Ama­ble Gui­nea

Viajar - - CARRETERA -

Si hay un país que de­tes­to en Áfri­ca, ése no es otro que Gui­nea Ecua­to­rial, la an­ti­gua Gui­nea es­pa­ño­la. Co­mo ca­si to­do el mun­do sa­be, Gui­nea es un pe­que­ño te­rri­to­rio, no mu­cho más gran­de que Ga­li­cia, que en los úl­ti­mos años se ha vis­to agra­cia­do por la más im­por­tan­te de las lo­te­rías de nues­tra épo­ca: el ha­llaz­go de pe­tró­leo. Sus re­ser­vas de oro ne­gro son las más abun­dan­tes de Áfri­ca des­pués de Ni­ge­ria. Pe­ro si bien es­ta úl­ti­ma na­ción su­pera la ci­fra de cien­to se­sen­ta mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes –es el país más po­bla­do de Áfri­ca y el sép­ti­mo del mun­do–, en Gui­nea Ecua­to­rial la ci­fra no sube mu­cho más allá del mi­llón. A Gui­nea, sin em­bar­go, le igua­la una ca­rac­te­rís­ti­ca con Ni­ge­ria: la de­sigual­dad en el re­par­to de la ri­que­za. Se cal­cu­la que, en los dos paí­ses, la ma­yo­ría de sus ha­bi­tan­tes so­bre­vi­ve con un dó­lar al día. Eso en tan­to que, por ejem­plo, en Lagos, ca­pi­tal de Ni­ge­ria, el rey se sien­ta en un trono la­bra­do en oro pu­ro, com­pra­do con los enor­mes be­ne­fi­cios del pe­tró­leo. Teodoro Obiang, el dic­ta­dor gui­neano, era un mo­des­to ofi­cial del ejér­ci­to cuan­do en el año 1979 en­ca­be­zó el gol­pe que de­rro­có a su tío Fran­cis­co Macías, el pri­mer pre­si­den­te del país tras pro­cla­mar­se la in­de­pen­den­cia en el año 1968. Macías fue fu­si­la­do veinte días des­pués, acu­sa­do de ge­no­ci­dio, ya que du­ran­te sus nue­ve años de man­da­to al me­nos pro­vo­có la muer­te o la des­apa­ri­ción de unos 50.000 gui­nea­nos. Muer­to el ti­rano, Obiang, lle­nán­do­se la bo­ca con pro­me­sas de­mo­crá­ti­cas, se pu­so al fren­te de un po­bre país cu­yas úni­cas fuen­tes de sus­ten­to eran el ca­cao y la ma­de­ra. Vi­si­ta­ba con fre­cuen­cia España y, has­ta tal pun­to era frá­gil la eco- no­mía de su país, que el Go­bierno de Ma­drid le re­ga­la­ba sus uni­for­mes. Muy pron­to, no obs­tan­te, las pro­me­sas de­mo­crá­ti­cas de Teodoro Obiang se es­fu­ma­ron, de­ri­van­do ha­cia un ab­so­lu­tis­mo sin fi­su­ras y pro­cla­mán­do­se pre­si­den­te vi­ta­li­cio. Una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes fue ale­jar­se de la ór­bi­ta de in­fluen­cia es­pa­ño­la, acer­cán­do­se a la fran­ce­sa y, pos­te­rior­men­te, a la nor­te­ame­ri­ca­na. Ma­drid, no obs­tan­te, si­guió sol­tan­do gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro pa­ra ayu­dar a su an­ti­gua co­lo­nia.

Y en el año 2000 lle­gó el pe­tró­leo. Y mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res llo­vie­ron so­bre Gui­nea. O no..., pa­ra ser más exac­tos ha­bría que de­cir otra co­sa: mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res llo­vie­ron so­bre Obiang, sus fa­mi­lia­res y sus alle­ga­dos. Y el país es hoy una suer­te de fin­ca pri­va­da del dic­ta­dor, bien pro­te­gi­do por Fran­cia –que con­tro­la to­das las in­ver­sio­nes en co­mu­ni­ca­cio­nes– y por los Es­ta­dos Uni­dos, be­ne­fi­cia­rios prio­ri­ta­rios de su pe­tró­leo. En­tre­tan­to, la ma­yo­ría de los po­bla­do­res de la re­pú­bli­ca so­bre­vi­ven con un dó­lar al día en arra­ba­les mi­se­ra­bles e in­sa­lu­bres. No hay pe­rió­di­cos ni una televisión que in­for­men so­bre la reali­dad so­cial, no hay vi­da cul­tu­ral al­gu­na y la po­ca opo­si­ción po­lí­ti­ca que emer­ge en el país aca­ba en la cár­cel o el exi­lio. Y tal si­tua­ción ge­ne­ra es­tram­bó­ti­cos personajes co­mo Teo­do­ri­to, el hi­jo del dic­ta­dor, cu­yas man­sio­nes en ciu­da­des co­mo Pa­rís o Nue­va York –lo su­pi­mos ha­ce unos po­cos me­ses, cuan­do su ca­sa en la ca­pi­tal fran­ce­sa fue re­gis­tra­da por la Po­li­cía– es­con­den au­to­mó­vi­les, mo­bi­lia­rio y jo­yas que es­tán va­lo­ra­dos en cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros.

A los es­pa­ño­les se nos tra­ta par­ti­cu­lar­men­te mal en el país. No so­lo por par­te de las au­to­ri­da­des y la Po­li­cía sino in­clu­so por la ma­yo­ría de la po­bla­ción, cu­yo ce­re­bro ha si­do con­ve­nien­te­men­te la­va­do por el ré­gi­men. De ese mo­do, la es­tan­cia en Gui­nea se nos vuel­ve ex­tra­or­di­na­ria­men­te in­có­mo­da. Las tra­di­cio­na­les sim­pa­tía y hos­pi­ta­li­dad afri­ca­nas no exis­ten en nues­tra ex co­lo­nia.

Por eso me pre­gun­to: ¿por qué el Go­bierno es­pa­ñol gas­ta va­rios mi­llo­nes de eu­ros en asis­ten­cia cul­tu­ral a un país inun­da­do de mi­llo­nes de eu­ros y en don­de a los es­pa­ño­les po­co me­nos que se nos es­cu­pe por la ca­lle?

¿Por qué el Go­bierno es­pa­ñol gas­ta mi­llo­nes en asis­ten­cia cul­tu­ral a un país inun­da­do de mi­llo­nes y que nos odia?

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.