Am­be­res

Viajar - - AGENDA INTERNACIONAL -

CÓ­MO LLE­GAR

Brus­sels Air­li­nes (‧ www.brus­sel­sair­li­nes.com) ofre­ce vue­los di­rec­tos a Bru­se­las des­de Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Tam­bién la com­pa­ñía Ibe­ria (‧ www.

ibe­ria.com) co­nec­ta la ca­pi­tal bel­ga con dis­tin­tos ae­ro­puer­tos es­pa­ño­les. Una vez en Bru­se­las, en ape­nas una ho­ra un pun­tual ser­vi­cio de tre­nes en­la­za Bru­se­las con la ciu­dad de Am­be­res.

CÓ­MO MO­VER­SE

La me­jor ma­ne­ra de to­mar el pul­so a la ciu­dad sin per­der de­ta­lle es a pie. Am­be­res es com­pac­ta y muy agra­da­ble pa­ra el paseo. Las ca­lles son se­gu­ras y tan­to las gran­des ave­ni­das co­mer­cia­les co­mo los pe­que­ños ca­lle­jo­nes ado­qui­na­dos son un ver­da- de­ro pla­cer pa­ra el via­je­ro cu­rio­so. La bi­ci­cle­ta es otra bue­na al­ter­na­ti­va. A un la­do de la Ca­te­dral, la tien­da Rent a Bi­ke (‧ www.ant­werp­bi­kes.be) las al­qui­la por ho­ras (des­de unos 6 eu­ros) Los ta­xis tie­nen pa­ra­das en Groen­plaats, de­lan­te de la Es­ta­ción Cen­tral, y en Ko­nin­gin As­trid­plein, pe­ro es di­fí­cil en­con­trar­los por la ca­lle. Por eso lo me­jor es lla­mar y pe­dir­lo por te­lé­fono (Ant­werp Ta­xi. t 00 32 32 38 38 38).

DÓN­DE DOR­MIR

Ho­tel De Wit­te Le­lie. Kei­zers­traat, 16-18. t 00 32 32 26 19 66. ‧ ho­[email protected]­wit­te­le­lie.be. Ha­bi­ta­ción do­ble, des­de 265 eu­ros (con­sul­tar ofer­tas es­pe­cia­les). En pleno cen­tro his­tó­ri­co de Am­be­res. El ho­tel dis­po­ne de on­ce co­que­tas ha­bi­ta­cio­nes que cui­dan al má­xi­mo los pe­que­ños de­ta­lles. Es­te edi­fi­cio del si­glo XVII, ele­gan­te­men­te re­for­ma­do, re­sul­ta per­fec­to pa­ra rea­li­zar una es­ca­pa­da ro­mán­ti­ca. No hay que per­der­se el desa­yuno en la ro­sa­le­da de su lu­mi­no­so pa­tio in­te­rior. Ho­tel ‘t Sandt. Zand, 17. t 00 32 32 32 93 90. ‧ www.

ho­tel-sandt.be Ha­bi­ta­ción do­ble, des­de 150 eu­ros. Si­tua­do en el cas­co an­ti­guo, es uno de los alo­ja­mien­tos clá­si­cos de la “ciu­dad de los dia­man­tes”. Ele­gan­te y aco­ge­dor, es­te ho­tel cuen­ta tam­bién con una cui­da­da de­co­ra­ción don­de abun­dan los de­ta­lles neo­co­lo­nia­les. Per­fec­to pa­ra re­co­rrer el cen­tro sin acor­dar­se de un ta­xi. Ho­tel Les Nuits. Lan­ge Gast­huiss­traat, 12. ‧ www. ho­te­lles­nuits.be Ha­bi­ta­ción do­ble, des­de 160 eu­ros. Des­ta­ca por su lo­ca­li­za­ción, en pleno cen­tro de la ciu­dad de Am­be­res. Mo­derno y van­guar­dis­ta, su lu­jo es sobrio y ele­gan­te.

Bed Bad& Brood. Jus­ti­ties­traat, 43. t 00 32 32 48 15 39. ‧ www.bbant­werp.com Ha­bi­ta­ción do­ble, des­de 70 eu­ros (es­tan­cia mí­ni­ma de dos no­ches). No es un alo­ja­mien­to muy cén­tri­co, pe­ro com­pen­sa por la re­la­ción ca­li­dad-pre­cio. Te­chos al­tos, sue­los de ma­de­ra y mu­cho es­pa­cio. Bou­le­vard Leo­pold. t 00 32 32 25 52 18. ‧ www. bou­le­vard-leo­pold.be Ha­bi­ta­ción do­ble, des­de 110 eu­ros. Un es­ta­ble­ci­mien­to eco­nó­mi­co y ac­ce­si­ble. Es una bue­na op­ción pa­ra des­can­sar sin per­der el sal­do de la tar­je­ta en el in­ten­to.

DÓN­DE CO­MER

Res­tau­ran­te Hip­po­droom. Leo­pold de Wael­plaats, 10 t 00 32 32 48 52 52. ‧ www.hip­po­droom.be Ce­na pa­ra dos, des­de 120 eu­ros (con dos co­pas de vino). Si­tua­do fren­te al Mu­seo de Be­llas Ar­tes, es­te re­fi­na­do res­tau­ran­te cuen­ta con una más que agra­da­ble te­rra­za pa­ra los días más cá­li­dos. Cuan­do el tiem­po no acom­pa­ña, su in­te­rior, de­co­ra­do con buen gus­to, re­sul­ta per­fec­to pa­ra de­gus­tar una bue­na se­lec­ción de vi­nos y unos man­ja­res fla­men­cos cui­da­do­sa­men­te re­no­va­dos. Sus es­pá­rra­gos de tem­po­ra­da son to­da una de­li­cia.

Sir Ant­hony Van Dyck. Ou­de Koorn­mark, 16. t 00 32 32 31 61 70. ‧ www.si­rant­hony­vandyck.be Me­nú de cua­tro pla­tos, des­de 50 eu­ros. Es­con­di­do en un ado­qui­na­do ca­lle­jón del si­glo XVI, es­te cu­rio­so res­tau­ran­te ofre­ce una ex­ce­len­te co­ci­na fla­men­ca en un en­torno sobrio y aco­ge­dor.

Bras­se­rie Ap­pel­mans. Pa­perns­traat­je, 1. t 00 32 32 26 20 22. Si­tua­da en pleno cas­co an­ti­guo de la ciu­dad, es­ta co­no­ci­da bra­se­ría es una per­fec­ta al­ter­na­ti­va pa­ra de­gus­tar un almuerzo tar­dío o pa­ra re­crear­se en una so­bre­me­sa de­gus­tan­do sus mu­chos y muy ela­bo­ra­dos cóc­te­les.

Gin Fish. Haars­traat, 9. t 00 32 32 31 32 07. Me­nú de cua­tro pla­tos con vino, 85 eu­ros. Un res­tau­ran­te ori­gi­nal y di­fe­ren­te don­de los ha­ya. Su pres­ti­gio­so chef, Di­dier Gar­nich, de­ci­dió aban­do­nar su es­tre­lla Mi­che­lin pa­ra te­ner un ma­yor con­tac­to con el clien­te y así na­ció Gin Fish, un local es­pe­cial don­de la ma­yor par­te de los co­men­sa­les se sien­tan en una ba­rra al­re­de­dor de la co­ci­na abier­ta. La base de su gas­tro­no­mía es el pes­ca­do y la co­mi­da se sir­ve a una ho­ra acor­da­da. Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble re­ser­var.

Bis­tró Mar­cel. Van Schoon­be­ke­plein, 13. t 00 32

33 36 33 02. ‧ www.res­tau­rant­mar­cel.be Un de­li­cio­so res­tau­ran­te es­pe­cia­li­za­do en co­ci­na fran­ce­sa que es­tá si­tua­do en una an­ti­gua igle­sia pres­bi­te­ria­na ar­tís­ti­ca­men­te reha­bi­li­ta­da.

DE CO­PAS

Kat­he­draal­ca­fe (en el cas­co an­ti­guo). Torf­brug, 10. Abier­to has­ta las on­ce de la no­che. Cu­rio­sa ta­ber­na con más de 400 ta­llas de ma­de­ra, aunque sin du­da su pla­to fuer­te es la com­ple­ta car­ta de cer­ve­zas bel­gas. Buen si­tio pa­ra em­pe­zar y tra­bar amis­tad con los lo­ca­les.

cock­tails at ni­ne (en el cas­co an­ti­guo). Lijn­waad­markt, 9. Abier­to has­ta la una de la ma­dru­ga­da. Per­fec­to pa­ra to­mar un buen cóc­tel en un am­bien­te aco­ge­dor y tran­qui­lo don­de la con­ver­sa­ción no es­ta ve­ta­da por el rui­do.

Bar&res­tau­rant the Glo­rious (en el Zuid). De Bur­bu­res­traat, 4. Abier­to has­ta las 2.30 de la ma­dru­ga­da. Es­te mul­ties­pa­cio –bar, res­tau­ran­te, tien­da y ho­tel– es per­fec­to pa­ra los aman­tes de la mo­da y la van­guar­dia. Un nue­vo con­cep­to pa­ra in­ter­pre­tar la no­che de Am­be­res.

‘t Ke­ra­viks­ke (en el Ei­land­je). Sint-al­de­gon­dis­kaai, 54. Ta­ber­na pa­ra gen­te sin com­ple­jos don­de los jó­ve­nes de edad y los jó­ve­nes de es­pí­ri­tu y ar­te­rias se unen en una fes­ti­va her­man­dad.

De Mu­ze (en el cas­co an­ti­guo). Mel­markt, 15. Pre­cio­so ca­fé que es fa­mo­so en Am­be­res por sus fan­tás­ti­cos con­cier­tos de jazz. Pa­ra to­dos aque­llos que quie­ran alar­gar la no­che has­ta el in­fi­ni­to, las webs www.noc­tis.com

www.party­gui­de.be y www.the­club­bing.com ofre­cen to­do ti­po de in­for­ma­ción so­bre la mo­vi­da am­be­ri­na, en la que des­ta­ca la ca­li­dad de sus se­sio­nes de mú­si­ca hou­se.

QUÉ COM­PRAR

Ro­pa, dia­man­tes y cho­co­la­te. Sin du­da tres apues­tas se­gu­ras en Am­be­res. Ade­más, des­cu­brir­las ca­lle­jean­do por la ciu­dad es un pla­cer in­com­pa­ra­ble. Los apa­sio­na­dos por los dia­man­tes tie­nen una ci­ta im­pres­cin­di­ble en el Mu­seo del Dia­man­te, don­de po­drá apren­der to­do lo ne­ce­sa­rio so­bre la his­to­ria y la ta­lla de es­tas pie­dras pre­cio­sas. Ade­más, la ofer­ta de jo­ye­rías en la ciu­dad es in­men­sa. Am­be­res tam­bién es un pa­raí­so de las com­pras, y la mo­da es hoy por hoy uno de sus prin­ci­pa­les re­cla­mos. El Zuit, dis­tri­to de la mo­da, es per­fec­to pa­ra to­dos aque­llos ca­za­do­res de ten­den­cias (aquí es­tán las prin­ci­pa­les tien­das de los Seis de Am­be­res. En la Na­tio­nals­traat se en­cuen­tran ade­más los es­ca­pa­ra­tes de las jó­ve­nes pro­me­sas de la ciu­dad). La pea­to­nal ca­lle Meir es­tá lle­na de tien­das, aunque to­das son gran­des ca­de­nas. En el dis­tri­to de la mo­da y en la tran­qui­la ca­lle Kloos­ters­traat se pue­den en­con­trar tien­das re­tro de pre­cios muy ase­qui­bles. Si bus­ca­mos ga­le­rías de ar­te, pe­que­ñas li­bre­rías o tien­das de mú­si­ca de se­gun­da mano, lo me­jor es di­ri­gir­se a Lan­ge Koe­por­ts­traat, que se en­cuen­tra al no­roes­te de la ciu­dad. Aquí van al­gu­nas su­ge­ren­cias pa­ra dar­se al mun­do del shop­ping en la ciu­dad de Am­be­res, pe­ro pa­ra com­ple­tar la lis­ta lo me­jor es vi­si­tar la pá­gi­na w

www.ant­wer­ps­hop­pings­treets.be

Ann De­meu­le­mees­ter. Ver­lats­traat, 38. Di­se­ños de van­guar­dia des­ple­ga­dos con ele­gan­cia en su bu­que in­sig­nia del Zuit, el dis­tri­to de la mo­da.

Fish and chips. Reyn­ders­traat. Una tien­da de mo­da ur­ba­na lan­za­da e irre­ve­ren­te que cuen­ta con una va­ria­da clien­te­la. No hay que per­der­se tam­po­co las se­sio­nes de mú­si­ca que pin­cha su dj ni los zu­mos re­cién ex­pri­mi­dos de su ca­fé, que se en­cuen­tra si­tua­do en la plan­ta su­pe­rior.

Wal­ter. St An­to­nius­traat, 12. Den­tro de es­te diá­fano ga­ra­je –muy mas­cu­lino y mi­ni­ma­lis­ta– se pue­den des­cu­brir al­gu­nos de los me­jo­res di­se­ños pa­ra hom­bre de la ciu­dad.

Huis a Boon. Lom­bar­den­vest, 24. To­do un via­je en el tiem­po. En es­te pe­que­ño co­mer­cio de 1884 se ven­den de­li­ca­dos guan­tes de cue­ro he­chos a mano.

Louis. Lom­bar­dens­traat, 4. Es­te es­ta­ble­ci­mien­to ofre­ce las me­jo­res pro­pues­tas de la nue­va ca­ma­da de di­se­ña­do­res fla­men­cos.

coc­co­dri­llo. Schut­ters­hofs­traat, 9ª. Una au­tén­ti­ca bou­ti­que del za­pa­to.

par­daf. Ge­men­tes­traat, 8. Una enor­me tien­da que ofre­ce to­do ti­po de ro­pa de se­gun­da mano.

Me­ka­nik Strip. St Ja­cobs­markt, 73. Una fan­tás­ti­ca y com­ple­ta tien­da de có­mics –una de las especialidades fla­men­cas–, que ade­más cuen­ta con una pe­que­ña ga­le­ría de ar­te.

HO­RA­RIOS

La ma­yor par­te de los mu­seos cie­rra los lu­nes. Ca­si to­das las tien­das cie­rran los do­min­gos. El ho­ra­rio de apertura es de diez de la ma­ña­na a seis de la tar­de, inin­te­rrum­pi­da­men­te. Los res­tau­ran­tes, por su par­te, de­jan de ser­vir a las diez de la no­che.

MAS IN­FOR­MA­CIÓN

tu­ris­mo de Bél­gi­ca: Flan­des y Bru­se­las. Moll de Bar­ce­lo­na, s/n. WTC Edf. Es­te 6ª plan­ta t 93 508 59 91. www.flan­des.net www.vi­si­tant­wer­pen.be

www.gra­ti­si­nant­wer­pen.be (pá­gi­na que anun­cia to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des gra­tis en la ciu­dad, des­de con­cier­tos has­ta ex­po­si­cio­nes).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.