en­tro­pía tro­pi­cal

Viajar - - CRÓNICAS - TEX­TO: Ra­fael de Ro­jas

El cam­bio es lo que de­fi­ne a la ciu­dad de Mia­mi, un fo­co de ener­gía la­ti­na que se des­bor­da en la pa­sa­re­la ca­lle­je­ra de Ocean Dri­ve. Su úl­ti­mo gi­ro, tras lle­nar de di­se­ño y al­ta gas­tro­no­mía el De­sign Dis­trict, es una mez­cla de al­ta cul­tu­ra y es­pec­tácu­lo po­pu­lar en sus nue­vos cen­tros: New World Symp­hony y Arsht Cen­ter.

Mia­mi es la ciu­dad más se­gu­ra de La­ti­noa­mé­ri­ca”. El lap­sus de Juan, el je­fe de sa­la del res­tau­ran­te Azul, del Man­da­rin Orien­tal Mia­mi, que sa­ca a la ciu­dad del nor­te de Amé­ri­ca, es el mis­mo que pue­de co­me­ter cual­quier vi­si­tan­te. Quien en­tre des­de el Nor­te ten­drá la sen­sa­ción de que ha pa­sa­do de gol­pe unas cuan­tas fron­te­ras que le si­túan mu­cho más al Sur. Ya no es­tá del to­do en Es­ta­dos Uni­dos, ni si­quie­ra en Flo­ri­da. Por lo de­más, tie­ne ra­zón: Mia­mi es aho­ra un lu­gar se­gu­ro, na­da que ver con lo que mos­tra­ban Scar­fa­ce o Co­rrup­ción en Mia­mi. Ese es uno de los cam­bios más re­cien­tes de una ciu­dad a la que pue­des de­jar de re­co­no­cer si te au­sen­tas un par de años. A los que es­tu­vie­ron aquí ha­ce una dé­ca­da les sor­pren­de­rá que ha­ya bro­ta­do un ba­rrio de ras­ca­cie­los en el Down­town y los que vi­nie­ron el año pa­sa­do se en­con­tra­rán con una iné­di­ta apues­ta por la al­ta cul­tu­ra: las aper­tu­ras de la aca­de­mia New World Symp­hony, con un edi­fi­cio fir­ma­do por Frank Gehry, y el cen­tro de ar­te Adrien­ne Arsht Cen­ter.

Ese ca­rác­ter de ciu­dad en trans­for­ma­ción per­pe­tua vie­ne de­fi­nien­do a Mia­mi des­de su fun­da­ción ha­ce me­nos de si­glo y me­dio, cuan­do va­rios cien­tos de co­lo­nos lu­cha­ban por ir ti­ran­do en un te­rreno pan­ta­no­so don­de los mos­qui­tos eran los au­tén­ti­cos amos. La ciu­dad de ver­dad (cu­yo na­ci­mien­to se si­túa ofi­cial­men­te en 1896, con la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril) sur­gió cuan­do se em­pe­za­ron a su­ce­der una se­rie de ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias su­ma­men­te crea­ti­vas –por no de­cir lo­cue­las– que fue­ron aglu­ti­nan­do una he­te­ro­gé­nea co­mu­ni­dad. La pri­me­ra ins­pi­ra­ción fue la que lle­vó a los Pea­cock a cons­truir un ho­tel en Co­co­nut Gro­ve en 1884. Fue el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da pa­ra una cos­tum­bre que ha ido resucitando Mia­mi ca­da tan­to y que ha lle­ga­do a nues­tros días: atraer a com­pra­do­res mi­llo­na­rios pa­ra que se ins­ta­len en la ciu­dad. LA más sig­ni­fi­ca­ti­va FUE LA OPE­RA­CIÓN in­mo­bi­lia­ria de Geor­ge Me­rrick, que in­ven­tó el ba­rrio de Co­ral Ga­bles en los años 20. Creó una ciu­dad de cha­lets ins­pi­ra­dos en la ar­qui­tec­tu­ra es­pa­ño­la que sur­gie­ron con­tra to­da ló­gi­ca en me­dio de una sel­va ape­nas prac­ti­ca­ble des­de el río que la cru­za­ba. Aho­ra es uno de los ba­rrios más ex­clu­si­vos, re­ple­to de jar­di­nes y edi­fi­ca­cio­nes cu­rio­sas y con su pro­pio sis­te­ma de im­pues­tos, ca­si una ciu­dad den­tro de la ciu­dad. En­ton­ces fue la pri­me­ra pie­dra del Mia­mi de los ex­ce­sos, lo que vie­ne a ser ca­si un pleo­nas­mo. En 1926 na­ce­ría en sus lí­mi­tes el ac­tual Ho­tel Bilt­mo­re, que, pa­ra do­tar a los ve­ci­nos de Co­ral Ga­bles de club so­cial, in­clu­yó la que en­ton­ces era la pis­ci­na más gran­de de Amé­ri­ca. Los

pro­pie­ta­rios del Bilt­mo­re tam­bién edi­fi­ca­ron una torre que imi­ta­ba a la Giralda (es sólo una de las tres gi­ral­das que tie­ne Mia­mi, enamo­ra­da del pas­ti­che his­pano por aque­lla épo­ca) y abrie­ron un cam­po de golf en los pro­pios te­rre­nos del ho­tel, que en­se­gui­da se lle­nó de ce­le­bri­da­des co­mo el ju­ga­dor de béis­bol Ba­be Ruth o el gangs­ter Al Ca­po­ne, que te­nía su sui­te en lo al­to de la torre. Des­pués ven­dría La apertura de otra ur­ba­ni­za­ción de lu­jo en una im­prac­ti­ca­ble is­la usa­da en­ton­ces co­mo plan­ta­ción de co­co­te­ros y aho­ra co­no­ci­da co­mo South Beach. Tras el pa­so de un hu­ra­cán, esos ori­gi­na­les edi­fi­cios de ma­de­ra se cam­bia­ron por otros pro­vi­sio­na­les (pen­sa­dos pa­ra no per­du­rar) que se­guían un nue­vo es­ti­lo pa­ri­sino, el art de­có. Mu­chos años des­pués, los cu­ba­nos pro­ta­go­ni­za­rían inopi­na­da­men­te otra de las trans­for­ma­cio­nes mia­men­ses: la lle­ga­da de mi­les de exi­lia­dos que huían de la re­vo­lu­ción cu­ba­na con­vir­tió una co­mu­ni­dad ju­día (y po­bre) de la ciu­dad en un ba­rrio de La Ha­ba­na, la vi­si­ta­ble y vi­si­ta­da Little Ha­ba­na, con su paseo de la fa­ma con es­tre­llas en el sue­lo y sus tien­de­ci­tas de ai­re cu­bano (des­de ca­fe­te­rías con co­mi­da de allí a tien­das de pu­ros).

Las úl­ti­mas trans­for­ma­cio­nes se han eje­cu­ta­do en torno al Down­town y sus ho­te­les y con­do­mi­nios, al De­sign Dis­trict y su co­mer­cio y hos­te­le­ría de la más al­ta ga­ma y a los nue­vos cen­tros cul­tu­ra­les, ges­tio­na­dos a la en­vi­dia­ble ma­ne­ra es­ta­dou­ni­den­se, don­de la al­ta cul­tu­ra y el es­pec­tácu­lo po­pu­lar con­vi­ven de una ma­ne­ra nue­va e ima­gi­na­ti­va. Mien­tras que el Arsh Cen­ter pro­gra­ma a De­bussy o Cho­pin jun­to a un mu­si­cal de La Fa­mi­lia Ad­dams, el New World Symp­hony pre­sen­ta a dj’s acom­pa­ña­dos de or­ques­ta sin­fó­ni­ca (en al­go que se pa­re­ce re­mo­ta­men­te a una ra­ve) o re­trans­mi­te sus con­cier­tos por una pan­ta­lla gi­gan­te si­tua­da en un par­que ale­da­ño en el que los es­pec­ta­do­res pue­den ha­cer un pic­nic so­bre la hier­ba.

Pen­sar a lo gran­de en los ne­go­cios (in­clui­do el de la cul­tu­ra) vie­ne sien­do en Mia­mi si­nó­ni­mo de pen­sar co­mo un guio­nis­ta de cien­cia fic­ción. De los ex­tra­va­gan­tes. Así, Me­rrick creó en Co­ral Ga­bles mi­ni ba­rrios nor­man­dos, pa­ri­si­nos, ale­ma­nes o chi­nos (los vi­lla­ges), el Ho­tel Bilt­mo­re dra­gó ki­ló­me­tros de ca­na­les pa­ra lle­var a sus hués­pe­des a la pla­ya en gón­do­la y com­pró un au­to­gi­ro pa­ra tras­la­dar­los al cen­tro de la ciu­dad (un vue­lo “tan se­gu­ro co­mo via­jar en una si­lla de pie­dra”, se­gún su pu­bli­ci­dad) y los ho­te­les iniciales de South Beach ins­tau­ra­ron un cuer­po de elefantes pa­ra lle­var las ma­le­tas de los clien­tes. Lue­go los pa­qui­der­mos se que­da­rían por la ciu­dad cau­san­do pro­ble­mas, al­go tí­pi­co de Mia­mi a juz­gar por la flo­re­cien­te co­mu­ni­dad de lo­ros ur­ba­ni­tas fu­ga­dos del ex­tin­to zoo­ló­gi­co de aves Jun­gle Park. O por las pro­ble­má­ti­cas pi­to­nes que los ve­ci­nos han ido aban­do­nan­do en la cer­ca­na zo­na pan­ta­no­sa de los Ever­gla­des, don­de, pre­da­do­ras sin pre­da­dor, han pros­pe­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.