Rin­co­nes se­lec­tos de la Sel­va de Ira­ti

Viajar - - ESCAPADAS -

LCONTEMPLAR los CO­LO­RES del oto­ño en la sel­va de Ira­ti es uno de los prin­ci­pa­les re­cla­mos tu­rís­ti­cos del pi­ri­neo na­va­rro. Una ecléc­ti­ca ofer­ta ho­te­le­ra sir­ve de pun­to de par­ti­da pa­ra aden­trar­se en es­te mag­ní­fi­co bos­que de ha­yas y abe­tos que in­vi­ta a la me­lan­co­lía y a la en­so­ña­ción.

os aman­tes de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to reite­ran que el ta­ma­ño no im­por­ta. Acep­tán­do­lo co­mo pre­mi­sa, tam­po­co es­tá de más te­ner en cuen­ta las di­men­sio­nes. Sim­ple­men­te co­mo un me­ro da­to es­ta­dís­ti­co. La es­pec­ta­cu­lar ma­sa fo­res­tal de la Sel­va de Ira­ti, por ejem­plo, su­pera las 17.000 hec­tá­reas de ex­ten­sión. Es­tá con­si­de­ra­do co­mo el se­gun­do ha­ye­do abe­tal de Eu­ro­pa, tan so­lo su­pe­ra­do por la Sel­va Ne­gra en Ale­ma­nia. Tras el equi­noc­cio de oto­ño, la sel­va re­ful­ge es­pe­cial­men­te. Di­fe­ren­tes ga­mas de ver­de y ma­rrón co­ro­nan las co­pas de las im­po­nen­tes ha­yas, que lle­gan has­ta los 60 me­tros de al­tu­ra. Un pai­sa­je im­pre­sio­nis­ta que, en la es­pe­su­ra del bos­que, se con­vier­te en ro­man­ti­cis­mo bu­có­li­co. Un pa­ra­je que exal­ta el es­pí­ri­tu a tra­vés de la na­tu­ra­le­za.

Uriz no fi­gu­ra en los GPS. Al me­nos en to­dos. Es­ta lo­ca­li­dad na­va­rra se en­cuen­tra lo­ca­li­za­da en la ca­rre­te­ra co­mar­cal NA-172, que trans­cu­rre por el Va­lle de Arce, mu­ni­ci­pio del pre­pi­ri­neo. Tras atra­ve­sar Na­go­re, la cal­za­da se si­túa en pa­ra­le­lo al río Urro­bi. El con­duc­tor de­be man­te­ner la con­cen­tra­ción pa­ra no dis­traer­se con las her­mo­sas vis­tas. Al to­mar una li­ge­ra cur­va, el co­che de­ja de la­do un par de ca­sas. STOP. Es­to es Uriz.

En­tre los nue­ve ve­ci­nos del pue­blo se en­cuen­tran los pro­pie­ta­rios de Torre de Uriz. Es­te ho­tel de tres es­tre­llas, que me­re­ce pro­ba­ble­men­te al­gu­na más, lle­va abier­to tan so­lo un año. El alo­ja­mien­to cons­ta de dos pe­que­ños edi­fi­cios co­nec­ta­dos: una an­ti­gua ca­so­na y una torre de­fen­si­va me­die­val (que re­ci­be su nom­bre de Ro­dri­go de Uriz, ca­ba­lle­ro del mo­nar­ca Car­los I I de Na­va­rra). Con­si­de­ra­do bien de in­te­rés cul­tu­ral, el ho­tel ha si­do reha­bi­li­ta­do con gus­to res­pe­tan­do la es­truc­tu­ra ori­gi­nal. Uno de sus gran­des acier­tos de­co­ra­ti­vos es apos­tar por la mo­der­ni­dad sin re­nun­ciar al ca­rác­ter ru­ral. El em­pleo de la pie­dra y la ma­de­ra co­mo ele­men­tos cons­truc­ti­vos re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra apor­tar Pa­blo Fernández TEX­TO:

Ál­va­ro Arri­ba FO­TO­GRA­FÍA:

ca­li­dez. Un ejem­plo de es­ta acer­ta­da re­la­ción: el vi­si­tan­te pue­de leer un li­bro aco­mo­da­do en uno de los so­fás de di­se­ño del sa­lón, mien­tras es­cu­cha el cre­pi­tar pro­ve­nien­te de la chi­me­nea. Eso sí, la chi­me­nea se en­cien­de con un man­do elec­tró­ni­co.

En­tre las seis ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel des­ta­ca es­pe­cial­men­te la que ocu­pa lo al­to de la torre vi­gía. Los ven­ta­na­les de ca­da una de sus cua­tro pa­re­des mues­tran una vi­sión di­fe­ren­te del va­lle. Al nor­te se en­cuen­tra la igle­sia del pue­blo, al es­te el río Urro­bi, al sur Na­go­re y, al oes­te, el pue­blo de Es­poz. La tran­qui­li­dad del en­torno re­sul­ta abru­ma­do­ra pa­ra el via­je­ro de ciu­dad. Du­ran­te la no­che, el si­len­cio con­vier­te el des­can­so en una te­ra­pia reha­bi­li­ta­do­ra. El úni­co so­ni­do que, muy es­po­rá­di­ca­men­te, per­tur­ba la tran­qui­li­dad es al­gún la­dri­do. Pe­ro no son la­dri­dos ca­pri­cho­sos. Sue­len sig­ni­fi­car un avi­so de la pre­sen­cia en los cam­pos de al­gún zo­rro o ja­ba­lí.

Torre de Uriz se en­cuen­tra a tan so­lo 28 ki­ló­me­tros de Or­bai­ze­ta, una de las en­tra­das na­tu­ra­les a la Sel­va de Ira­ti. De­bi­do a la fra­gi­li­dad del en­torno, los alo­ja­mien­tos ho­te­le­ros de la zo­na son po­cos. Los mochileros pue­den ele­gir al­ter­na­ti­vas co­mo ca­sas ru­ra­les, hos­ta­les y al­ber­gues. La ma­yo­ría de ellos es­tán ubi­ca­dos en los pin­to­res­cos pue­blos de la zo­na. Vi­llas ex­qui­si­ta­men­te con­ser­va­das y re­ple­tas de en­can­to co­mo Ari­be, en la que des­ta­can su con­jun­to de ca­sas del si­glo XVIII, el hó­rreo de Do­mentx y el puen­te ro­má­ni­co que atra­vie­sa el río Ira­ti. Pe­ro en lo que atrac­ti­vo tu­rís­ti­co se re­fie­re, la pal­ma se la lle­va Ocha­ga­vía, el otro pun­to prin­ci­pal de en­tra­da al bos­que. Hay quien di­ce que Ot­sa­ga­bia, co­mo se le co­no­ce en vas­co, es uno de los pue­blos más bo­ni­tos de Es­pa­ña. No le fal­ta ra­zón.

SI­TUA­DA en la con­fluen­cia de los ríos Za­to­ya y An­du­ña, la lo­ca­li­dad de Ocha­ga­vía es­tá cons­trui­da al­re­de­dor de cua­tro puen­tes que atra­vie­san el An­du­ña. No obs­tan­te, su ver­da­de­ra al­ma re­si­de en el en­tra­ma­do de ca­lle­jas ado­qui­na­das, cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca apa­rien­cia res­pon­de a mo­ti­vos uti­li­ta­rios: la es­tre­chez y los ma­te­ria­les pro­por­cio­nan ca­lor en in­vierno y som­bra en los cá­li­dos me­ses de ve­rano. Tras una em­pi­na­da cues­ta se esconde la igle­sia de San Juan Evan­ge­lis­ta, re­co­le­to tem­plo a ca­ba­llo en­tre los si­glos XII, XVI y XVII. Su

se­cre­to me­jor guar­da­do es su pre­cio­so re­ta­blo re­na­cen­tis­ta, que fue rea­li­za­do en 1547 por Miguel Es­pi­nal.

A po­co más de tres ki­ló­me­tros de Ocha­ga­vía, aden­trán­do­se en la Sel­va de Ira­ti, se en­cuen­tra la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Izal­zu. Aquí na­ció Mau­ri, uno de los pro­pie­ta­rios del Ho­tel Ru­ral Be­sa­ro, el alo­ja­mien­to ho­te­le­ro más cer­cano a la sel­va. Una nor­ma pe­rio­dís­ti­ca bá­si­ca con­sis­te en pro­te­ger a las fuen­tes de in­for­ma­ción. No obs­tan­te, a ve­ces nos ve­mos obli­ga­dos a de­jar los prin­ci­pios de la­do. Allá va, ba­jen la voz, es­to es un se­cre­to: Mau­ri es una en­ci­clo­pe­dia an­dan­te so­bre la Sel­va de Ira­ti. No du­den en pre­gun­tar­le, les in­for­ma­rá so­bre los rin­co­nes más be­llos y me­nos tran­si­ta­dos del en­torno e in­clu­so pue­de que les acom­pa­ñe él mis­mo. Pe­ro, por fa­vor, sean dis­cre­tos.

El Ho­tel Be­sa­ro dis­po­ne de ocho ha­bi­ta­cio­nes sen­ci­llas y bien equi­pa­das que cua­dran a la per­fec­ción con el am­bien­te ca­se­ro y el tra­to cer­cano de los pro­pie­ta­rios. Uno de los lu­ga­res de en­cuen­tro de los clien­tes es el sa­lón con chi­me­nea, don­de se evi­den­cia la fa­mi­lia­ri-

dad en un de­ta­lle: un bar sin ca­ma­re­ros, en el que los via­je­ros pue­den ser­vir­se ellos mis­mos a cual­quier ho­ra del día y ano­tar las con­su­mi­cio­nes en un pa­pel.

Mien­tras que la PRIN­CI­PAL Vir­tud de Be­sa­ro es la cer­ca­nía (en to­dos los as­pec­tos), la ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal del Ho­tel Vi­lla Cle­men­ti­na es la ele­gan­cia. Abier­to ha­ce ape­nas unos me­ses, es­te lla­ma­ti­vo ho­tel de cua­tro es­tre­llas ocu­pa una cons­truc­ción mo­der­nis­ta de fi­na­les del si­glo XIX. El pro­pie­ta­rio ori­gi­nal fue Es­te­ban An­cil, un na­va­rro que hi­zo for­tu­na en Cu­ba. Sus des­cen­dien­tes han res­tau­ra­do es­ta vi­lla, si­tua­da en Mu­ri­llo de Lón­gui­da, con un gus­to digno de elo­gio. A la mag­ní­fi­ca co­lec­ción de mue­bles an­ti­guos se les ha aña­di­do ad­qui­si­cio­nes de di­se­ño mo­derno de pri­mer ni­vel, co­mo el si­llón de Char­les & Ray Ea­mes que in­vi­ta a la lec­tu­ra en la bi­blio­te­ca. A pe­sar de en­con­trar­se a ca­si 50 ki­ló­me­tros de Ira­ti, me­re­ce la pe­na vi­si­tar Vi­lla Cle­men­ti­na. Ade­más, su ubi­ca­ción en el pre­pi­ri­neo se con­vier­te en un ali­cien­te pa­ra acer­car­se a otros lu­ga­res de in­te­rés co­mo el Cas­ti­llo de Javier, el Mo­nas­te­rio de San Salvador de Lei­re o la foz de Lum­bier, ca­ñón don­de es po­si­ble ob­ser­var nu­me­ro­sos bui­tres leo­na­dos.

No hay du­da: el oto­ño es el mes de la Sel­va de Ira­ti. Ca­da año por es­tas fe­chas, co­mo fa­ná­ti­cos en pe­re­gri­na­ción, los aman­tes de la na­tu­ra­le­za via­jan a es­te rincón de Na­va­rra pa­ra ex­ta­siar­se con el pai­sa­je. En ape­nas unos días, la to­na­li­dad del bos­que cam­bia por com­ple­to, mu­dan­do su áni­mo de la ex­ci­ta­ción a la me­lan­co­lía. No hay du­da de que pa­sear en­tre las ha­yas de Ira­ti pro­por­cio­na un ma­yor ali­vio pa­ra el es­trés que cual­quier an­sio­lí­ti­co. Aunque no es­té cien­tí­fi­ca­men­te pro­ba­do.

Arri­ba y a la de­re­cha, ha­bi­ta­ción y ex­te­rior del ho­tel Be­sa­ro, en Izal­zu. Jun­to a es­tas lí­neas, po­za en Vi­lla cle­men­ti­na, cu­yo pro­pie­ta­rio ori­gi­nal fue un na­va­rro que hi­zo for­tu­na en cu­ba.

Arri­ba, sa­lón con chi­me­nea y ha­bi­ta­ción de la torre de Uriz. A la de­re­cha, Vi­lla cle­men­ti­na, en Mu­ri­llo de lón­gui­da, ho­tel que ocu­pa un be­llo edi­fi­cio mo­der­nis­ta de fi­na­les del si­glo XIX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.