La Me­sa del Ca­bo

Viajar - - CARTA - DI­REC­TOR

e las Siete Ma­ra­vi­llas de la Na­tu­ra­le­za, ele­gi­das el 11 del 11 del 11 por los mi­llo­nes de in­ter­nau­tas que han res­pon­di­do a la con­vo­ca­to­ria de new7­won­ders. com hay una cu­ya elec­ción pue­de re­sul­tar, pa­ra quie­nes no co­noz­can el lu­gar, ca­pri­cho­sa y sor­pren­den­te: la Mon­ta­ña de la Me­sa en Ciu­dad del Ca­bo. Es la úni­ca mon­ta­ña in­clui­da en la re­du­ci­da lis­ta fi­nal, don­de no han en­tra­do, por fal­ta de vo­tos, nin­gu­na de las cum­bres más al­tas del pla­ne­ta. Tam­po­co pros­pe­ra­ron pi­cos co­mo el Ki­li­man­ja­ro o el Acon­ca­gua, con­ver­ti­dos por su si­lue­ta o por sus re­fe­ren­cias li­te­ra­rias en sím­bo­lo de un con­ti­nen­te. Y ni si­quie­ra al­can­za­ron la pri­me­ra se­lec­ción de no­mi­na­dos las ele­va­cio­nes que al­gu­nas re­li­gio­nes con­si­de­ran lu­ga­res de re­ve­la­ción de lo sa­gra­do, co­mo el mon­te Kai­lash, en el Hi­ma­la­ya, don­de re­si­de el dios Shi­va. Por el con­tra­rio, la mon­ta­ña del Ca­bo no apun­ta al cie­lo ni vis­te con nie­ve su apla­na­da cum­bre, ca­re­ce de la ma­jes­tuo­si­dad del An­na­pur­na y de la ele­gan­cia del Capitán o del Cer­vino, y su his­to­rial de le­yen­das y tra­di­cio­nes no per­mi­te in­cluir­la en­tre las mon­ta­ñas cós­mi­cas, víncu­lo en­tre el Cie­lo y la Tie­rra, es­pe­ran­za de la Hu­ma­ni­dad por­que sal­va­ron sus pi­cos del Di­lu­vio. La Me­sa es ba­ji­ta –ape­nas tie­ne mil me­tros de al­tu­ra–, rec­tan­gu­lar y ro­ma. A cam­bio, las his­to­rias más an­ti­guas di­cen que na­ció pa­ra pro­te­ger a los ha­bi­tan­tes del ex­tre­mo sur de Áfri­ca y, en efec­to, pa­re­ce cons­trui­da, co­mo los tem­plos grie­gos, con pro­por­cio­nes y ar­mo­nías ajus­ta­das a la me­di­da del hom­bre.

El pri­mer oc­ci­den­tal que vio la Mon­ta­ña de la Me­sa fue el por­tu­gués Bar­to­lo­mé Díaz, el pri­mer na­ve­gan­te que bor­deó to­da la cos­ta afri­ca­na por el Atlán­ti­co sur. Díaz avis­tó la Me­sa en el año 1488 y bau­ti­zó el ca­bo fren­te a la mon­ta­ña co­mo Ca­bo de las Tor­men­tas, aunque a su rey, João II, le pa­re­ció más pru­den­te de­no­mi­nar­lo Ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za. Mu­chas de las le­yen­das que se vin­cu­lan a la

DMe­sa na­cen del fra­gor del Ca­bo, de la vio­len­ta agi­ta­ción del océano fren­te a la bahía. El gran p o e t a p o r t ugués Luis de Ca­moens, pa­rien­te del des­cu­bri­dor de la ru­ta a la In­dia, Vas­co de Ga­ma, si­tuó en la Me­sa al es­pí­ri­tu de Ada­mas­tor, un ti­tán her­mano de Atlas a quien el dios Zeus con­de­nó a sos­te­ner la úl­ti­ma mon­ta­ña en los lí­mi­tes del mun­do. Ada­mas­tor, el ti­tán oceá­ni­co, era, en los ver­sos de Ca­moens, el es­pí­ri­tu res­pon­sa­ble de la rui­na de los ma­ri­nos en las aguas del Ca­bo, la fu­ria que, en­tre otros sucesos cé­le­bres, im­pi­dió al capitán Hen­drik van der Dec­ken en­trar en la bahía y con­vir­tió su bar­co en el Ho­lan­dés erran­te, una na­ve fan­tas­ma que el rey Jor­ge V de In­gla­te­rra ase­gu­ró ha­ber vis­to –más­til por más­til, ve­la por ve­la– cuan­do era un ca­de­te de la Ro­yal Navy. Pe­ro és­ta y otras le­yen­das son cuen­tos del mar, no de la mon­ta­ña. Pa­ra los khoik­hoi, los hom­bres de los hom­bres, ha­bi­tan­tes del Ca­bo des­de el si­glo VI, el mun­do fue crea­do des­pués de nu­me­ro­sas ba­ta­llas que en­fren­ta­ron al dios su­pre­mo, Qa­ma­ta, con la mal­va­da ser­pien­te del mar, Ngan­yam­ba. Qa­ma­ta ven­ció gra­cias a la ayu­da de la diosa de un so­lo ojo, Djo­be­la, se­ño­ra de la tie­rra, quien creó cua­tro gigantes pro­tec­to­res en los cua­tro pun­tos car­di­na­les del mun­do. El gi­gan­te del sur, Um­lin­di We­mi­ni­gi­zi­mu, se con­vir­tió en la Mon­ta­ña de la Me­sa.

En el mes de di­ciem­bre, cuan­do lle­ga al Ca­bo el ve­rano aus­tral, la Me­sa atra­pa las len­guas de ai­re frío que vie­nen del mar, las pe­ga a su cá­li­da es­pal­da, las con­den­sa y las em­pu­ja por su la­de­ra co­mo nu­bes es­ca­pa­das de la pro­pia cum­bre. Es el es­pec­tácu­lo anual co­no­ci­do co­mo El man­tel de la Me­sa, que tam­bién an­cla sus orí­ge­nes en

“De­bo ha­cer al­go es­pe­cial aquí”, pen­só Dios. Y creó una puer­ta per­fec­ta pa­ra el con­ti­nen­te más ma­ra­vi­llo­so

una le­yen­da fa­vo­ra­ble pa­ra los hu­ma­nos: el capitán Van Hunks, ma­ri­ne­ro re­ti­ra­do, so­lía su­bir a la cum­bre de la Me­sa pa­ra fu­mar va­rias pi­pas; un día se en­con­tró con otro fu­ma­dor que le re­tó a ver quién era ca­paz de fu­mar más pi­pas se­gui­das; ga­nó Van Hunks y lue­go des­cu­brió que su opo­nen­te, de­rro­ta­do, era el mis­mí­si­mo dia­blo.

Desmond Tu­tu, el ar­zo­bis­po de Ciu­dad del Ca­bo, crea­dor de la ex­pre­sión “Rain­bow na­tion”, el país del ar­co iris, tie­ne su pro­pia ver­sión del mi­to ori­gi­nal de la Me­sa. Lo re­co­ge Ca­rrie Ham­pton, en el li­bro Ta­ble Moun­tain to Ca­pe Point. El ar­zo­bis­po sos­tie­ne que cuan­do Dios ter­mi­nó de crear la Tie­rra y to­dos los se­res vi­vos, se sen­tó pa­ra ad­mi­rar su obra y en­ton­ces se fi­jó en el ex­tre­mo sur de Áfri­ca, don­de se unen los dos gran­des océa­nos. “De­bo ha­cer al­go es­pe­cial aquí”, pen­só Dios. Y to­mó tie­rra y mar y plan­tas y ani­ma­les y creó una puer­ta per­fec­ta pa­ra el con­ti­nen­te más ma­ra­vi­llo­so de la Tie­rra. Así na­ció, se­gún el ar­zo­bis­po Desmond Tu­tu, la Mon­ta­ña de la Me­sa, que no tie­ne for­ma de es­ca­le­ra sino de puer­ta, y así se ex­pli­ca por qué to­do el mun­do que co­no­ce Ciu­dad del Ca­bo no la ol­vi­da nun­ca.

Aho­ra, al­gún es­pí­ri­tu via­je­ro ha ins­pi­ra­do la vo­ta­ción po­pu­lar de new7­won­ders por In­ter­net y la Mon­ta­ña de la Me­sa ha si­do ele­gi­da en­tre las siete pri­me­ras ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del pla­ne­ta. Pa­ra mu­chos, una elec­ción sor­pren­den­te; pa­ra otros, era de es­pe­rar. Es­ta mon­ta­ña lle­va mu­chos si­glos di­bu­jan­do con su ta­ble­ro de ro­ca y su man­tel de nu­bes el lu­gar que el fa­mo­so pi­ra­ta y ave­za­do ma­rino sir Fran­cis Drake con­si­de­ró el ca­bo más ex­tra­or­di­na­rio de la Tie­rra.

V

Ma­riano López

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.