Via­je­ro y, ade­más, corresponsal

Viajar - - RESTAURANTES |GRANADA -

Es­tán los tiem­pos pa­ra el ejer­ci­cio de una economía exis­ten­cial. Hay que apro­ve­char ca­da opor­tu­ni­dad y sa­car­le to­do el par­ti­do a ca­da euro por­que ca­da día re­sul­tan más es­ca­sos, por lo me­nos pa­ra los que so­mos ciu­da­da­nos co­mu­nes sin me­dios de for­tu­na.

Pa­ra los ini­cia­dos, via­jar for­ma par­te de la esen­cia de nues­tras vi­das; re­nun­ciar al des­cu­bri­mien­to es una frus­tra­ción im­por­tan­te, aun­que la reali­dad eco­nó­mi­ca se im­pon­ga. Hay, no obs­tan­te, una so­lu­ción prác­ti­ca: ade­cuar el pre­su­pues­to a nues­tras po­si­bi­li­da­des y rea­li­zar los via­jes con me­dios mu­cho más ajus­ta­dos. La ven­ta­ja se ma­ni­fies­ta en el des­cu­bri­mien­to de que una gran par­te del lu­jo es gra­tis si se tie­ne el in­ge­nio pa­ra des­cu­brir­lo. Be­ber una cer­ve­za en un va­so he­la­do no tie­ne gas­to aña­di­do por­que po­ner el re­ci­pien­te en el con­ge­la­dor no au­men­ta la fac­tu­ra eléc­tri­ca. Si uno es au­daz, pue­de fin­gir ser el po­ten­cial com­pra­dor de un cos­to­so tra­je de Ar­ma­ni: el pla­cer no es­tá en la po­se­sión, sino en la fic­ción ra­zo­na­ble de que se dis­fru­ta lo que se desea co­mo com­pra­dor vi­ca­rio des­de la pro­pia es­ca­sez.

Hu­bie­ra da­do cual­quier co­sa –y to­da­vía es­toy a tiem­po– por ver per­so­nal­men­te la tra­ge­dia grie­ga, no co­mo un ejer­ci­cio de mor­bo­si­dad sino co­mo una apre­cia­ción so­cio­ló­gi­ca del de­rrum­be del Es­ta­do del Bie­nes­tar. ¡La que nos es­pe­ra!

Ha­ber es­ta­do en la ciu­dad de Lis­boa du­ran­te la Re­vo­lu­ción de los Cla­ve­les es un adies­tra­mien­to in­sus­ti­tui­ble pa­ra nues­tra pro­pia vi­da. Co­mo ha­ber vi­si­ta­do Ber­lín los días en que el fa­mo­so Mu­ro fue de­rri­ba­do. Siem­pre di­go que via­jar a Cu­ba re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad de co­no­cer una reali­dad so­cio­ló­gi­ca y po­lí­ti­ca que no se pue­de ob­ser­var en nin­gu­na otra par­te del mun­do. Ade­más, las nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten a cual­quier per­so­na con­ver­tir­se en un re­por­te­ro o cro­nis­ta de ex­pe­rien­cias que in­tere­san a mu­cha gen­te. En el equi­pa­je de un via­je­ro ave­za­do de­be in­cluir­se, de ofi­cio, un or­de­na­dor por­tá­til y una cá­ma­ra ma­ne­ja­ble de fotos. En vez de gas­tar­se ochen­ta eu­ros en la en­tra­da más ba­ra­ta del The Me­tro­po­li­tan Ope­ra Hou­se de Nue­va York, se pue­de to­mar no­tas de la vi­si­ta a Chi­na­town pa­ra ar­mar un re­por­ta­je so­bre la fal­si­fi­ca­ción so­fis­ti­ca­da del lu­jo. Y se pue­de es­cu­char a María Ca­llas, aun­que no es­té vi­va, en un sim­ple CD.

Pa­sear por la Plaza Dje­maa el Fna, en la ciu­dad ma­rro­quí de Ma­rra­quech, no obli­ga a nin­gu­na com­pra –siem­pre que se sea ca­paz de re­sis­tir la ha­bi­li­dad de los co­mer­cian­tes–, pe­ro per­mi­te es­cu­dri­ñar los se­cre­tos de los mer­ca­de­res del de­sier­to y dar bue­na cuenta de ello ha­cien­do un ejer­ci­cio de re­dac­ción que no re­por­ta gas­to ni pro­mo­cio­na in­gre­sos, pe­ro da la sa­tis­fac­ción de pu­bli­car en Facebook lo que uno ha sen­ti­do.

Con tener un blog y unos cuan­tos amigos dis­pues­tos a una dia­léc­ti­ca so­bre nues­tras ex­pe­rien­cias to­ma pleno sen­ti­do sen­tir­se co­mo un au­tén­ti­co corresponsal. No se en­tien­da es­te ma­ni­fies­to co­mo una in­vi­ta­ción a sus­ti­tuir a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ni a los pe­rio­dis­tas. Se tra­ta de apro­ve­char in­te­li­gen­te­men­te las re­des so­cia­les y ac­ce­der al in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción sin otro fil­tro que el de nues­tras pro­pias per­cep­cio­nes.

El mun­do, tal y co­mo lo co­no­ce­mos, es­tá cam­bian­do a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go. Ser tes­ti­gos ac­ti­vos de es­tas trans­for­ma­cio­nes es un pri­vi­le­gio. De­jar tes­ti­mo­nio de nues­tros sen­ti­mien­tos y nues­tras preo­cu­pa­cio­nes es ga­ran­ti­zar que la me­mo­ria no sus­ti­tui­rá, con el pa­so del tiem­po, to­do lo que se nos fue per­mi­ti­do co­no­cer en di­rec­to.

El si­glo XXI dis­cu­rre a la mis­ma ve­lo­ci­dad de las nue­vas tec­no­lo­gías. Ya no se es­tá en In­ter­net; se vi­ve en In­ter­net. Y la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca nos pro­por­cio­na la for­mi­da­ble ex­cu­sa de ser los co­rres­pon­sa­les de nues­tras pro­pias vi­ven­cias. Por lo me­nos le he en­con­tra­do un res­qui­cio po­si­ti­vo a es­ta tra­ge­dia. ¡No es po­co!

El equi­pa­je de un via­je­ro ave­za­do de­be in­cluir, de ofi­cio, un or­de­na­dor por­tá­til y una cá­ma­ra de fotos ma­ne­ja­ble

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.