Los diez puer­tos de crucero más vi­si­ta­dos del Caribe.

A PAR­TIR DE NO­VIEM­BRE CO­MIEN­ZA LA ME­JOR ÉPO­CA pa­ra rea­li­zar un crucero por aguas ca­ri­be­ñas, una mo­da­li­dad via­je­ra en au­ge que per­mi­te co­no­cer pai­sa­jes ur­ba­nos y na­tu­ra­les de en­sue­ño. Es­tas son las pa­ra­das más visitadas por los bu­ques de las com­pa­ñías más

Viajar - - VIAJAR -

LA IN­COM­PA­RA­BLE SE­DUC­CIÓN DE SAN JUAN DE PUER­TO RI­CO

Pa­ra los via­je­ros que na­ve­guen por aguas ca­ri­be­ñas en uno de los cru­ce­ros que sa­len de Mia­mi, ha­cer es­ca­la en San Juan de Puer­to Ri­co les pro­por­cio­na, al me­nos, dos atrac­ti­vos irre­nun­cia­bles: co­no­cer la be­lle­za na­tu­ral de un te­rri­to­rio que ya cau­ti­vó a Cris­tó­bal Co­lón en su se­gun­do via­je a las Amé­ri­cas (1493) y dis­fru­tar de la opor­tu­ni­dad de co­no­cer una de las bahías na­tu­ra­les más gran­des del Caribe, vi­gi­la­da por el cas­ti­llo de San Felipe del Mo­rro (si­glo XVI). Otro ba­luar­te im­pres­cin­di­ble es el fuer­te San Cris­tó­bal y su ga­ri­ta del Dia­blo, em­ble­ma de la ciu­dad. Am­bas for­ti­fi­ca­cio­nes es­tán en el Vie­jo San Juan, dis­tri­to de ca­lles ado­qui­na­das, co­lo­ris­tas vi­vien­das y mu­seos, co­mo el de­di­ca­do al mú­si­co Pa­blo Ca­sals, ad­mi­ra­do ve­cino de la ca­pi­tal du­ran­te 17 años.

w www.san­juan.pr

NAS­SAU, EL ES­PE­JO CUL­TU­RAL DEL AR­CHI­PIÉ­LA­GO DE LAS BAHA­MAS

Des­cu­brir las Baha­mas a bor­do de un crucero sig­ni­fi­ca an­clar en el pro­te­gi­do puer­to de su ca­pi­tal, Nas­sau, uni­da por un puen­te a Pa­ra­di­se Is­land. Es una her­mo­sa ciu­dad de ar­qui­tec­tu­ra vic­to­ria­na bien con­ser­va­da, mez­cla de in­fluen­cias eu­ro­peas y afri­ca­nas. An­ti­guo re­fu­gio de fi­li­bus­te­ros al ser­vi­cio de la co­ro­na bri­tá­ni­ca, na­da más pi­sar tie­rra, en­fi­lan­do la ar­te­ria vi­tal, Bay Street, el Mu­seo de los Pi­ra­tas da bue­na cuen­ta de ello, igual que el fuer­te Char­lot­te, dos vi­si­tas bá­si­cas pa­ra com­pren­der la cul­tu­ra baha­me­sa. Si se pre­fie­re el pla­cer de to­mar el sol so­bre la are­na blan­ca, la pla­ya pú­bli­ca del Sun­ri­se Beach Club se localiza cer­ca del com­ple­jo Atlan­tis, don­de se en­cuen­tra uno de los acua­rios más gran­des del mun­do.

w www.baha­mas­tu­ris­mo.com

ORANJESTAD, LA PUER­TA DE EN­TRA­DA A LA IS­LA DE ARU­BA

La tra­ve­sía ca­ri­be­ña de Ro­yal Ca­rib­bean, que par­te des­de San Juan de Puer­to Ri­co, an­cla en la is­la de Aru­ba en el pe­núl­ti­mo de los ocho días de via­je. El puer­to de Oranjestad, la ca­pi­tal, es el lu­gar que re­ci­be la ma­yor par­te de los cru­ce­ros que tran­si­tan por el Caribe Sur, en cu­yo co­ra­zón se en­cuen­tra es­ta is­la aba­ni­ca­da por los vien­tos ali­sios que mo­de­lan la fi­gu­ra de los ár­bo­les wa­ta

pa­na y di­vi di­vi, em­ble­mas de la ciu­dad. Aunque los idio­mas ofi­cia­les son el ho­lan­dés y el pa­pia­men­to (local), tam­bién se ha­bla el cas­te­llano por su pro­xi­mi­dad a Ve­ne­zue­la. El mi­ra­dor de Las Ro­cas, el fa­ro Ca­li­for­nia, re­cep­tor de las úl­ti­mas se­ña­les del Ti­ta­nic, y el pa­raí­so de Palm Beach son des­ti­nos de re­fe­ren­cia. En el cen­tro ur­bano hay edi­fi­cios co­lo­nia­les de ar­qui­tec­tu­ra ho­lan­de­sa, ca­si­nos y tien­das con los dia­man­tes de Aru­ba.

whttp:// es.aru­ba.com

MON­TE­GO BAY, PU­RA ESEN­CIA JA­MAI­CA­NA A RIT­MO DE REG­GAE

Par­tir des­de Gal­ves­ton (Te­xas) o Port Ever­gla­des (Flo­ri­da) en los cru­ce­ros que via­jan por Mé­xi­co y Hon­du­ras sig­ni­fi­ca ha­cer es­ca­la en el Puer­to de Mon­te­go Bay, con lo que los pa­sa­je­ros pi­sa­rán sue­lo de Ja­mai­ca, la ter­ce­ra is­la más gran­de del Caribe y re­ser­va de la fa­mi­lia de Co­lón, quien ya apre­cia­ra su ha­lo de tran­qui­li­dad, vir­tud que la is­la aún con­ser­va. El al­ma de Mon­te­go Bay se ha­lla en Sam Shar­pe Squa­re, zo­na en la que se res­pi­ran ai­res ju­bi­lo­sos en­tre ven­de­do­res de ro­pa mul­ti­co­lor y pues­tos de zu­mos. Ha­cia el nor­te, es des­tino obli­ga­to­rio la pla­ya Doc­tor’s Ca­ve y el Par­que Ma­rino, con bar­cas de sue­lo trans­pa­ren­te. Pa­tria de Bob Mar­ley, su pan­teón y su es­tu­dio mu­si­cal man­tie­nen las puer­tas abier­tas pa­ra en­se­ñar ob­je­tos per­so­na­les del can­tan­te.

w www.vi­sit­ja­mai­ca.com

PUER­TO LI­MÓN, LU­GAR DE EN­CUEN­TRO COS­TA­RRI­CEN­SE

Una ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te, el vino tí­pi­co de anacar­do gi­gan­te, el cos­tum­bris­mo del Par­que Vargas y la ama­bi­li­dad de la cul­tu­ra afro­ca­ri­be­ña son par­te de los atrac­ti­vos que Puer­to Li­món (Cos­ta Ri­ca) ofre­ce a los via­je­ros que, en sin­gla­du­ra ca­ri­be­ña, ha­cen es­ca­la en sus mue­lles. Pe­ro, en reali­dad, la en­se­na­da sir­ve co­mo pun­to de sa­li­da pa­ra las ex­cur­sio­nes ha­cia el Par­que Na­cio­nal Tor­tu­gue­ro, con un sis­te­ma na­tu­ral de ca­na­les na­ve­ga­bles y el lu­gar más im­por­tan­te de desove de las tor­tu­gas ver­des y ca­rey. La otra op­ción es la ru­ta de la Re­ser­va de Cahui­ta, con su arre­ci­fe de co­ral y sus pla­yas de are­na blan­ca. Quie­nes pre­fie­ran sen­tir el pla­cer de no ha­cer na­da, las pla­yas Mar­ga­ri­ta y Por­te­te son des­ti­nos apro­pia­dos. w www.vi­sit­cos­ta­ri­ca.com

PHI­LIPS­BURG, PA­RAÍ­SO DE PLA­YAS Y TIEN­DAS LI­BRES DE IM­PUES­TOS

Uno de los seis puer­tos ca­ri­be­ños pre­fe­ri­dos por las flo­tas de cru­ce­ros pa­ra an­clar es el de Phi­lips­burg, la ca­pi­tal de la is­la San Mar­tín. La ciu­dad per­te­ne­ce a la par­te ho­lan­de­sa de la is­la, mien­tras que la otra mi­tad del te­rri­to­rio in­su­lar es fran­ce­sa. La im­por­tan­cia de su lo­ca­li­za­ción es­tra­té­gi­ca es­tá ava­la­da por el fuer­te Áms­ter­dam, pri­mer en­cla­ve mi­li­tar ho­lan­dés en el Caribe, y la for­ti­fi­ca­ción Wi­llem. En su ca­lle prin­ci­pal, Front Street, se ali­nean cien­tos de tien­das li­bres de im­pues­tos y en­tre sus 36 mag­ní­fi­cas pla­yas la rei­na es sin du­da Cu­pe­coy Bay, aunque pa­ra prac­ti­car el es­quí acuá­ti­co re­sul­ta pre­fe­ri­ble Sim­pson Bay La­goon. Por las no­ches, la ciu­dad ofre­ce nu­me­ro­sos res­tau­ran­tes y ani­ma­dos ca­si­nos.

w www.ile­de­saint­mar­tin.org

DE CAN­CÚN A IS­LA MU­JE­RES

Hay va­rias po­si­bi­li­da­des de ha­cer es­ca­la en la ciu­dad me­xi­ca­na de Can­cún, pe­ro una de las más in­tere­san­tes es la pa­ra­da del crucero de la com­pa­ñía Happy Crui­ses que lle­ga des­de Co­zu­mel. En los ve­ci­nos te­rri­to­rios de Chi­chén It­zá, an­ti­gua ca­pi­tal del im­pe­rio ma­ya, se al­zan la im­pre­sio­nan­te pi­rá­mi­de de­di­ca­da al dios Ku­kul­kán y otros edi­fi­cios re­li­gio­sos y ci­vi­les. La ex­cur­sión ma­rí­ti­ma a Is­la Mu­je­res ga­ran­ti­za un día de aven­tu- ras con vi­si­tas al Par­que Na­tu­ral Ga­rra­fón o a la zo­na lla­ma­da Pun­ta Sur, ade­más de dis­fru­tar en las pla­yas su­re­ñas de es­ta es­tre­cha y alar­ga­da is­la que de­be su nom­bre a las es­ta­tui­llas fe­me­ni­nas que en­con­tró el es­pa­ñol Her­nán­dez de Cór­do­ba en 1517. w www.tu­ris­mo.can­cun.gob.mx w www.is­la-mu­je­res.com.mx

SAN­TO TO­MÁS, UNA RE­SER­VA NA­TU­RAL DE CO­RA­LES

El puer­to de Char­lot­te Ama­lie, la ca­pi­tal de San­to To­más, una de las Is­las Vír­ge­nes, dis­po­ne de un mue­lle de aguas pro­fun­das ca­paz de al­ber­gar el ca­la­do de los gran­des bu­ques. Su ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XVIII es­tá de­co­ra­da con una pa­le­ta de atrac­ti­vos co­lo­res pas­tel y es con­si­de­ra­da la ca­pi­tal del duty

free. Es­tas son al­gu­nas de las ra­zo­nes que eli- gen los cru­ce­ros pa­ra echar el an­cla en es­te apa­ci­ble puer­to. Pa­sear por el cen­tro de la ciu­dad sig­ni­fi­ca co­no­cer mo­nu­men­tos co­mo el Par­que de la Eman­ci­pa­ción, con­me­mo­ra­ti­vo de la li­ber­tad de los es­cla­vos en las In­dias Oc­ci­den­ta­les en 1848, o aden­trar­se en la his­to­ria de la ciu­dad que se ex­po­ne en el Mu­seo Ame­ri­cano-ca­ri­be­ño. En los al­re­de­do­res, la Re­ser­va de Co­ra­les es una es­tu­pen­da pro­pues­ta pa­ra to­da la fa­mi­lia y en lo más al­to es­pe­ra el cas­ti­llo de Bar­ba­ne­gra.

w www.usvi.net

FORT LAU­DER­DA­LE, LA CIU­DAD DE LOS CRU­CE­ROS Y LOS CA­NA­LES

El crucero más gran­de del mun­do, Oa­sis of

the Seas, rea­li­za una sin­gla­du­ra cir­cu­lar que par­te de Port Ever­gla­des, en Fort Lau­der­da­le (Flo­ri­da), una ciu­dad que ba­te ré­cords en trá­fi­co de pa­sa­je­ros por­que tam­bién es pun­to de es­ca­la en las tra­ve­sías ca­ri­be­ñas. Con­for­ma es­ta ca­pi­tal una se­rie de is­las que se co­mu­ni­can por ca­na­les, con lo que las lan­chas-ta­xi son un di­ver­ti­do me­dio de trans­por­te pa­ra co­no­cer, por ejem­plo, una de las man­sio­nes tí­pi­cas de la ciu­dad, co­mo la Bon­net Hou­se y la Stra­nahan Hou­se. Co­mo ofer­ta cul­tu­ral, tres mu­seos se lle­van la pal­ma: el de­di­ca­do a la his­to­ria de la ciu­dad, el del ar­te y el de la cien­cia.

w www.ci.ftlaud.fl.us

WILLEMSTAD, HE­REN­CIA CO­LO­NIAL Y MER­CA­DOS DE FLO­RES

Los bar­cos que lle­gan al puer­to de Willemstad, en la is­la an­ti­lla­na ho­lan­de­sa de Cu­raçao, de­ben pa­sar por de­ba­jo de una de las pier­nas del puen­te flo­tan­te co­no­ci­do por La An­ti­gua Da­ma Co­lum­pián­do­se, ne­xo de las dos par­tes en que se di­vi­de la bahía: Pun­da y Otra­ban­da. En la zo­na Es­te es­tán los co­lo­ris­tas edi­fi­cios de ori­gen ho­lan­dés (si­glos XVII y XVIII) que for­man el cas­co an­ti­guo, jun­to con el mer­ca­do flo­tan­te de flo­res. De la pre­sen­cia co­lo­nial dan tes­ti­mo­nio el fuer­te Ams­ter­dam y el Wa­ter­ford. No hay que de­jar pa­sar la vi­si­ta a la si­na­go­ga Ema­nuel, la más añe­ja de Amé­ri­ca.

w www.cu­ra­cao-gov.an

Nas­sau.

Aru­ba.

Fort Lau­der­da­le.

Chi­chén It­zá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.