Tiem­po: ri­que­za en la es­ca­sez

Viajar - - CRÓNICAS - Car­los Car­ni­ce­ro

In­ten­to bus­car un án­gu­lo de la cri­sis que sig­ni­fi­que una ven­ta­ja. Es com­pli­ca­do. Pri­me­ro, por­que la cri­sis es­tá cons­trui­da so­bre el sa­cri­fi­cio y el su­fri­mien­to de mu­cha gen­te. De­trás de las es­ta­dís­ti­cas siem­pre hay tra­ge­dias con­cre­tas. Y se­gun­do, por­que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca nos afec­ta a ca­si to­dos y nos obli­ga a cam­biar con­duc­tas; eso es trau­má­ti­co y las ven­ta­jas que pue­da re­por­tar cues­ta ob­ser­var­las.

Pen­sa­ba to­do es­to en Va­ra­de­ro, ob­ser­van­do un Caribe que pa­re­ce in­fi­ni­to, so­bre to­do por­que el es­tre­cho, que lo es, de La Flo­ri­da se­pa­ra dos mundos des­de ha­ce 50 años. La ve­lo­ci­dad es­tá allí en­fren­te, 90 mi­llas al nor­te; aquí hay el so­sie­go que pres­ta la es­ca­sez. La pe­nu­ria, cuan­do no es in­so­por­ta­ble, pro­mue­ve lu­ci­dez. De­cir es­to a quien la su­fre dra­má­ti­ca­men­te pue­de pa­re­cer in­sul­tan­te, pe­ro es­ta es una pá­gi­na sin­ce­ra y sin ma­la in­ten­ción.

Es­toy bien en Cu­ba, sal­vo el es­trés que me cau­sa la es­ca­sa ve­lo­ci­dad de In­ter­net. Ten­go mis pro­yec­tos en las re­des me­dio aban­do­na­dos por­que me de­pri­me esa de­pen­den­cia de la tec­no­lo­gía. Ha­ce una do­ce­na de años era un mi­la­gro co­nec­tar­se a In­ter­net y aho­ra ir des­pa­cio por la web se nos an­to­ja in­so­por­ta­ble.

Un ami­go cu­bano, la pri­me­ra vez que lle­gó a Ma­drid, se ma­reó fí­si­ca­men­te en un su­per­mer­ca­do an­te el mos­tra­dor de los lác­teos. Era in­ca­paz de ele­gir un yo­gur en­tre los cien­tos de va­rie­da­des que se ali­nea­ban en la alacena re­fri­ge­ra­da. A mi ca­si me pa­sa aho­ra. So­lo se le ocu­rrió una ex­pre­sión: “La can­ti­dad de co­sas que exis­ten y que se pue­de vi­vir sin ellas”.

La me­tá­fo­ra de los yo­gu­res es pa­ra mí re­cu­rren­te. Via­jar con es­ca­sez de di­ne­ro es un via­je dis­tin­to que el de ha­cer­lo con me­dios; es ob­vio, pe­ro so­bre to­do pue­de ser mu­cho más in­tere­san­te.

Es­toy re­cu­pe­ran­do cos­tum­bres aus­te­ras. A ve­ces me sor­pren­do pre­gun­tán­do­me si me es­ta­ré vol­vien­do ta­ca­ño. No lo creo: em­pie­zo a to­mar con­cien­cia del va­lor de las co­sas y la ne­ce­si­dad de im­buir­se en me­cá­ni­cas de des­pren­di­mien­to. Tra­to de re­cu­pe­rar la quie­tud ob­ser­van­do los al­men­dro­nes re­bo­za­dos por las ca­lles de La Ha­ba­na, una ciu­dad que re­cu­pe­ra su rit­mo re­ci­cla­do so­bre la so­li­dez de los pro­duc­tos del im­pe­rio an­tes de que se de­cre­ta­ra su au­to­des­truc­ción por la lo­cu­ra del con­su­mo. En es­te la­bo­ra­to­rio del su­fri­mien­to que es es­ta Cu­ba ais­la­da, ¿se en­con­tra­rá la va­cu­na pa­ra el ex­ce­so de con­su­mo en una eco­no­mía ra­zo­na­ble y pa­ra to­dos?

En es­te mo­men­to en que la es­pi­ral de la cri­sis y el pa­ro del con­su­mo ame­na­za nues­tra fe­li­ci­dad, na­die tie­ne la lu­ci­dez de acom­pa­sar la amor­ti­za­ción del cam­bio cli­má­ti­co a las ne­ce­si­da­des del sis­te­ma eco­nó­mi­co y a una re­de­fi­ni­ción del con­cep­to de fe­li­ci­dad. No po­de­mos cons­truir la fe­li­ci­dad so­bre la opu­len­cia. So­bre to­do aho­ra que he­mos re­des­cu­bier­to la cri­sis. Y por­que es­ta­mos des­tru­yen­do el pla­ne­ta.

Per­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción cria­da en re­la­ti­va es­ca­sez. Cuan­do te­nía 18 años era fe­liz con dos pan­ta­lo­nes de pa­na; nun­ca so­ñé a esa edad con te­ner un au­to­mó­vil, mis du­chas eran frías y mis no­ches con Leo­nard Cohen –que me pa­re­ce que es lo úni­co que per­ma­ne­ce de aque­llos tiem­pos, sal­vo mis sue­ños– me dio al­gu­nos de los mo­men­tos más fe­li­ces de mi vi­da. El amor pa­re­cía pa­ra siem­pre. Los sue­ños eran ba­ra­tos por­que ca­si siem­pre eran uto­pías. El tiem­po, el va­lor ab­so­lu­to. El tiem­po, en­ton­ces, no te­nía lí­mi­tes. Hoy hay que ad­mi­nis­trar­lo con ta­len­to, por­que ya sa­be­mos que se ago­ta. Y ade­más, en­ton­ces, co­no­cía­mos el va­lor de la pa­la­bra y el sen­ti­do de una con­ver­sa­ción con la luz amor­ti­za­da pa­ra no mal­gas­tar.

No ha­bía otra pri­sa que la su­per­vi­ven­cia. Y los ob­je­ti­vos es­ta­ban más cer­ca de los sen­ti­mien­tos que de las rea­li­za­cio­nes. Des­cu­brí aho­ra, so­bre las ex­pe­rien­cias de en­ton­ces, que pa­ra amar bien hay que te­ner tiem­po. Lo de­más se pue­de acom­pa­sar al ta­len­to de ca­da uno. Lo pri­ma­rio es en­ten­der que la esen­cia mis­ma de la vi­da de­ter­mi­na que la ri­que­za, cuan­do la dig­ni­dad es­tá a sal­vo, es ab­so­lu­ta­men­te su­per­flua. El di­le­ma in­te­li­gen­te es que­rer con ta­len­to y me­re­cer que te quie­ran bien. Ca­si na­da más.

Se ha le­van­ta­do un li­ge­ro olea­je en la pla­ya de Va­ra­de­ro. Tam­po­co es sal­va­je. La eco­no­mía, en Cu­ba, de­ter­mi­na me­su­ra has­ta en los vien­tos del nor­te. So­lo se en­fa­dan de vez en cuan­do. El res­to del tiem­po, que pa­re­ce tan in­fi­ni­to co­mo el ho­ri­zon­te, la mar es­tá sua­ve, ca­si en cal­ma. Co­mo la vi­da de las per­so­nas que sa­ben pres­cin­dir de lo su­per­fluo. Pa­ra des­cu­brir es­to so­lo ha­ce fal­ta tiem­po.

El tiem­po, el va­lor ab­so­lu­to, hay que sa­ber ad­mi­nis­trar­lo ac­tual­men­te con mu­cho ta­len­to, por­que ya sa­be­mos que se ago­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.