Rin­co­nes se­cre­tos en el Ei­xam­ple de Bar­ce­lo­na

Viajar - - LA BRÚJULA -

ABRI­GA­DO POR LA AR­MO­NÍA Y LA PRO­POR­CIÓN, el Ei­xam­ple trans­mi­te aún to­do el encanto de la tí­pi­ca vi­da de ba­rrio bar­ce­lo­nés. Y es que en el equi­li­brio es­tá el se­cre­to de es­ta zo­na, don­de se le­van­ta la Sa­gra­da Fa­mi­lia y que es­con­de rin­co­nes inol­vi­da­bles y sin­gu­la­res, ale­ja­dos del bu­lli­cio tu­rís­ti­co.

Un

re­co­rri­do por el cén­tri­co Ei­xam­ple de Bar­ce­lo­na tie­ne que co­men­zar in­elu­di­ble­men­te por una de las igle­sias más ori­gi­na­les del mun­do: el Tem­plo Ex­pia­to­rio de la Sa­gra­da Fa­mi­lia

, to­do un sím­bo­lo y re­cla­mo in­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad Con­dal, vi­si­ta­do ca­da año por mi­llo­nes de per­so­nas que se sien­ten atraí­das tan­to por su con­te­ni­do ar­qui­tec­tó­ni­co co­mo por lo re­li­gio­so.

La vi­si­ta al má­xi­mo ex­po­nen­te del mo­der­nis­mo ca­ta­lán de­be in­cluir una in­mer­sión en el ta­ller don­de tra­ba­jan los es­cul­to­res, que res­tau­ran las ma­que­tas ori­gi­na­les de Gau­dí a di­fe­ren­tes es­ca­las con el ob­je­ti­vo de ase­gu­rar la fi­de­li­dad del pro­yec­to ori­gi­nal, así co­mo una vi­si­ta al mu­seo en el que se mues­tran ma­que­tas, fo­to­gra­fías y di­bu­jos ori­gi­na­les de An­to­nio

EST­HER RO­DRÍ­GUEZ Gau­dí y a la tum­ba del ar­qui­tec­to en el in­te­rior del tem­plo.

Cual­quier ex­plo­ra­ción ri­gu­ro­sa del ba­rrio con­du­ci­rá al via­je­ro a pa­sear por l’avin­gu­da Gau­dí

, una ave­ni­da pea­to­nal que, en perfecta diagonal, une el tem­plo de la Sa­gra­da Fa­mi­lia con otro de los gran­des bas­tio­nes del mo­der­nis­mo ca­ta­lán: el Hos­pi­tal p de San­ta Creu i Sant Pau (Sant An­to­ni M. Claret, 167), obra de Lluís Do­mè­nech i Mun­ta­ner. Inau­gu­ra­do en el año 1930 y de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unes­co en 1997, las vi­si­tas guia­das per­mi­ten des­cu­brir los en­tre­si­jos y los sub­te­rrá­neos de es­te edi­fi­cio, que po­see una sin­gu­lar be­lle­za ar­tís­ti­ca.

Una vez em­bria­ga­dos de ar­te mo­der­nis­ta, es el mo­men­to idó­neo pa­ra re­po­ner ener­gías. En los al­re­de­do­res de l’avin­gu­da Gau­dí, muy cer­ca de Sant Pau, Tas­ca i Vins (In­dus­tria, 118) nos brin­da la po­si­bi­li­dad de de­gus­tar un buen ten­tem­pié en un am­bien­te que re­me­mo­ra las ta­ber­nas del pa­sa­do. Las tos­ta­das son tan gran­des que re­sul­tan in­abar­ca­bles pa­ra una so­la per­so­na. Tam­bién se pue­den sa­bo­rear em­bu­ti­dos y car­nes a la bra­sa a pre­cios eco­nó­mi­cos. Y pa­ra dis­fru­tar de un buen pos­tre, en la co­que­ta Pas­te­le­ría Mo­ra (Av­da. Gau­dí, 60) se pue­de ele­gir en­tre una am­plia va­rie­dad de tar­tas, pas­te­les y es­pe­cia­li­da­des ar­te­sa­nas.

Un cor­to pe­ro ani­ma­do pa­seo en di­rec­ción ha­cia el Tem­plo de la Sa­gra­da Fa­mi­lia nos con­du­ce has­ta una pq pe­que­ña tien­da, Fi­la­te­lia Gau­dí (Av­da. Gau­dí, 27-29), en la que se pue­den ven­der, com­prar y ad­mi­rar se­llos y mo­ne­das de to­das las épo­cas. Cam­bian­do de ter­cio, con­vie­ne aden­trar­se en una de las in­dus­trias con más so­le­ra de la ciu­dad: la an­ti­gua fá­bri­ca de Cer­ve­za Damm (Ros­se­lló, 515), inau­gu­ra­da en el año 1876. Pre­via re­ser­va, la vi­si­ta es gra­tui­ta y su­mer­ge al vi­si­tan­te en la in­tere­san­te y di­la­ta­da his­to­ria de on­ce ge­ne­ra­cio­nes de maes­tros cer­ve­ce­ros.

Cuan­do el ham­bre aso­me de nue­vo, , el Res­tau­ran­te Piz­ze­ría Fe­lino (Ma­ri­na, 269) es uno de los más re­co­men­da­bles de la zo­na. Un es­ta­ble­ci­mien­to de pe­que­ñas di­men­sio­nes cu­yos pro­pie­ta­rios sir­ven una de­li­cio-

La vi­si­ta a la fá­bri­ca de cer­ve­za Damm es gra­tui­ta si se ha­ce con re­ser­va

sa co­ci­na me­di­te­rrá­nea e ita­lia­na acom­pa­ña­da de un tra­to afa­ble y cer­cano. A es­ca­sos cien me­tros es­pe­ra La Pa­ra­de­ta (Pas­sat­ge de Si­mó, 18), ideal pa­ra los que pre­fie­ran un pi­co­teo de ra­cio­nes de ma­ris­co fres­quí­si­mo.

Pa­ra fi­na­li­zar la jor­na­da en es­ta zo­na se pue­den com­par­tir char­las y ri­sas con los lu­ga­re­ños. El Sam­ba Bra­sil (Le­pant, 297) nos trae un pe­da­ci­to de Bra­sil a Bar­ce­lo­na. Un pe­que­ño lo­cal re­gen­ta­do des­de ha­ce va­rias dé­ca­das por una fa­mi­lia ca­rio­ca, don­de las cai­pi­ri­ñas se pa­la­dean al son de los rit­mos más can­den­tes. Tie­ne una ex­ten­sa car­ta de cóc­te­les –con y sin al­cohol– y de zu­mos tro­pi­ca­les. Otra op­ción más clásica pe­ro no me­nos acer­ta­da es el Ca­sa­blan­ca (Dos de Maig, 277), una coc­te­le­ría de las de to­da la vi­da con co­pas muy ge­ne­ro­sas y ra­cio­nes abun­dan­tes pa­ra pi­co­tear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.