Mu­nich

OK­TO­BER­FEST. Del 17 de sep­tiem­bre al 3 de oc­tu­bre la ca­pi­tal de Ba­vie­ra ce­le­bra su Ok­to­ber­fest, la fies­ta de la cer­ve­za más im­por­tan­te y fa­mo­sa del mun­do. La ciu­dad se vis­te de ga­la y es el me­jor mo­men­to pa­ra dis­fru­tar de sus lu­ga­res de in­te­rés.

Viajar - - LA BRÚJULA -

El ori­gen de la Ok­to­ber­fest de Mu­nich se re­mon­ta a 1810, cuan­do las ce­le­bra­cio­nes de la bo­da en­tre el prín­ci­pe Luis I de Ba­vie­ra con la prin­ce­sa Te­re­sa de Sa­jo­nia-al­ten­bur­go gus­ta­ron tan­to a los mu­ni­que­ses que de­ci­die­ron re­pe­tir la fies­ta ca­da año. El lu­gar pa­ra di­ver­tir­se siem­pre es el mis­mo, , el par­que The­re­sen­wie­se si­tua­do al su­r­oes­te del cen­tro y lla­ma­do así en ho­nor de la prin­ce­sa. Las prin­ci­pa­les mar­cas ela­bo­ran cer­ve­za es­pe­cial pa­ra la oca­sión y se ins­ta­lan ca­tor­ce gran­des car­pas que dan co­bi­jo a unos 100.000 asis­ten­tes. En su in­te­rior se be­be, se co­me y se bai­la, con la ma­yo­ría de los asis­ten­tes ata­via­dos con los tra­jes tí­pi­cos bá­va­ros. Las 46 hec­tá­reas del The­re­sen­wie­se al­ber­gan tam­bién unas dos­cien­tas atrac­cio­nes pa­ra el dis­fru­te de ma­yo­res y pe­que­ños. La ciu­dad re­ci­be unos 6 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes y du­ran­te más de dos se­ma­nas se con­su­men otros tan­tos li­tros de cer­ve­za. Pe­ro la Ok­to­ber­fest es mu­cho más. El día 18 hay un gran des­fi­le de ca­rro­zas y com­pa­ñías de los Ri­fle­men, que co­mien­za en la cén­tri­ca Ma­xi­mi­li­ans­tras­se El cen­tro de Mu­nich es agra­da­ble y sen­ci­llo de re­co­rrer. La pla­za de re­fe­ren­cia es Ma­rien­platz

de­di­ca­da a la Vir­gen Ma­ría y que al­ber­ga el im­po­nen­te Nue­vo Ayun­ta­mien­to (Neues Rat­haus). En su to­rre, tres ve­ces al día (a las 11, a las 12 y las 17 ho­ras) las fi­gu­ras del Gloc­kens­piel dan­zan una sin­gu­lar re­pre­sen­ta­ción. En los al­re­de­do­res de Ma­rien­platz hay que en­con­trar el Vik­tua­lien­markt , el mer­ca­do de ali­men­tos más an­ti­guo de Mu­nich, que da­ta de 1807 y aco­ge unos 150 pues­tos de co­mi­das y be­bi­das. Otra vi­si­ta im­pres­cin­di­ble es el sím­bo­lo de las ani­ma­das ta­ber­nas de Mu­nich, la Hof­bräuhaus

, de 1896. En su plan­ta ba­ja, con ca­pa­ci­dad pa­ra mil clien­tes, se sir­ven 10.000 li­tros de cer­ve­za al día.

L. URI­BA­RRI

Los me­nos aman­tes de la cer­ve­za pue­den ale­jar­se un po­co del cen­tro has­ta la be­lla Odeons­platz y dis­fru­tar de la te­rra­za del ca­fé Tam­bo­si . O aden­trar­se y ocu­par una me­sa en­tre los ti­los del par­que Hof­gar­ten y sen­tir­se co­mo un ciu­da­dano del si­glo XIX. La Odeons­platz es­tá cer­ca del ba­rrio bohe­mio de Sch­wa­bing, con la im­po­nen­te Sie­ges­tor o Puer­ta de la Vic­to­ria co­mo re­fe­ren­te.

La ciu­dad re­ci­be seis mi­llo­nes de vi­si­tan­tes y se be­ben otros tan­tos li­tros de cer­ve­za

Co­mo ca­si to­dos los mo­nu­men­tos de Mu­nich, la Sie­ges­tor fue des­trui­da en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y re­cons­trui­da lue­go tal cual era. So­lo cam­bió la ins­crip­ción, que re­fle­ja el sen­tir his­tó­ri­co de los mu­ni­que­ses: “De­di­ca­da a la vic­to­ria, des­trui­da en la gue­rra, una sú­pli­ca de paz”. Al es­te de Sch­wa­bing, con­vie­ne echar un vis­ta­zo al En­glis­cher Gar­ten el par­que ur­bano más gran­de de Ale­ma­nia, ma­yor que el Cen­tral Park de Nue­va York. Pe­ro se ha­ce tar­de y hay que vol­ver a la fies­ta de la cer­ve­za…

www.ger­many.tra­vel

In­te­rior de una de las gran­des car­pas de la Ok­to­ber­fest. Arri­ba, te­rra­za del ca­fé Tom­ba­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.