El Mo­nas­te­rio de Pie­dra y la Ru­ta del Agua

Viajar - - NORESTE -

de­ja de sor­pren­der es­te gran­dio­so en­cla­ve na­tu­ral za­ra­go­zano. Ya en el in­te­rior del par­que na­tu­ral, el río Pie­dra se di­vi­de en tres bra­zos for­man­do in­nu­me­ra­bles cas­ca­das. Si­guien­do el iti­ne­ra­rio que pro­po­ne el par­que, la pri­me­ra cas­ca­da que asom­bra por su al­tu­ra es la Co­la de Ca­ba­llo. Des­de aquí el ca­mino ini­cia un des­cen­so ha­cia la Gru­ta Iris y al pie de la Co­la de Ca­ba­llo. A con­ti­nua­ción se en­cuen­tra la pis­ci­fac­to­ría, pri­mer cen­tro de pis­ci­cul­tu­ra de Es­pa­ña (su cons­truc­ción da­ta de 1866), lle­na de tru­chas de va­ria­das es­pe­cies.

Se de­jan las pes­que­ras a un la­do y se lle­ga a la Pe­ña del Dia­blo y al Lago del Es­pe­jo, que re­ci­be es­te nom­bre por su trans­pa­ren­cia y cal­ma. En es­te lu­gar hay una zo­na ver­de don­de se re­co­mien­da ha­cer un al­to en el ca­mino pa­ra des­pués as­cen­der por Los Cho­rrea­de­ros y desem­bo­car en el tú­nel de la Cas­ca­da Iris. Muy re­co­men­da­ble es ad­mi­rar­la al atar­de­cer, cuan­do sus aguas des­pi­den re­fle­jos de co­lo­res. Aguas arri­ba se con­tem­pla el Ba­ño de Dia­na, el Lago de los Pa­tos, las Cas­ca­das Tri­ni­dad y Ca­pri­cho­sa y, en­tre am­bas, la Gru­ta del Ar­tis­ta, una de las más tran­qui­las y si­len­cio­sas.

Por una es­ca­le­ra ta­lla­da en ro­ca se as­cien­de al Par­que de Pra­di­lla. En él hay un puen­te rús­ti­co que cru­za el río, des­de don­de se pue­de con­tem­plar La Ca­pri­cho­sa y des­cen­der por la Cas­ca­da de los Fres­nos, vol­vien­do ca­si al ini­cio del paseo, a la Cas­ca­da Iris.

Es­te es so­lo uno de los pa­seos re­co­men­da­dos. Otros lle­van al via­je­ro has­ta El Ver­gel, que da­ta de me­dia­dos del si­glo XIX, a la Cas­ca­da Som­bría o al Paseo de la Ol­me­da, que cuen­ta con unos es­pec­ta­cu­la­res mi­ra­do­res.

Y en es­te en­cla­ve se en­cuen­tra el Mo­nas­te­rio, com­ple­tan­do una vi­si­ta en la que se unen na­tu­ra­le­za y ar­te. Fue fun­da­do a ins­tan­cias de Al­fon­so I I de Ara­gón y su es­po­sa San­cha, allá por 1194. Tre­ce mon­jes cis­ter­cien­ses, pro­ce­den­tes de la aba­día de Po­blet, fue­ron los en­car­ga­dos por el rey de con­ver­tir los res­tos del cas­ti­llo de Pie­dra Vie­ja en el Mo­nas­te­rio de Pie­dra, de­di­ca­do a San­ta Ma­ría de la Blan­ca.

La vi­si­ta guia­da por sus de­pen­den­cias in­tro­du­ce al via­je­ro en las cos­tum­bres y mo­do de vi­da de los mon­jes de la or­den del Cis­ter. Va­rios son los es­ti­los ar­qui­tec­tó- ni­cos con los que el mo­nas­te­rio ha ido con­fi­gu­rán­do­se a tra­vés de los años: mu­dé­jar, ro­má­ni­co, gó­ti­co, re­na­cen­tis­ta y ba­rro­co. Así, se vi­si­ta el claus­tro, la sa­la ca­pi­tu­lar, los al­ta­res ba­rro­cos, la se­pul­tu­ra ro­má­ni­ca, la aba­día, la crip­ta… Un pa­sa­di­zo lle­va al vi­si­tan­te al al­ma­cén y a la sa­la de ca­rrua­jes. Y aún que­dan por ver la co­ci­na con­ven­tual, el re­fec­to­rio, el la­va­to­rio y el ca­le­fac­to­rio.

El Mo­nas­te­rio de Pie­dra se en­cuen­tra en una zo­na de abun­dan­tes bal­nea­rios, cen­tra­dos en Ja­ra­ba, Al­ha­ma de Ara­gón y Pa­ra­cue­llos de Ji­lo­ca. Agua y ro­ca se com­bi­nan crean­do ca­pri­cho­sas for­mas. Muy in­tere­san­tes son el va­lle del río Me­sa y el des­fi­la­de­ro de Cal­mar­za. Ade­más, en las zo­na se pue­de prac­ti­car sen­de­ris­mo y bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña en las sie­rras, y es­ca­la­da en las pa­re­des de Morata de Jalón y de Ja­ra­ba. Y en el pan­tano de La Tran­que­ra, en Nué­va­los, wind­surf, ve­la y es­quí acuá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.