des­cu­brir Áfri­ca en el si­glo xxi

Viajar - - BOLSA DE VIAJES - TEX­TO: An­to­nio Cas­ta­ño FO­TOS: Me­dios Au­dio­vi­sua­les

El con­ti­nen­te es­tá en ple­na trans­for­ma­ción es­tos úl­ti­mos años y, gra­cias al in­cre­men­to de des­ti­nos po­si­bles a la ho­ra de vo­lar, mu­chos tu­ris­tas de­ci­den en­con­trar en Áfri­ca su lu­gar per­fec­to de va­ca­cio­nes o ne­go­cios.

Afri­ca es­tá des­per­tan­do al mun­do y mos­tran­do una ca­ra dis­tin­ta y más atrac­ti­va, tan­to pa­ra el tu­ris­mo co­mo pa­ra los ne­go­cios. Por esa ra­zón, Ibe­ria ha de­ci­di­do au­men­tar su pre­sen­cia en di­cho con­ti­nen­te, apro­ve­chan­do tam­bién la ven­ta­ja que ofre­ce la si­tua­ción geo­grá­fi­ca de nues­tro país co­mo pun­to de co­ne­xión en­tre Eu­ro­pa y Afri­ca. Así, es­te año la com­pa­ñía ha inau­gu­ra­do vue­los a Ra­bat (el pa­sa­do mes de ju­lio) y em­pe­za­rá a vo­lar a Luan­da (An­go­la) a par­tir del pró­xi­mo 28 de oc­tu­bre. Con es­tos dos nue­vos des­ti­nos, la com­pa­ñía ofre­ce vue­los di­rec­tos a 12 ciu­da­des afri­ca­nas, y va­rias más en có­di­go com­par­ti­do con Bri­tish Air­li­nes tras la fu­sión, y con otras com­pa­ñías aso­cia­das. Una vez allí las po­si­bi­li­da­des tu­rís­ti­cas son mu­chas, y en mu­chos ca­sos aún por des­cu­brir, sel­va, pla­ya,

de un ex­tre­mo a otro

mon­ta­ña, de­por­te, mer­ca­dos, mú­si­ca, cul­tu­ras di­ver­sas, vi­da noc­tur­na, ne­go­cios... Áfri­ca es un con­ti­nen­te de con­tras­tes, con to­dos los pai­sa­jes po­si­bles, des­de pla­yas de are­na blan­ca y pal­me­ras has­ta el ári­do de­sier­to, den­sas sel­vas o la sa­ba­na afri­ca­na, cru­zán­do­nos con ciu­da­des cos­mo­po­li­tas de al­tos ras­ca­cie­los y al­deas de­te­ni­das en el tiem­po. An­go­la, por ejem­plo, se es­tá con­vir­tien­do en un país que me­re­ce la pe­na des­cu­brir. Luan­da, la ca­pi­tal, es un lu­gar don­de se pue­de dis­fru­tar de los bai­les afri­ca­nos y di­ver­tir­se has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da. Ade­más, es una bue­na op­ción pa­ra aque­llos que quie­ran dis­fru­tar de pla­yas de are­na blan­ca, y de los pai­sa­jes que ofre­ce el Atlán­ti­co.

En Ma­rrue­cos en­con­tra­mos una pe­que­ña re­pre­sen­ta­ción de to­do lo que po­de­mos ver en Áfri­ca, des­de al­tas mon­ta­ñas en el Atlas a pa­ra­di­sía­cas pla­yas en pe­que­ños pue­blos de la cos­ta, o los ver­des va­lles que con­tras­tan con uno de los de­sier­tos más ári­dos del mun­do, amén de po­der vi­si­tar ciu­da­des tan es­pe­cia­les co­mo Ma­rra­quech o Tán­ger, por ci­tar so­lo dos.

Vi­da noc­tur­na y par­ques na­tu­ra­les

Va­rios ki­ló­me­tros más al sur en­con­tra­mos Se­ne­gal, en cu­ya ca­pi­tal, Da­kar, po­dre­mos con­tem­plar una mez­cla de edi­fi­cios co­lo­nia­les y una vi­da noc­tur­na in­creí­ble. Se­ne­gal es mú­si­ca, mer­ca­dos mul­ti­co­lo­res, pue­blos aco­ge­do­res, pai­sa­jes irre­pe­ti­bles y va­ca­cio­nes inol­vi­da­bles. En la mis­ma cos­ta Atlán­ti­ca, pe­ro al otro ex­tre-

mo del Gol­fo de Gui­nea, se en­cuen­tra Gui­nea Ecua­to­rial, un país pe­que­ño que cuen­ta con unos pai­sa­jes pa­ra­di­sía­cos y una gran can­ti­dad de par­ques na­tu­ra­les. Gui­nea Ecua­to­rial es­tá muy li­ga­da a Es­pa­ña por su his­to­ria, de la cual aún con­ser­va el idio­ma, pe­ro es uno de los des­ti­nos más des­co­no­ci­dos por el tu­ris­ta es­pa­ñol. Y dis­fru­ta de uno de los ma­yo­res cre­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos del con­ti­nen­te.

ne­go­cios y tu­ris­mo

Den­tro del Gol­fo de Gui­nea se en­cuen­tra Ni­ge­ria, uno de los cen­tros eco­nó­mi­cos del Afri­ca ac­tual y des­tino de mu­chas de las ru­tas co­mer­cia­les que se es­tán abrien­do con es­te con­ti­nen­te. En el sec­tor tu­rís­ti­co, Ni­ge­ria tie­ne to­da­vía po­co pe­so, en con­tras­te, por ejem­plo, con Egip­to, tra­di­cio­nal­men­te el país que más vi­si­tas re­ci­be. Su ca­pi­tal, El Cai­ro, aco­ge gran­des te­so­ros his­tó­ri­cos, co­mo las fa­mo­sas pi­rá­mi­des o el Mu­seo Egip­cio, que alo­ja el te­so­ro de Tu­tan­ka­mon. El Cai­ro es tam­bién la puer­ta de en­tra­da al res­to del país, co­mien­zo o fin de los nu­me­ro­sos cru­ce­ros que se rea­li­zan por el río Ni­lo de ca­mino ha­cia los his­tó­ri­cos tem­plos y tum­bas egip­cias.

El país que pro­ba­ble­men­te más se ha trans­for­ma­do en los úl­ti­mos años ha si­do Su­dá­fri­ca, cu­yo éxi­to más re­cien­te fue la or­ga­ni­za­ción del Mun­dial de Fút­bol 2010. Su­dá­fri­ca es el úni­co país que pue­de agru­par to­dos los ti­pos de pai­sa­je, jun­tan­do la sa­ba­na afri­ca­na con las in­creí­bles pla­yas de Ciu­dad del Ca­bo o de Dur­ban, los vi­ñe­dos de fa­ma mun­dial o los ras­ca­cie­los de Johan­nes­bur­go.

Al otro ex­tre­mo en­con­tra­mos Ar­ge­lia, que po­co a po­co re­cu­pe­ra su es­ta­do na­tu­ral. Se va a Ar­ge­lia pa­ra mu­chas co­sas, pe­ro, so­bre to­do, pa­ra aden­trar­se en el in­hós­pi­to y al mis­mo tiem­po cau­ti­va­dor de­sier­to del Sáha­ra.

Aho­ra es el mo­men­to óp­ti­mo pa­ra vi­si­tar Áfri­ca, con paí­ses y lu­ga­res de gran be­lle­za y con una cul­tu­ra to­tal­men­te di­fe­ren­te a la que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a vi­vir.

Áfri­ca es un con­ti­nen­te de con­tras­tes, con es­ce­na­rios in­creí­bles, ciu­da­des cos­mo­po­li­tas y cul­tu­ras y tra­di­cio­nes mi­le­na­rias. En es­ta ima­gen, rui­nas de Ti­pa­sa (Ar­ge­lia).

Vista de la cos­ta de Ciu­dad del Ca­bo, en Su­dá­fri­ca, uno de los paí­ses más fas­ci­nan­tes del con­ti­nen­te.

Mez­qui­ta fren­te al mar en Da­kar (Se­ne­gal).

Las Gran Esfinge de Gi­za, a las afue­ras de El Cai­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.