Con­ver­sa­cio­nes en La Ha­ba­na

Viajar - - CRÓNICAS -

Ca­lor tó­rri­do, es­pe­ran­zas di­fu­sas, tu­ris­mo de contingencia nos­tá­gi­ca pa­ra ob­ser­var la úni­ca re­vo­lu­ción de Oc­ci­den­te que ha con­se­gui­do tras­pa­sar los um­bra­les del si­glo XXI.CO­MO siem­pre hay co­la en La Flor de Lo­to, un re­duc­to mes­ti­zo de co­mi­da chi­na y cu­ba­na en el co­ra­zón de La Ha­ba­na. Ca­si to­dos los clien­tes son cu­ba­nos que pue­den per­mi­tir­se abun­dan­tes ra­cio­nes, ai­re acon­di­cio­na­do fuer­te y pre­cios ra­zo­na­bles.

La Ha­ba­na ca­mi­na des­pa­cio en la era de las tec­no­lo­gías. Hay una cier­ta con­fian­za en que las me­di­das apro­ba­das por el con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Cu­bano li­be­ra­li­cen la eco­no­mía y per­mi­tan el aflo­ra­mien­to de una in­ci­pien­te cla­se em­pre­sa­rial.

Raúl Cas­tro es un prag­má­ti­co que en­tien­de que los prin­ci­pios, sin un uni­ver­so don­de pue­dan re­sol­ver los pro­ble­mas de los ciu­da­da­nos, so­lo sir­ven pa­ra ali­men­tar la pre­ten­sión de glo­ria. Las re­for­mas, que aquí se lla­man ade­cua­cio­nes, ne­ce­si­tan tiem­po. No so­lo por­que el Ca­ri­be es un es­pa­cio tó­rri­do don­de la ve­lo­ci­dad ad­quie­re el ries­go de pro­mo­ver ago­ta­mien­to. Tam­bién por­que desa­rro­llar el mer­ca­do, es­ta­ble­cer las nor­mas de la vi­da en li­ber­tad y que no se dis­pa­ren las de­sigual­da­des es un re­to que el des­me­ren­ga­mien­to –tér­mino acu­ña­do en Cu­ba– de la Unión So­vié­ti­ca en­se­ñó que con­du­ce a ho­ri­zon­tes sin re­torno.

Se es­tá pro­du­cien­do una ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción que de­ter­mi­na­rá que la ley de­fi­na los com­por­ta­mien­tos; has­ta aho­ra eso ocu­rría des­de la ar­bi­tra­rie­dad de una ad­mi­nis­tra­ción que de­ci­día la per­mi­si­vi­dad de las con­duc­tas. Aho­ra las ins­ti­tu­cio­nes em­pie­zan a ser más im­por­tan­tes que la per­so­nas.

Quie­nes re­pro­chan a Raúl Cas­tro sus si­len­cios –no ha­bló du­ran­te la fies­ta por ex­ce­len­cia de la Re­vo­lu­ción, el pa­sa­do 26 de ju­lio, co­mo tam­po­co lo ha­bía he­cho el año an­te­rior– no en­tien­den que sus mo­dos, sus prio­ri­da­des y sus ges­tos son esen­cial­men­te dis­tin­tos a los de su her­mano ma­yor Fi­del. Raúl nun­ca qui­so ser nú­me­ro uno. Y Raúl mar­ca las di­fe­ren­cias con ges­tos que son de una lec­tu­ra obli­ga­da pa­ra en­ten­der lo que es­tá ocu­rrien­do.

Un país co­mo Cu­ba des­pier­ta tan­tas pa­sio­nes en­con­tra­das que de­ter­mi­nar el pun­to de equi­li­brio de una ob­ser­va­ción ob­je­ti­va no re­sul­ta una ta­rea fá­cil.

El ca­ma­re­ro de La Flor de Lo­to pre­gun­ta por los pro­ble­mas de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la di­so­cián­do­se de su pro­pia reali­dad cu­ba­na, y nos pi­de ex­pli­ca­cio­nes de los fra­ca­sos de Za­pa­te­ro.

To­do es­to es muy com­pli­ca­do de ex­pli­car en La Ha­ba­na. Aquí la cri­sis es eter­na des­de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín; te­ner ca­sa es un mi­la­gro y pen­sar en el día de hoy por la tar­de la má­xi­ma prio­ri­dad pa­ra con­se­guir ali­men­tar la despensa.

Por eso el ca­ma­re­ro de la Flor de Lo­to tie­ne pro­ble­mas de com­pren­sión de lo que ocu­rre en Es­pa­ña. Él, co­mo la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les, le echa la cul­pa a Za­pa­te­ro. “Son co­sas de la de­mo­cra­cia”, le sen­ten­cia­mos.

Existe una ver­da­de­ra eclo­sión del tu­ris­mo en Cu­ba, tan­to por la afluen­cia de ex­tran­je­ros co­mo por la aper­tu­ra del tu­ris­mo al mer­ca­do in­terno. Mu­chos cu­ba­nos re­si­den­tes en la ciu­dad de Mia­mi man­dan aho­ra a sus hi­jos de va­ca­cio­nes a Cu­ba. La ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma per­mi­te un flu­jo de pa­trio­tis­mos an­tes se­pa­ra­dos por el es­tre­cho de La Flo­ri­da. Las co­sas es­tán cam­bian­do.

Por la no­che, en el ma­le­cón ha­ba­ne­ro, se re­en­cuen­tran la Cu­ba del ex­te­rior y la del in­te­rior. Ya no que­da ca­si ron “chis­pa de tren”, el li­cor ca­se­ro que ma­ta­ba el es­tó­ma­go en los no­ven­ta. Los pa­la­da­res –res­tau­ran­tes pri­va­dos– eclo­sio­nan al rit­mo de la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca. Fue­ra, en la ca­lle, hay can­de­la –ex­pre­sión que uti­li­zan los cu­ba­nos pa­ra to­do lo que que­ma, sea la po­lí­ti­ca, el fue­go de la co­ci­na o el ve­rano– y cru­zar el umbral del ai­re acon­di­cio­na­do entraña la di­fe­ren­cia en­tre el cie­lo y el infierno.

Las co­sas, la ma­yo­ría de las ve­ces, re­sul­tan más sen­ci­llas en La Ha­ba­na de lo que pa­re­cen. So­lo hay que sa­ber ob­ser­var sin pre­jui­cios. La Flor de Lo­to cons­ti­tu­ye un buen ob­ser­va­to­rio, le­jos de los ho­te­les y de los tu­ris­tas en bus­ca de emo­cio­nes.

Cu­ba des­pier­ta tan­tas pa­sio­nes en­con­tra­das que de­ter­mi­nar el pun­to de equi­li­brio de una ob­ser­va­ción ob­je­ti­va no es una ta­rea fá­cil

V

Car­los Car­ni­ce­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.