La na­tu­ra­le­za sin­gu­lar del Del­ta del Ebro

Viajar - - MEDITERRANEO -

Del­ta del Ebro po­see una ex­ten­sión de 320 km² y es uno de los re­fu­gios pa­ra aves acuá­ti­cas más im­por­tan­tes de Es­pa­ña. La zo­na fue de­cla­ra­da Par­que Na­tu­ral y en su es­pa­cio pro­te­gi­do se con­ta­bi­li­zan unos cien mil ejem­pla­res de di­fe­ren­tes es­pe­cies. El río Ebro es el ele­men­to aglu­ti­na­dor de to­do el pai­sa­je y el re­fe­ren­te má­xi­mo de la re­gión. En su desem­bo­ca­du­ra par­te el del­ta en dos bra­zos y la co­mu­ni­ca­ción en­tre uno y otro sólo es po­si­ble a tra­vés de trans­bor­da­do­res que unen Del­te­bre con Sant Jau­me d’en­ve­ja. Des­de las dos lo­ca­li­da­des par­ten tam­bién em­bar­ca­cio­nes que rea­li­zan re­co­rri­dos tu­rís­ti­cos por el río y ofre­cen al vi­si­tan­te una pa­no­rá­mi­ca dis­tin­ta.

Pa­ra que el re­co­rri­do por el del­ta sea com­ple­to de­be in­cluir­se una vi­si­ta a la pe­nín­su­la del Fan­gar, a la Is­la de Bu­da y a la la­gu­na de la En­can­yis­sa­da. Uno de los pun­tos más in­tere­san­tes del Del­ta son sus po­bla­cio­nes, en­tre las que des­ta­ca su ca­pi­tal, Am­pos­ta, una ciu­dad que vi­ve ple­na­men­te el he­cho de ser la puer­ta del del­ta. Me­re­ce la pe­na vi­si­tar el Mu­seo del Mon­tsià. Otras po­bla­cio­nes in­tere­san­tes son Sant Car­les de la Rá­pi­ta, idó­nea pa­ra pa­sar unas in­ten­sas va­ca­cio­nes; Del­te­bre, des­de don­de par­ten la ma­yo­ría de ex­cur­sio­nes, y Sant Jau­me d’en­ve­ja, un lu­gar idó­neo pa­ra dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.