Los mu­seos del “Ti­ta­nic”: de Bel­fast a los gi­gan­tes de Es­ta­dos Uni­dos

Viajar - - LA BRÚJULA -

EL 14 DE ABRIL SE CUM­PLEN CIEN AÑOS del nau­fra­gio del “RMS Ti­ta­nic”. En­tre los even­tos y ex­po­si­cio­nes que re­cuer­dan la tra­ge­dia hay tres ci­tas bá­si­cas: el nue­vo edi­fi­cio Ti­ta­nic Bel­fast, los mu­seos per­ma­nen­tes de Bran­son (Mis­sou­ri) y Pigeon For­ge (Ten­nes­see) y la mues­tra “Ti­ta­nic, The Ex­hi­bi­tion” en Bar­ce­lo­na.

Alas ocho de la ma­ña­na del 2 de abril de 1912 zar­pó de Bel­fast (Ir­lan­da del Nor­te) el RMS Ti­ta­nic, el trans­atlán­ti­co más ele­gan­te del mun­do, cons­trui­do en los as­ti­lle­ros Har­land and Wolff. Era el se­gun­do de un trío de bar­cos co­no­ci­dos co­mo cla­se Olym­pic, y el más lu­jo­so de los tres. De fac­tu­ra bri­tá­ni­ca y pro­pie­dad ame­ri­ca­na, el nue­vo co­lo­so del mar, con 269 me­tros de es­lo­ra y 28 de man­ga, pu­so rum­bo ha­cia Southampton (In­gla­te­rra), puer­to de par­ti­da, el 10 de abril, de su cru­ce­ro inau­gu­ral, con es­ca­las en Cher­bur­go (Fran­cia) y Queens­town (Cobh, Ir­lan­da), y des­tino fi­nal a los mue­lles de Chel­sea, en Man­hat­tan, Nue­va York. A las 11.40 pm del 14 de abril, con mar cal­ma y sin lu­na, sus 52.310 to­ne­la­das cho­ca­ban con un ice­berg a una ve­lo­ci­dad de 22,5 nu­dos (unos 40 km/h). El ice­berg abrió seis bre­chas ba­jo la lí­nea de flo­ta­ción, 90 me­tros de aber­tu­ra en to­tal. Dos ho­ras y cua­ren­ta mi­nu­tos des­pués el or­gu­llo de la Whi­te Star Li­ne se hun­día en el Atlán­ti­co. Mu­rie­ron cer­ca de 1.500 hom­bres, mu­je­res y ni­ños.

En 1985, un equi­po for­ma­do por el ocea­nó­gra­fo ame­ri­cano Ro­bert Ba­llard y el in­ge­nie-

LUIS URI­BA­RRI ro fran­cés Jean-luis Mi­chel des­cu­brió el lu­gar don­de re­po­sa el bar­co, a 4 ki­ló­me­tros de pro­fun­di­dad, “in­cli­na­do ele­gan­te­men­te en un pai­sa­je si­mi­lar a unos Al­pes ma­ri­nos, fren­te a un pe­que­ño va­lle abier­to fren­te a la proa”, se­gún Ba­llard.

Cien años des­pués de aque­lla des­gra­cia, la ciu­dad que vio na­cer al Ti­ta­nic (se bo­tó al agua el 31 de ma­yo de 1911) inau­gu­ra el 31 de mar­zo el Ti­ta­nic Bel­fast Ex­pe­rien­ce www. ti­ta­nic­bel­fast.com), un re­co­rri­do por la his­to­ria del fa­mo­so bar­co en un edi­fi­cio cons­trui­do pa­ra la oca­sión, el Bel­fast Ti­ta­nic, de seis plan­tas y 14.000 me­tros cua­dra­dos, y que ya es el nue­vo icono de la ca­pi­tal no­rir­lan­de­sa y el ma­yor cen­tro ur­bano de re­crea­ción de Eu­ro­pa. Las tres mil plan­chas de alu­mi­nio de sus fa­cha­das en for­ma de proa pro­du­cen el efec­to vi­sual del agua re­fle­ján­do­se so­bre ellas.

El atrio del edi­fi­cio da pa­so a cua­tro enor­mes salas con for­ma de bar­co que al­ber­gan nue­ve ga­le­rías. El pun­to de par­ti­da (ga­le­ría 1) es la prós­pe­ra Bel­fast de 1900, la ciu­dad que vio na­cer al Ro­yal Mail Steams­hip Ti­ta­nic ( Bu­que de Va­por del Co­rreo Real Ti­ta­nic). En su re­co­rri­do los vi­si­tan­tes co­no­cen el as­ti­lle­ro

El Mu­seu Ma­rí­tim de Bar­ce­lo­na aco­ge la ex­po­si­ción iti­ne­ran­te más vi­si­ta­da del mun­do

Har­land & Wolff, don­de na­ció el Ti­ta­nic, y pue­den ha­cer­se una idea de la gran­dio­si­dad del bar­co a tra­vés de ma­te­rial fíl­mi­co ori­gi­nal y mo­de­los de tamaño real (ga­le­ría 2). Tam­bién se mues­tran las gra­das don­de ya­ció el bar­co y una pers­pec­ti­va glo­bal de lo que sig­ni­fi­có aque­lla mag­na obra de in­ge­nie­ría (ga­le­ría 3). El re­co­rri­do mues­tra asi­mis­mo las téc­ni­cas que se uti­li­za­ron pa­ra su cons­truc­ción y el lu­jo con que se con­ci­bió (ga­le­ría 4), con re­pro­duc­cio­nes de las ca­bi­nas de pri­me­ra, se­gun­da y ter­ce­ra cla­se, zo­nas co­mu­nes, res­tau­ran­tes, las salas de má­qui­nas…

La ex­pe­rien­cia in­clu­ye re­vi­vir la ten­sión de la ma­dru­ga­da del 14 al 15 de abril del año 1912, cuan­do el im­pre­sio­nan­te bar­co se hun­dió en las frías aguas del Atlán­ti­co. Las ga­le­rías fi­na­les mues­tran las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el hun­di­mien­to y los mi­tos y le­yen­das que se han for­ja­do en torno a la tra­ge­dia. Fi­nal­men­te, el vi­si­tan­te po­drá su­mer­gir­se

El mu­seo Ti­ta­nic Bran­son, en Mis­sou­ri (Es­ta­dos Uni­dos), re­pro­du­ce el bar­co a es­ca­la. Los vi­si­tan­tes en­tran por el ice­berg y se con­vier­ten en “pa­sa­je­ros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.