LA GRAN PA­SA­RE­LA DE LA MO­DA

Viajar - - CALLES DE COMPRAS -

Si

París tie­ne un trián­gu­lo, la ca­pi­tal ita­lia­na de la mo­da, que no iba a con­for­mar­se con me­nos, es due­ña y se­ño­ra de un cua­dri­lá­te­ro, que es­tá aco­ta­do por las vías De­lla Spi­ga, Sant'an­drea, Man­zo­ni y Mon­te­na­po­leo­ne –más co­no­ci­da por los mi­la­ne­ses co­mo Mon­te­na­po–. Aunque la bi­lle­te­ra tiem­ble so­lo de ima­gi­nar­lo, se­ría un pe­ca­do elu­dir aso­mar­se a sus es­ca­pa­ra­tes, en los que es po­si­ble pa­li­de­cer an­te el es­ti­lo que ema­nan tan­to las pren­das que se ex­hi­ben en ellos co­mo los de­pen­dien­tes que las des­pa­chan y, por su­pues­to, los y las ele­gi­das que en­tran a pro­bár­se­las a las bou­ti­ques y show­rooms de to­dos los gran­des que se con­cen­tran en­tre es­tas cua­tro es­tre­chas ca­lle­ci­tas. Por ellas aso­man fir­mas co­mo Ar­ma­ni, Fe­rra­ga­mo, Dol­ce & Gab­ba­na, Ver­sa­ce, Guc­ci, Pra­da, Va­len­tino, Fra­te­lli Ros­se­ti, Ca­va­lli, Mos­chino, La Per­la, Louis Vuit­ton, Cha­nel, Etro y un lar­go et­cé­te­ra que im­pre­sio­na. Y es que si la ciu­dad de Ro­ma siem­pre ha vi­vi­do de pan y cir­co, Mi­lán, mu­cho me­nos mo­nu­men­tal que la ca­pi­tal ita­lia­na o que los ima­nes tu­rís­ti­cos de Ve­ne­cia o Flo­ren­cia, se ali­men­ta de pan, cla­ro, y mu­cha mo­da.

El arrai­go de las gran­des mar­cas es­tá tan asu­mi­do en es­tos la­res que ya na­die se sor­pren­de cuan­do un pe­so pe­sa­do de­ci­de abrir su pro­pio ca­fé, co­mo el Guc­ci de la Ga­le­ría Vit­to­rio Ema­nue­le I I o el Em­po­rio Ar­ma­ni Caf­fè de su con­cept-sto­re de vía Cro­ce Ros­sa. In­clu­so hay ho­te­les de di­se­ña­do­res; una ten­den­cia que ya ini­ció Bul­ga­ri en 2004, se­cun­da­da con la apertura el año pa­sa­do de la Mai­son Mos­chino y que es­te mes de no­viem­bre cul­mi­na­rá, con la inau­gu­ra­ción del Ar­ma­ni Ho­tel, si­tua­do en pleno Qua­dri­la­te­ro d’oro.

Vol­vien­do al shop­ping, si com­prar en es­ta zo­na pue­de su­po­ner un tre­men­do dis­gus­to pa­ra el pre­su­pues­to, la ciu­dad, co­mo sa­ben los siem­pre bien ves­ti­dos mi­la­ne­ses, se guar­da un as en la man­ga. Y es que lo que hoy es­tá de mo­da, en un abrir y ce­rrar de ojos de­ja­rá de es­tar­lo, y de al­gu­na for­ma hay que dar­le sa­li­da a la mer­can­cía. To­do es­to, su­ma­do a lo que no se ha­ya li­qui­da­do en las bou­ti­ques du­ran­te las re­ba­jas –que tie­nen lu­gar en unas po­cas se­ma­nas de los me­ses de enero y ju­lio–, los stocks de las tien­das que cie­rran y los so­bran­tes de los mu­chos des­fi­les que se ce­le­bran en Mi­lán, ha he­cho pro­li­fe­rar las tien­das de se­gun­da mano de ca­li­dad y los outlets, en los que ha­cer­se con pren­das de co­no­ci­dos di­se­ña­do­res a un pre­cio me­nos prohi­bi­ti­vo. Es­tos úl­ti­mos po­drán bus­car­se en el fa­mo­so y acer­ta­da­men­te lla­ma­do Il Sal­va­gen­te de la vía Fra­te­lli Bron­zet­ti, en el 10 Cor­so Co­mo Outlet de vía Taz­zo­li, o por los al­re­de­do­res de cor­so Vit­to­rio Ema­nue­le II y las afue­ras de la ciu­dad –to­dos enu­me­ra­dos en la

bi­blia del fas­hio­nis­ta en bus­ca de gan­gas, Sco­prioc­ca­sio­ni, que se pue­de ad­qui­rir in­clu­so a tra­vés de www.sco­prioc­ca­sio­ni.it–.

Has­ta en pleno Qua­dri­la­te­ro d’oro hay una de es­tas tien­das del me­jor di­se­ño, pe­ro con

des­cuen­to: Dma­ga­zi­ne, en el nº 26 de vía Mon­te­na­po­leo­ne, que des­pa­cha res­tos de co­lec­ción a la mi­tad de su pre­cio ori­gi­nal.

w www.tu­ris­mo.mi­lano.it

El ba­rrio de Ni­san­ta­si es el lu­gar de reunión de la "gen­te gua­pa" de Es­tam­bul. En la ima­gen, cen­tro co­mer­cial City's .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.