La­po­nia, el la­do ex­tre­mo de Sue­cia

El la­do Ex­tre­mo de Sue­cia

Viajar - - VIAJAR - TEX­TO: Juan Ma­nuel Ber­me­jo Fo­to­gra­fía: Gon­za­lo Azumendi

La La­po­nia sue­ca, un re­cor­da­to­rio de que en Eu­ro­pa aún exis­ten fron­te­ras sal­va­jes, es el lu­gar idó­neo pa­ra co­men­zar una gran aven­tu­ra.

La La­po­nia sue­ca es un re­cor­da­to­rio de que en Eu­ro­pa aún exis­ten fron­te­ras sal­va­jes. Una tie­rra a me­dio ca­mino en­tre las tra­di­cio­nes de los pas­to­res de re­nos, la dura vi­da de los pio­ne­ros sue­cos y una na­tu­ra­le­za be­llí­si­ma en su ex­tre­mi­dad. Es­te le­jano nor­te, co­mo to­do buen confín, es el lu­gar idó­neo pa­ra co­men­zar una gran aven­tu­ra.

cuan­do es pri­ma­ve­ra en la La­po­nia sue­ca, pa­ra al­gún des­pis­ta­do bien po­dría ser in­vierno, ya que los ter­mó­me­tros ape­nas su­pe­ran los ce­ro gra­dos y to­do es­tá cu­bier­to de nie­ve, pe­ro hay un da­to fun­da­men­tal: es de día. A unos 250 ki­ló­me­tros al sur del Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co y en fi­la de a uno, una hi­le­ra de mo­tos de nie­ve se des­pla­za por el bos­que in­ter­mi­na­ble, cu­ya fron­do­si­dad ha­ce ca­si im­po­si­ble sa­lir del es­tre­cho ca­mino.

De cuan­do en cuan­do, la au­sen­cia de ár­bo­les y al­gún que otro in­quie­tan­te cru­ji­do al pa­so del vehícu­lo de­la­ta que es­ta­mos cru­zan­do un río o un lago con­ge­la­do y ocul­to por la mo­no­to­nía blan­ca. De re­pen­te, Tommy, el guía, le­van­ta el bra­zo pa­ra de­te­ner la mar­cha del gru­po. Sin apa­gar el mo­tor, se ba­ja y co­mien­za a es­cru­tar el bos­que. En una co­li­na, en­tre los ár­bo­les, dos enor­mes al­ces mi­ran ha­cia no­so­tros, pro­ba­ble­men­te sin dis­tin­guir­nos, pues son no­to­ria­men­te mio­pes. Su ol­fa­to y su oí­do son, en cam­bio, ex­ce­len­tes, pe­ro el vien­to so­pla a nues­tro fa­vor y el rui­do de los mo­to­res de las mo­tos de nie­ve pa­re­ce no ha­ber­se gra­ba­do aún en su me­mo­ria ge­né­ti­ca de ame­na­zas. Así que el en­cuen­tro con los im­po­nen­tes ani­ma­les, al­go así co­mo los bú­fa­los de es­te le­jano nor­te, se pro­lon­ga du­ran­te unos mi­nu­tos. Tras unas ho­ras de muy di­ver­ti­da con­duc­ción so­bre la nie­ve, lle­ga­mos a nues­tro des­tino mien­tras ano­che­ce de una ma­ne­ra ex­tra­ña­men­te len­ta. En una ca­ba­ña per­di­da en me­dio del bos­que nos es­pe­ra la res­pues­ta a la mi­ra­da ham­brien­ta que Tommy de­di­ca­ra an­tes a los al­ces. So­bre el enor­me ho­gar se asan len­ta­men­te las car­nes de al­ce y de reno. Am­bas es­tán real­men­te de­li­cio­sas, aunque aca­bar de co­no­cer a un con­gé­ne­re del que te es­tás co­mien­do le da un cier­to to­que agri­dul­ce… ¿o tal vez se­rá la sal­sa de arán­da­nos?

Y DES­PUÉS DE LA CE­NA lle­ga lo me­jor: una sau­na ca­si as­fi­xian­te pa­ra po­der me­ter­se se­gui­da­men­te en el ja­cuz­zi ca­lien­te al ai­re li­bre –la tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior ron­da los 15 gra­dos ba­jo ce­ro–. So­bre no­so­tros, un cie­lo po­bla­do de es­tre­llas y la es­te­la di­bu­ja­da de la Vía Lác­tea. De­be ser el snaps, pe­ro hay que pe­lliz­car­se pa­ra re­cor­dar

de sus nue­vos mo­de­los en las ca­rre­te­ras de la re­gión y en lu­ga­res co­mo el Ske­llef­tea Dri­ving Cen­ter, que se en­cuen­tra en una an­ti­gua base aé­rea que con­ser­va los han­ga­res sub­te­rrá­neos de la guerra fría.

Bas­ta con sa­lir unos po­cos ki­ló­me­tros de la ciu­dad pa­ra aden­trar­se en la tai­ga la­po­na y dis­fru­tar­la en li­ber­tad. En Sue­cia fun­cio­na el alle­mans­rä­ten, es de­cir, el de­re­cho de li­bre ac­ce­so al cam­po. Por ello se pue­de es­quiar, ca­mi­nar, mon­tar en bi­ci­cle­ta o ca­bal­gar por prác­ti­ca­men­te cual­quier lu­gar, in­clui­dos los de pro­pie­dad pri­va­da. Tam­bién es po­si­ble acam­par li­bre­men­te, siem­pre que se es­té a una dis­tan­cia su­fi­cien­te de las zo­nas ha­bi­ta­das, y re­co­lec­tar aque­llas ba­yas, se­tas o flo­res que no se en­cuen­tran pro­te­gi­das. So­lo hay que cum­plir dos re­glas fun­da­men­ta­les: no mo­les­tar y no des­tro­zar.

EL DE­RE­CHO DE LI­BRE AC­CE­SO ayu­da a en­ten­der a una so­cie­dad acos­tum­bra­da a abrir­se pa­so por la sel­va de co­ní­fe­ras a base de mo­tos de nie­ve, mo­to­sie­rras, ri­fles y neu­má­ti­cos de cla­vos... La re­la­ción de los ha­bi­tan­tes de La­po­nia con la na­tu­ra­le­za que les ro­dea no es pre­ci­sa­men­te la de unos abra­za-ár­bo­les. Es más bien la de un hom­bre aún so­me­ti­do a los ca­pri­chos de un en­torno na­tu­ral in­men­so, fe­raz y sal­va­je, que no ne­ce­si­ta de ac­ti­tu­des mo­ji­ga­tas pa­ra pro­te­ger­se.

Un cla­ro ejem­plo es el Svan­se­le Vild­marks­cen­ter, que guar­da mul­ti­tud de ani­ma­les di­se­ca­dos, des­de uro­ga­llos has­ta osos y lin­ces, que es­can­da­li­za­rían a cual­quie­ra mí­ni­ma­men­te con­cien­cia­do so­bre las es­pe­cies

en pe­li­gro. Sin em­bar­go, aquí és­tas son tan abun­dan­tes que la gran ma­yo­ría de es­tos ani­ma­les fue­ron víc­ti­mas de atro­pe­llos o de cho­ques con el ten­di­do eléc­tri­co.

CON LOS AL­CES DI­SE­CA­DOS no ocu­rre lo mis­mo, que fue­ron ca­za­dos, al igual que otros cien mil ca­da año, en una fie­bre que afec­ta a me­dia Sue­cia ca­da oto­ño. La mís­ti­ca de su ca­za, que im­pli­ca ho­ras de ras­treo si­len­cio­so por los bos­ques y su­po­ne un ri­to de ini­cia­ción pa­ra los más jó­ve­nes, es so­lo uno de los atrac­ti­vos de es­ta ac­ti­vi­dad que, ade­más de po­ner a los sue­cos en con­tac­to con su la­do sal­va­je, les pro­por­cio­na va­rias de­ce­nas de ki­los de de­li­cio­sa car­ne por ca­da cap­tu­ra. No es na­da per­so­nal y, de he­cho, se tra­ta de un ani­mal tan querido que los ha­bi­tan­tes de Ske­llef­tea pla­nean cons­truir el al­ce de ma­de­ra más gran­de del mun­do so­bre una co­li­na que do­mi­na los bos­ques. Se po­drá, ase­gu­ran, ce­nar al­ce en su cor­na­men­ta.

Si el in­te­rior sal­va­je de la re­gión de Norrland im­pre­sio­na, no lo ha­ce me­nos su cos­ta. En es­tas la­ti­tu­des, el agua del gol­fo de Bot­nia es ca­si dul­ce, de­bi­do al abun- dan­te cau­dal de los nu­me­ro­sos ríos que desem­bo­can en él, lo cual fa­ci­li­ta su con­ge­la­ción du­ran­te los me­ses de in­vierno e in­clu­so a co­mien­zos de la pri­ma­ve­ra. Pue­de que el agua es­té fría, pro­ba­ble­men­te no se­gún el cri­te­rio sue­co, o que en los res­tau­ran­tes de los ho­te­les de la cos­te­ra Pi­tea las pa­re­jas bai­len de­sen­fre­na­da­men­te los vie­jos éxi­tos del le­gen­da­rio gru­po Ab­ba, pe­ro el ca­so es que la Riviera la­po­na es una de las más po­pu­la­res en Sue­cia. Y es que el gol­fo de Bot­nia se guar­da un as en la man­ga que le per­mi­te com­pe­tir has­ta con las pla­yas del Me­di­te­rrá­neo: el sol de me­dia­no­che.

Co­mo al­ter­na­ti­va in­ver­nal, el ho­tel Pi­te Havs­bad cuen­ta con su pro­pia pla­ya cu­bier­ta, que in­clu­ye so­lá­rium con luz ar­ti­fi­cial y ofre­ce ex­cur­sio­nes por el mar he­la­do en su pro­pio rom­pehie­los. Re­sul­ta un tan­to su­rrea­lis­ta des­pla­zar­se en un bar­co por lo que pa­re­ce un de­sier­to he­la­do, una sen­sa­ción que se acen­túa cuan­do un sa­mi y su pe­rro se apro­xi­man al bu­que a bor­do de una mo­to de nie­ve y el capitán ba­ja la pa­sa­re­la pa­ra que po­da­mos pa­sear en me­dio del mar. To­do pa­re­ce po­si­ble en el la­do más sal­va­je de Sue­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.