Balnearios de Pra­ga

Son el re­lax de la ca­pi­tal che­ca. Tam­bién Kar­lov­yVary,Fran­tis­kov­yLáz­ne­yMa­riáns­kéLáz­ne, si­tua­das co­mo vér­ti­ces de un trián­gu­lo de sa­ludy­bie­nes­ta­ren­la­re­gión­deBohe­mia,son otras ciu­da­des bal­nea­rio cu­yas aguas cu­ra­ti­vas atra­je­ron a mo­nar­cas co­mo el zar Pe­dro E

Viajar - - GUÍA PRÁCTICA - TEX­TO: Pe­dro Ja­vier Díaz-Cano FOTOgraFía: Eduar­do Grund

Hay tres lí­qui­dos, me­jor di­cho cua­tro, que han da­do me­re­ci­da fa­ma a la Re­pú­bli­ca Che­ca: la cer­ve­za (en la ciu­dad de Pil­sen se pa­ten­tó el mé­to­do de ela­bo­ra­ción de la cer­ve­za ru­bia), los vi­nos de la re­gión de Mo­ra­via y las aguas ter­ma­les y mi­ne­ro-me­di­ci­na­les de la re­gión de Kar­lovy Vary. La cuar­ta be­bi­da na­cio­nal es el li­cor de hier­bas Be­che­rov­ka, in­ven­ta­do en la ciu­dad de Kar­lovy Vary y des­ti­la­do se­gún una re­ce­ta se­cre­ta des­de 1807. De las cua­tro mag­ní­fi­cas be­bi­das que es­te país ha apor­ta­do al mun­do, po­si­ble­men­te las aguas cu­ra­ti­vas del trián­gu­lo de los balnearios de Bohe­mia sean las me­nos co­no­ci­das, pe­ro es­to no era así si­glos atrás, so­bre to­do du­ran­te los si­glos XIX y XX has­ta la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cuan­do el in­sig­ne poe­ta, no­ve­lis­ta y fi­ló­so­fo ale­mán Johann Wolf­gang Goet­he –diplomático él mis­mo del Du­ca­do de Wei­mar– lle­gó a ca­li­fi­car a Kar­lovy Vary co­mo “el ta­ble­ro de aje­drez de Eu­ro­pa” por la con­cen­tra­ción de ca­be­zas co­ro­na­das (em­pe­ra­do­res, za­res y re­yes) y can­ci­lle­res, amén de li­te­ra­tos y com­po­si­to­res de re­nom­bre mun­dial, que se da­ban ci­ta en es­ta “is­la del ol­vi­do” y del re­lax.

A ve­ces los te­so­ros más gran­des per­ma­ne­cen ocul­tos ba­jo tie­rra. Es­to es exac­ta­men­te lo que ocu­rre con el te­rri­to­rio no de­ma­sia­do ex­ten­so de la re­gión de Kar­lovy Vary, de he­cho la más pe­que­ña de la Re­pú­bli­ca Che­ca, si­tua­da a su vez en la re­gión his­tó­ri­ca de Bohe­mia. Y es que se en­cuen­tra li­te­ral­men­te ba­jo un vol­cán, dán­do­se la cir­cuns­tan­cia de que en el sub­sue­lo se ha­ya una bol­sa de agua in­gen­te, pe­ro en un es­pa­cio re­la­ti­va­men­te re­du­ci­do. El bos­que de Slav­kov, si­tua­do en el in­te­rior del trián­gu­lo de los balnearios, es el co­ra­zón de es­ta fuen­te de ener­gía. El agua de la llu­via se ab­sor­be a tra­vés de las grie­tas de la tie­rra a una pro­fun­di­dad de en­tre dos mil y tres mil me­tros ba­jo la su­per­fi­cie, don­de se que­da du­ran­te mu­chos años, se ca­lien­ta por el mag­ma te­rres­tre y se en­ri­que­ce por el óxi­do car­bó­ni­co en el es­ta­do ga­seo­so y por las sus­tan­cias mi­ne­ra­les, bro­tan­do lue­go en los ma­nan­tia­les en su for­ma cu­ra­ti­va con los con­si­guien­tes efec­tos be­ne­fi­cio­sos pa­ra la sa­lud. La má­xi­ma ex­pre­sión de la sa­lus per aqua que ya pre­di­ca­ban los ro­ma­nos en las ter­mas y que ha de­ri­va­do en el tér­mino mo­derno de Spa.

Kar­lovy vary: “be­ber y pa­sear”.

Cuen­ta la le­yen­da que el rey Car­los IV de Bohe­mia des­cu­brió ca­sual­men­te una de las fuen­tes ter­ma­les de la ac­tual Kar­lovy Vary en el trans­cur­so de un día de ca­za, per­si­guien­do a un cier­vo en el enor­me co­to co­no­ci­do en­ton­ces co­mo el bos­que del Em­pe­ra­dor, cuan­do uno de sus pe­rros ca­yó en un ma­nan­tial de agua ca­lien­te jun­to al río Te­plá. Co­rría el año 1358. Co­mo el tam­bién em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano-ger­má­ni­co se ha­bía edu­ca­do en

Vis­ta de Kar­lovy Vary des­de el mi­ra­dor de “El Sal­to del Cier­vo”. En la do­ble an­te­rior, el cas­ti­llo de Lo­ket

so­bre el río Oh­re.

Fran­cia y co­no­cía las pro­pie­da­des de las aguas mi­ne­ro-me­di­ci­na­les de Vichy, fue él mis­mo quien alec­cio­nó a sus mé­di­cos so­bre las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas de la re­cién des­cu­bier­ta agua ter­mal. Lo pri­me­ro que man­dó cons­truir aquí fue un pa­be­llón de ca­za, y después or­de­nó po­blar la lo­ca­li­dad dan­do ori­gen en el año 1370 a la vi­lla de Karls­bad –“Bal­nea­rio de Car­los”, en ale­mán–, pos­te­rior­men­te lla­ma­da Kar­lovy Vary, con si­mi­lar sig­ni­fi­ca­do en che­co.

El Sal­to del Cier­vo (Je­le­ní Skok, en che­co) es el mi­ra­dor que re­cuer­da es­ta le­yen­da en el lu­gar don­de su­pues­ta­men­te el pe­rro de ca­za de Car­los IV se ca­yó per­si­guien­do al ve­na­do. Cu­rio­sa­men­te, el mo­nu­men­to de bron­ce so­bre un pe­ñas­co que pre­si­de la me­jor vis­ta pa­no­rá­mi­ca so­bre Kar­lovy Vary no es de un cier­vo, co­mo su nom­bre da a en­ten­der, sino de un cor­zo, que es un ru­mian­te de me­nor ta­ma­ño. La que si­gue per­du­ran­do en el tiem­po es la Fuen­te de Car­los IV, en con­cre­to en la Co­lum­na­ta del Mer­ca­do, en la que el pro­pio fun­da­dor del bal­nea­rio pro­bó sus bon­da­des ba­ñan­do una pier­na mal­tre­cha en el ma­nan­tial, y sin­tien­do ali­vio y me­jo­ría. Las aguas ter­ma­les de la que pue­de con­si­de­rar­se co­mo una de las ciu­da­des bal­nea­rio por ex­ce­len­cia del mun­do es­tán re­co­men­da­das pa­ra las en­fer­me­da­des del apa­ra­to di­ges­ti­vo y los tras­tor­nos del me­ta­bo­lis­mo, in­clu­so en los ni­ños y ado­les­cen­tes. El tra­ta­mien­to prin­ci­pal es­tá ba­sa­do en la be­bi­da del agua ter­mal. La to­ma siem­pre ha de ha­cer­se an­tes de desa­yu­nar, al­mor­zar o ce­nar.

UN CHO­RRO DE DO­CE ME­TROS.

El ri­tual obli­ga a com­prar una tí­pi­ca ja­rri­ta de cerámica o por­ce­la­na (ka­lí­sek) con un di­se­ño es­pe­cial ca­rac­te­rís­ti­co (su asa es a la vez la pi­pe­ta por la que se be­be), es­tre­nán­do­la en la Co­lum­na­ta de la fuen­te ter­mal (Vrí­del­ní ko­lo­ná­da), don­de se ha­lla el géi­ser que pro­yec­ta un cho­rro de 12 me­tros ha­cia el te­cho de la galería más re­cien­te de Kar­lovy Vary, cons­trui­da en 1975. Aquí el agua pa­ra la cu­ra es­tá con­du­ci­da... a cin­co gri­fos, en uno de los cua­les se ha res­pe­ta­do su tem­pe­ra­tu­ra ori­gi- nal de 73,4ºc (gri­fo A) co­mo mues­tra, pe­ro en otros en­fria­da a 50ºc (gri­fo B) o a 30ºc (gri­fo C) pa­ra po­der ser be­bi­da. De es­te sur­ti­dor na­tu­ral, au­tén­ti­co bu­que in­sig­nia de la ciu­dad, bro­tan na­da me­nos que dos mil li­tros por mi­nu­to (¡¡has­ta tres mi­llo­nes de li­tros dia­rios!!). Qui­zá por su ele­va­do com­po­nen­te de hie­rro (ade­más de mag­ne­sio y so­dio), el sa­bor de las aguas ter­ma­les de Kar­lovy Vary pue­de re­cor­dar al de la san­gre cuan­do, por ejem­plo, nos san­gra una en­cía.

Ade­más de las do­ce fuen­tes que bro­tan to­do el año con su­fi­cien­te pre­sión en las cin­co co­lum­na­tas de la ciu­dad, que sir­ven pa­ra el co­bi­jo de la llu­via y del frío a la par que es­tán idea­das pa­ra el pa­seo y la vi­da so­cial co­mo coad­yu­van­tes de un es­ti­lo de vi­da sano, en Kar­lovy Vary exis­ten un to­tal de ochen­ta ma­nan­tia­les ter­ma­les. Lo lla­ma­ti­vo de la es­ta­ción ter­mal pro­pia­men­te di­cha es que se ex­tien­de a lo lar­go de tres ki­ló­me­tros a ori­llas del río Te­plá, pues su fi­na­li­dad com­ple­ta era de­di­car la es­tan­cia a “be­ber y pa­sear”. Las

fuen­tes es­tán nu­me­ra­das, de for­ma que los ter­ma­lis­tas pue­dan be­ber el agua en las es­pe­cí­fi­ca­men­te in­di­ca­das por re­co­men­da­ción de su mé­di­co. Co­mo cu­rio­si­dad, el fa­mo­so li­cor de hier­bas Be­che­rov­ka, in­ven­ta­do aquí, es­tá con­si­de­ra­do co­mo “la de­ci­mo­ter­ce­ra fuen­te”, es­tan­do ela­bo­ra­do con na­da me­nos que 19 plan­tas…

Lo­ket y Cheb, pu­ra ma­gia Che­ca.

Des­de Kar­lovy Vary, la re­co­men­da­ción es to­mar la ca­rre­te­ra Na­cio­nal 6 pa­ra di­ri­gir­nos a Fran­tis­kovy Láz­ne, el se­gun­do vér­ti­ce del que he­mos de­no­mi­na­do co­mo trián­gu­lo de los balnearios, ha­cien­do una pa­ra­da en Lo­ket, otra “ciu­dad de re­yes”, pues ya des­de su fun­da­ción su for­ta­le­za, en­ca­ja­da en un pro­mon­to­rio ro­co­so co­mo ani­llo al de­do, fue cas­ti­llo real. No en vano, los re­yes siem­pre con­si­de­ra­ron a Lo­ket co­mo “la lla­ve del reino de Bohe­mia”. Y es­to es así por su mag­ní­fi­co em­pla­za­mien­to en el mean­dro del río Oh­re, jus­to en el re­co­do (lo­ket en che­co) del cur­so flu­vial. Es­te pin­to­res­co pa­ra­je fue ad­mi­ra­do en 1823 por el poe­ta, no­ve­lis­ta, dra­ma­tur­go y cien­tí­fi­co ale­mán Johann Wolf­gang von Goet­he, que en una car­ta a un ami­go des­cri­bió el lu­gar co­mo una “obra maes­tra del pai­sa­je”.

En su an­fi­tea­tro al ai­re li­bre se re­pre­sen­tan en ve­rano ópe­ras co­mo Rusalka, de Dvo­rák, que lo­gran un in­su­pe­ra­ble rea­lis­mo gra­cias al es­ce­na­rio na­tu­ral del río y a la mag­ní­fi­ca es­tam­pa de su cas­ti­llo me­die­val. Pu­ra ma­gia che­ca. Co­mo la que nos sor­pren­de en su pla­za ma­yor al coin­ci­dir con un mer­ca­di­llo de ni­ños, ven­dien­do sus ju­gue­tes usa­dos al­re­de­dor de la Co­lum­na de la Sa­gra­da Tri­ni­dad. O co­mo la que sen­ti­mos en la si­guien­te es­ca­la en Cheb, en su pla­za Jorge de Po­de­brady, bor­dea­da de co­lo­ris­tas ca­sas me­die­va­les, cuan­do un ni­ño nos re­cuer­da có­mo flo­tan los bar­qui­tos de pa­pel en la fuen­te con la es­ta­tua del ca­ba­lle­ro Ro­lan­do.

Si en Kar­lovy Vary el mo­nu­men­to del cor­zo en el mi­ra­dor de El Sal­to del Cier­vo es uno de los sím­bo­los de la ciu­dad, en Fran­tis­kovy Láz­ne (Fran­zens­bad en su an­te­rior de­no­mi­na­ción en ale­mán) lo es la es­ta­tua

A la iz­quier­da, in­te­rior de la Co­lum­na­ta Prin­ci­pal de Ma­riáns­ké Láz­ne. En es­ta ima­gen, Ca­bi­na

Real del Ho­tel No­ve & Cen­tral ni Laz­ne & Spa.

del Ni­ño con el Pez. Bau­ti­za­do con el ca­ri­ño­so ape­la­ti­vo de Fran­ti­sek (Fran­cis­qui­to), se tra­ta del icono de la ter­ce­ra ciu­dad bal­nea­rio de la re­gión, si nos ate­ne­mos a su me­nor ta­ma­ño y ce­le­bri­dad, aun­que ca­si ha­bría que con­si­de­rar­la la pri­me­ra por el gran es­pec­tro de las in­di­ca­cio­nes de sus aguas mi­ne­ra­les, que no ter­ma­les, por no su­pe­rar los 25ºc (la tem­pe­ra­tu­ra del agua de sus di­fe­ren­tes fuen­tes es­tá en­tre 9 y 14ºc). Es­tas aguas mi­ne­ra­les es­tán re­co­men­da­das prin­ci­pal­men­te pa­ra ayu­dar en el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des car­dia­cas y cir­cu­la­to­rias y las del apa­ra­to lo­co­mo­tor, así co­mo las on­co­ló­gi­cas tras el tra­ta­mien­to de qui­mio­te­ra­pia o ra­dio­te­ra­pia, sin sín­to­mas de re­ci­di­va.

Sin em­bar­go, si por al­go es fa­mo­so es­te bal­nea­rio pe­que­ño, pe­ro en­can­ta­dor, es por su de­di­ca­ción al tra­ta­mien­to de las afec­cio­nes y tras­tor­nos gi­ne­co­ló­gi­cos, in­clui­da la es­te­ri­li­dad y la in­fer­ti­li­dad. Es por ello que la es­ta­tua del ni­ño pe­que­ño des­nu­do, que es­tá sen­ta­do so­bre una bo­la aga­rran­do fuer­te­men­te un gran pez (sím­bo­lo de fer- ti­li­dad), pe­se a que es­tá he­cha de bron­ce re­lu­ce es­pe­cial­men­te en su mi­tad in­fe­rior mer­ced a las ca­ri­cias que le profesan miles de ma­nos fe­me­ni­nas, en la creen­cia de que to­can­do sus pies o in­clu­so su pe­que­ño pe­ne por fin se que­da­rán em­ba­ra­za­das y po­drán te­ner la des­cen­den­cia desea­da. La es­ta­tua se ha­lla cer­ca del Pa­be­llón de la Fuen­te de Fran­cis­co, don­de em­pe­zó la his­to­ria de la ciu­dad con la fun­da­ción del bal­nea­rio en el año 1793.

CON­CIER­TOS DE MÚ­SI­CA CLÁ­SI­CA.

El nom­bre de la ciu­dad y el so­bre­nom­bre de la es­ta­tua (Fran­cis­qui­to) de­ri­van de Fran­cis­co I, el mo­nar­ca de Bohe­mia que rei­na­ba en ese mo­men­to. Lle­gar aquí y su­mer­gir­se en su meo­llo ur­bano a tra­vés del fron­do­so par­que cir­cu­lar que lo ro­dea re­sul­ta una sen­sa­ción pa­re­ci­da a la de aden­trar­se en un oasis de agua, ver­dor y tran­qui­li­dad. Un lu­gar don­de se per­ci­be una paz cua­si ce­les­tial, so­bre to­do si el mo­men­to de la vi­si­ta coin­ci­de con uno de los ha­bi­tua­les con­cier­tos de mú­si­ca clá- si­ca que se dan en el quios­co del par­que. El tem­ple­te, flan­quea­do por sen­dos bus­tos de Mo­zart y Beet­ho­ven, se ha­lla pre­ci­sa­men­te fren­te a la gran es­ta­tua ecues­tre de Fran­cis­cus I. El re­lax aquí es al­go tan con­na­tu­ral que has­ta una pe­rra de ra­za co­llie, co­mo la fa­mo­sa Las­sie, to­tal­men­te so­la­za­da echa­ba la siesta den­tro del pro­pio quios­co mien­tras los mú­si­cos in­ter­pre­ta­ban una obra del ge­nio de Salz­bur­go.

En el mo­nu­men­tal ves­tí­bu­lo de las Fuen­tes de Glau­ber se ha­llan las de­no­mi­na­das Glau­ber I I I y Glau­ber IV. En con­cre­to, el agua mi­ne­ral de la Glau­ber IV con­tie­ne la pro­por­ción de sul­fa­to de so­dio más ele­va­da del mun­do y, có­mo no, sa­be a pu­ra sal lí­qui­da. Por eso no ex­tra­ña que es­té con­si­de­ra­da la fuen­te cu­ra­ti­va más fuer­te de su gé­ne­ro. Sin du­da, re­sul­ta el me­jor es­ce­na­rio pa­ra cum­plir con otra de las tra­di­cio­nes bal­nea­rias che­cas: la de to­mar­se una gran oblea de bar­qui­llo, lla­ma­da oplatky, mien­tras se be­ben las aguas. De es­ta for­ma, con el dul­ce sa­bor de las oplatkys (las hay re­lle­nas de cho­co­la­te o

ave­lla­na) se con­tra­rres­ta el “mal tra­go” del agua sa­la­da o azu­fra­da…

Cau­ti­va­dor. Ése es el pri­mer ca­li­fi­ca­ti­vo que vie­ne a la men­te pa­sean­do por el ter­cer vér­ti­ce del trián­gu­lo de los balnearios de la Bohe­mia oc­ci­den­tal: Ma­riáns­ké Láz­ne. La ciu­dad bal­nea­rio más jo­ven (su fun­da­ción da­ta del año 1808) es po­si­ble­men­te la más her­mo­sa de las tres, es­ca­lo­na­da al­re­de­dor de un ver­de valle. No po­día ser de otra ma­ne­ra lle­van­do el nom­bre de Ter­mas de Ma­ría en ho­nor de la pri­me­ra fuen­te des­cu­bier­ta en es­ta an­ta­ño zo­na pan­ta­no­sa, bau­ti­za­da con el nom­bre de la Vir­gen ha­bi­da cuen­ta de la de­vo­ción re­li­gio­sa del cer­cano mo­nas­te­rio de Te­pli­ce. Y, so­bre to­do, sien­do el em­pe­ño de su fun­da­dor prin­ci­pal, pre­ci­sa­men­te el abad Rei­ten­ber­ger de Te­pli­ce, que desea­ba cons­truir pa­ra su mo­nas­te­rio el bal­nea­rio más her­mo­so del mun­do.

Y a fe que lo con­si­guió, pues el Bal­nea­rio Nue­vo es la jo­ya de la co­ro­na de Ma­riáns­ké Láz­ne no só­lo por su im­pre­sio­nan­te cons­truc­ción de 1895 en el es­ti­lo neo­rre­na­cen­tis­ta ita­liano y por to­dos los tra­ta­mien­tos que ofre­ce pa­ra dis­tin­tas en­fer­me­da­des (pue­den tra­tar in­clu­so los tras­tor­nos de erec­ción) sino tam­bién por­que tie­ne el gla­mour de ha­ber si­do el alo­ja­mien­to ele­gi­do por cé­le­bres per­so­na­li­da­des, em­pe­zan­do por el rey Eduar­do VI I de In­gla­te­rra. El mo­nar­ca bri­tá­ni­co pa­de­cía al­gún tras­torno del me­ta­bo­lis­mo por el que en­gor­da­ba más de la cuen­ta, has­ta el pun­to de que fue el hom­bre que pu­so de mo­da abro­char­se só­lo el pri­mer bo­tón de la cha­que­ta… ca­bi­nas de ex­ce­len­cia. En el Bal­nea­rio Nue­vo (No­vé Láz­ne) se con­ser­va un re­tra­to de Eduar­do VII (vino aquí nue­ve ve­ces en to­tal en­tre 1897 y 1909), con la cu­rio­si­dad de que vis­te uni­for­me mi­li­tar aus­tria­co en vez de bri­tá­ni­co, el mis­mo que se pu­so en su en­cuen­tro aquí con el em­pe­ra­dor Fran­cis­co Jo­sé, pues no ha­bía traí­do tra­je ofi­cial pa­ra la oca­sión. Si por al­go es fa­mo­so el Bal­nea­rio Nue­vo es por sus dos ca­bi­nas de ex­ce­len­cia per­so­nal: la

Ca­bi­na del Em­pe­ra­dor y la Ca­bi­na Real, am­bas con una de­co­ra­ción úni­ca y sun­tuo­sa. An­ta­ño eran de uso ex­clu­si­vo, pe­ro hoy se pue­de re­ser­var la ca­bi­na real de Eduar­do VII pa­ra dar­se un ba­ño de agua mi­ne­ral por un pre­cio en con­so­nan­cia. Un ca­pri­cho que pue­den per­mi­tir­se mu­chos de los adi­ne­ra­dos clien­tes ru­sos del ho­tel, ri­cos de nue­vo cu­ño.

Pe­ro si Ma­riáns­ké Láz­ne es pro­ba­ble­men­te la ciu­dad bal­nea­rio más her­mo­sa del mun­do, apar­te de por la be­lle­za de su en­torno, se de­be en gran me­di­da al ar­qui­tec­to pai­sa­jís­ti­co Vá­clav Skal­ník, que le­van­tó una gran­dio­sa ciu­dad jar­dín al­re­de­dor de unos par­ques cen­tra­les en los que se en­con­tra­ban las fuen­tes de aguas mi­ne­ra­les, cu­ya tem­pe­ra­tu­ra es de 7 a 10ºc. Si a ello le su­ma­mos sus os­ten­to­sos ho­te­les (hay quien los ca­li­fi­ca so­ca­rro­na­men­te de tar­tas de na­ta), to­dos con fa­cha­das en ama­ri­llo y blan­co por ser los me­jo­res co­lo­res pa­ra re­lu­cir con sol y pa­ra com­bi­nar con el ver­de cir­cun­dan­te con som­bra, nos en­con­tra­mos con que la an­ti­gua Ma­rien­bad al­can­zó la cum­bre de su fa­ma y ele­gan­cia a fi­nes del si­glo XIX y co­mien­zos del si­glo XX. EL MÁS CA­RO DE SU ÉPO­CA. Fue el bal­nea­rio más ca­ro y lu­jo­so de Eu­ro­pa, só­lo su­pe­ra­do por el de Saint Mo­ritz en Sui­za, y a él acu­dían, apar­te de los mo­nar­cas con sus fa­mi­lias, la crè­me de la crè­me de la li­te­ra­tu­ra y de la mú­si­ca. Es po­si­ble que el ge­nial Goet­he se ins­pi­ra­ra aquí pa­ra vis­lum­brar la ca­tar­sis de Faus­to, su in­mor­tal com­po­si­ción poé­ti­ca. Otra cé­le­bre per­so­na­li­dad que tra­tó aquí sus pro­ble­mas de sa­lud fue el ge­nial pia­nis­ta y com­po­si­tor po­la­co Fré­dé­ric Cho­pin. De aque­lla es­tan­cia ha que­da­do el re­cuer­do anual del Festival Cho­pin, que se ce­le­bra du­ran­te el mes de agos­to.

La mú­si­ca siem­pre es­tá muy pre­sen­te en Ma­riáns­ké Láz­ne, co­mo ya que­da cons- tan­cia en el en­cla­ve pa­ra la or­ques­ta di­se­ña­do den­tro de la co­lum­na­ta prin­ci­pal. Pe­ro la úl­ti­ma apor­ta­ción en es­te sen­ti­do fue la Fuen­te Can­ta­ri­na, que se inau­gu­ró en 1986 jus­to en­fren­te de és­ta. Se tra­ta de una fuen­te musical con 330 cho­rros de agua, que en tem­po­ra­da al­ta re­pro­du­ce a ca­da ho­ra una me­lo­día clá­si­ca o in­clu­so la can­ción Vi­vo por ella, in­ter­pre­ta­da a dúo por An­drea Bo­ce­lli y Mar­ta Sánchez, se­lec­cio­na­da pa­ra ce­rrar el re­per­to­rio en el azul cre­pus­cu­lar de la no­che, con los cho­rros ilu­mi­na­dos co­mo si fue­ran fue­gos ar­ti­fi­cia­les del agua. En los al­rer­de­do­res de Ma­riáns­ké Láz­ne se en­cuen­tran al­gu­nos cam­pos de golf, he­ren­cia tam­bién del pa­so del rey bri­tá­ni­co Eduar­do VII, que fue quien inau­gu­ró el pri­me­ro de ellos.

Ya so­lo que­da el regreso a la vi­da co­ti­dia­na, o re­tra­sar­lo un po­co con una vi­si­ta a Pra­ga an­tes de co­ger el vue­lo de vuelta. Pe­ro con la cer­te­za de ha­ber re­ju­ve­ne­ci­do y sa­na­do el cuer­po y la men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.