Noia, una pa­ra­da en el Ca­mino

Viajar - - NORESTE -

Ju­nio Bru­to re­gre­só en el si­glo I a Ro­ma pa­ra con­tar que ha­bía es­ta­do en el fin del mun­do. Pues allí mis­mo se le­van­ta un pue­blo pe­que­ño que, se­gún los an­ti­guos de­ci­res de sus pa­rro­quia­nos, de­be su nom­bre a Noé, quien le pu­so el nom­bre en me­mo­ria de Noe­la, la mu­jer de su hi­jo Ja­fet. Si es o no cier­to el ori­gen noé­ti­co de Noia, no lo po­de­mos sa­ber, co­mo no se han po­di­do des­ci­frar la se­rie de lá­pi­das re­ple­tas de sím­bo­los de ig­no­to sig­ni­fi­ca­do que pue­den ver­se en el in­te­rior de San­ta Ma­ría a No­va. Ade­más de es­ta igle­sia y su ce­men­te­rio, me­re­ce la pe­na pa­sear por el cas­co an­ti­guo, en el que apre­ciar la his­to­ria de ca­da lo­sa y ca­sas de bla­són o co­rre­do­res y ga­le­rías. Buen ejem- plo de es­to son el pa­zo Da­cos­ta, el pa­zo da Rúa do Forno do Ra­to, la ca­sa da Xou­ba, la ca­sa do Ro­sa o la ca­sa do Sen­ra.

Los mo­nu­men­tos más des­ta­ca­dos son de es­ti­lo gó­ti­co ga­lle­go, co­mo la igle­sia de San Mar­ti­ño de Noia, con una fa­cha­da de gran­des fi­gu­ras es­cul­tó­ri­cas guar­dan­do una bien la­bra­da puer­ta. En lo al­to, un gran ro­se­tón.

La Ala­me­da y los jar­di­nes de Felipe de Cas­tro tam­bién re­sul­tan in­tere­san­tes pa­ra vi­si­tar.

Pa­ra­dor y Mo­nas­te­rio de San­to Es­te­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.