Lis­boa

Me­lan­co­lía que enamo­ra

Viajar - - LABRÚJULA -

Le

sien­ta bien el oto­ño a la me­lan­có­li­ca ciu­dad de Lis­boa. Sus vie­jos ba­rrios, sal­pi­ca­dos de mi­ra­do­res y pe­que­ños res­tau­ran­tes lle­nos de en­can­to, son un acier­to se­gu­ro pa­ra rea­li­zar una es­ca­pa­da en bue­na com­pa­ñía. Ade­más, que­da tan a mano, que mu­chos po­drán lle­gar in­clu­so en co­che, aunque, una vez allí, con­ven­drá apar­car­lo y ex­plo­rar­la a bor­do de sus tran­vías y ele­va­do­res sin pri­var­se, eso sí, de lar­gos pa­seos. Si el vier­nes no se lle­ga ex­ce­si­va­men­te tar­de a la ciu­dad, qué me­jor que una ce­na por to­do lo al­to en es­con­di­tes tan ro­mán­ti­cos co­mo A Tra­ves­sa, en el claus­tro de es­te con­ven­to del si­glo XVII si el tiem­po acom­pa­ña y, si no, en sus sa­las abo­ve­da­das al ca­lor de la chi­me­nea. La ca­pi­tal del Ta­jo es due­ña y se­ño­ra de gran­des ho­te­les que enamo­ran, co­mo el La­pa Pa­la­ce, que ocu­pa un sun­tuo­so pa­la­ce­te de 1870, y tam­bién jo­yas me­nos prohi­bi­ti­vas co­mo As Ja­ne­las Ver­des, un pa­la­ce­te del si­glo XVIII si­tua­do jun­to al Mu­seo de Ar­te An­ti­guo, o Mi Ca­sa en Lis­boa, un ex­qui­si­to bed & break­fast des­de el que se pue­de em­pe­zar el día con un desa­yuno ca­se­ro an­te sus des­pam­pa­nan­tes vis­tas del cas­ti­llo de San Jor­ge. Es­ta for­ta­le­za, con la pa­no­rá­mi­ca que de­rra­ma a sus pies so­bre el cas­co his­tó­ri­co y el es­tua­rio del río, re­pre­sen­ta un buen pun­to de par­ti­da pa­ra dis­fru­tar de la pri­me­ra ma­ña­na en Lis­boa, an­tes de lan­zar­se a re­co­rrer las tor­tuo­sas ca­lle­jas de la Al­fa­ma –in­clui­do el mer­ca­di­llo Fei­ra da Ladra de ca­da sá­ba­do y ca­da mar­tes, un au­tén­ti­co pa­raí­so pa­ra los bus­ca­do­res de gan­gas– y des­cen­der has­ta el gran rec­tán­gu­lo que for­ma la Bai­xa, fru­to de la re­cons­truc­ción de la ciu­dad por el mar­qués de Pom­bal tras el fa­tí­di­co te­rre­mo­to del año 1755. Aquí, en­tre la Pla­za del Co­mer­cio y la del Ros­sio y su pro­lon­ga­ción por la Ave­ni­da da Li­ber­da­de aguar­da la Lis­boa más no­ble, sal­pi­ca­da de ca­fés mí­ti­cos en los que pi­car al­go, co­mo el Ni­co­la, el Mar­tin­ho da Ar­ca­da o la Pas­te­la­ria Suiça, y ca­lles tan mo­nu­men­ta­les y ani­ma­das pa­ra unas com­pras co­mo las ruas Au­gus­ta, Aurea y da Pra­ta. To­man­do el Ele­va­dor de la Glo­ria o el de San­ta Jus­ta se lle­ga al bohe­mio y tam­bién hoy noc­tí­va­go Ba­rrio Al­to, don­de pa­sear a fon­do an­tes de in­ten­tar ha­cer­se con una me­sa en res­tau­ran­tes de to­da la vi­da co­mo el mi­núscu­lo Bo­ta Al­ta –su­bli­me su ba­ca­lao real– o to­mar una co­pa por su in­fi­ni­dad de lo­ca­les de am­bien­te jo­ven, sal­vo que se pre­fie­ra vi­vir una no­che de fa­dos por sus ta­ber­nas tra­di­cio­na­les o, ya en la Al­fa­ma, en el au­tén­ti­co A Baiu­ca o en las sa­las re­cu­bier­tas de azu­le­jos del al­go más tu­rís­ti­co Me­sa de Fra­des.

El ba­rrio de Belém, al que lle­gar en un en­tra­ña­ble tra­yec­to en tran-

vía, re­sul­ta per­fec­to pa­ra de­di­car la si­guien­te ma­ña­na a ex­plo­rar su cé­le­bre Torre –un for­tín cons­trui­do en el si­glo XVI pa­ra pro­te­ger el puer­to de Res­te­lo–, el Mo­nu­men­to a los Des­cu­bri­do­res –le­van­ta­do en 1960 pa­ra con­me­mo­rar el quin­to cen­te­na­rio de la muer­te del infante Dom Henrique– y, so­bre to­do, ese so­ber­bio ex­po­nen­te del ar­te ma­nue­lino que es el Mo­nas­te­rio de los Je­ró­ni­mos, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co en el año 1983.

Tras pe­car con los ri­cos pas­te­li­llos de Belém en la An­ti­ga Confeitaria, ha­brá que em­pren­der el re­gre­so y de­di­car lo que que­de del do­min­go al ba­rrio del Chiado, cu­rio­sean­do en­tre sus ele­gan­tes tien­das y en ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Ca­fé A Bra­si­lei­ra, en la pre­cio­sa rua Ga­rrett. Y si so­bra al­go de tiem­po, por qué no en­tre­gár­se­lo a tem­plos cul­tu­ra­les de la ta­lla de la Fun­da­ción Gul­ben­kian, el Mu­seo de Ar­te An­ti­guo o el Ar­queo­ló­gi­co –que al­ber­ga el mis­te­rio­so Con­ven­to do Car­mo–, o au­par­se al mi­ra­dor de San­ta Lu­cía o al de San Pe­dro de Al­cán­ta­ra, pa­ra des­pe­dir­se de la ciu­dad con sus me­jo­res vis­tas.

La ciu­dad del Ta­jo, con sus vie­jos ba­rrios sal­pi­ca­dos de mi­ra­do­res y pe­que­ños res­tau­ran­tes, es un acier­to se­gu­ro pa­ra una es­ca­pa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.