno de la clau­su­ra de la fies­ta de la Mer­cè (24 de sep­tiem­bre), con pi­ro­tec­nia, no­tas mu­si­ca­les y cor­ti­nas de agua.

www.bcn.es

ES­PEC­TÁCU­LO EN LAS VE­GAS

Ro­bots sub­ma­ri­nos, or­de­na­do­res sin­cro­ni­za­dos e in­ge­nie­ría acuá­ti­ca de pre­ci­sión ga­ran­ti­zan el es­pec­tácu­lo de agua, luz y so­ni­do en la Fuen­te Be­lla­gio de Las Ve­gas. Sus 4.500 pun­tos lu­mi­no­sos y 1.200 sur­ti­do­res se ar­mo­ni­zan al rit­mo de mú­si­cas cam­bian­tes so­bre un gi­gan­tes­co la­go ar­ti­fi­cial. No hay que es­pe­rar más de un cuar­to de ho­ra pa­ra asis­tir a las di­fe­ren­tes co­reo­gra­fías que en­ga­la­nan la in­ter­sec­ción de Las Ve­gas Strip con Fla­min­go Road.

www.be­lla­gio.com

Tra­fal­gar Squa­re (Lon­dres).

Fon­ta­na di Tre­vi (Ro­ma).

Fuen­te Be­lla­gio (Las Ve­gas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.