De Mo­da

GUÉ­LIZ. Más allá de las mu­ra­llas y la me­di­na apa­re­ce el ros­tro mo­derno de la Ciu­dad Ro­ja. Ga­le­rías de ar­te, ca­fés cos­mo­po­li­tas y tien­das de ar­te­sa­nía con­tem­po­rá­nea re­ve­lan que en Ma­rra­quech hay más pa­seos que los mar­ca­dos en in­tra­mu­ros. NURIA COR­TÉS

Viajar - - VIAJAR -

Ma­rra­quech: ba­rrio de Gué­liz.

E n la lla­ma­da Vi­lla Nou­ve­lle, aque­lla que los fran­ce­ses tra­za­ron si­guien­do el mo­de­lo ur­ba­nís­ti­co europeo , se en­cuen­tra el Ma­rra­quech que mi­ra ha­cia Oc­ci­den­te, el que be­be de las co­rrien­tes ex­ter­nas y las in­terio­ri­za jun­to a sus raí­ces. Y más con­cre­ta­men­te en Gué­liz, el ba­rrio don­de la crea­ti­vi­dad ha fi­ja­do re­si­den­cia.

Un ejem­plo es el lla­ma­do Pas­sa­geg­han­dou­ri 1 , si­tua­do a la al­tu­ra del nú­me­ro 61 de la rue You­gos­la­vie. Aquí seen­cuen­tran las ga­le­rías Ma­tis­se y Ki­ba­ri, am­bas con unas ex­ce­len­tes mues­tras de ar­te ma­rro­quí con­tem­po­rá­neo, in­clu­yen­do obras de Mahi Bi­ne­bi­ne, uno de los ar­tis­tas más re­co­no­ci­dos del país. En el ve­cino bou­le­vard Moha­med V 2 , en los nú­me­ros 127, 139 y 141, se pue­de vi­si­tar Ga­le­rie 127 –la pri­me­ra ga­le­ría fo­to­grá­fi­ca del Ma­greb– o acer­car­se a las po­pu­la­res tien­das In­ten­si­té Nomade, don­de es po­si­ble en­con­trar los fa­mo­sos caf­ta­nes de Fré­dé­ri­que Bir­ke­me­yer, y a Pla­ce Ven­dô­me, que es muy co­no­ci­da por la ca­li­dad de sus tra­ba­jos en cue­ro.

Si­guien­do el bulevar se lle­ga a la Pla­ce du 16 No­vem­ber y a Le 16 Ca­fé 3 , con ex­ce­len­te pas­te­le­ría fran­ce­sa y he­la­dos de la­van­da y al­baha­ca, en­tre otros. Un po­co más allá, la ga­le­ría Law­ren­ce Ar­nott 4 (Edi­fi­cio El Khalil, ave­ni­da Has­san I I), cu­ya am­plia pro­gra­ma­ción de ex­po­si­cio­nes in­clu­ye tra­ba­jos de ar­tis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les afin­ca­dos en el país. Reha­cien­do el ca­mino, y tras to­mar el bulevar Man­sour Edd­ha­bi, , se lle­ga a rue de la Li­ber­té 5 , una de las ca­lles más in­tere­san­tes del ba­rrio. Apar­te de la ga­le­ría Ago­ra, que es­tá lo­ca­li­za­da en la es­qui­na, aquí se en­cuen­tran Kech­ma­ra (nº 3), una po­pu­lar pa­ra­da pa­ra al­mor­zar en­sa­la­das y sánd­wi­ches; los mo­ca­si­nes y ba­bu­chas de Ati­ka (nº 34); los dul­ces de Al Jaw­da (nº 11), un clá­si­co del ba­rrio, y el ham­mam Les Se­crets de Ma­rra­kech (nº 62), con un am­plio me­nú de ma­sa­jes. De la rue de la Li­ber­té sa­le la rue des Vieux Ma­rrak­chis 6 , con ar­te con­tem­po­rá­neo en la re­fi­na­da ga­le­ría Da­vid Bloch y ex­cep­cio­na­les tra­ba­jos en se­da, lino y me­tal en la tien­da de mo­da y de­co­ra­ción Moor. De­pen­dien­do de la ho­ra, se pue­de ir al agra­da­ble Ca­fé du Li­vre (rue Ta­rik ben Ziad, 44) 7 ,

El Pas­sa­ge Ghan­dou­ri ocul­ta al­gu­nas de las me­jo­res ga­le­rías de ar­te local

–muy re­co­men­da­ble su desa­yuno es­ti­lo crunch– o dar­se un paseo has­ta el fa­mo­so y co­lo­ri­do Jar­dín Ma­jo­re­lle 8 , en la ave­ni­da Yacoub el Man­sour. El paseo por Gué­liz no de­be aca­bar sin una ce­na en Al Fas­sia 9 (Bou­le­vard Moham­med Zerk­tou­ni, 55), uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes de la ciu­dad pa­ra sa­bo­rear la co­ci­na ma­rro­quí. El pun­to fi­nal se pue­de p po­ner en el Bab Ho­tel 10 (bou­le­vard Man­sour Ed­dah­bi con rue Moham­med El Be­qal), cu­ya te­rra­za es una de más so­li­ci­ta

• das al caer la no­che.

El Jar­dín Ma­jo­re­lle es un co­lo­ris­ta y tran­qui­lo oa­sis en la ave­ni­da Yacoub el Man­sour.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.