Se­cre­tos de Cuenca.

Viajar - - VIAJAR - CAR­MEN DORR

AR­TE CON­TEM­PO­RÁ­NEO Y SO­BRIE­DAD CAS­TE­LLA­NA son las no­tas dominantes de una ru­ta por el cas­co vie­jo de Cuenca, un pu­ña­do de ca­lles don­de des­cu­brir mi­ra­do­res so­li­ta­rios con vis­tas im­po­si­bles so­bre el río Jú­car o in­clu­so un cua­dro de War­hol en un an­ti­guo con­ven­to de mon­jas car­me­li­tas.

De­li­mi­ta­do

por las ho­ces de los ríos Jú­car y Hué­car, el cas­co vie­jo de la ciu­dad man­che­ga de Cuenca for­ma un tra­za­do ur­bano irre­gu­lar, lleno de ca­lle­jo­nes y rin­co­nes es­con­di­dos. En la dé­ca­da de los 60 del si­glo pa­sa­do, una ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas con­vir­tió es­te ba­rrio en eje del lla­ma­do Gru­po de Cuenca, un au­tén­ti­co re­vul­si­vo en el pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co es­pa­ñol de aquel mo­men­to. La fa­ma del Mu­seo de Ar­te Abs­trac­to, fun­da­do en 1966 por el pin­tor Fer­nan­do Zó­bel, res­ta vi­si­bi­li­dad a otros es­pa­cios me­nos co­no­ci­dos, pe­ro de gran in­te­rés. Es el ca­so de la Fun­da­ción An­to­nio Sau­ra (www.fun­da­cio­nan( to­nio­sau­ra.es) , que al­ber­ga una co­lec­ción per­ma­nen­te de pin­tu­ra, obra grá­fi­ca, li­bros y do­cu­men­tos del ar­tis­ta. Ubi­ca­da en la Ca­sa Za­va­la, un mag­ní­fi­co pa­la­cio del si­glo XVIII, tam­bién or­ga­ni­za ex­po­si­cio­nes de au­to­res emergentes. Otra pa­ra­da re­co­men­da­ble es la Fun­da­ción An­to­nio Pé­rez , que em­plea las de­pen­den­cias de un an­ti­guo con­ven­to pa­ra mos­trar la im­pre­sio­nan­te co­lec­ción (Chi­lli­da, Tor­ner, Ca­no­gar y un sor­pren­den­te Andy War­hol) de es­te edi­tor y me­ce­nas, “co­lec­cio­nis­ta de ami­gos y ob­je­tos sin­gu­la­res”, en pa­la­bras de Juan Mar­sé.

La ca­fe­te­ría El Al­ji­be , cu­yo sue­lo acris­ta­la­do per­mi­te ver las ca­na­li­za­cio­nes de una fuen­te me­die­val, es un si­tio tran­qui­lo don­de re­po­ner fuer­zas an­tes de se­guir ex­plo­ran­do las ca­lles más au­tén­ti­cas de Cuenca. El cer­cano Con­ven­to de los Des­cal­zos ,a po­cos mi­nu­tos a pie, es­tá al­go de­te­rio­ra­do y no for­ma par­te del re­co­rri­do tu­rís­ti­co ha­bi­tual, pe­ro ate­so­ra una an­ti­gua le­yen­da. Ha­cién­do­se pa­sar por una her­mo­sa da­ma, el dia­blo ten­tó a un jo­ven li­ber­tino que, al co­no­cer la ver­da­de­ra iden­ti­dad de su enamo­ra­da, co­rrió a re­fu­giar­se en el con­ven­to y de­di­có su vi­da a la ora­ción. La Cruz del Con­ver­ti­do, que se al­za de­lan­te del edi­fi­cio, re­cuer­da es­ta his­to­ria.

Pis­to, ajoa­rrie­ro y mor­te­rue­lo son las especialidades más des­ta­ca­das de la gas­tro­no­mía man­che­ga. Re­sul­ta obli­ga­do atre­ver­se a pro­bar­las en el Me­són Ca­sas Col­ga­das g (www.me­son­ca­sas­col­ga­das.com) , un res­tau­ran­te de me­re­ci­da fa­ma ubi­ca­do en una de las fa­mo­sas ca­sas del si­glo XIV que se aso­man so­bre el río. La fac­tu­ra es abul­ta­da, pe­ro el em­pla­za­mien­to y la ca­li­dad lo va­len. Otra op­ción es lapp po­pu­lar Bo­de­gui­lla de Ba­si­lio , en el lí­mi­te en­tre la ciu­dad vie­ja y la nue­va. Es­ta ta­ber­na, am­bien­ta­da con fo­tos de la re­gión a co­mien­zos del si­glo XX, es co­no­ci­da por ser­vir con las be­bi­das ta­pas tan abun­dan­tes –hue­vos de co­dor­niz con ja­món, chi­pi­ro­nes con pa­ta­tas pa­na­de­ra, sar­di­nas a la plan­cha…– que el ape­ri­ti­vo se con­vier­te en almuerzo.

Si ape­te­ce to­mar una co­pa a la caí­da de la tar­de, na­da me­jor que atrin­che­rar­se, siem­pre y cuan­do el cli­ma lo per­mi­ta, en la te­rra­za del pub Los Clá­si­cos , que go­za de unas vis­tas in­su­pe­ra­bles so­bre las ho­ces del Jú­car.

La co­lec­ción de An­to­nio Pé­rez ate­so­ra obras de Chi­lli­da, Tor­ner, Ca­no­gar y War­hol

Pa­ra pro­lon­gar la no­che, en el por­tal de al la­do se en­cuen­tra otro bar, La Edad de Oro , don­de sir­ven cóc­te­les y combinados al rit­mo de los gran­des éxi­tos de la his­to­ria del rock. La de­co­ra­ción es cu­rio­sa: la ca­bi­na del DJ se en­cuen­tra en una fur­go­ne­ta Ca­li­for­nia de los años 70 y de las pa­re­des cuel­gan di­ver­ti­dos y ori­gi­na­les fo­to­mon­ta­jes de los Ro­lling Sto­nes en las Ca­sas Col­ga­das o los Beatles cru­zan­do la Pla­za Ma­yor de Cuenca.

Lle­ga­da la ho­ra de re­ti­rar­se a des­can­sar, re­sul­ta re­co­men­da­ble el cén­tri­co Ho­tel Leo­nor de Aqui­ta­nia (www.ho­te­lleo­nor­dea­qui­ta­nia.(com) . Cuen­ta con 46 có­mo­das ha­bi­ta­cio­nes y bue­nas vis­tas del río en una ca­sa pa­la­cie­ga del si­glo XVIII (el pre­cio de la ha­bi­ta­ción do­ble par­te des­de 50 eu­ros, aunque si se pi­de con vis­tas y en fin de se­ma­na el pre­cio sube has­ta los 100 eu­ros).

La Bo­de­gui­lla de Ba­si­lio, fa­mo­sa por su de­co­ra­ción y sus abun­dan­tes ta­pas.

El cas­co vie­jo de la ciu­dad es­tá lleno de ca­lle­jo­nes y rin­co­nes de in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.