Pa­la­cios y mo­nas­te­rios con lo me­jor de Ara­gón

Viajar - - ESCAPADAS - TEX­TO: Pa­blo Fernández FO­TO­GRA­FÍA: Ál­va­ro Arri­ba

AUn MO­NAS­TE­RIO cis­ter­cien­se, Un pa­la­cio del si­glo Xviii, una pen­sión cen­te­na­ria… los via­je­ros aman­tes de la cul­tu­ra re­ci­bi­rán con al­bo­ro­zo la pro­pues­ta de la red ara­go­ne­sa de Hos­pe­de­rías. nue­ve ho­te­les de pri­me­ra ca­te­go­ría ubi­ca­dos en edi­fi­cios de una es­pe­cial re­le­van­cia his­tó­ri­ca y ar­tís­ti­ca.

prin­ci­pios del si­glo XII I, la pre­sen­cia ára­be en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca se re­ple­gó a Gra­na­da, Mur­cia y Va­len­cia. Preo­cu­pa­do por la se­gu­ri­dad de las lo­ca­li­da­des que co­lin­da­ban con el reino tai­fa de Va­len­cia, Jai­me I de Ara­gón de­ci­dió ase­gu­rar una se­rie de lo­ca­li­da­des de la ac­tual pro­vin­cia de Te­ruel. Ade­más de la cons­truc­ción de cas­ti­llos, mu­ra­llas, for­ti­fi­ca­cio­nes y to­rres de­fen­si­vas, Jai­me I so­li­ci­tó la ayu­da de la Or­den del Tem­ple pa­ra man­te­ner el con­trol de es­tas tie­rras de fron­te­ra. De es­te en­la­ce de con­ve­nien­cia na­ció el Maes­traz­go, una co­mar­ca his­tó­ri­ca que se ex­tien­de en­tre el nor­te de Cas­te­llón y el sur de Te­ruel y que re­ci­be su nom­bre del tér­mino Maes­tre, la má­xi­ma au­to­ri­dad en las ór­de­nes mi­li­ta­res.

En es­tos pa­gos, La Igle­sue­la del Cid se afe­rra a la Sie­rra de la Dehe­sa, a más de 1.200 me­tros de al­ti­tud. Es­ta lo­ca­li­dad, la pri­me­ra de Ara­gón al en­trar des­de Cas­te­llón, es un buen ejem­plo del abun­dan­te tes­ti­mo­nio me­die­val de la zo­na. En­tre su pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co, de­cla­ra­do Con­jun­to His­tó­ri­co en 1982, so­bre­sa­le

la torre de los Nu­blos, un to­rreón de un cas­ti­llo me­die­val que fue empleado por los tem­pla­rios. A po­cos pa­sos se en­cuen­tra el pa­la­cio Ma­tu­tano-dau­dén, que fue cons­trui­do en el si­glo XVIII y hoy ha si­do re­con­ver­ti­do en hos­pe­de­ría. Es­te es el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de la red de Hos­pe­de­rías de Ara­gón (www.hos­pe­de­rias­dea­ra­gon.com): re­cu­pe­rar edi­fi­cios his­tó­ri­cos y reha­bi­li­tar­los co­mo alo­ja­mien­tos ho­te­le­ros de má­xi­ma ca­te­go­ría. Son nue­ve ho­te­les dis­tri­bui­dos por to­da la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma, que po­seen el don de trans­por­tar a los via­je­ros a un tiem­po pa­sa­do en el que el úni­co GPS era el sol.

de La Igle­sue­la del Cid, una mag­ní­fi­ca es­ca­le­ra im­pe­rial re­ci­be al vi­si­tan­te. En los pi­sos su­pe­rio­res, los abi­ga­rra­dos sa­lo­nes re­cuer­dan el aris­to­crá­ti­co pa­sa­do del edi­fi­cio (la ca­lle On­de­vi­lla, don­de se en­cuen­tra la hos­pe­de­ría, aco­gió a los más no­bles ve­ci­nos des­de la Edad Me­dia has­ta el si­glo XVIII). Ese abo­len­go im­preg­na to­das las es­tan­cias del ho­tel. Las ho­ras muer­tas son las me­jo­res pa­ra des­cu­brir los nu­me­ro­sos se­cre­tos del pa­la­cio. En esos ins­tan­tes, a me­dia luz, el co­me­dor, con sus te­chos al­tos, al­tí­si­mos, las lám­pa­ras de araña y los es­pe­jos re­ple­tos de som­bras, re­ve­la su ver­da­de­ra esen­cia. Sa­bi­du­ría y pres­tan­cia dig­na del ve­te­rano ca­mar­len­go.

Los ac­tua­les pro­pie­ta­rios, que reha­bi­li­ta­ron el edi­fi­cio en el año 2010, han sa­bi­do con­ju­gar acer­ta­da­men­te las an­ti­güe­da­des –mu­chas de ellas de la pro­pia fa­mi­lia– con al­gún que otro gui­ño al di­se­ño con­tem­po­rá­neo. Ade­más de las 36 aco­ge­do­ras ha­bi­ta­cio­nes, la hos­pe­de­ría cuen­ta tam­bién con una es­tan­cia muy es­pe­cial. En me­mo­ria de un obis­po que la uti­li­zó tiem­po atrás, la sui­te prin­ci­pal es­tá en­ga­la­na­da con abun­dan­te ima­gi­ne­ría y or­na­men­ta­ción. El abi­ga­rra­mien­to lle­ga al pun­to de que imá­ge­nes de santos de­co­ran el cuar­to de ba­ño. Per­fec­ta­men­te vi­si­bles des­de el re­tre­te.

A prin­ci­pios del si­glo XX, la po­bla­ción de Allepuz ron­da­ba los mil ha­bi­tan­tes. A cau­sa de la emi­gra­ción a la ciu­dad, es­te en­can­ta­dor pue­blo de na­tu­ra­le­za ro­tun­da tie­ne hoy tan so­lo 150 ve­ci­nos cen­sa­dos. Du­ran­te la

épo­ca de es­quí re­cu­pe­ra al­go de la ac­ti­vi­dad per­di­da, al en­con­trar­se a tan so­lo 17 ki­ló­me­tros de la es­ta­ción de Val­de­li­na­res, la pre­fe­ri­da por los va­len­cia­nos de­bi­do a su cer­ca­nía. Tam­bién sir­ve co­mo uno de los pun­tos na­tu­ra­les de en­tra­da a la co­mar­ca del Maes­traz­go. La hos­pe­de­ría de cua­tro es­tre­llas Pa­la­cio de Allepuz ocu­pa una po­si­ción es­tra­té­gi­ca so­bre la Sie­rra de Alfambra. Des­de el mi­ra­dor de su ca­fe­te­ría se con­tem­pla la on­du­lan­te ca­rre­te­ra que atra­vie­sa el puer­to de So­lla­vien­tos (1.507 me­tros de al­ti­tud). El ho­tel ocu­pa un pa­la­cio del si­glo XV an­ti­gua­men­te pro­pie­dad de un conde ita­liano co­mer­cian­te de la­na, al­go en­ten­di­ble te­nien­do en cuen­ta que la lo­ca­li­dad fue un im­por­tan­te pun­to de trán­si­to del Ca­mino de los Pi­lo­nes, ru­ta que unía co­mer­cial­men­te la pro­vin­cia de Te­ruel con el Me­di­te­rrá­neo. La ma­jes­tuo­si­dad del es­ti­lo re­na­cen­tis­ta ara­go­nés con­tras­ta con la acer­ta­da de­co­ra­ción con­tem­po­rá­nea y la cá­li­da ilu­mi­na­ción. En­tre las 22 ha­bi­ta­cio­nes que ofre­ce, la sui­te abuhar­di­lla­da con ro­bus­tas vi­gas de ma­de­ra qui­zás re­sul­te la más lla­ma­ti­va. Un buen lu­gar pa­ra con­cluir las his­to­rias de amor que co­mien­cen en los fes­te­ja­do­res que se con­ser­van en el pa­la­cio.

Las hos­pe­de­rías ara­go­ne­sas no se ubi­can ex­clu­si­va­men­te en pe­que­ñas lo­ca­li­da­des de ám­bi­to ru­ral. A tan sólo 87 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Za­ra­go­za, en pleno cen­tro de Ca­la­ta­yud, se en­cuen­tra el Me­són de la Do­lo­res. Cons­cien­tes de que si no pue­des de­rro­tar al enemi­go es me­jor unir­se a él, los pro­pie­ta­rios de es­te ho­tel de­ci­die­ron ho­me­na­jear a la pro­ta­go­nis­ta de la co­pla que ha mar­ti­ri­za­do a los bil­bi­li­ta­nos du­ran­te un si­glo: “Si vas a Ca­la­ta­yud, pre­gun­ta por la Do­lo­res, que es una chi­ca muy gua­pa, ami­ga de ha­cer fa­vo­res”. En la plan­ta ba­ja del es­ta­ble­ci­mien­to in­clu­so hay un pe­que­ño mu­seo en su ho­nor. Uno de sus ob­je­tos más pre­cia­dos es el po­pu­lar, por via­ja­do, baúl de la Pi­quer. En 1940, la to­na­di­lle­ra pro­ta­go­ni­zó La Do­lo­res, un lar­go­me­tra­je de Flo­rián Rey ins­pi­ra­do en la ópe­ra ho­mó­ni­ma de To­más Bre­tón.

Más allá de la anéc­do­ta, el Me­són de la Do­lo­res es un en­tra­ña­ble alo­ja­mien­to que dis­po­ne de 34 ha­bi­ta­cio­nes.

Par­te de su in­cues­tio­na­ble en­can­to es su su­rrea­lis­ta dis­tri­bu­ción in­te­rior, que re­sul­ta­ría ideal pa­ra re­pre­sen­tar una co­me­dia de en­tra­das y sa­li­das es­cri­ta por Jar­diel Pon­ce­la. Pi­sos a dis­tin­tos ni­ve­les, re­lla­nos, es­ca­le­ras, sa­lo­nes de pa­so… y un pa­tio in­te­rior al que dan un buen nú­me­ro de ha­bi­ta­cio­nes, lo que pro­vo­ca la im­pre­sión en el vi­si­tan­te de en­con­trar­se en una ver­da­de­ra co­rra­la. El edi­fi­cio, un pa­la­ce­te de fi­na­les del si­glo XV, se uti­li­zó co­mo posada en­tre los si­glos XVIII y XIX. A fi­na­les del XX se en­con­tra­ba en rui­nas, has­ta que fue con­ver­ti­do en hos­pe­de­ría en el año 1999.

El bri­tá­ni­co Pa­trick Leigh Fer­mor, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res es­cri­to­res de via­jes del si­glo XX, pa­só una tem­po­ra­da en el mo­nas­te­rio cis­ter­cien­se de La Gran­de Trap­pe, en Fran­cia. En su obra ti­tu­la­da Un tiem­po pa­ra ca­llar, el au­tor re­su­me el día a día de un mon­je de es­ta or­den: “Se le­van­ta a la una o las dos de la ma­dru­ga­da, de­pen­dien­do de la es­ta­ción. Pa­sa siete ho­ras dia­rias en la igle­sia can- tan­do en los ofi­cios, arro­di­lla­do o de pie en si­len­cio­sa me­di­ta­ción, a me­nu­do en la os­cu­ri­dad. El res­to del día lo des­ti­na a las la­bo­res del cam­po en sus for­mas más pri­mi­ti­vas y ago­ta­do­ras... La die­ta con­sis­te ca­si en­te­ra­men­te en raí­ces y tu­bércu­los; la car­ne, los hue­vos y el pes­ca­do es­tán ve­ta­dos”. Co­mo Leigh Fer­mor apun­ta, los ri­go­res de la vi­da tra­pen­se no aca­ban aquí. La hos­pe­de­ría del Mo­nas­te­rio de Rue­da, por su par­te, ocu­pa un mo­nas­te­rio cis­ter­cien­se del si­glo XII. No obs­tan­te, fren­te a los tu­bércu­los de an­ta­ño, los hués­pe­des con­tem­po­rá­neos pue­den dis­fru­tar de foie con ja­món de Te­ruel en te­rri­na con mem­bri­llo de Sás­ta­go. Y en sus­ti­tu­ción de las aus­te­ras cel­das, los vi­si­tan­tes del si­glo XXI tie­nen a su dis­po­si­ción 35 ele­gan­tes ha­bi­ta­cio­nes que es­tán re­ple­tas de co­mo­di­da­des.

Si­tua­do a la en­tra­da de la lo­ca­li­dad de Es­ca­trón, es­te es­pec­ta­cu­lar re­cin­to mo­nás­ti­co se dis­tri­bu­ye al­re­de­dor de un claus­tro, cu­yos la­dos es­tán ocu­pa­dos por el

ho­tel –que ocu­pa el an­ti­guo pa­la­cio aba­cial–, una pre­cio­sa igle­sia y un al­ber­gue pa­ra pe­re­gri­nos ac­tual­men­te en obras. En­tre sus es­tan­cias des­ta­ca la ele­gan­te sui­te prin­ci­pal, an­ti­gua ha­bi­ta­ción del abad, que con sus 60 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie su­pera en di­men­sio­nes a la ma­yo­ría de los pi­sos de las gran­des ciu­da­des.

Twit­ters, mee­tings, brains­tor­mings, SMS… pa­la­bros que no ha­cen sino co­rro­bo­rar la pre­ci­pi­ta­ción de la vi­da con­tem­po­rá­nea. Un rit­mo que es po­co pro­pi­cio pa­ra el des­can­so y la re­fle­xión. Sin lle­gar a los ex­ce­sos del re­ti­ro cis­ter­cien­se, la men­te ne­ce­si­ta cier­tos pe­rio­dos de re­lax pa­ra lo­grar un buen fun­cio­na­mien­to. Pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo, las Hos­pe­de­rías de Ara­gón y su ini­cia­ti­va de re­cu­pe­rar el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co pro­po­nen una re­ce­ta dig­na de elo­gio: via­jar al pa­sa­do con las co­mo­di­da­des del pre­sen­te. Da la im­pre­sión de que las sa­bias pa­la­bras de Epi­cu­ro han si­do es­cu­cha­das: “El que se ol­vi­da de los bie­nes go­za­dos en el pa­sa­do es ya vie­jo hoy”.

el Mo­nas­te­rio cis­ter­cien­se de Rue­da da­ta del si­glo XII. si­tua­do a la en­tra­da de la lo­ca­li­dad za­ra­go­za­na de es­ca­trón, es hoy una hos­pe­de­ría que cuen­ta con 35 ha­bi­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.