Cam­po de Re­que­naU­tiel, el fi­nal de la me­se­ta

El AVE hA AbiER­TO unA bRE­chA En EsA es­pe­cie de “án­gu­lo muer­to” o te­rri­to­rio fron­te­ri­zo que es el cam­po de Re­que­na-utiel, esa bi­sa­gra his­tó­ri­ca en­tre la me­se­ta cas­te­lla­na y el Me­di­te­rrá­neo. una tie­rra con­sa­gra­da con fer­vor al vino, pe­ro lle­na tam­bién de at

Viajar - - ESCAPADAS - TEX­TO: Car­los Pas­cual FOTOGRAFÍA: Lucas Abreu

El Plan de Di­na­mi­za­ción si­gue en mar­cha. Dos mi­llo­nes de eu­ros a gas­tar en tres años; mu­chos de los ob­je­ti­vos ya es­tán cu­bier­tos. Ca­si to­do lo que pue­de vi­si­tar­se en Re­que­na y sus en­tor­nos ha si­do inau­gu­ra­do en los úl­ti­mos años. Ves­ti­gios his­tó­ri­cos de es­ta tie­rra de fron­te­ra, adua­na de Cas­ti­lla y puer­to se­co a so­lo se­sen­ta ki­ló­me­tros del mar va­len­ciano; ya­ci­mien­tos, igle­sias, cas­ti­llos, al­que­rías. Pe­ro tam­bién ho­te­les y alo­ja­mien­tos ru­ra­les pa­ra ha­cer gra­to el con­tac­to con una na­tu­ra­le­za es­plén­di­da y si­len­te: hi­zo fal­ta la gres­ca po­lí­ti­ca pa­ra que las Ho­ces del Ca­briel se eti­que­ta­ran co­mo Par­que Na­tu­ral; a ese si­guie­ron otros pa­ra­jes pro­te­gi­dos.

Igle­sia del Sal­va­dor en Re­que­na, ca­pi­tal

de una co­mar­ca ver­te­bra­da por el cul­ti­vo del vino des­de

el año 1910 y aho­ra co­ti­za­da al al­za des­de la lle­ga­da del AVE Ma­drid-va­len­cia.

Sie­rras, ba­rran­cos, pi­na­res lle­nos de chi­cha­rras es­can­da­lo­sas y una de­li­cio­sa pro­fu­sión de ríos y ma­nan­tia­les for­man, sin em­bar­go, una suer­te de ani­llo en­ce­rran­do un pai­sa­je ca­si mo­no­te­má­ti­co: los vi­ñe­dos in­fi­ni­tos. La co­mar­ca de Re­que­na pa­re­ce ver­te­bra­da por el vino des­de que, en el año 1910, tras el hun­di­mien­to de la in­dus­tria de la se­da, se inau­gu­ra­se la pri­me­ra Es­ta­ción Eno­ló­gi­ca. Ac­tual­men­te son más de no­ven­ta las coope­ra­ti­vas y bo­de­gas que se aco­gen a la De­no­mi­na­ción de Ori­gen. Unas 40.000 hec­tá­reas y una pro­duc­ción me­dia de un mi­llón y me­dio de hec­to­li­tros son las ci­fras. La va­rie­dad au­tóc­to­na de uva es la bo­bal (un 80 por cien­to). Ade­más de vino, se ela­bo­ra ca­va. El vino lo Em­pa­pa to­do. Mu­chas bo­de­gas pue­den vi­si­tar­se y las Fies­tas de la Ven­di­mia son acon­te­ci­mien­to ma­yor en los nú­cleos prin­ci­pa­les. En és­tos han abier­to sus puer­tas va­rios mu­seos del vino; en Utiel, Bo­de­ga Re­don­da es, ade­más de mu­seo, se­de del Con­se­jo Re­gu­la­dor de la De­no­mi­na­ción. En Re­que­na, después de ocho años de tra­ji­nes se ha reabier­to el mu­seo del vino en el Pa­la­cio del Cid (que es del si­glo XV, pe­ro cons­ta que el fa­mo­so Cid es­tu­vo en Re­que­na en el 1089, y por tan­to el tu­rís­ti­co Ca­mino del Cid pa­sa por aquí); el ar­qui­tec­to Pa­co Ju­ra­do ha efec­tua­do una in­ter­ven­ción fuer­te en el in­mue­ble, que lla­ma más la aten­ción por eso, pre­ci­sa­men­te, que por sus con­te­ni­dos. Hay otro Mu­seo del vino y de la vi­da ru­ral en Sis­ter­nas, una pe­da­nía a tres le­guas de Re­que­na; el re­co-

La De­no­mi­na­ción de Ori­gen Utiel-re­que­na cul­ti­va unas 40.000 hec­tá­reas de vid. A la iz­quier­da, Mu­seo del Vino en el Pa­la­cio del Cid, en Re­que­na. En es­ta ima­gen, ho­tel Pa­ra­je San Jo­se.

rri­do, de apro­xi­ma­da­men­te ho­ra y me­dia de du­ra­ción, se re­ma­ta con una agra­de­ci­da ca­ta.

Y lue­go es­tán las cuevas. Em­pe­za­ron sien­do si­los o des­pen­sas, después fue­ron bo­de­gas y aho­ra son la prin­ci­pal atrac­ción tu­rís­ti­ca de Re­que­na. Las cuevas son de ori­gen ára­be –co­mo la pro­pia Re­que­na o Rak­ka’na, que sig­ni­fi­ca “la fuer­te”–. Es­tu­vie­ron ce­ga­das en los dos úl­ti­mos si­glos, has­ta que ha­ce unos trein­ta años se re­des­cu­brie­ron y co­mu­ni­ca­ron unas con otras pues eran gra­ne­ros o de­pó­si­tos ca­va­dos en la to­ba ca­li­za, de­ba­jo de las ca­sas. El Ayun­ta­mien­to ha uni­do vein­ti­dós de esas cuevas en un la­be­rin­to sub­te­rrá­neo que zig­za­guea ba­jo la Pla­za de la Vi­lla, el cen­tro de la ciu­da­de­la mu­sul­ma­na. Pien­san abrir nue­vos tra­mos y ha­cer ca­so a quie­nes acon­se­jan un ma­yor es­fuer­zo de mu­sea­li­za­ción.

Esa pla­za de la Vi­lla (o de Al­bor­noz, un ge­ne­ral de las gue­rras car­lis­tas) es una es­pe­cie de pa­tio del re­cin­to amu­ra­lla­do (el lla­ma­do “ba­rrio de la vi­lla”), de épo­ca ca­li­fal y al­moha­de (Si­glos VI I I-XI). Se ha res­tau­ra­do una par­te de las mu­ra­llas y del al­cá­zar (el cas­ti­llo, to­da­vía sin uso de­ci­di­do, apar­te de oca­sio­na­les cóc­te­les y bo­do­rrios). Den­tro de ese vie­jo núcleo hay dos igle­sias gó­ti­cas de portada más que no­ta­ble, la de San­ta Ma­ría (des­man­te­la­da en la gue­rra, ce­rra­da al cul­to) y la del Sal­va­dor. En la de San Ni­co­lás (neo­clá­si­ca y en los hue­sos), el mis­mo ar­qui­tec­to que ha in­ter­ve­ni­do el Pa­la­cio del Cid es­tá pre­pa­ran­do el fu­tu­ro Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co lo­cal. Apar­te de es­tas igle­sias y del ya ci­ta­do Pa­la­cio del Cid, pue­den ver­se ca­sas bla­so­na­das en las ca­lles más an­chas, arro­pa­das por rin­co­nes de sa­bor mo­runo o ju­de­ría, y un par de puer­tas. En otro pa­la­cio SE alo­ja un dis­cre­to mu­seo de ar­te mo­derno. Y ha­ce cua­tro años se abrió otra ven­ta­na a la me­mo­ria his­tó­ri­ca de Re­que­na, La Ca­sa de la Se­da. Re­que­na lle­gó a ser la cuar­ta ciu­dad se­de­ra de Es­pa­ña, y en el si­glo XVII I pu­do con­tar con más de 800 te­la­res, do­blan­do su po­bla­ción en­ton­ces; pe­ro esa in­dus­tria ca­yó en de­cli­ve en el si­guien­te si­glo. La Ca­sa de la Se­da po­see un sin­gu­lar en­can­to, y es a la vez lu­gar de re­cuer­do y tien­da de ca­pri­cho. Otro mu­seo im­por­tan­te se en­cuen­tra ex­tra­mu­ros, en la pla­za del Car­men; pre­ci­sa­men­te den­tro del con­jun­to del convento ho­mó­ni­mo, des­amor­ti­za­do, don­de se alo­ja tam­bién el Ayun­ta­mien­to. El ac­tual Mu­seo de Re­que­na ce­de­rá sus fon­dos ar­queo­ló­gi­cos al fu­tu­ro mu­seo de San Ni­co­lás, pe­ro los fon­dos et­no­ló­gi­cos (que se­gui­rían aquí) son ex­tra­or­di­na­rios, so­bre to­do la co­lec­ción in­du­men­ta­ria de los si­glos XVII I y XIX, y la re­crea­ción de es­tan­cias y am­bien­tes tra­di­cio­na­les.

Utiel es más chi­ca que Re­que­na (12.000 vecinos, fren­te a los 22.000 de Re­que­na y sus 25 pe­da­nías). Tam­bién tie­ne cuevas sub­te­rrá­neas, y una pa­rro­quia gó­ti­co-isa­be­li­na, y ecos en sus ca­lles de los vie­jos ba­rrios ju­dío, cris­tiano y mu­sul­mán. Los aman­tes del pa­tri­mo­nio his-

El Par­que Na­tu­ral de las Ho­ces del Ca­briel es el más ex­ten­so y ac­ci­den­ta­do de la co­mar­ca

tó­ri­co, apar­te de esas dos ciu­da­des de ban­de­ra, en­con­tra­rán en la co­mar­ca al­gu­nos mo­ti­vos de ex­cur­sión, co­mo el ya­ci­mien­to ibé­ri­co de El Mo­lón (en un te­so a las afue­ras de Cam­po­rro­bles), con un pe­que­ño cen­tro de in­ter­pre­ta­ción; o el ya­ci­mien­to de Los Vi­lla­res (en Cau­de­te de las Fuen­tes): aque­llo fue ni más ni me­nos que la ciu­dad ibe­ra de Ke­lin, don­de se acu­ñó mo­ne­da pro­pia y, al pa­re­cer, ya se de­di­ca­ban al ne­go­cio del vino cin­co si­glos an­tes de que na­cie­ra Cris­to. Pe­ro tal vez sea la na­tu­ra­le­za la que me­jo­res car­tas le per­mi­ta ju­gar de aquí en ade­lan­te a la co­mar­ca de Re­que­na-utiel. Son mu­chos (y si­guen cre­cien­do) los alo­ja­mien­tos ru­ra­les con en­can­to su­fi­cien­te pa­ra un fin de se­ma­na. Los pai­sa­jes po­nen el res­to. El par­que na­tu­ral de las Ho­ces del Ca­briel es el más ex­ten­so y ac­ci­den­ta­do, con rá­pi­dos don­de se pue­de prac­ti­car raf­ting y otras lo­cu­ras, o em­bal­ses tran­qui­los co­mo el de Con­tre­ras; balnearios sa­lu­tí­fe­ros, co­mo los de Vi­lla­to­ya (Ba­ños de la Con­cep­ción y Fuen­te Po­dri­da, con aguas sul­fu­ro­sas de fuer­te olor), o pequeñas sor­pre­sas co­mo la no­ria gi­gan­te de Ca­sas del Río, a ori­llas del Ca­briel. Otro par­que na­tu­ral de más re­cien­te crea­ción es el de Che­ra-sot de Che­ra, que tie­ne la sin­gu­la­ri­dad de ser un Par­que Geo­ló­gi­co, con un pe­que­ño cen­tro de in­ter­pre­ta­ción (fó­si­les, ro­cas, lá­mi­nas) y pa­ra­jes tan lla­ma­ti­vos co­mo el Ba­rran­co de la Hoz, las cuevas de la Ga­ri­ta o el em­bal­se del Bu­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.