Okavango, el oa­sis más be­llo

EL OA­SIS MÁS BE­LLO Y SAL­VA­JE DE ÁFRI­CA

Viajar - - VIAJAR - Tex­to: Ma­riano López fo­to­gra­fía: Tino So­riano

La crónica de un via­je al co­ra­zón del del­ta, un la­be­rin­to de ca­na­les que es pa­raí­so de aves y elefantes.

El río Okavango cursa más de 1.500 ki­ló­me­tros por el sur de Áfri­ca has­ta que va­rias fa­llas geo­ló­gi­cas, que se ori­gi­na­ron ha­ce tres mi­llo­nes de años, le obli­gan a va­riar su cur­so brus­ca­men­te y desem­bo­car, con un del­ta, en el de­sier­to del Ka­laha­ri. És­ta es la crónica de un via­je al co­ra­zón del del­ta, un la­be­rin­to de ca­na­les, pa­raí­so de las aves y los elefantes.

El bar del cam­pa­men­to Ea­gle Is­land Camp, en el del­ta del Okavango, es uno de los más ro­mán­ti­cos del mun­do. Es una ca­li­fi­ca­ción del pe­rió­di­co The New York Ti­mes que na­die has­ta aho­ra ha pues­to en du­da: nin­gún bar­man, nin­gu­na pa­re­ja, nin­guno de sus clien­tes. El bar se lla­ma Fish Ea­gle (Águi­la Pes­ca­do­ra) y es un lu­gar sobrio, con si­llas am­plias de mim­bre, co­ji­nes mu­lli­dos, ar­te­sa­nías afri­ca­nas y una ba­rra ro­bus­ta de ma­de­ra de­trás de la que aso­ma una es­plén­di­da co­lec­ción de bo­te­llas de whisky. Pa­re­ce un ga­león an­cla­do en me­dio del del­ta, con la po­pa ocu­pa­da por la ba­rra, el whisky y las ta­pas de ce­ci­na; y la proa, por las si­llas que no se can­san de mi­rar a la la­gu­na.

El agua se ex­tien­de en to­das las di­rec­cio­nes del pai­sa­je. De vez en cuan­do se es­cu­cha el cha­po­teo de los hi­po­pó­ta­mos. Una pa­re­ja de águi­las pes­ca­do­ras, que anida en un ár­bol cer­cano, mez­cla su vue­lo con el de las gar­zas y las ci­güe­ñas. A ve­ces se di­vi­san elefantes. Ca­da atar­de­cer, to­das las mi­ra­das se van al cie­lo. El sol se cur­va, se abom­ba, aban­do­na su for­ma de dis­co y to­ma la de una es­fe­ra, que se tiñe de co­lor: pri­me­ro na­ran­ja, lue­go ro­jo, al fi­nal púr­pu­ra. Hay un mo­men­to en que el sol pa­re­ce que se de­tie­ne a es­ca­sos gra­dos so­bre la lí­nea del ho­ri­zon­te y du­ran­te unos se­gun­dos se que­da fi­jo, pren­di­do de al­gu­na otra bóveda ce­les­te, ab­sor­to an­te su pro­pia obra y la luz con que se des­pi­de. Lue­go, cae a plo­mo. Co­mo si tu­vie­ra pri­sa por vol­ver a sa­lir de nue­vo, ves­ti­do de ama­ri­llo. Se no­ta que no le gus­ta per­der­se ni un se­gun­do el es­pec­tácu­lo. Ni un so­lo día en el Okavango.

El cam­pa­men­to Ea­gle Is­land y su fa­mo­so bar es­tán cons­trui­dos so­bre una de las is­las que aflo­ran en el del­ta del Okavango: Xa­xa­ba, un nom­bre set­sua­na, la len­gua ma­yo­ri­ta­ria en Bot­sua­na, que sig­ni­fi­ca “La is­la de los ár­bo

les al­tos”. En uno de los cos­ta­dos de la is­la, ro­dea­da de pal­me­ras, higueras y si­co­mo­ros, se en­cuen­tran, ex­ten­di­das en hi­le­ra fren­te a la la­gu­na, on­ce tien­das de cam­pa­ña, ca­da una de ellas en­ca­ja­da en una pla­ta­for­ma de ma­de­ra. La pla­ta­for­ma ais­la las tien­das de la hu­me­dad del sue­lo y las pro­te­ge del sol con una cu­bier­ta trian­gu­lar de ma­de­ra y pa­ja tren­za­da con la téc­ni­ca tra­di­cio­nal del lu­gar. Las tien­das son de lo­na y en su ex­te­rior guar­dan el aro­ma de los sa­fa­ris de fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, los sa­fa­ris des­cri­tos por Henry Mor­ton Stan­ley o la au­to­ra de Me­mo­rias de Áfri­ca, la ba­ro­ne­sa Ka­ren von Bli­xen. En su in­te­rior cuen­tan con lám­pa­ras de cris­ta­le­ría, ba­ño con pa­re­des de azu­le­jos, sue­los de ma­de­ra, al­fom­bras, ca­ma king si­ze con va­rios jue­gos de al­moha­das, ai­re acon­di­cio­na­do, es­cri­to­rio de cao­ba, te­lé­fono por sa­té­li­te y ca­ja fuer­te. Igual o me­jor que una sui­te de un ho­tel ur­bano de cin­co es­tre­llas, pe­ro en un es­ce­na­rio sal­va­je, en el co­ra­zón del Okavango.

Una de las tien­das po­see pis­ci­na pro­pia cli­ma­ti­za­da; to­das tie­nen te­rra­za con ha­ma­cas de te­la, bal­cón de ma­de­ra y vis­tas a la la­gu­na. Sen­de­ros ilu­mi­na­dos y pro­te­gi­dos co­mu­ni­can las tien­das con el em­bar­ca­de­ro, jun­to al bar, y con la pla­ta­for­ma que aco­ge el res­tau­ran­te, el sa­lón de lec­tu­ra y el mi­ra­dor prin­ci­pal. El te­cho ele­va­do del sa­lón de lec­tu­ra re­ci­be de día ejem­pla­res de la es­pe­cie del mur­cié­la­go de la fru­ta que lle­va el nom­bre de Wahlberg, en ho­nor al ex­plo­ra­dor sue­co Johan Au­gust Wahlberg, que re­co­rrió el sur de Áfri­ca a fi­na­les del si­glo XIX. Son mur­cié­la­gos enor­mes, inofen­si­vos, que se cuel­gan de los lis­to­nes de ma­de­ra jun­to a la vi­ga del te­cho más al­ta, plie­gan sus alas, se acu­rru­can y duer­men tran­qui­los has­ta el ano­che­cer.

LA VI­DA EN EL CAM­PA­MEN­TO es más que re­la­ja­da. Pa­ra los mur­cié­la­gos y pa­ra los tu­ris­tas. La co­mi­da es­pe­ra al re­gre­so de ca­da sa­fa­ri, hay li­bros so­bre Bot­sua­na, la vi­da en el del­ta y la fau­na sal­va­je en el sur de Áfri­ca, un te­les­co­pio y un li­bro don­de se ano­tan los avis­ta­mien­tos del día. Una pa­re­ja de ale­ma­nes ha es­cri­to en el li­bro que ha vis­to un gru­po de pe­rros sal­va­jes en una

is­la no muy le­ja­na, a me­dia ho­ra del cam­pa­men­to. Ha si­do es­ta ma­ña­na. Aho­ra los ale­ma­nes des­can­san en sus ha­ma­cas, es­cu­chan­do, su­pon­go, el so­ni­do de los pá­ja­ros de la is­la y de la la­gu­na. El fo­tó­gra­fo Tino So­riano y yo aca­ba­mos de lle­gar. Aún nos es­ta­mos ins­ta­lan­do. Pre­gun­to a nues­tro guía, John, si fun­cio­na la co­ne­xión a In­ter­net. “Fun­cio­na –res­pon­de–, pe­ro ca­si na­die se acuer­da de In­ter­net al día si­guien­te de lle­gar aquí”.

El del­ta del Okavango es aún un mis­te­rio: un gran río que desem­bo­ca en un in­men­so de­sier­to. El río nace en las mon­ta­ñas de An­go­la, con el nom­bre de Cu­ban­go, cru­za Na­mi­bia, don­de le lla­man Ka­van­go, y to­ma el nom­bre de Okavango na­da más en­trar en Bot­sua­na. Po­dría ha­ber si­do un afluen­te del Zam­be­ze, el río de las ca­ta­ra­tas Vic­to­ria, o ha­ber via­ja­do sin in­ter­me­dia­rios has­ta el Ín­di­co. Pe­ro una su­ma de ac­ci­den­tes geo­ló­gi­cos, frac­tu­ras en el sue­lo y en sub­sue­lo, fa­llas te­rres­tres con tres mi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad, le obli­ga­ron a mo­ver su cur­so y di­ri­gir su cau­dal con­tra el mu­ro de are­na del Ka­laha­ri, un de­sier­to de 700.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos cu­yo nom­bre, en la len­gua set­sua­na, Kga­la­ga­di, sig­ni­fi­ca “Gran sed”. La pri­me­ra de las fa­llas geo­ló­gi-

cas con la que se en­cuen­tra el río al en­trar en Bot­sua­na, la fa­lla de Go­ma­re, rom­pe el Okavango en un aba­ni­co de ca­na­les, en un del­ta que ocu­pa una ex­ten­sión si­mi­lar a las de Can­ta­bria y As­tu­rias jun­tas. Las úl­ti­mas tram­pas te­lú­ri­cas que su­fre el cau­ce, cer­ca ya de la ciu­dad de Maun, lle­van el agua has­ta la in­men­si­dad de la are­na del Ka­laha­ri, don­de se su­mer­ge y des­apa­re­ce.

EL DEL­TA ES UN GI­GAN­TES­CO oa­sis en­tre la sa­ba­na se­ca y el de­sier­to. Más de 15.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de agua y ve­ge­ta­ción. El agua se eva­po­ra, a gran ve­lo­ci­dad, por la ac­ción cons­tan­te del ca­lor, pe­ro lo im­por­tan­te son los nu­trien­tes que de­ja, de ma­yor ca­li­dad que los re­gis­tra­dos en otras mu­chas zo­nas del mun­do. Hay diez ve­ces más de ma­mí­fe­ros en el del­ta de los que ca­bría es­pe­rar en un área de si­mi­lar ta­ma­ño e igual ré­gi­men de llu­vias, y la ex­pli­ca­ción es­tá en los nu­trien­tes que las aguas del Okavango y sus afluen­tes han de­po­si­ta­do aquí en los úl­ti­mos 120.000 años.

Los nu­trien­tes son buenos pa­ra las plan­tas: se cal­cu­la que hay al­re­de­dor de 1.300 es­pe­cies de ár­bo­les y plan­tas. Las plan­tas atraen a los in­sec­tos y és­tos a las aves:

hay 460 es­pe­cies de aves en el del­ta. Tam­bién a los her­bí­vo­ros, a los que si­guen los de­pre­da­do­res. En el del­ta se en­cuen­tran cua­tro de los cin­co gran­des ma­mí­fe­ros, los big fi­ve que bus­ca­ban los ca­za­do­res en los sa­fa­ris del si­glo XIX: el león, el leo­par­do, el bú­fa­lo y el ele­fan­te. El quin­to, el ri­no­ce­ron­te, des­apa­re­ció por cul­pa de los ca­za­do­res fur­ti­vos ha­ce al­gu­nas dé­ca­das. Aho­ra se in­ten­ta re­in­tro­du­cir al ri­no­ce­ron­te blan­co en la ma­yor de las is­las del del­ta: Chief Is­land. Tam­bién se pue­de avis­tar otro big fi­ve, el de las aves: la avu­tar­da ko­ri, el ja­bi­rú afri­cano –tam­bién lla­ma­do ci­güe­ña de pi­co de si­lla–, el búho pes­ca­dor, el cá­lao te­rrí­co­la –con su pe­sa­do as­pec­to de pa­vo de la sa­ba­na– y el águi­la mar­cial, que pue­de lle­gar a me­dir ca­si un me­tro de al­tu­ra y dos me­tros y me­dio de en­ver­ga­du­ra. Es el top ten de la fau­na sal­va­je de Áfri­ca, reuni­da en el Okavango. El del­ta es una ex­plo­sión de vi­da que se des­bor­da en ca­da uno de los ca­na­les.

Al ama­ne­cer, la bar­ca de John arran­ca con no­so­tros den­tro pa­ra ex­plo­rar va­rios ca­na­les. El agua es­tá lim­pia, cris­ta­li­na. Se ven pe­que­ños pe­ces mo­vién­do­se jun­to al le­cho de are­na, que es­tá muy cer­ca del cas­co. El cau­ce

es muy po­co pro­fun­do. Un hi­po­pó­ta­mo nos da un buen susto cuan­do emer­ge, sin avi­sar, por un cos­ta­do. John lo evi­ta con una ma­nio­bra brus­ca. Una pa­re­ja de águi­las pes­ca­do­ras se re­par­te el tra­ba­jo de avis­tar po­si­bles pre­sas otean­do los ca­na­les des­de las úl­ti­mas ra­mas de un ár­bol de ébano afri­cano. A nues­tro la­do –he­mos te­ni­do suerte– se co­lum­pia, en las ra­mas de pa­pi­ro, un mar­tín pes­ca­dor ma­la­qui­ta, pin­ta­do con sus co­lo­res azul y ver­de in­ten­sos, el pi­co ro­jo, el pe­cho anaran­ja­do, el cue­llo blan­co; uno de los pá­ja­ros más be­llos del mun­do.

VUE­LA UNA GAR­ZA GI­GAN­TE. El del­ta aco­ge ca­tor­ce fa­mi­lias de gar­zas, que in­clu­yen a los ibis sa­gra­dos y a la gar­za go­liat, que mi­de ca­si un me­tro y me­dio y cuan­do gri­ta pa­re­ce que ladra un pe­rro. Un co­co­dri­lo sal­ta des­de la ori­lla y se su­mer­ge en el agua del ca­nal, pe­ro nues­tra aten­ción si­gue cau­ti­va de las aves: la ja­ca­na afri­ca­na pi­sa, ele­gan­te y sin hun­dir­se, las plan­tas acuá­ti­cas, en es­pe­cial los li­rios, que re­co­rre des­pa­cio, bus­can­do ali­men­to y pre­su­mien­do de su me­nu­do cuer­po de co­lor cas­ta­ño, cue­llo blan­co con on­das ne­gras, pa­tas gri­ses y pi­co azul. El pá­ja­ro ra­ya­dor o pi­co ti­je­ra vue­la a ba­ja al­tu­ra, ro­zan­do el agua con su pi­co in­fe­rior, ro­jo y ne­gro, pa­ra atra­par sus pre­sas al tac­to. Hay chor­li­tos he­rre­ros, blan­cos y ne­gros, ave­frías, co­rre­li­mos, car­pin­te­ros, te­je­do­res, cu­cos de co­lor co­bri­zo se­miocul­tos en­tre la ve­ge­ta­ción, y pa­tos bu­cea­do­res en al­gu­nas re­man­sos del ca­nal don­de bri­llan con sus ca­be­zas anaran­ja­das y sus plu­mas ca­si me­tá­li­cas.

De re­pen­te, al do­blar una cur­va del ca­nal, sor­pren­de­mos a un gran ele­fan­te. El gi­gan­te sa­le del agua, en­fa­da­do, nos de­di­ca un mo­vi­mien­to rá­pi­do de ca­be­za, trom­pa y ore­jas, que in­ter­pre­ta­mos co­mo un in­sul­to, y se esconde en­tre los ar­bus­tos pa­ra se­guir co­mien­do. Pron­to se le pa­sa­rá el en­fa­do. Los elefantes ado­ran el

del­ta. Tie­nen to­do con lo que pue­den so­ñar: agua y co­mi­da en abun­dan­cia, paz y tran­qui­li­dad. Su­pon­go que hay mi­les de elefantes en Áfri­ca que sue­ñan con re­na­cer, en su pró­xi­ma vi­da, en el Okavango. Es su pa­raí­so.

Des­cen­de­mos en una de las es­ca­sas is­las ha­bi­ta­das que se pue­den con­tar en el del­ta. Bot­sua­na ocu­pa una su­per­fi­cie si­mi­lar a la de Es­pa­ña y so­lo es­tá po­bla­da por dos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, en su ma­yor par­te ins­ta­la­dos le­jos del del­ta, en la par­te su­ro­rien­tal del país, cer­ca de la fron­te­ra con Su­dá­fri­ca. Cuan­do se in­de­pen­di­zó de Gran Bre­ta­ña, en 1966, era una de las 25 na­cio­nes más po­bres de la Tie­rra. Aho­ra, des­de 2004, es un país ri­co en re­cur­sos gra­cias a que el go­bierno re­ci­be el 50 por cien­to de las ga­nan­cias que ge­ne­ran las mi­nas de dia­man­tes que ex­plo­tan en Bot­sua­na el ma­yor fi­lón dia­man­tí­fe­ro del mun­do. El go­bierno ayu­da, con sub­ven­cio­nes, a los es­ca­sos po­bla­dos que se man­tie­nen den­tro de los par­ques na­cio­na­les en el del­ta. Ve­mos al­gu­nas ca­sas de ado­be, con hi­le­ras de la­tas de be­bi­das in­crus­ta­das en el ba­rro co­mo or­na­men­to, pa­ra que bri­llen. Otras ca­sas son de ce­men­to. Hay va­rias an­te­nas parabólicas y pe­que­ños pa­ne­les so­la­res, uno en ca­da ca­sa, de

fa­bri­ca­ción chi­na. Cuan­do lle­gan los tu­ris­tas, un gru­po de mu­je­res pre­pa­ra una man­ta en el sue­lo con al­gu­nas ar­te­sa­nías, so­bre to­do pe­que­ños mo­ko­ros de ma­de­ra, la em­bar­ca­ción tí­pi­ca, tra­di­cio­nal, pa­ra sur­car el del­ta.

HAY CER­CA DE 50.000 IS­LAS en el del­ta. Mu­chas han na­ci­do gra­cias a las ter­mi­tas, que tra­ba­jan de con­ti­nuo pa­ra que sus termiteros ten­gan más de un me­tro de al­tu­ra y pue­dan evi­tar, en par­te, las inun­da­cio­nes. Otras son ca­na­les deseca­dos, an­ti­guos le­chos del río don­de se ha ido desa­rro­llan­do la ve­ge­ta­ción. La ma­yor, Chief Is­land, la Is­la Je­fe, na­ció, co­mo el del­ta, de la ac­ti­vi­dad tec­tó­ni­ca. Nues­tra bar­ca se de­tie­ne en otra is­la, des­ha­bi­ta­da, que re­co­rre­mos a pie. Ve­mos re­ba­ños de an­tí­lo­pes rojos y hue­llas del pa­so de una ma­na­da de bú­fa­los. Las águi­las pes­ca­do­ras se su­ce­den, una en ca­da ár­bol. En el cen­tro de la is­la hay un pre­cio­so bao­bab, con se­gu­ri­dad cen­te­na­rio. En otras par­tes de Áfri­ca, un bao­bab, con su gi­gan­tes­co de­pó­si­to de agua, se­ría un te­so­ro; aquí es un ár­bol más, tan al­to co­mo los si­co­mo­ros, tan fron­do­so co­mo las higueras. No hay se­quía, ni si­quie­ra en las par­tes no inun­da­bles del del­ta.

El cam­pa­men­to de Ea­gle Is­land nos pro­por­cio­na un

mo­ko­ro, la ca­noa tra­di­cio­nal pa­ra sur­car el del­ta, fa­bri­ca­da de una so­la pie­za con la ma­de­ra del ébano o de la ki­ge­lia. El mo­ko­ro se des­li­za en­tre los jun­tos y los pa­pi­ros tan des­pa­cio que po­de­mos ver las ra­nas, que croan co­mo te­no­res, y las enor­mes li­bé­lu­las, que aquí son tan fe­li­ces co­mo los elefantes. Tam­bién rea­li­za­mos un vue­lo al atar­de­cer en he­li­cóp­te­ro. El pi­lo­to es de Nue­va Ze­lan­da y lo pri­me­ro que nos pre­gun­ta es si que­re­mos vo­lar ba­jo, muy ba­jo o muy, muy ba­jo. Le pe­di­mos que vue­le co­mo quie­ra, pe­ro, a ser po­si­ble, le di­go, “que en­tre

la tie­rra y no­so­tros ha­ya al­go de ai­re”. La ex­pe­rien­cia es mag­ní­fi­ca, un vue­lo fas­ci­nan­te que nos per­mi­te con­tem­plar las ex­tra­ñas fi­gu­ras que for­man el agua y la ve­ge­ta­ción des­de la al­tu­ra del he­li­cóp­te­ro, los re­ba­ños de ce­bras y an­tí­lo­pes, las is­las, los ca­na­les, las ma­na­das de bú­fa­los, el pa­so de los elefantes: la vi­da, ri­ca, ex­ten­sa y com­ple­ja, en el del­ta del Okavango. Un sa­fa­ri úni­co en la ca­ta­ra­ta de vi­da con que se des­pi­de el río an­tes de su­mer­gir­se en el de­sier­to. Má­gi­co y mis­te­rio­so. Co­mo los cie­los de Áfri­ca que ca­da no­che se con­tem­plan en Ea­gle Camp, des­de la proa de su bar, el más ro­mán­ti­co del mun­do. V

Ano­che­cer en el del­ta del Okavango. La su­per­fi­cie del del­ta es si­mi­lar a la de Can­ta­bria y As­tu­rias jun­tas, un gi­gan­tes­co oa­sis en­tre la sa­ba­na se­ca y el de­sier­to del Ka­laha­ri don­de emer­gen cer­ca de 50.000 is­las, mu­chas de las cua­les han na­ci­do por...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.