Es­tam­bul

La ma­gia del Bós­fo­ro

Viajar - - LABRÚJULA -

Me­jor

un puen­te que un fin de se­ma­na, que irre­me­dia­ble­men­te se que­da­ría de­ma­sia­do cor­to pa­ra des­cu­brir to­do lo que esconde es­ta en­cru­ci­ja­da en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te ador­na­da de pa­la­cios, mez­qui­tas, ba­za­res y ba­rrios con sa­bor en los que con­vi­ven con na­tu­ra­li­dad pas­mo­sa mu­je­res de ve­lo y jó­ve­nes en mi­ni­fal­da, acha­co­sos ca­fés don­de fu­mar­se una pipa de agua y tam­bién clu­bes de jazz o las más rompe­doras dis­co­te­cas so­bre las aguas del Bós­fo­ro. Im­pres­cin­di­ble aquí ele­gir un alo­ja­mien­to cén­tri­co, a ser po­si­ble en el mo­nu­men­tal ba­rrio de Sul­ta­nah­met, con ho­te­les bou­ti­que co­mo Ye­sil Ev o las ca­si­tas de Aya­sof­ya Pan­si­yon­la­ri. Las dis­tan­cias de la ciu­dad de Es­tam­bul, y sus atas­cos, son de ór­da­go. Por tan­to, lo me­jor es no per­der ni un so­lo mo­men­to.

Pa­ra la pri­me­ra no­che, re­cién ate­rri­za­dos, na­da pa­ra im­pre­sio­nar co­mo una ce­na en Sar­niç, una cis­ter­na bi­zan­ti­na re­cu­bier­ta de bó­ve­das y ve­las a las es­pal­das de San­ta So­fía, pa­ra re­ma­tar con un ro­mán­ti­co paseo por es­ta im­pres­cin­di­ble zo­na –muy se­gu­ra tam­bién de no­che– a la que con­sa­grar to­da la ma­ña­na si­guien­te. En ella se con­cen­tra el Pa­la­cio de Top­ka­pi, San­ta So­fía, la Mez­qui­ta Azul, el Hi­pó­dro­mo y otras hue­llas de lo que fue­ra la Cons­tan­ti­no­pla ro­ma­na, el in­tere­san­tí­si­mo Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co y la Cis­ter­na Bi­zan­ti­na. Jun­to a és­ta, si el tiem­po acom­pa­ña, po­cas ubi­ca­cio­nes pa­ra co­mer an­te unas vis­tas de ex­cep­ción co­mo la te­rra­za si­tua­da en lo al­to del Omar Res­tau­rant & Ca­fé. Tras ad­mi­rar la ma­jes­tuo­si­dad de la mez­qui­ta de Nu­ros­ma­ni­ye, que que­da de ca­mino, se im­po­ne una tar­de de re­ga­teos en el chis­pean­te Gran Ba­zar. Y co­mo co­lo­fón del día, un ma­sa­je so­bre los már­mo­les del si­glo XVII del ale­da­ño ba­ño tur­co de Çem­ber­li­tas –eso sí, los hom­bres en su zo­na y las mu­je­res en la su­ya–, y una ce­na de lu­jo en Asi­ta­ne pa­ra sa­bo­rear la co­ci­na que les ser­vían a los sul­ta­nes del im­pe­rio oto­mano.

La ma­ña­na si­guien­te pue­de dar co­mien­zo en el em­bar­ca­de­ro de Emi­nö­nü, jun­to al Puen­te de Gá­la­ta, pa­ra to­mar al­guno de los trans­bor­da­do­res que hil­va­nan las ori­llas eu­ro­pea y asiá­ti­ca del Bós­fo­ro, en­ga­la­na­das de pa­la­cios en­tre los que so­bre­sa­len los de Bey­ler­be­yi y Dol­ma­ba­che. A lo lar­go del es­tre­cho ha­brá ba­jar en pe­que­ños puer­tos co­mo el de Kan­li­ca pa­ra pro­bar sus glo­rio­sos yo­gu­res con com­po­tas ca­se­ras; los de Ana­do­lu y Ru­me­li Ka­va­gi, que son real­men­te cé­le­bres por sus de­li­cio­sos pin­chos de mejillones re­bo­za­dos e, irre­sis­ti­ble, el

co­que­tí­si­mo de Or­ta­köy, re­ple­to de ca­fés con vis­tas y res­tau­ran­tes de to­do ti­po –in­clui­dos el ja­po­nés Zu­ma o el de fu­sión Ban­yan–, amén de mu­chí­si­mo am­bien­te tan­to de día co­mo de no­che. Pa­ra una so­bre­me­sa re­po­sa­da po­drá op­tar­se por ir a to­mar el té al ex­qui­si­to Ho­tel Ci­ra­gan Pa­la­ce –si no se ha co­mi­do aún, su brunch del do­min­go re­sul­ta muy fa­mo­so en to­da la ciu­dad– o por los nos­tál­gi­cos pa­be­llo­nes del his­tó­ri­co y ve­cino par­que Yil­diz. Des­de allí, los lo­cos de las com­pras po­drán en­fi­lar en ta­xi ha­cia los es­ca­pa­ra­tes a la úl­ti­ma del mo­derno ba­rrio de Ni­san­ta­si y, los de­más, has­ta la bu­lli­cio­sa Pla­za de Tak­sim, don­de en­tre el aje­treo de la ca­lle pea­to­nal de Is­ti­klal Cad­de­si ba­jar ha­cia la Torre de Gá­la­ta a la ho­ra del atar­de­cer, que es to­do un es­pec­tácu­lo des­de sus al­tu­ras. En el pro­pio mo­nu­men­to exis­te un res­tau­ran­te con es­pec­tácu­lo… y de­cla­ra­da­men­te tu­rís­ti­co. Ca­si me­jor ba­ra­jar pa­ra la ce­na las vis­tas del 360 Istanbul, el res­tau­ran­te del re­cién re­mo­za­do y le­gen­da­rio ho­tel Pe­ra Pa­la­ce o cual­quie­ra de los del edi­fi­cio Nu Pe­ra, don­de lue­go es con­ve­nien­te to­mar una co­pa en­tre la flor y na­ta de la ciu­dad.

En las ho­ras que se dis­pon­ga del día si­guien­te po­drán ha­cer­se las úl­ti­mas com­pras en el Ba­zar Egip­cio, pre­sen­tar­le sus res­pe­tos a la Mez­qui­ta de So­lei­mán El Mag­ní­fi­co y los ex­cep­cio­na­les mo­sai­cos bi­zan­ti­nos que cus­to­dia la igle­sia de San Salvador en Cho­ra. Y si aún que­da­ra al­go de tiem­po, na­da me­jor que lle­gar­se has­ta la más apar­ta­da y sa­gra­da de Eyüp, an­tes de des­pe­dir­se de es­ta ciu­dad úni­ca de­gus­tan­do el úl­ti­mo té de man­za­na en el cer­cano Pie­rre Lo­ti Ca­fé que do­mi­na to­do el Cuerno de Oro.

La Mez­qui­ta de Or­ta­köy, cons­trui­da en pie­dra blan­ca, des­ta­ca por su ubi­ca­ción en el Bós­fo­ro. En la pá­gi­na si­guien­te, in­te­rior de San­ta So­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.