Stoker y Tran­sil­va­nia

Viajar - - CARTA - DI­REC­TOR

El 20 de abril de 1912 fa­lle­cía en una po­bre pen­sión de Lon­dres Abraham Stoker, más co­no­ci­do por Bram Stoker, au­tor de Drá­cu­la, la no­ve­la que, se­gún Oscar Wil­de, es el me­jor re­la­to de te­rror de todos los tiem­pos. Mu­rió de sí­fi­lis, con 64 años. Se cuenta que po­co antes de mo­rir abrió des­me­su­ra­da­men­te los ojos, le­van­tó la mano, se­ña­ló con el de­do ín­di­ce un rin­cón de la pa­red y gri­tó “stri­goi”, “stri­goi”, una pa­la­bra ru­ma­na que de­sig­na a los no muer­tos, a quie­nes des­pués de mo­rir va­gan por las ti­nie­blas por­que no han po­di­do en­con­trar el des­can­so eterno. Bram Stoker apre­cia­ba los re­la­tos de te­rror. Na­ció en Clon­tarf, al nor­te de Du­blín. De ni­ño, su de­li­ca­da sa­lud le im­pi­dió ir al co­le­gio du­ran­te sie­te años, que pa­só en la ca­ma ins­trui­do por pro­fe­so­res par­ti­cu­la­res y ani­ma­do por su ma­dre, que ali­men­tó su ima­gi­na­ción con historias de mis­te­rio. Es­tu­dió Ma­te­má­ti­cas en el Tri­nity Co­lle­ge, po­co des­pués de que hu­bie­ran pa­sa­do por las mis­mas au­las Char­les Ma­tu­rin, el au­tor de Mel­moth, el erra­bun­do, y She­ri­dan Le Fa­nu, el crea­dor de Car­mi­lla.

Las c r í t i c a s de t e a t ro que em­pe­zó a es­cri­bir en un pe­rió­di­co lo­cal, al mis­mo tiem­po que tra­ba­ja­ba co­mo fun­cio­na­rio en el cas­ti­llo de Du­blín, le va­lie­ron el apre­cio de John Ir­ving, el pri­mer ac­tor bri­tá­ni­co que al­can­zó el tí­tu­lo de Sir. Ir­ving se lo lle­vó a Lon­dres, don­de le em­pleó co­mo ge­ren­te de su pro­pio teatro, el Ly­ceum Thea­tre. Stoker fue el ad­mi­nis­tra­dor del Ly­ceum y se­cre­ta­rio, asis­ten­te y re­pre­sen­tan­te de Ir­ving, quien le tra­tó co­mo a un es­cla­vo. Des­pués de vein­ti­sie­te años de tra­ba­jar a su ser­vi­cio, Ir­ving le des­pi­dió. El Ly­ceum se que­mó y Stoker per­dió al mis­mo tiem­po el empleo y sus aho­rros, in­ver­ti­dos en el teatro. Arrui­na­do, en­fer­mo, sin tra­ba­jo, no en­con­tró en los úl­ti­mos tiem­pos de su vi­da nin­gún apo­yo fa­mi­liar. Ni en su mu­jer, Flo­ren­ce, quien en su ju­ven­tud, antes de co­no­cer a Stoker, ha­bía si­do no­via de Oscar Wil­de, ni en su hi­jo, Ir­ving Noel. Con am­bos man­te­nía, des­de ha­cía de­ma­sia­dos años, una re­la­ción fría y dis­tan­te. Con to­do, su hi­jo tuvo un detalle: su­pri­mió ofi­cial­men­te el Ir­ving de su nom­bre pa­ra bo­rrar pa­ra siem­pre el ho­me­na­je vi­vo de su pa­dre al ac­tor.

Stoker siem­pre fue muy afi­cio­na­do a las historias de duen­des y ha­das, los enig­mas del an­ti­guo Egip­to, la astrología ba­bi­ló­ni­ca y las le­yen­das del folclore ir­lan­dés medieval. Es po­si­ble que per­te­ne­cie­ra a la aso­cia­ción The Or­der of the Gol­den Dawn (La Or­den del Do­ra­do Ama­ne­cer), que reunía so­cios in­tere­sa­dos en in­tri­gas eso­té­ri­cas. La ma­yo­ría de sus no­ve­las son re­la­tos de mis­te­rio y de te­rror. Al­gu­nos, co­mo La ca­de­na del des­tino o La ma­dri­gue­ra del gu­sano blan­co, co­bra­ron cier­ta fa­ma, pe­ro nun­ca com­pa­ra­ble al éxi­to de Drá­cu­la (Lon­dres, 1897), sa­lu­da­da co­mo una cum­bre de la li­te­ra­tu­ra. La obra gi­ra en torno a una cues­tión mo­ral, la ba­ta­lla del pro­gre­so con­tra las ti­nie­blas, pe­ro su atrac­ti­vo se de­be a la fuer­za de sus imá­ge­nes inol­vi­da­bles: la fi­gu­ra del vam­pi­ro cul­to y se­duc­tor; el cas­ti­llo de to­rres pun­tia­gu­das, im­po­nen­te y ló­bre­go; el bar­co de los muer­tos que na­ve­ga ha­cia Lon­dres y el hom­bre mur­cié­la­go, prín­ci­pe del mal, que rep­ta por las pa­re­des, bus­ca san­gre de no­che y duer­me de día, le­jos de la luz, en un si­nies­tro ataúd.

Tam­bién nos ha de­ja­do el de­seo de via­jar a Tran­sil­va­nia. Es­tu­ve en Tran­sil­va­nia ha­ce unos años, con el gran fo­tó­gra­fo Tino So­riano, pa­ra rea­li­zar un re­por­ta­je pu­bli­ca­do

Co­mo ima­gi­nó Stoker, Tran­sil­va­nia es una tie­rra be­lla y ca­si des­co­no­ci­da, si­tua­da en el cen­tro de un tor­be­llino de le­yen­das

en es­ta re­vis­ta del que aún guar­do un es­plén­di­do re­cuer­do. La re­gión nos pa­re­ció, co­mo a Bram Stoker, un lu­gar re­ple­to de be­lle­zas na­tu­ra­les, un te­rri­to­rio agres­te y tran­qui­lo si­tua­do en el lu­gar con más su­pers­ti­cio­nes del mun­do: en el cen­tro de la he­rra­du­ra que for­man los Cár­pa­tos. Du­ran­te mu­chos días se­gui­mos una ru­ta im­po­si­ble, tras las hue­llas de un fan­tas­ma, real en la no­ve­la pe­ro ex­tra­ño en una tie­rra don­de ha­bían es­ta­do prohi­bi­das to­das las pe­lí­cu­las so­bre el con­de vam­pi­ro has­ta 1992 y que con­si­de­ra héroes na­cio­na­les al prín­ci­pe Vlad Dra­cul y a su hi­jo Vlad Te­pes, los personajes que pu­die­ron ins­pi­rar a Stoker el nom­bre de Drá­cu­la (Dra

en ru­mano sig­ni­fi­ca pe­ro tam­bién pue­de tra­du­cir­se por

Re­co­rri­mos gran par­te de Ru­ma­nia. En el ca­mino ha­cia la Bu­co­vi­na nos in­for­ma­ron de que se ha­bía ro­to el as­fal­to y ha­bían apa­re­ci­do en la ca­rre­te­ra los ca­dá­ve­res de on­ce mon­jes, a los que la gen­te re­za­ba. En la Su­cea­va, un fe­li­grés ha­bía arran­ca­do de un mor­dis­co la ore­ja a otra mo­mia, un ca­dá­ver en buen es­ta­do de con­ser­va­ción al que con­si­de­ró san­to. Con­clui­mos que me­re­ce la pe­na via­jar a Tran­sil­va­nia con los oí­dos aten­tos, la ima­gi­na­ción des­pier­ta, mu­cho hu­mor y la no­ve­la de Drá­cu­la ba­jo el bra­zo. Co­mo ima­gi­nó Stoker, Tran­sil­va­nia es una tie­rra muy be­lla y ca­si des­co­no­ci­da, si­tua­da en el cen­tro de un tor­be­llino de le­yen­das. De una de ellas, la de los no muer­tos, es po­si­ble que se acor­da­ra el escritor en los úl­ti­mos mi­nu­tos de su vi­da. Pe­ro Bram Stoker nun­ca es­tu­vo en la Tran­sil­va­nia real; de lo con­tra­rio, hu­bie­ra re­cor­da­do a los stri

con una son­ri­sa. En el úl­ti­mo mi­nu­to de su vi­da, ha­ce aho­ra cien años.

V

Ma­riano Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.