Pla­sen­cia, la ciu­dad de las dos ca­te­dra­les

Viajar - - DESTE -

es una ciu­dad mo­nu­men­tal y evo­ca­do­ra, con ca­lle­jas pin­to­res­cas, no­bles pa­la­cios, mu­seos y be­llos re­cuer­dos mo­nu­men­ta­les y he­rál­di­cos en sus fa­cha­das. Es­tá si­tua­da al nor­te de la pro­vin­cia de Cáceres, en el mean­dro que produce el río Jerte, jun­to al puen­te de San Lá­za­ro. El nom­bre de sus ca­lles es cu­rio­so. Unas lle­van el nom­bre de las puer­tas prin­ci­pa­les de la ciu­dad en las que desem­bo­can, que a su vez se de­no­mi­nan co­mo las ciu­da­des ha­cia las que es­tán orien­ta­das –ca­lle Puer­ta de Tru­ji­llo, Puer­ta de Ta­la­ve­ra, Puer­ta de Co­ria…–. Otras lle­van nom­bres de agen­tes na­tu­ra­les: ca­lle Puer­ta del Sol, de las Pe­ñas, Are­ni­llas... Tam­bién las hay que re­cuer­dan a las más di­ver­sas ac­ti­vi­da­des gre­mia­les: ca­lle de Za­pa­te­ría, Cal­de­re­ros, de los Que­sos, Po­da­do­res…

La ex­ten­sión que tie­ne Pla­sen­cia per­mi­te re­co­rrer­la a pie. El pun­to de par­ti­da es la Pla­za Ma­yor, de so­por­ta­les, don­de se en­cuen­tra el Ayun­ta­mien­to, que fue co­men­za­do en el si­glo XVI, mo­di­fi­ca­do en el XVII y re­cons­trui­do en los pri­me­ros años del XVIII.

Al sa­lir de la Pla­za Ma­yor, por la ca­lle Rey, se lle­ga a la Ca­sa de las Ar­go­llas, en la que se ce­le­bra­ron las bo­das en­tre Jua­na La Bel­tra­ne­ja y el rey de Por­tu­gal. En la mis­ma man­za­na pue­de vi­si­tar­se la Ca­sa de los Tre­jo Ba­rran­tes, que es una be­lla edi­fi­ca­ción del si­glo XVI, con her­mo­sa por­ta­da y es­cu­do de la es­tir­pe. Y un po­qui­to más ade­lan­te, la igle­sia de San­ta Ana.

El paseo con­ti­núa por las ca­lles de San­ta Ana y la Tea has­ta lle­gar a la pla­za de San Mar­tín, don­de se en­cuen­tra la igle­sia del mis­mo nom­bre, que con­ser­va res­tos ro­má­ni­cos del si­glo XII I.

Se de­ja la pla­za de San Mar­tín a un la­do y, a tra­vés de la Pla­za Ma­yor, se ac­ce­de a la Ca­sa de las Dos To­rres po­pu­lar­men­te lla­ma­da de las Ar­go­llas, que es la man­sión se­ño­rial más an­ti­gua que con­ser­va la ciu­dad.

Y a unos po­cos me­tros, en un pe­que­ño nú­cleo al­re­de­dor de la pla­za de la Ca­te­dral, se en­cuen­tran agru­pa­dos va­rios edi­fi­cios: el Pa­la­cio de Jus­ti­cia, la Ca­sa del Deán, el Hos­pi­tal Pro­vin­cial, el Pa­la­cio Epis­co­pal y las ca­te­dra­les, la Nue­va y la Vie­ja, que son una vi­si­ta obli­ga­da en Pla­sen­cia por su im­por­tan­cia y be­lle­za.

Las dos ca­te­dra­les se en­cuen­tran uni­das por un claus­tro y per­te­ne­cen a es­ti­los muy dis­tin­tos. La Ca­te­dral Vie­ja es ro­má­ni­ca y se cons­tru­yó en­tre los si­glos XI I I y XIV. La fa­cha­da de los Pies tie­ne un cuer­po cen­tral con vano de me­dio pun­to, co­ro­na­do por una hor­na­ci­na que re­pre­sen­ta la Anun­cia­ción de la Vir­gen, por en­ci­ma de la cual des­ta­ca un ro­se­tón de gran ta­ma­ño. La torre es gó­ti­ca y con­ser­va al­gu­nos ele­men­tos ro­má­ni­cos. En el claus­tro que une am­bas ca­te­dra­les des­ta­can las co­lum­nas y ca­pi­te­les ro­má­ni­cos, así co­mo los ar­cos y bó­ve­das de cru­ce­ría.

La Ca­te­dral Nue­va es un mag­ní­fi­co con­jun­to de­co­ra­ti­vo de es­ti­lo pla­te­res­co. La si­lle­ría del co­ro es gó­ti­ca. Al­gu­nos de sus re­lie­ves ofre­cen es­ce­nas bur­les­cas. Los res­pal­dos de las si­llas al­tas mues­tran cua­dros de ta­ra­cea y los re­tra­tos de los Re­yes Ca­tó­li­cos. Se con­ser­va tam­bién un re­tra­to de los Chu­rri­gue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.