Ciu­da­des tó­xi­cas

Viajar - - EN EL CAMINO -

Nin­gún via­je­ro au­tén­ti­co per­de­rá tiem­po in­ves­ti­gan­do o mi­ran­do si­quie­ra cual­quie­ra de las mu­chas lis­tas que a fi­na­les de año sue­len di­vul­gar­se en torno a las ex­ce­len­cias e in­sig­ni­fi­can­cias de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos. Pues un via­je­ro au­tén­ti­co va allí don­de le pi­de el cuer­po, don­de le em­pu­ja la cu­rio­si­dad, don­de le lle­va la pa­sión. Con­tra vien­to y marea, si se ter­cia.

No así el tu­ris­ta ra­so o de co­fra­día, que ha­brá de pon­de­rar con es­me­ro do­ce­nas de de­ta­lles an­tes de ade­lan­tar el pie y sol­tar el eu­ro. De he­cho, ca­da país (por no ha­blar de ins­ti­tu­cio­nes me­no­res) ofre­ce re­gu­lar­men­te una lis­ta de si­tios a los que por una ra­zón o por otra no con­vie­ne acer­car­se. Has­ta ya se in­for­ma de lu­ga­res que no me­re­cen que se gas­te en ellos un dó­lar. Si el go­bierno ve­ne­zo­lano, por ejem­plo, re­tie­ne y mal­tra­ta en sus ae­ro­puer­tos a ciu­da­da­nos es­pa­ño­les con cual­quier dis­cul­pa o sin ella, y los de­vuel­ve a ca­sa de ma­la ma­ne­ra, ¿es jus­to que acu­dan allí tu­ris­tas es­pa­ño­les a de­jar su óbo­lo y su sa­lu­do? Si las au­to­ri­da­des cu­ba­nas o ma­rro­qui­nas tan­tas ve­ces re­ci­ben con ma­los mo­dos a los tran­seún­tes es­pa­ño­les, ¿son dig­nas sus tie­rras de que se les cur­se vi­si­ta?

Paí­ses y ciu­da­des nu­me­ro­sos no me­re­cen que se gas­te en ellos ni un so­lo ma­ra­ve­dí, cier­ta­men­te. Pe­ro hay otros que se con­vier­ten en rin­co­nes de ries­go real. Y ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio leer las es­ta­dís­ti­cas y ojear las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos –que mu­cha gen­te no se to­ma la mo­les­tia de ha­cer– pa­ra sa­ber adón­de no hay que ir. Quien en es­tos mo­men­tos se em­pe­ñe en via­jar a paí­ses co­mo Si­ria o Egip­to, sa­brá bien lo que ha­ce. Y que no ven­ga lue­go la­men­tán­do­se y pi­dien­do que le ayu­den o le res­ca­ten, co­mo ha pa­sa­do con tan­tos. Ita­lia ya ha es­ta­ble­ci­do el ejem­plo de co­brar el gas­to que su­pon­ga ayu­dar a los des­ce­re­bra­dos que se lan­cen a cru­zar los Al­pes en el mes de enero con una ca­mi­se­ta pla­ye­ra por to­do abri­go, es un de­cir. Dos con­sul­to­ras pri­va­das han es­ta­ble­ci­do re­cien­te­men­te lis­tas de ciu­da­des más o me­nos tó­xi­cas pa­ra el via­je­ro no pre­ca­vi­do. Es de­cir, aque­llas a las que re­sul­ta más ra­zo­na­ble no acer­car­se a pa­sear, por muy ten­ta­do­ras que pa­rez­can. Si en al­gu­nas co­mo Ma­drid o Londres ape­nas ocu­rren uno o dos ase­si­na­tos por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes al año, en otras ese por­cen­ta­je se mul­ti­pli­ca por mil o por más. He aquí las cam­peo­nas en pe­li­gro­si­dad: De­troit, El Ca­bo, Kins­ha­sa, Bag­dad, Ka­ra­chi, Beirut, Caracas, Ciu­dad Juá­rez, Aca­pul­co, Nue­va Orleans, Kandahar, Tegucigalpa, Me­de­llín, Kings­ton, Río de Ja­nei­ro... (Se ve que don­de el bul­to es ma­yor es en la Amé­ri­ca aho­ra lla­ma­da La­ti­na).

Otra lis­ta pa­re­ja ha es­ta­ble­ci­do las ur­bes en las que la ca­li­dad de vi­da –con­for­me a los es­tán­da­res oc­ci­den­ta­les– re­sul­ta más pre­ca­ria. Es de­cir, las que es­tán en el bor­de con­tra­rio a Vie­na, Zú­rich y Auckland, que en­ca­be­zan el ape­ti­to­so lis­ta­do de la ex­ce­len­cia. Es de­cir, las más cu­tres e in­hós­pi­tas son Jar­tum, Puer­to Prín­ci­pe, Ya­me­na, Ban­gui y Bag­dad, se­gún los no­ta­rios de esas cualidades.

Na­tu­ral­men­te que na­die de­be sen­tir­se obli­ga­do, in­cli­na­do si­quie­ra a acep­tar o asu­mir es­tas ca­li­fi­ca­cio­nes fru­to del con­se­jo de jue­ces des­co­no­ci­dos y sin con­tras­te al­guno. Pe­ro ahí es­tá ese ro­sa­rio de opi­nio­nes en apa­rien­cia na­da me­dia­ti­za­das. Por otro la­do, ca­da via­je­ro es bien ca­paz de aña­dir o eli­mi­nar los nom­bres que sus ex­pe­rien­cias le acon­se­jen, de acep­tar o re­cha­zar. Y si uno ana­li­za las opi­nio­nes de otros, se­ría pa­ra que­dar­se pá­li­dos del susto, es­pe­cial­men­te cuan­do se ex­pre­san en me­dios de co­mu­ni­ca­ción que son más pu­bli­ci­ta­rios que in­for­ma­ti­vos. Lo que en es­te con­tex­to im­por­ta es real­men­te otro asun­to. An­tes de po­ner el pie en el es­tri­bo, an­tes de com­prar el bi­lle­te, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble in­for­mar­se a dón­de pre­ten­de ir uno y qué hay o qué fal­ta en ese lu­gar. Yo he vis­to en Tom­buc­tú a mu­je­res in­ten­tan­do ca­mi­nar en la are­na so­bre ta­co­nes de do­ce cen­tí­me­tros de al­tu­ra.

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.