Pe­que­ños ho­te­les con en­can­to de Cos­ta Bra­va

LA TiE­RRA dEL iLusTRE Es­cRi­TOR Jo­sep Pla ofre­ce un su­cu­len­to me­nú pa­ra los via­je­ros em­pe­der­ni­dos: un mag­ní­fi­co le­ga­do cul­tu­ral que se re­mon­ta a los ibe­ros, un en­torno me­dioam­bien­tal pri­vi­le­gia­do y una ju­go­sa gas­tro­no­mía que mi­ra ha­cia el fu­tu­ro con un pie

Viajar - - ESCAPADAS - TEX­TO: Pa­blo Fer­nán­dez FOTOGRAFÍA: Ál­va­ro Arri­ba

Pa­ra pro­te­ger a su ma­dre de la lu­ju­ria del rey Po­li­dec­tes, Per­seo, hi­jo de Dá­nae y Zeus, hi­zo fren­te a su pro­me­sa de de­ca­pi­tar a una de las te­rri­bles gor­go­nas. De las tres co­no­ci­das, Es­teno, Eu­ría­le y Me­du­sa, so­lo la úl­ti­ma era mor­tal. Es­tos mons­truos te­nían el cue­llo re­cu­bier­to de es­ca­mas de dra­gón, la me­jor de las ar­ma­du­ras, y afi­la­dos col­mi­llos de ja­ba­lí. Sus ma­nos eran de bron­ce y po­seían alas de oro pa­ra vo­lar. Ade­más, quien osa­ra mi­rar a los ojos de Me­du­sa que­da­ría trans­for­ma­do en pie­dra. An­te tan du­ro ri­val, la mi­sión de Per­seo pa­re­cía im­po­si­ble. Sin em­bar­go, al­can­zó el éxi­to co­mo to­do hé­roe que se pre­cie: con la ayu­da de los dio­ses. Mien­tras Ate­nea sos­te­nía un es­cu­do a mo­do de es­pe­jo, de for­ma que la mi­ra­da de Me­du­sa que­da­ra neu­tra­li­za­da, Per­seo se al­zó en el ai­re y re­ba­nó su cue­llo. Ex­haus­to, se re­cli­nó so­bre el agua del mar pa­ra re­fres­car­se y lim­piar la san­gre que ha­bía man­cha­do sus ro­pas. Al en­trar en con­tac­to con el agua, la

El Ho­tel Sa Tu­na, en una be­lla ca­la del tér­mino mu­ni­ci­pal de Be­gur, dis­po­ne de cin­co aco­ge­do­ras ha­bi­ta­cio­nes en las que se pue­de es­cu­char el ru­mor del

Me­di­te­rrá­neo.

san­gre de la bes­tia que­dó pe­tri­fi­ca­da, con­ser­van­do su co­lor ori­gi­nal. Es­ta san­gre pe­tri­fi­ca­da es el co­ral.tra­tán­do­se de mi­to­lo­gía grie­ga, pa­re­ce pre­su­mi­ble que es­ta his­to­ria su­ce­die­ra en el Mar Egeo. No obs­tan­te, tam­po­co es des­ca­be­lla­do su­po­ner que el na­ci­mien­to del co­ral tu­vie­ra lu­gar en la Cos­ta Bra­va, uno de los cen­tros co­ra­lí­fe­ros más im­por­tan­tes del Me­di­te­rrá­neo. El es­cri­tor de Pa­la­fru­gell Jo­sep Pla (1897-1981) de­fen­día con sor­na que más que Cos­ta Bra­va de­be­ría ha­blar­se de Cos­ta del Co­ral. Du­ran­te si­glos, los co­ra­le­ros de Be­gur do­mi­na­ron el mer­ca­do eu­ro­peo. Pe­ro el au­ge de la pesca in­ten­si­va en el si­glo XIX pu­so en pe­li­gro los fon­dos ma­ri­nos. Hoy, sub­ma­ri­nis­tas de to­do el mun­do acu­den a las Is­las Me­das, un ar­chi­pié­la­go pro­te­gi­do si­tua­do a tan so­lo una mi­lla de L’es­tar­tit, en bus­ca de un inigua­la­ble pai­sa­je ba­jo el mar: arre­ci­fes de co­ral, pra­de­ras de po­si­do­nia y va­ria­da fau­na ma­ri­na. El mar Es uno de los gran­des atrac­ti­vos de la Cos­ta Bra­va, pe­ro no el úni­co. Tras el en­cres­pa­do li­to­ral ge­run­den­se, que des­de Bla­nes has­ta la fron­te­ra fran­ce­sa re­ci­be el nom­bre de Cos­ta Bra­va, se en­cuen­tran pequeñas lo­ca­li­da­des me­die­va­les, un im­por­tan­te le­ga­do grie­go y ro­mano, ex­ce­len­tes ejem­plos de bos­que me­di­te­rrá­neo, los en­can­ta­do­res pue­blos del cer­cano Pi­ri­neo y una cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca pa­ra caer­se de es­pal­das.

Los bu­cea­do­res que se dis­po­nen a con­quis­tar las Me­das sue­len alo­jar­se en L’es­tar­tit, uno de los cen­tros va­ca­cio­na­les más bu­lli­cio­sos de la zo­na. En la po­pu­lo­sa ca­lle San­ta An­na, los ni­ños ru­bios de mi­ra­da azu­la­da co­rre­tean con cu­cu­ru­chos de he­la­do mien­tras sus pa­dres pre­gun­tan en la far­ma­cia por una cre­ma que cal­me los es­co­zo­res de su piel son­ro­sa­da. En el nú­me­ro 38 de es­ta vía pea­to­nal se en­cuen­tra Cal Tet, un pe­cu­liar alo­ja­mien­to que for­ma par­te de Pe­tits Grans Ho­tels de Ca­ta­lun­ya, una agru­pa­ción que aco­ge a 40 ho­te­les con en­can­to de me­nos de 15 ha­bi­ta­cio­nes. Aun­que la mar­ca se en­cuen­tra en to­da Ca­ta­lu­ña, la pro­vin­cia de Gi­ro­na cuen­ta con más de la mi­tad de los ho­te­les que re­ci­ben es­ta de­no­mi­na­ción. Cal Tet es un buen ejem­plo del es­pí­ri­tu de los Pe­tits. En­tre la ma­ra­ña de apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos y tien­das de re­cuer­dos,

Cal Tet sur­ge co­mo un ver­da­de­ro in­cu­na­ble en­tre una mon­to­ne­ra de li­bros de sal­do. Cuan­do el vi­si­tan­te lle­gue al nú­me­ro 38 en­con­tra­rá una ma­ris­que­ría aba­rro­ta­da de clien­tes, la ma­yo­ría de ellos lo­ca­les –una bue­na se­ñal–. A pri­me­ra vis­ta, no existe nin­gún ras­tro del ho­tel. No con­vie­ne in­quie­tar­se. En la ba­rra pla­ga­da de pint­xos, el ca­ma­re­ro le in­di­ca­rá dón­de es­tá su ha­bi­ta­ción. Los pi­sos su­pe­rio­res del edi­fi­cio aco­gen 11 ha­bi­ta­cio­nes mo­der­nas que apor­tan la tran­qui­li­dad ne­ce­sa­ria en­tre tan­to aje­treo. Otro de los prin­ci­pa­les cen­tros tu­rís­ti­cos de la Cos­ta Bra­va es la pin­to­res­ca vi­lla de Be­gur. En pleno cen­tro, jun­to a la Pla­za de la Igle­sia, res­plan­de­ce otra jo­ya se­miocul­ta. Tras una dis­cre­ta en­tra­da, el Ho­tel Clas­sic ofre­ce seis sor­pren­den­tes ha­bi­ta­cio­nes. Mau­ri­ci, el pro­pie­ta­rio, ha res­tau­ra­do es­te an­ti­guo bar musical con ca­rác­ter y buen gus­to. Va­rios gui­ños dan pis­tas a los vi­si­tan­tes del an­te­rior uso del edi­fi­cio. La más evi­den­te se en­cuen­tra en la ha­bi­ta­ción 2010, don­de una pre­cio­sa ju­ke­box Wur­lit­zer de­co­ra la es­tan­cia. ¡Qué pe­na que no fun­cio­ne!

Ocho ca­las se en­cuen­tran en el tér­mino mu­ni­ci­pal de Be­gur. Pa­ra lle­gar a la es­pec­ta­cu­lar Sa Tu­na hay que atra­ve­sar una ser­pen­tean­te ca­rre­te­ra que cir­cu­la du­ran­te tres ki­ló­me­tros y me­dio por un fron­do­so bos­que. Las ca­sas del ca­mino de­jan en­tre­ver el po­de­río eco­nó­mi­co de la zo­na. A cin­co me­tros de la are­na se en­cuen­tra Sa Tu­na, que cuen­ta con cin­co ha­bi­ta­cio­nes bá­si­cas, pe­ro aco­ge­do­ras, des­de las que se es­cu­cha el ru­mor del Me­di­te­rrá­neo. En la plan­ta ba­ja, su in­tere­san­te res­tau­ran­te ofre­ce una car­ta en la que con­vi­ven pla­tos tra­di­cio­na­les con re­ce­tas con­tem­po­rá­neas de re­mi­nis­cen­cias asiá­ti­cas.

En Co­sas del mar y de la Cos­ta Bra­va, Pla cuen­ta la his­to­ria de El mi­ne­ro, un oriun­do de Be­gur que, tras que­dar man­co por un ac­ci­den­te la­bo­ral, se ga­nó la vi­da co­mo ca­za­dor fur­ti­vo, con­tra­ban­dis­ta, ne­go­cian­te de pi­ño­nes… Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, El Mi­ne­ro fue con­tra­ta­do por un sub­ma­rino ale­mán pa­ra que les guia­ra por el li­to­ral ge­run­den­se. La mi­sión de los bo­ches con­sis­tía en tor­pe­dear un con­voy alia­do que es­ta­ba pres­to a lle­gar. Co­mo to­da bue­na na­rra­ción que se pre­cie, la con­clu­sión tie­ne un

sor­pren­den­te gi­ro. Pa­ra lo que con­cier­ne a es­te reportaje de via­jes, tan so­lo ca­be se­ña­lar que el mo­men­to cul­mi­nan­te su­ce­de fren­te al Fa­ro de Sant Sebastià. Hoy, inac­ti­vo, el fa­ro per­vi­ve co­mo una cu­rio­si­dad de otra épo­ca. A es­ca­sos me­tros de es­te em­pla­za­mien­to mag­ní­fi­co, un acan­ti­la­do re­cor­ta­do so­bre el mar, se al­za un ho­tel y res­tau­ran­te que des­bor­da tran­qui­li­dad. Con tan so­lo nue­ve ha­bi­ta­cio­nes, es­te alo­ja­mien­to cons­ti­tu­ye pa­ra­da y fonda des­de 1900. Los ac­tua­les pro­pie­ta­rios se hi­cie­ron car­go de la ges­tión ha­ce 10 años y han apor­ta­do a su con­sus­tan­cial ai­re se­ño­rial un to­que des­in­hi­bi­do. A la ho­ra de re­ser­var con­vie­ne sa­ber que tres de las es­tan­cias tie­nen las ven­ta- nas di­rec­ta­men­te so­bre el mar. En uno de los la­te­ra­les del es­ta­ble­ci­mien­to se en­cuen­tra una ecléc­ti­ca er­mi­ta, los res­tos de un po­bla­do ibé­ri­co y una to­rre guai­ta.

Uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos del Fa­ro de Sant Sebastià es su co­ci­na, há­bil­men­te go­ber­na­da por Tony Sáez. Su em­pe­ño de ade­cuar los pla­tos tra­di­cio­na­les al co­men­sal con­tem­po­rá­neo tie­ne su pa­ra­dig­ma en las sa­bro­sas al­bón­di­gas de cer­do con ca­la­mar, ci­ga­la y me­ji­llón. Acer­ta­da mo­der­ni­za­ción de los clá­si­cos gui­sos de mar y mon­ta­ña.

Re­sul­ta com­pren­si­ble que los via­je­ros per­ma­nez­can ab­so­lu­ta­men­te em­bo­ba­dos an­te el ho­ri­zon­te me­di­te­rrá­neo. A pe­sar de ello, a ve­ces con­vie­ne gi­rar la ca­be­za y

con­tem­plar los se­cre­tos que aguar­dan a nues­tras es­pal­das. Si­guien­do la sen­da de los Pe­tits Grans Ho­tels des­ta­can dos alo­ja­mien­tos de in­te­rior ubi­ca­dos a no más de 11 ki­ló­me­tros de las pla­yas. En la pre­cio­sa lo­ca­li­dad me­die­val de Pe­ra­ta­lla­da se lo­ca­li­za Pa­pi­bou, un ho­tel de sie­te ha­bi­ta­cio­nes que res­pon­de al es­pí­ri­tu mo­derno, di­ver­ti­do y pro­fe­sio­nal de sus jó­ve­nes pro­pie­ta­rios. El Ho­tel del Tea­tre, si­to en Re­gen­cós, apor­ta ele­gan­cia y ex­clu­si­vi­dad. El edi­fi­cio prin­ci­pal ocu­pa un an­ti­guo tea­tro del si­glo XIX que se ha re­con­ver­ti­do en co­me­dor y que aún man­tie­ne su es­ce­na­rio jun­to a las me­sas. el mo­ra­lis­ta fran­cés ni­co­las cham­fort (1741-1794) ase­gu­ra­ba que en las gran­des co­sas, los hom­bres se mues­tran co­mo les con­vie­ne mos­trar­se. Pe­ro que era en las pequeñas don­de mos­tra­ban real­men­te su esen­cia. Los Pe­tits Grans Ho­tels de Ca­ta­lun­ya tie­nen la inusual cua­li­dad de sa­tis­fa­cer am­bas pre­mi­sas. Por un la­do son alo­ja­mien­tos mo­der­nos, que res­pon­den a la per­fec­ción a las ne­ce­si­da­des de los via­je­ros más exi­gen­tes. Y a la vez ofre­cen tam­bién un con­tac­to di­rec­to con la reali­dad de la Cos­ta Bra­va y de sus gen­tes, más allá de los es­te­reo­ti­pos y las vi­sio­nes apre­su­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.