Du­blín li­te­ra­ria

Viajar - - CARRETERA -

Di­cen que Ir­lan­da es el país que más ama a sus es­cri­to­res y a fe que de­be de ser cier­to a po­co que uno se fi­je, sen­ci­lla­men­te, en las apa­rien­cias. La ca­pi­tal, Du­blín, tie­ne un mu­seo de­di­ca­do a su li­te­ra­tu­ra –al­go que creo no su­ce­de en nin­gún otro lu­gar del mun­do– y ca­da uno de sus gran­des li­te­ra­tos cuen­ta con una es­ta­tua en una pla­za, una ca­lle o un par­que de la ur­be, co­sa que es al­go más co­mún en otras ciu­da­des del mun­do, co­mo Ma­drid, por po­ner un ejem­plo a la mano. No re­sul­ta tan fre­cuen­te, sin em­bar­go, ver sus nom­bres y sus bio­gra­fías gra­ba­dos en pla­cas jun­to a una ca­te­dral, co­mo su­ce­de en la de San Pa­tri­cio, en un bo­ni­to par­que del su­r­oes­te del cen­tro de la ca­pi­tal ir­lan­de­sa. Ni tam­po­co es usual ver sus ros­tros per­fi­la­dos en las vi­drie­ras co­lo­rien­tas de unos cuan­tos pubs. Di­cen, sí, que Ir­lan­da ama a sus es­cri­to­res. Yo creo que, an­tes bien, los ve­ne­ra. Ir­lan­da es un país con al­go más de cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y su te­rri­to­rio es unas seis ve­ces más pe­que­ño que Es­pa­ña. Y, sin em­bar­go, tie­ne la ma­yor ci­fra de pre­mios No­bel de Li­te­ra­tu­ra por me­tro cua­dra­do, la pro­por­ción de ga­lar­do­na­dos en Sue­cia más al­ta del mun­do: son cua­tro, ya que en sus tie­rras na­cie­ron Geor­ge Ber­nard Shaw, Wi­lliam Butler Yeats, Samuel Bec­kett y Sea­mus Hea­ney, los tres pri­me­ros du­bli­ne­ses y el úl­ti­mo en un pe­que­ño pue­blo fron­te­ri­zo de la Ir­lan­da del Nor­te con la del Sur. Hu­bo otro par de li­te­ra­tos du­bli­ne­ses que no lo ob­tu­vie­ron y que, sin lu­gar a du­das, tam­bién lo me­re­cían: Os­car Wil­de y Ja­mes Joy­ce. Y unos cuan­tos más que a to­do país le en­can­ta­ría te­ner en la nó­mi­na de sus ilus­tres hi­jos: Jonathan Swift, Sean O’ca­sey, Bram Sto­ker, Bren­dan Behan, John M. Syn­ge y Pa­trick Ka­va­nagh, to­dos du­bli­ne­ses a ex­cep­ción del úl­ti­mo.

Re­sul­ta cu­rio­so que una par­te de ellos emi­gra­ran pa­ra siem­pre del país, co­mo, por ejem­plo, Joy­ce, Bec­kett y Shaw, pe­ro nin­guno de ellos de­jó de sen­tir­se ir­lan­dés has­ta el día de su muer­te. Joy­ce, que mu­rió en Zu­rich des­pués de vi­vir en París y en Tries­te, afir­ma­ba que, si un día Du­blín era des­trui­do, po­dría re­cons­truir­se por com­ple­to si­guien­do las pá­gi­nas de su no­ve­la Ulises. Bec­kett, que se ins­ta­ló en París muy pron­to y es­cri­bió en fran­cés la ma­yor par­te de su obra, res­pon­dió así a un de­sin­for­ma­do pe­rio­dis­ta cuan­do és­te le pre­gun­tó si era in­glés: “Mon Dieu, au con­tra­ire!”. En cuan­to a Shaw, que pa­só la ma­yor par­te de su vi­da en In­gla­te­rra, mos­tró su amor a Ir­lan­da do­nan­do los de­re­chos de su obra Pyg­ma­lion (pie­za tea­tral en la que se ba­só el exi­to­so mu­si­cal de Holly­wood My fair lady) al Mu­seo de Be­llas Ar­tes de la ciu­dad de Du­blín, gra­cias a lo cual és­te cuen­ta con un ex­cep­cio­nal ca­tá­lo­go de pin­tu­ra ir­lan­de­sa, co­men­zan­do por una bue­na par­te de la obra de Jack Butler Yeats, pa­dre de Wi­lliam, el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra que an­tes ci­té y una de las vo­ces poé­ti­cas más im­por­tan­tes del si­glo XX.

La po­pu­la­ri­dad de los es­cri­to­res en Ir­lan­da, y en es­pe­cial en Du­blín, siem­pre ha si­do un he­cho muy pe­cu­liar, di­fí­cil­men­te com­pa­ra­ble a lo que pue­da su­ce­der en otro país o en otra ciu­dad. Bren­dan Behan, que mu­rió muy jo­ven a cau­sa del al­coho­lis­mo, tu­vo un en­tie­rro tan mul­ti­tu­di­na­rio co­mo O’con­nell, uno de los pa­dres del na­cio­na­lis­mo ir­lan­dés. Y el 16 de ju­nio de ca­da año, des­de ha­ce me­dio si­glo, los ciu­da­da­nos de Du­blín, ves­ti­dos a la mo­da de prin­ci­pios del si­glo XX, se echan a la ca­lle pa­ra ce­le­brar el Blooms­day, el Día de Bloom, con­me­mo­ran­do el paseo por la ciu­dad de Leo­pold Bloom, el pro­ta­go­nis­ta del Ulises. Pa­ra cual­quier aman­te de la li­te­ra­tu­ra re­sul­ta gra­ti­fi­can­te que el cen­tro de una ciu­dad sea en bue­na par­te cor­ta­do al trá­fi­co a cau­sa de un li­bro me­mo­ra­ble en lu­gar de que se ha­ga por un des­fi­le mi­li­tar o por la vi­si­ta de un Pa­pa.

De los siete fir­man­tes de la Pro­cla­ma­ción de In­de­pen­den­cia que pre­ce­dió al san­grien­to Le­van­ta­mien­to de Pas­cua de Du­blín (fi­na­les de abril de 1916), cin­co eran es­cri­to­res, en­tre ellos el poe­ta Pá­draic Pear­se, pre­si­den­te del au­to­no­mi­na­do go­bierno pro­vi­sio­nal, fu­si­la­do por los bri­tá­ni­cos cin­co días des­pués del fra­ca­so de la re­be­lión.

Así que Ir­lan­da no pue­de en­ten­der­se sin la li­te­ra­tu­ra. Y mu­cho me­nos Du­blín.

Ir­lan­da, con cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, tie­ne la ma­yor ci­fra de pre­mios No­bel de Li­te­ra­tu­ra por me­tro cua­dra­do

V

Javier Re­ver­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.