Mé­xi­co D.F., la ciu­dad de las mil ca­ras

Viajar - - VIAJAR - TEX­TO: Daniel Ro­bles FO­TO­GRA­FÍA: To­ni Santiso

Co­lo­nial, van­guar­dis­ta, in­dí­ge­na, eu­ro­pea… la ca­pi­tal me­xi­ca­na ofre­ce uno de los pa­tri­mo­nios his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les más ex­qui­si­tos y gi­gan­tes­cos del mun­do.

Co­lo­nial, van­guar­dis­ta, in­dí­ge­na, eu­ro­pea, la ca­pi­tal me­xi­ca­na es un fe­nó­meno so­cio­ló­gi­co di­fí­cil de ca­ta­lo­gar. Su área me­tro­po­li­ta­na rom­pe to­dos los lí­mi­tes y cre­ce sin des­can­so. Pe­ro más que una ur­be mons­truo­sa, sus ca­lles y ave­ni­das ofre­cen uno de los pa­tri­mo­nios his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les más ex­qui­si­tos y gi­gan­tes­cos del mun­do. De cer­ca, se­du­ce y em­pa­la­ga; de le­jos, se la echa de me­nos.

La si­lue­ta do­ra­da del Ángel de la In­de­pen­den­cia, fun­di­do pa­ra co­ro­nar a los cau­di­llos que li­be­ra­ron a Mé­xi­co de Es­pa­ña, tie­ne ros­tro afe­mi­na­do, pe­chos de mu­jer y ca­de­ras pro­mi­nen­tes. Lu­ce el por­te de la Vic­to­ria de Sa­mo­tra­cia y rei­na so­bre el Paseo de la Re­for­ma, una ave­ni­da cons­trui­da al es­ti­lo de los bu­le­va­res pa­ri­si­nos en la épo­ca del em­pe­ra­dor Ma­xi­mi­li­ano, hoy cen­tro fi­nan­cie­ro, ho­te­le­ro y di­plo­má­ti­co. Des­de su ele­va­do pro­mon­to­rio, la fi­gu­ra ala­da ha vis­to inun­da­cio­nes, ha sen­ti­do en su piel do­ra­da la ira de los te­rre­mo­tos y ca­da día con­tem­pla las si­lue­tas ne­va­das del Popocatépetl y el Iz­tac­cíhuatl. Dos vol­ca­nes con­ver­ti­dos en aman­tes por una le­yen­da az­te­ca y que, per­di­dos en­tre las nu­bes, se yer­guen en torno al va­lle de Anahúac, el le­cho don­de se asien­ta Ciu­dad de Mé­xi­co, más co­no­ci­da co­mo Mé­xi­co D.F. Con más de 20 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes –la reali­dad es que na­die sa­be los que tie­ne–, re­ci­be y des­pi­de a dia­rio a mi­les de ciu­da­da­nos en bus­ca del éxi­to. Abier­ta a la mo­der­ni­dad y atra­pa­da en­tre el pa­sa­do co­lo­nial y el or­gu­llo pre­co­lom­bino, pa­ra co­no­cer­la es ne­ce­sa­rio un cam­bio de men­ta­li­dad, su­pe­rar el smog, la al­ti­tud, las pá­gi­nas de sucesos, el trá­fi­co caó­ti­co, las gran­des dis­tan­cias y to­do el mo­les­to dis­fraz de las me­ga­ló­po­lis. Pri­mer pa­so pa­ra re­ci­bir su abra­zo pla­cen­te­ro y de­lei­tar­se con sus atrac­ti­vos. Lu­ce el pa­tri­mo­nio his­tó-

La ca­pi­tal me­xi­ca­na lu­ce el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co más com­ple­to de Amé­ri­ca y tam­bién se en­jo­ya con gran­des co­lec­cio­nes de ar­te y ex­ce­len­tes mu­seos

ri­co más com­ple­to de Amé­ri­ca, se en­jo­ya con co­lec­cio­nes de ar­te y ex­ce­len­tes mu­seos y su le­cho es un mar­co co­lo­nial inigua­la­ble, le­van­ta­do so­bre la an­ti­gua Te­noch­titlán, des­trui­da por los con­quis­ta­do­res y rein­ven­ta­da con lo me­jor del Re­na­ci­mien­to, del Ba­rro­co tar­dío y del Neo­cla­si­cis­mo. Tras la co­lo­nia aña­di­ría a sus en­can­tos las mo­das im­pe­ria­les im­por­ta­das de Fran­cia y las co­rrien­tes del art

nou­veau. Su piel ur­ba­na tam­bién ha si­do ta­tua­da por la ar­qui­tec­tu­ra de di­se­ño. Tal vez, por eso, el Ángel de la In­de­pen­den­cia di­ri­ge su mi­ra­da ha­cia el cie­lo im­plo­ran­do la pro­tec­ción pa­ra tan­ta be­lle­za.

No le­jos de allí, los dio­ses az­te­cas an­dan al ace­cho. Es­tán con­fi­na­dos en las vi­tri­nas del Mu­seo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía y per­so­ni­fi­can las fuer­zas de ese cos­mos que ri­ge el des­tino. Más que un mu­seo, el re­cin­to es un tem­plo del ar­te me­soa­me­ri­cano con 23 sa­las don­de se ex­hi­ben más de diez mil ob­je­tos mo­de­la­dos en ba­rro o ta­lla­dos en pie­dra, pro­ce­den­tes de to­dos los rin­co­nes de la Re­pú­bli­ca. Re­co­rrer­las es rea­li­zar un via­je en el tiem­po por las creen­cias, la ma­gia, el mis­te­rio y la sa­bi­du­ría de las cul­tu­ras que ha­bi­ta­ron el Mé­xi­co pre­co­lom­bino. Fun­da­men­tal pa­ra co­no­cer los avan­ces en me­di­ci­na del pue­blo za­po­te­ca, los co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos de los ma­yas y las cla­ves del tiem­po cí­cli­co es­tán co­di­fi­ca-

dos en la pie­dra cir­cu­lar del ca­len­da­rio az­te­ca que se ex­hi­be en el re­cin­to. Co­no­ci­da co­mo la Pie­dra del Sol, fue en­con­tra­da du­ran­te una re­mo­de­la­ción del Zó­ca­lo lle­va­da a ca­bo en el si­glo XVIII.

El mu­seo, ve­cino del ex­clu­si­vo ba­rrio de Po­lan­co y de la co­lo­nia Con­de­sa, zo­na de mo­da, se le­van­ta en el par­que de Cha­pul­te­pec, el ma­yor lu­gar de ex­pan­sión de los ca­pi­ta­li­nos. Aco­ge el Au­di­to­rio Na­cio­nal y cuen­ta con res­tau­ran­tes, ci­ne, tea­tros, zoo­ló­gi­co y diez mu­seos, en­tre ellos el de Ru­fino Ta­ma­yo, el de Ar­te Mo­derno y el del Pa­pa­lo­te, de­di­ca­do a los ni­ños. Con ca­si 700 hec­tá­reas, es el gran pul­món de la ciu­dad, pues­to a pun­to en los úl­ti­mos años co­mo par­que eco­ló­gi­co. Apre­cia­do en tiem­pos az­te­cas y co­lo­nia­les por sus ma­nan­tia­les, man­tie­ne en pie vie­jas fuen­tes y el de­pó­si­to del Cár­ca­mo, de­co­ra­do por Die­go Rivera con el mu­ral Los orí­ge­nes

del agua y el mo­sai­co de Tla­lóc, dios az­te­ca de la llu­via.

el Nom­bre del par­que sig­ni­fi­ca “ce­rro del cha­pu­lín” y ha­ce ho­nor a los dos gran­des mon­tícu­los que se le­van­tan so­bre el te­rreno, que evo­can en su per­fil a ese in­sec­to, in­gre­dien­te de la co­ci­na me­xi­ca­na. So­bre una de las ele­va­cio­nes se le­van­ta el neo­clá­si­co Cas­ti­llo de Cha­pul­te­pec, an­ti­gua re­si­den­cia de vi­rre­yes, de la pa­re­ja im­pe­rial Car­lo­ta y Ma­xi­mi­li­ano y de pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca has­ta

1934, hoy Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria. Ade­más de ob­je­tos re­la­cio­na­dos con su co­me­ti­do, ex­hi­be mu­ra­les de Si­quei­ros, Oroz­co y O’gor­man y una vista pri­vi­le­gia­da del par­que don­de el em­pe­ra­dor Moc­te­zu­ma tu­vo ca­sa de fie­ras y el rey poe­ta Ne­zahual­có­yotl re­si­den­cia pa­ra el des­can­so. Pe­ro a de­cir ver­dad, los úni­cos re­cuer­dos vi­vos que que­dan de aque­llos tiem­pos los pro­ta­go­ni­zan, jun­to al Mu­seo de An­tro­po­lo­gía, los con­che­ros con sus dan­zas y los vo­la­do­res de Pa­pantla, que ce­le­bran el ce­re­mo­nial aé­reo y mu­si­cal de la cul­tu­ra to­to­na­ca, des­ti­na­do a ar­mo­ni­zar la tie­rra y el cie­lo.

A los pri­me­ros, ata­via­dos con be­llos to­ca­dos de plu­ma­je e in­du­men­ta­ria de gue­rre­ro, se les pue­de ver tam­bién en el Zó­ca­lo, cen­tro neu­rál­gi­co de la vi­da po­lí­ti­ca y re­li­gio­sa de la Te­noch­titlán az­te­ca, de la Co­lo­nia y de la Re­pú­bli­ca. Su in­men­so pe­rí­me­tro rec­tan­gu­lar aco­ge el Pa­la­cio de Go­bierno, an­ti­gua se­de de la au­to­ri­dad vi­rrei­nal, le­van­ta­do so­bre los ci­mien­tos del Pa­la­cio de Moc­te­zu­ma y de­co­ra­do por Die­go Rivera con es­pec­ta­cu­la­res mu­ra­les. En ese mis­mo la­te­ral se en­cuen­tran las rui­nas del Tem­plo Ma­yor, sím­bo­lo teo­crá­ti­co de los az­te­cas, de­mo­li­do po­co des­pués de la con­quis­ta. En su lu­gar fue le­van­ta­da la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na co­mo se­de del nue­vo cul­to. Sus ca­pi­llas y de­más ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos son una en­ci­clo­pe­dia de los di­fe­ren­tes es­ti­los que du­ran­te los tres

Con más de 20 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes –la reali­dad es que na­die sa­be los que tie­ne–, re­ci­be y des­pi­de a dia­rio a mi­les de ciu­da­da­nos en bus­ca del éxi­to

si­glos de la co­lo­nia re­ca­la­ron en Mé­xi­co. Com­par­te gran­de­za con el Sa­gra­rio, otro en­sue­ño cal­cá­reo con el que len­ta­men­te se hun­de en el sub­sue­lo, ago­bia­dos am­bos por el so­bre­pe­so y por la in­con­sis­ten­cia del te­rreno. El mal que tam­bién su­fre el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes, un ejem­plo de art nou­veau de­co­ra­do por mu­ra­lis­tas y uti­li­za­do co­mo sa­la de con­cier­tos, tea­tro y se­de de ex­po­si­cio­nes, se ha ce­ba­do ade­más con cam­pa­na­rios de di­fe­ren­tes tem­plos co­lo­nia­les.

los pro­fe­tas del fa­ta­lis­mo ase­gu­ran que “de­be ser la ven­gan­za de los dio­ses del in­fra­mun­do”. Pe­ro lo cier­to es que Ciu­dad de Mé­xi­co es al­go así co­mo una Ve­ne­cia sin agua, asen­ta­da co­mo di­ce la can­ción so­bre una la­gu­na, deseca­da a prin­ci­pios del XVII. Has­ta en­ton­ces, era una is­la her­mo­sa uni­da por im­pre­sio­nan­tes cal­za­das a la ri­be­ra y a otras po­bla­cio­nes acuá­ti­cas. La obra hi­dráu­li­ca le dio la opor­tu­ni­dad de am­pliar sus lí­mi­tes y con­ver­tir­se en el al­ma y gran­de­za del vi­rrei­na­to. Aque­lla ca­pi­tal co­lo­nial es el Cen­tro His­tó­ri­co de hoy, un poe­ma del ur­ba­nis­mo re­na­cen­tis­ta mu­ti­la­do por los te­rre­mo­tos. Sus pa­la­cios, ca­so­nas, igle­sias y con­ven­tos, ali­nea­dos en ca­lles tra­za­das en cua­drí­cu­la o es­con­di­dos en re­cón­di­tas pla­zas que desaho­gan el tra­sie­go ciu­da­dano, son es­ce­na­rios de le­yen­das y el tra­ta­do más com­ple­to de ar­te y de his­to­ria de Mé­xi­co. La

ca­lle Ta­cu­ba por don­de hu­ye­ron los es­pa­ño­les du­ran­te el epi­so­dio co­no­ci­do co­mo “la no­che tris­te”, el Hos­pi­tal de Je­sús, en el que Cor­tés ya­ce ol­vi­da­do, el con­ven­to de la poe­ti­sa sor Jua­na Inés de la Cruz, el Por­tal de Mer­ca­de­res don­de se ven­dían las mer­can­cías im­por­ta­das de Chi­na, el claus­tro mu­dé­jar de La Mer­ced o la Ca­sa de los Azu­le­jos son so­lo un pe­que­ño ejem­plo de to­do lo que ofre­ce.

la pla­za de las tres cul­tu­ras es otra jo­ya de la his­to­ria. Su nom­bre re­cuer­da las eta­pas que ha vi­vi­do el re­cin­to, en­car­na­das por la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea, la igle­sia co­lo­nial de San­tia­go y las rui­nas del cen­tro ce­re­mo­nial de Tla­te­lol­co, la an­ti­gua po­bla­ción az­te­ca se­de del mer­ca­do más gran­de de los tiem­pos prehis­pá­ni­cos. Tla­te­lol­co fue es­ce­na­rio de la úl­ti­ma ba­ta­lla que pu­so fin al im­pe­rio az­te­ca. Una ins­crip­ción en la pla­za re­cuer­da ese mo­men­to trá­gi­co: “El 13 de agos­to de 1521, he­roi­ca­men­te de­fen­di­do por Cuauh­te­moc, ca­yó Tla­te­lol­co en po­der de Hernán Cor­tés. No fue triun­fo ni de­rro­ta, fue el do­lo­ro­so na­ci­mien­to del pue­blo mes­ti­zo que es el Mé­xi­co de hoy”.

El Cen­tro His­tó­ri­co es la se­mi­lla que ha da­do ori­gen a una ciu­dad que no pa­ra de cre­cer. Sus ten­tácu­los se han ido ex­ten­dien­do en to­das di­rec­cio­nes en bus­ca de es­pa­cio, ab­sor­bien­do po­bla­cio­nes co­mo Iz­ta­pa­la­pa, li­ga­da al fin del Di­lu­vio de la mi­to­lo­gía az­te­ca y

Los pa­la­cios, ca­so­nas, igle­sias y con­ven­tos del Cen­tro His­tó­ri­co son es­ce­na­rios de le­yen­das y el tra­ta­do más com­ple­to de ar­te y de his­to­ria de Mé­xi­co

a la ce­re­mo­nia del Fue­go Nue­vo que acon­te­cía tras los días acia­gos del ca­len­da­rio. Co­yoa­cán, de sa­bor co­lo­nial, es otro de los pue­blos in­te­gra­do en Mé­xi­co D.F. Pri­me­ra re­si­den­cia de Cor­tés tras la con­quis­ta, se ha con­ver­ti­do en asen­ta­mien­to de ar­tis­tas y bohe­mios. Las vie­jas re­si­den­cias de Fri­da Kha­lo, Die­go Rivera y León Trotsky, trans­for­ma­das en mu­seos, ha­blan por sí mis­mas de la ca­li­dad cul­tu­ral de es­te ba­rrio. La úl­ti­ma mo­ra­da y es­tu­dio de Die­go Rivera, con­ce­bi­do en pie­dra vol­cá­ni­ca y for­ma de pi­rá­mi­de, al­ber­ga una de las co­lec­cio­nes más im­por­tan­tes de ar­te prehis­pá­ni­co, reuni­da por el pin­tor. De su obra ape­nas que­dan res­tos en las pa­re­des. La ma­yor par­te de sus cua­dros cuel­gan en el Ca­sa Mu­seo de Do­lo­res Ol­me­do, mu­sa del pin­tor, afin­ca­da en la ve­ci­na Xo­chi­mil­co.

Ab­sor­bi­da tam­bién por D.F., es­ta po­bla­ción, cu­yo nom­bre en náhuatl sig­ni­fi­ca “el lu­gar de las flo­res”, es uno de esos re­ta­zos prehis­pá­ni­cos don­de los úl­ti­mos ca­na­les az­te­cas rie­gan los huer­tos de flo­res. Ca­da pri­ma­ve­ra, al son de ma­rim­bas, las bal­sas o tra­ji­ne­ras rea­li­zan un re­co­rri­do en ho­nor a la ga­na­do­ra del con­cur­so de be­lle­za in­dí­ge­na “la flor más be­lla del Egi­do”. Y es que Mé­xi­co D.F. es un mo­sai­co de ra­zas y et­nias, ca­da una con sus cos­tum­bres y ri­tos que se mez­clan con­vir­tien­do a es­ta ciu­dad en fuen­te per­ma­nen­te de ins­pi­ra­ción ar­tís­ti­ca y en uno de los lu­ga­res más co­lo­ris­tas del mun­do.

De iz­quier­da a de­re­cha, ar­te­sa­nía en Teo­tihua­cán, el re­cin­to ar­queo­ló­gi­co más vi­si­ta­do del país, Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na y Pla­za de Ci­be­les.

La Ca­sa de los Azu­le­jos (de­re­cha) es Mo­nu­men­to Na­cio­nal des­de 1931. Arri­ba, Pla­za Hi­dal­go y pe­rros az­te­cas en el Mu­seo Do­lo­res Ol­me­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.