Ha­ce 150 años, los pia­mon­te­ses, tras la ex­pe­di­ción de Ga­ri­bal­di y sus “ca­mi­sas ro­jas”, for­za­ron a Si­ci­lia a unir­se con el res­to de Ita­lia. La is­la don­de de­ja­ron sus hue­llas si­ca­nos, sícu­los, grie­gos, ro­ma­nos, ára­bes, nor­man­dos o es­pa­ño­les dio su aquies­cen

Viajar - - GUÍA PRÁCTICA -

Ga­to­par­do fue el mo­te y el em­ble­ma de los Sa­li­na, la fa­mi­lia que des­ti­la me­lan­co­lía y tran­si­ción en las pá­gi­nas de la fa­mo­sa no­ve­la de Giu­sep­pe Tomasi, pu­bli­ca­da en 1958, un año des­pués de su muer­te. Es­te es­cri­tor, que te­nía el tí­tu­lo de prín­ci­pe de Lam­pe­du­sa, no tu­vo que ir muy le­jos pa­ra ins­pi­rar­se: un leo­par­do ram­pan­te fi­gu­ra­ba en el es­cu­do de su pro­pio li­na­je. A ni­vel po­pu­lar esa fi­gu­ra fe­li­na fue vista co­mo un gat­to­par­du. Apar­te de una ge­nea­lo­gía más fan­tás­ti­ca, co­mo la de pro­ce­der de Tho­ma­so, El Leo­par­do, co­man­dan­te de la guar­dia im­pe­rial de Ti­to, el es­cri­tor des­cen­día de Ma­rio Tomasi, capitán si­ci­liano al ser­vi­cio de los es­pa­ño­les, quien en 1580 se ca­só con una da­ma que he­re­dó la ba­ro­nía de Mon­te­chia­ro. Giu­sep­pe Tomasi era no­ble por los cua­tro cos­ta­dos, pe­ro so­bre to­do por el que da a la li­te­ra­tu­ra, don que le per­mi­tió re­fle­jar ma­gis­tral­men­te la intrahistoria fa­mi­liar, y si­ci­lia­na, en Il Gat­to­par­do.

El ma­yor tí­tu­lo no­bi­lia­rio del es­cri­tor, el de prín­ci­pe de Lam­pe­du­sa, ra­di­ca­ba en la is­la del mis­mo nom­bre, la más me­ri­dio­nal de Ita­lia, úl­ti­ma­men­te me­ta de re­fu­gia­dos li­bios y tu­ne­ci­nos. Ya ha­cia 1840 la rui­na eco­nó­mi­ca ha­bía he­cho pre­sa en los ga­to­par­dos. Abru­ma­dos por las deu­das, los an­te­pa­sa­dos de Tomasi qui­sie­ron ven­der Lam­pe­du­sa a la rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra, co­sa que im­pi­dió Fer­di­nan­do II, el rey de Ná­po­les, ad­qui­rién­do­la por 12.000 du­ca­dos. Los Tomasi re­tu­vie­ron el tí­tu­lo y la me­mo­ria de tiem­pos me­jo­res. En 1943, a con­se­cuen­cia de un bom­bar­deo de los nor­te­ame­ri­ca­nos, que­dó des­trui­do el Pa­la­cio Lam­pe­du­sa de Pa­ler­mo, don­de el es­cri­tor ha­bía na­ci­do. Fue la go­ta que col­mó el va­so de una de­ca­den­cia pa­ra Giu­sep­pe Tomasi, el úl­ti­mo prín­ci­pe de Lam­pe­du­sa, un fin de ra­ce en tan­tos sen­ti­dos. Con él se apa­ga­ba, jun­to a su pro­pia es­tir­pe, una cier­ta cul­tu­ra. Un de­cli­ve de in­fluen­cia a tra­vés de las ge­ne­ra­cio­nes, una pér­di­da de tie-

rras y pa­la­cios, ta­mi­za­dos en El Ga­to­par­do con un sen­ti­do de re­con­ci­lia­ción fi­nal con la vi­da y la his­to­ria. Siem­pre con el hu­mor es­cép­ti­co al ver lo po­co que cam­bian las co­sas en el fon­do.

Tres son los lu­ga­res cla­ve de Si­ci­lia don­de Tomasi no so­lo am­bien­tó su no­ve­la sino que se de­jó la piel de la me­mo­ria. Pa­ra em­pe­zar, si hay un co­ra­zón de El Ga­to­par­do, ha de ser Pal­ma di Mon­te­chia­ro. Es un pue­blo de la pro­vin­cia de Agri­gen­to, en­tre co­lla­dos don­de se sa­ca el azu­fre, sin que fal­ten li­mo­ne­ros y huer­tos de na­ran­jas san­gui­nas que so­por­tan “seis me­ses de fie­bre a cua­ren­ta gra­dos”. Tal es el cli­ma is­le­ño, se­gún Tomasi. Es la Si­ci­lia que no pa­re­ce te­ner com­pa­sión, pe­ro que en cual­quier es­qui­na guar­da sus sor­pre­sas, sus vi­nos y acei­tes ge­ne­ro­sos, y sus ma­res que bu­llen de atu­nes y pe­ces es­pa­da. Pal­ma di Mon­te­chia­ro se arra­ci­ma en un altozano bus­can­do la som­bra pro­tec­to­ra del pa­sa­do. Tie­ne mo­nu­men­tos ga­to­par­dia­nos de al­tu­ra, em­pe­zan­do por el Pa­la­cio Du­cal, con sus ar­te­so­na­dos po­lí­cro­mos del si­glo XVII. La Chie­sa Ma­dre, co­mo lla­man a la ca­te­dral, fue di­se­ña­da por An­ge­lo Ita­lia, lo mis­mo que la es­ca­li­na­ta que da pres­tan­cia al pue­blo. Cuan­do por la tar­de el ca­lor in­cli­na su cer­viz, en esa es­ca­li­na­ta de pie­dra, que pa­re­ce un de­co­ra­do de la pe­lí­cu­la de Vis­con­ti, so­lo fal­ta el vue­lo de la fal­da blan­ca de An­gé­li­ca des­ple­gán­do­se co­mo una mag­no­lia. No le­jos de ahí, el con­ven­to del San­to Ro­sa­rio de las be­ne­dic­ti­nas ocu­pa un flan­co de una pla­za. Don Fa­bri­zio, El Ga­to­par­do, po­día vi­si­tar la clau­su­ra de las mon­jas, un pri­vi­le­gio que com­par­tía con el rey de Ná­po­les. Co­mo tan­tas co­sas de la no­ve­la, eso se ba­sa en la bio­gra­fía de Giu­sep­pe Tomasi, des­cen­dien­te di­rec­to de los prín­ci­pes Car­lo y Giu­lio, fun­da­do­res de la vi­lla de Pal­ma en 1637. Es­pe­cial­men­te Giu­lio, lla­ma­do el Du­que San­to, qui­so ha­cer una ciu­dad ideal, cal­co de una ciu­dad ce­les­te. Su hi­ja Isa­be­lla Tomasi (Bea­ta Cor­be­ra en la no­ve­la) lle­gó a ser prio­ra y no le iba a la za­ga en vi­sio­nes. Un día en el jar­dín el dia­blo ti­ró una pie­dra a Isa­be­lla y tu­vo que apa­re­cer en es­ce­na San­ta Ca­ta­li­na de Sie­na pa­ra pa­rar el im­pac­to con su mano. Si eso pa­re­ce in­creí­ble, en la clau­su­ra de­jan ver (ba­jo pe­ti­ción) esa pie­dra mi­la­gro­sa, y la tum­ba, la cel­da y al­gu­nos re­cuer­dos de Isa­be­lla, en­tre ellos la Car­ta del dia­blo, una pá­gi­na ama­ri­llen­ta con una es­cri­tu­ra tan ex­tra­or­di­na­ria que aún no ha si­do des­ci­fra­da.

A tra­vés del torno las mon­jas ven­den al­men­dra­dos, dul­ces de co­lo­res ver­des y ama­ri­llos, y li­bros que re­cuer­dan la his­to­ria del Du­ca San­to (fa­lle­ci­do en 1669). Tomasi ad­mi­ra­ba a su an­te­pa­sa­do, pe­ro pa­ra per­ge­ñar el per­fil del Ga­to­par­do se ins­pi­ró más en su bi­sa­bue­lo Giu­lio IV, gran afi­cio­na­do a la as­tro­no­mía. Fue el prín­ci­pe de las pa­ti­llas ro­ji­zas que se jun­ta­ban en su mos­ta­cho, y que Vis­con­ti tu­vo en cuen­ta pa­ra

No­ble, se­cre­ta, dul­ce, eso y más es Pa­ler­mo, una ciu­dad que Tomasi co­no­cía bien y don­de con­ci­bió una obra que ha­bla de un tiem­po que se des­va­ne­ce sin lle­gar a que­dar eli­mi­na­do.

ca­rac­te­ri­zar a Burt Lan­cas­ter en su pe­lí­cu­la de 1963. Tomasi pin­ta a su bi­sa­bue­lo Giu­lio lim­pian­do los te­les­co­pios de bron­ce co­mo si fue­sen por­ce­la­nas Ming, y al mis­mo tiem­po de­rro­chan­do ge­nio y fi­gu­ra co­mo la que le so­bra­ba a Don Fa­bri­zio: “No­so­tros fui­mos los ga­to­par­dos, los leo­nes: quie­nes nos sus­ti­tui­rán se­rán los pe­que­ños cha­ca­les, las hie­nas; y to­dos, ga­to­par­dos, cha­ca­les y hie­nas, se­gui­re­mos cre­yén­do­nos la sal de la tie­rra”.

Pal­ma nun­ca fue una ciu­dad si­ci­lia­na co­mo las de­más. Su fun­da­dor, el Du­que San­to, lla­mó a su ser­vi­cio a Giovan Bat­tis­ta Ho­dier­na, as­tró­no­mo y eru­di­to de al­tu­ra en la Si­ci­lia del si­glo XVII. Ho­dier­na lle­gó a ser pri­mer ar­ci­pres­te de Pal­ma y era un ad­mi­ra­dor de Ga­li­leo Ga­li­lei. Con­ven­ció al du­que de que la pal­ma era un perno o eje cós­mi­co, y re­fle­jó esas ideas en el tra­za­do del Cal­va­rio local. Ho­dier­na fue ade­más un pio­ne­ro ob­ser­van­do co­me­tas, el ani­llo de Sa­turno y 40 ne­bu­lo­sas, iden­ti­fi­can­do en­tre las Plé­ya­des el ra­ci­mo Ma­ri­po­sa (M6), en la co­la de la Lu­mi­no­sa Escorpión, que es­tá a una dis­tan­cia

Pal­ma di Mon­te­chia­ro, San­ta Marg­he­ri­ta y Pa­ler­mo son los tres

lu­ga­res cla­ve de Si­ci­lia don­de Tomasi am­bien­tó su fa­mo­sa no­ve­la

de 1.600 años luz. To­do lo cual lo con­si­guió en 1644 y con un te­les­co­pio ca­se­ro, lo mis­mo que el mi­cros­co­pio que usa­ba pa­ra es­tu­diar los ojos de las mos­cas. En la ca­te­dral de Pal­ma se pue­de ver un cua­dro del pin­tor Do­me­ni­co Pro­ven­za­ni que mues­tra el cos­mos con plan­ta cua­dra­da se­gún Ho­dier­na, y don­de se re­gis­tra la fun­da­ción de la ciu­dad con el día, la ho­ra, la po­si­ción de los as­tros y los vien­tos.

“El sue­ño, querido Che­va­lley, el sue­ño es lo que quie­ren los si­ci­lia­nos...”. Esas pa­la­bras del Ga­to­par­do a su ami­go re­sue­nan aún ca­mi­nan­do por Pal­ma al me­dio­día, cuan­do la gen­te se atrin­che­ra en sus ca­sas. El mar es­tá a una de­ce­na de ki­ló­me­tros y al mis­mo tiem­po es co­mo si es­tu­vie­se en la lu­na. Tal vez a los 150 años de la Uni­fi­ca­ción de Ita­lia el sue­ño no sea lo que triun­fa co­mo mar­ca de Si­ci­lia, pe­ro des­de lue­go lo ha­ce el co­men­ta­rio de Tan­cre­di Fal­co­nie­ri, el so­brino del Ga­to­par­do: “Si que­re­mos que to­do si­ga igual...”. El Ga­to­par­do na­rra tiem­pos de tri­bu­la­ción, y me­jor ese rit­mo vi­tal de lo inevi­ta­ble, la bo­da en­tre dos mundos lam-

pe­du­sia­nos, el que mue­re y el que emer­ge, bien re­crea­dos por Vis­con­ti con su An­gé­li­ca (Clau­dia Car­di­na­le) y su Tan­cre­di (Alain De­lon).

Si Pal­ma es la par­te mas­cu­li­na y mís­ti­ca del Ga­to­par­do, San­ta Marg­he­ri­ta di Be­li­ce es la par­te fe­me­ni­na y lú­di­ca. Geo­grá­fi­ca­men­te es un pue­blo con car­ga dra­má­ti­ca. Bue­na par­te de la re­gión del Be­li­ce fue des­trui­da por el te­rre­mo­to de 1968. Tomasi, el que de ni­ño es­ta­ba más a gus­to con las co­sas que con las per­so­nas, ci­fró allí su ma­yor fe­li­ci­dad. Ahí lo lle­va­ba su ma­dre de va­ca­cio­nes, y ahí se desa­rro­llan las pá­gi­nas más go­zo­sas de El Ga­to­par­do. To­do ello pi­vo­ta so­bre el pa­la­cio Fi­lan­ge­ri, de la fa­mi­lia ma­ter­na del es­cri­tor, hoy se­de del Ayun­ta­mien­to y del Mu­seo del Ga­to­par­do. Las di­men­sio­nes pa­la­cie­gas no son las que el lec­tor se ima­gi­na por la no­ve­la. A Tan­cre­di y An­gé­li­ca les pa­re­ce que se pier­den una y otra vez en una es­pe­cie de Va­ti­cano con de­ce­nas de ha­bi­ta­cio­nes va­cías. En la San­ta Marg­he­ri­ta real to­do tie­ne un tono de no­ble dis­cre­ción. El jar­dín, con sus fuen­tes y ár­bo­les, si­gue sien­do el que la no­ve­la des­cri­be con afec­to. Es don­de el Ga­to­par­do ha­ce in­jer­tar unos me­lo­co­to­nes, y don­de se em­bria­ga con fra­gan­cias na­da me­lin­dro­sas. Las ro­sas de Fran­cia ad­qui­rían el olor de los mus­los de las bai­la­ri­nas de can­cán. Un jar­dín pa­ra cie­gos, co­mo otros jar­di­nes si­ci­lia­nos, “...he­chos más pa­ra el go­zo de la na­riz que el del ojo”.

En el Mu­seo en­cla­va­do en el pa­la­cio des­ta­ca una sa­la de fi­gu­ras de cera. Un Ga­to­par­do ni si­quie­ra im­po­nen­te re­sul­ta tan le­jano del Burt Lan­cas­ter vis­con­tiano co­mo la rí­gi­da An­gé­li­ca cé­rea lo es­tá de Clau­dia Car­di­na­le. El más ve­ro­sí­mil es el pe­rro Ben­di­cò, el que en la no­ve­la aca­ba­rá di­se­ca­do. Pe­ro lo que más es­tre­me­ce es oír la voz de Tomasi le­yen­do un frag­men­to de Lig­hea, su cuen­to so­bre una si­re­na en una Si­ci­lia don­de el pa­sa­do gre­co­rro­mano es­tá más vi­vo de lo que se ima­gi­na. Por su­pues­to, se pue­de con­tem­plar el ma­nus­cri­to de El Ga­to­par­do, y car­tas y fo­tos, mien­tras un fon­do de mú­si­ca de vals evo­ca una de las me­jo­res es­ce­nas tan­to de la no­ve­la co­mo de la pe­lí­cu­la.

El pa­la­cio –pa­ra Tomasi, “una de las más be­llas ca­sas de cam­po que uno ha­ya vis­to”– per­te­ne­ció a su ma­dre, Bea­tri­ce Tas­ca Fi­lan­ge­ri di Cu­tò. Una fa­mi­lia de pro­sa­pia si bien los Tomasi de Pal­ma die­ron, apar­te del Du­que San­to, has­ta tres vi­rre­yes de Si­ci­lia (Ales­san­dro I, Ales­san­dro II y Nic­co­lò I). Es­te úl­ti­mo fue quien dis­pu­so en 1812 que se alo­ja­ran en el pa­la­cio de San­ta Marg­he­ri­ta Fer­di­nan­do IV de Ná­po­les y su mu­jer, Ca­ro­li­na Lo­re­na. Era pa­ra cum­plir la or­den de con­fi­na­mien­to dic­ta­da por Lord Ben­tick, go­ber­na­dor mi­li­tar bri­tá­ni­co de Si­ci­lia. Por esa ra­zón, la rei­na Ca­ro­li­na fue co­no­ci­da co­mo la Don­na­fu­ga­ta, la “mu­jer hui­da”, y ahí es don­de sur­ge una con­fu­sión re­cu­rren­te. Lo que Tomasi se­ña­la en la no­ve­la co­mo el pa­la­cio y la vi­lla de Don­na­fu­ga­ta no es sino el pa­la­cio y la vi­lla de San­ta Marg­he­ri­ta. Por si fue­ra po­co, exis­te un cas­ti­llo con el nom­bre de Don­na­fu­ga­ta, pe­ro en la pro­vin­cia de Ra­gu­sa, en la otra pun­ta de Si­ci­lia.

El pa­la­cio de Don­na­fu­ga­ta (el de San­ta Marg­he­ri­ta) es des­cri­to en la no­ve­la co­mo si fue­se una pre­sen­cia viva, y co­rres­pon­de pun­to por pun­to a la me­mo­ria mi­nu­cio­sa y nos­tál­gi­ca de Tomasi. Ahí cen­tra el oca­so y la in­sur­gen­cia de tiem­pos dis­tin­tos, en es­pe­cial con la irrup­ción de An­gé­li­ca, la hi­ja del Don Ca­lo­ge­ro Se­dà­ra, un ma­fio­so avant la let­tre, un arri­bis­ta que iba com­pran­do tie­rras y afir­mán­do­se co­mo la nue­va cla­se do­mi­nan­te que ven­dría tras Ga­ri­bal­di y los pia­mon­te­ses pa­ra re­em­pla­zar a la de los no­bles si­ci­lia­nos. Hoy to­do es “Ga­to­par­do” en el pue­blo de San­ta Marg­he­ri­ta, y ese ró­tu­lo lo ex­plo­tan ba­res y tien­das. La es­pe­cia­li­dad local es el fi­co­din­dia, o hi­go chum­bo, tan apre­cia­do que le de­di­can una fe­ria en no­viem­bre, amén de ha­cer con él con­ser­vas, li­co­res, he­la­dos. Tam­po­co hay que per­der­se, al la­do del pa­la­cio, la rui­na de la Chie­sa Ma­dre, don­de la fa­mi­lia del prín­ci­pe re­za­ba un Te Deum cuan­do lle­ga­ba al pue­blo tras un via­je ex­te­nuan­te des­de Pa­ler­mo. La igle­sia, un pro­di­gio de es­tu­cos, ha si­do con­ver­ti­da en Mu­seo de la Me­mo­ria, un re­cor­da­to­rio del seísmo de 1968 con fo­tos lle­nas de los ojos es­pan­ta­dos de las víc-

Lam­pe­du­sa, la is­la más me­ri­dio­nal de Ita­lia, fue ad­qui­ri­da por el rey de Ná­po­les Fer­di­nan­do II a los an­te­pa­sa­dos de Tomasi, abru­ma­dos por las deu­das, a cam­bio de 12.000 du­ca­dos.

A me­dia­dos de ju­lio se ce­le­bra en Pa­ler­mo su fies­ta más im­por­tan­te, de­di­ca­da a San­ta Ro­sa­lía, pa­tro­na de la ciu­dad, cu­yas re­li­quias des­fi­lan por sus ca­lles y pla­zas du­ran­te cua­tro días.

ti­mas. No por eso se rin­die­ron y han cons­trui­do en lo al­to del pue­blo una nue­va Igle­sia Ma­dre. Tie­ne be­llas vi­drie­ras y una es­ta­tua de bron­ce del Pa­dre Pío de Pe­trel­ci­na, el de las lla­gas, pe­ro lo que más des­ta­ca es la Vara Trion­fa­le, un gran cru­ci­fi­jo de pla­ta en el al­tar ma­yor, ré­pli­ca del que se per­dió en el te­rre­mo­to. El des­cen­di­mien­to de la Vara mar­ca la fies­ta anual del pue­blo. San­ta Marg­he­ri­ta tam­bién es un buen pun­to pa­ra vi­si­tar las tie­rras si­ca­nas, con pue­blos co­mo Sam­bu­ca, jun­to al lago Aran­cio, don­de se prac­ti­ca es­quí náu­ti­co y se co­me una po­ten­te sopa de ca­ra­co­les. O co­mo Sciac­ca, puer­to pes­que­ro que no se pri­va del Ste­ri­pin­to, un pa­la­cio de es­ti­lo gó­ti­co-ca­ta­lán. Ya en 1616 Sciac­ca era un si­tio ani­ma­do: el vi­rrey es­pa­ñol Osu­na dio or­den de que to­do el mun­do se dis­fra­za­se el úl­ti­mo día de car­na­val. Y por fin, pa­ler­mo, don­de em­pe­zó y aca­bó tan­to el Ga­to­par­do co­mo el prín­ci­pe de Lam­pe­du­sa de car­ne y hue­so. Giu­sep­pe Tomasi fue el pro­pio Ga­to­par­do, o así se sin­tió. Co­no­cía las ma­ri­nas y cum­bres de Pa­ler­mo, las subidas y ba­ja­das de una ciu­dad que se re­sis­te a pe­re­cer. No­ble, in­se­gu­ra, se­cre­ta, dul­ce, eso y más es Pa­ler­mo, ciu­dad don­de Tomasi con­ci­bió un li­bro que ha­bla de un tiem­po que se des­va­ne­ce sin lle­gar a que­dar eli­mi­na­do. Tomasi se ca­só con Licy, Ale­xan­dra Wolff von Sto­mer­see, una no­ble le­to­na de ori­gen ale­mán, que lle­gó a ser vi­ce­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ita­lia­na de Psi­quia­tría. Co­mo no tu­vie­ron des­cen­den­cia, Tomasi de­ci­dió nom­brar hi­jo adop­ti­vo a su so­brino Gioac­chino Lan­za, quien es el due­ño y se­ñor del pa­la­cio Amato di Ga­la­ti (co­no­ci­do co­mo Lan­za Tomasi). En ese ca­se­rón pa­ler­mi­tano –vi­si­ta­ble pi­dien­do per­mi­so– fue don­de Tomasi pa­só sus úl­ti­mos años y re­pa­só las úl­ti­mas lí­neas de su no­ve­la. Apar­te de alo­jar la bi­blio­te­ca ori­gi­nal de Tomasi, lo que se sal­vó de las bom­bas, el pa­la­cio es una vi­si­ta im­pres­cin­di­ble en­tre los lu­ga­res ga­to­par­dia­nos de Pa­ler­mo. Y no son po­cos los viag­gi sen­ti­men­ta­li, los re­co­rri­dos en la es­te­la del prín­ci­pe Sa­li­na, que se pue­den ha­cer en la ca­pi­tal si­ci­lia­na. Des­cue­lla acaso el Pa­laz­zo Gan­ci, don­de Vis­con­ti am­bien­tó es­ce­nas de su pe­lí­cu­la, en es­pe­cial el gran bai­le que pa­ra Tomasi ce­rra­ba un ci­clo de la his­to­ria si­ci­lia­na y de la pro­pia vi­da del Ga­to­par­do.

Aunque en la ciu­dad de Pa­ler­mo vi­da y muer­te no se se­pa­ran tan­to. Tomasi di Lam­pe­du­sa re­po­sa en el ce­men­te­rio de los Ca­pu­chi­nos, en una sen­ci­lla tum­ba que na­da tie­ne que ver con las cer­ca­nas ca­ta­cum­bas que se han he­cho cé­le­bres por los cien­tos de es­que­le­tos de frai­les ves­ti­dos. Fren­te por fren­te del con­ven­to y cam­po­san­to de los Ca­pu­chi­nos, exis­ten pues­tos lle­nos de las opí­pa­ras ver­du­ras si­ci­lia­nas: to­ma­tes en los que no ca­be un áto­mo más de ro­jo o ce­bo­llas que pa­re­cen es­cul­pi­das en mar­fil. La vi­da no se nie­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.