San Lorenzo de El Es­co­rial, ar­qui­tec­tu­ra im­pe­rial

Viajar - - CENTRO -

Aa­pe­nas a 50 ki­ló­me­tros de Ma­drid, en ple­na Sie­rra de Gua­da­rra­ma, se en­cuen­tra el mu­ni­ci­pio de San Lorenzo de El Es­co­rial. Ade­más de su­mer­gir­se en la his­to­ria de es­te lu­gar, des­de aquí po­de­mos ini­ciar un sin­fín de ex­cur­sio­nes por la sie­rra ma­dri­le­ña. En el año 1561, Felipe I I ad­quie­re unos te­rre­nos si­tua­dos a los pies del Mon­te Aban­tos. Es­te he­cho coin­ci­de en el tiem­po con el tras­la­do de la ca­pi­tal del reino a Ma­drid. En di­chos te­rre­nos el ar­qui­tec­to Juan de He­rre­ra cons­trui­rá el Mo­nas­te­rio de San Lorenzo de El Es­co­rial. Tra­di­cio­nal­men­te se creía que di­cho rey ha­bía or­de­na­do la cons­truc­ción en com­pen­sa­ción por ha­ber des­trui­do una igle­sia de­di­ca­da a San Lorenzo du­ran­te la ba­ta­lla de San Quin­tín. Sin em­bar­go, en la Car­ta de Fun­da­ción y Do­ta­ción se ale­gan co­mo mo­ti­vos el agra­de­ci­mien­to a Dios, ga­ran­ti­zar la eterna me­mo­ria de la Fa­mi­lia Real y fun­dar el pan­teón que al­ber­ga­ría los res­tos de la fa­mi­lia de Felipe I I.

Con la lle­ga­da al trono de Car­los I I I, los Reales Si­tios se con­vir­tie­ron en una Cor­te iti­ne­ran­te y San Lorenzo fue ele­gi­do pa­ra pa­sar la es­ta­ción oto­ñal. La ex­pan­sión ur­ba­na de la lo­ca­li­dad se ini­cia con la pro­mul­ga­ción en 1767 de la Cé­du­la Real que con­tie­ne el Re­gla­men­to pa­ra la fá­bri­ca de ca­sas en el Real Si­tio de San Lorenzo de El Es­co­rial. En es­ta épo­ca se cons­tru­yen al­gu­nos edi­fi­cios de gran in­te­rés.

A me­dia­dos del si­glo XIX el ayun­ta­mien­to de San Lorenzo ini­cia un plan de em­be­lle­ci­mien­to de la ciu­dad que la lle­va­rá a con­ver­tir­se en im­por­tan­te cen­tro de ve­ra­neo de las cla­ses al­tas y de la bur­gue­sía ma­dri­le­ñas. En el año 1931 el mo­nas­te­rio es de­cla­ra­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Ar­tís­ti­co. En­tre los di­fe­ren­tes y be­llos pa­ra­jes que for­man par­te del tér­mino mu­ni­ci­pal de San Lorenzo des­ta­can el Pinar de Aban­tos, de­cla­ra­do en 1961 Pa­ra­je Pin­to­res­co, y la He­rre­ría, con­si­de­ra­da bos­que de es­pe­cial in­te­rés eco­ló­gi­co des­de el año 1995. Su cas­co an­ti­guo es re­co­no­ci­do co­mo Con­jun­to His­tó­ri­co-ar­tís­ti­co en el año 1971.

El Mo­nas­te­rio de San Lorenzo de El Es­co­rial es el con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co que da nom­bre a es­ta po­bla­ción. Si­tua­do en la la­de­ra del Mon­te Aban­tos, a más de mil me­tros de al­ti­tud, De su in­te­rior des­ta­can sus Pa­la­cios, la Sa­la de Ba­ta­llas, el Pa­tio de Re­yes, la Ba­sí­li­ca, el Co­ro, los Pan­teo­nes Reales y de los In­fan­tes, la Bi­blio­te­ca y las Sa­las Ca­pi­tu­la­res. Tam­bién es de gran in­te­rés la Pi­na­co­te­ca y el Mu­seo de Ar­qui­tec­tu­ra. Co­mo fru­to del pos­te­rior cre­ci­mien­to ur­bano de la ciu­dad se cons­tru­ye­ron otros in­tere­san­tes edi­fi­cios. El tra­za­do ur­bano fue pro­yec­ta­do por Juan Es­te­ban si­guien­do la for­ma oc­to­go­nal im­pues­ta por es­te edi­fi­cio re­li­gio­so y adap­tán­do­se a la to­po­gra­fía de la zo­na. Es­te ar­qui­tec­to es tam­bién au­tor de la Real Ba­lles­te­ría, la Ca­sa de los Pe­rros, el Hos­pi­tal de San Car­los, la Ca­sa de Felipe Díaz Ba­mon­te y las Co­che­ras de su Ma­jes­tad. Otros im­por­tan­tes edi­fi­cios co­mo la Ca­sa del Cón­sul, el Pa­la­cio del Mar­qués de Cam­po Vi­llar o la Ca­si­ta del Infante son obra de Juan de Vi­lla­nue­va. És­ta úl­ti­ma se en­cuen­tra en la dehe­sa de la He­rre­ría. Da­ta de 1772 y des- ta­ca por sus es­tu­pen­dos sa­lo­nes y sus be­llos jar­di­nes, ade­más de las in­me­jo­ra­bles vis­tas que ofre­ce de San Lorenzo de El Es­co­rial. Tam­po­co hay que ol­vi­dar una vi­si­ta al Co­li­seo Car­los III y a la Ca­sa de las Fa­mi­lias de los In­fan­tes.

Acue­duc­to de Se­go­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.