Cam­bio cli­má­ti­co

Viajar - - CARRETERA - Javier Re­ver­te

El pro­ble­ma con el cam­bio cli­má­ti­co, que va apa­re­ja­do al ca­len­ta­mien­to de la Tie­rra y al de­te­rio­ro del me­dio am­bien­te, no es que no pue­da de­te­ner­se, por­que ya es irre­ver­si­ble, sino tra­tar de em­bri­dar­lo y evi­tar que va­ya a peor. El pla­ne­ta no vol­ve­rá a ser nun­ca lo que fue –mien­tras exis­ta la es­pe­cie hu­ma­na, por su­pues­to–, pe­ro al me­nos po­de­mos in­ten­tar con­te­ner su des­truc­ción to­tal. La ra­za hu­ma­na, sin em­bar­go, es tan hos­til a lo ra­zo­na­ble que una y otra vez vol­ve­mos la es­pal­da a los da­tos que los cien­tí­fi­cos nos ofre­cen a dia­rio. Es­ta­mos ma­tan­do la vi­da en la Tie­rra, len­ta­men­te, y nos en­co­ge­mos de hom­bros. Pa­re­ce que di­jé­ra­mos: “Si no­so­tros no va­mos a ver el fin del mun­do, ¿qué más nos da? Que se ocu­pen las ge­ne­ra­cio­nes si­guien­tes de re­sol­ver­lo”.

El otro día, le­yen­do so­bre ello, me en­te­ré de un asun­to tur­ba­dor. Ya sa­be­mos que el hie­lo es­tá re­tro­ce­dien­do en los Po­los y que, de se­guir a es­te rit­mo, pue­de que el Po­lo Nor­te (que es agua he­la­da y de­ba­jo no tie­ne tie­rra fir­me, al con­tra­rio que la An­tár­ti­da) va­ya ca­mino de con­ver­tir­se en una gran pis­ci­na, sin piz­ca de hie­lo, a me­dia­dos de es­te si­glo. Pe­ro ese pro­ble­ma, que de por sí ya re­sul­ta muy gra­ve, no es na­da al la­do de otro: en to­dos los te­rri­to­rios ár­ti­cos, el hie­lo no so­lo es­tá en el agua sino tam­bién de­ba­jo de la tie­rra, de­ba­jo de los pai­sa­jes de­so­la­dos de la tun­dra en Si­be­ria, nor­te de Ca­na­dá, nor­te de Alas­ka, Groen­lan­dia… Y ba­jo ese hie­lo hay in­gen­tes can­ti­da­des de tur­ba. Si ese hie­lo se di­lu­ye y la tur­ba, por cual­quier ac­ci­den­te, se in­cen­dia, no ha­brá ma­ne­ra hu­ma­na de de­te­ner tan gi­gan­tes­co in­cen­dio, que re­se­ca­rá una bue­na par­te del pla­ne­ta Tie­rra. Ade­más de eso, to­dos los ga­ses li­be­ra­dos afec­ta­rán se­ria­men­te al ai­re y re­du­ci­rán la pre­sen­cia de oxí­geno en la at­mós­fe­ra, lo que sin du­da pon­drá en una si­tua­ción de enor­me pe­li­gro de ex­tin­ción a nu­me­ro­sas es­pe­cies de flo­ra y a una bue­na can­ti­dad de es­pe­cies ani­ma­les, quién sa­be si en­tre ellas la nues­tra. Ese es uno de los mu­chos ries­gos que co­rre­mos. Y sin ser unos ex­per­tos en cues­tio­nes me­dioam­bien­ta­les, to­dos per­ci­bi­mos, o al me­nos in­tui­mos, que lo que es­tá su­ce­dien­do es muy gra­ve. No hay que ser un sa­bio pa­ra dar­se cuen­ta de ello: ¿no re­cuer­da el ami­go lec­tor las gran­des ne­va­das que, por ejem­plo, caían so­bre la ciu­dad de Ma­drid ha­ce cin­cuen­ta años? Com­pá­re­las con las de hoy. ¿Y qué de­cir del mun­do ani­mal? Yo re­cuer­do cuan­do, sien­do ni­ño, si iba a un par­que en pri­ma­ve­ra, en­con­tra­ba de­ce­nas de oru­gas y sal­ta­mon­tes. ¿Dón­de han ido a pa­rar? Y en to­das las char­cas del cam­po de los al­re­de­do­res de la ciu­dad abun­da­ban las ra­nas y re­na­cua­jos. ¿Se les ve aho­ra? En los arro­yos y ríos se­rra­nos na­da­ban los ga­lá­pa­gos, has­ta el pun­to de que in­clu­so hay un pue­blo muy pró­xi­mo a Ma­drid que lle­va el nom­bre de Ga­la­pa­gar. ¿Adón­de se han mar­cha­do esas sim­pá­ti­cas tor­tu­gui­tas de ca­pa­ra­zón ca­si ne­gro?

¿Y los ban­dos ale­gres de ver­de­ro­nes y jil­gue­ros?, ¿y los so­li­ta­rios rui­se­ño­res que can­ta­ban jun­to a los arro­yos?, ¿y las enamo­ra­das tór­to­las de pri­ma­ve­ra? No hay que es­pe­rar mu­chas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra dar­se cuen­ta de lo que es­tá su­ce­dien­do. Ha­ce ya dos años que un pa­vo­ro­so in­cen­dio de tur­ba sub­te­rrá­nea es­tu­vo a pun­to de aca­bar pa­ra siem­pre con las Tablas de Dai­miel. Por for­tu­na, es una su­per­fi­cie de te­rreno no muy gran­de y pu­do con­tro­lar­se, gra­cias tam­bién a la ayu­da de la llu­via. Pe­ro los in­cen­dios de tur­ba que su­frió Ru­sia ha­ce más o me­nos dos años se con­vir­tie­ron tam­bién en un desas­tre me­dioam­bien­tal de gran en­ver­ga­du­ra.

En Cher­nó­bil, mi­les de per­so­nas mu­rie­ron por un desas­tre ra­diac­ti­vo y en un ra­dio de cien ki­ló­me­tros al­re­de­dor de la cen­tral de Fu­kus­hi­ma, afec­ta­da por el tsu­na­mi de ha­ce unos me­ses, no po­drán re­si­dir se­res hu­ma­nos du­ran­te cen­tu­rias.

Pe­ro aún no nos da­mos cuen­ta en to­da su di­men­sión del desas­tre que te­ne­mos en­ci­ma, de que el cam­bio cli­má­ti­co es mu­cho más que una subida de la tem­pe­ra­tu­ra en los ter­mó­me­tros. Qui­zás, den­tro de unos años nues­tros nie­tos, si les com­pra­mos un osi­to blan­co de pe­lu­che, nos pre­gun­ten: “¿Es un di­plo­do­cus, abue­lo?”. Por­que es po­si­ble que al oso po­lar le que­de muy po­co pa­ra ex­tin­guir­se.

El pla­ne­ta no vol­ve­rá a ser nun­ca lo que fue… Es­ta­mos ma­tan­do la vi­da en la Tie­rra y nos en­co­ge­mos de hom­bros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.