Me­jor be­sar ele­fan­tes

Viajar - - CRONICAS -

La ca­za es una afi­ción de ju­ga­do­res de ven­ta­ja. Ma­tar un ani­mal con una es­co­pe­ta o con un ri­fle con­vier­te la ca­ce­ría en una ac­ti­vi­dad pe­li­gro­sa so­lo por­que se te pue­de dis­pa­rar el ar­ma con­tra ti mis­mo o con­tra tus com­pa­ñe­ros de an­dan­zas; ac­ci­den­tes de ca­za. El ori­gen de la ca­za fue la su­per­vi­ven­cia. En­ton­ces ha­bía que ca­zar pa­ra co­mer. Hoy es una ac­ti­vi­dad que prac­ti­can mu­chas per­so­nas en España y en el mun­do. La ca­za es eco­ló­gi­ca cuan­do sir­ve pa­ra con­tro­lar el tamaño de las po­bla­cio­nes que se ex­pan­den. Lo de­más, es sa­cri­fi­cio de vi­das por el pla­cer de ma­tar. No me ins­pi­ra, pe­ro res­pe­to la ca­za con­tro­la­da. Me cues­ta mu­cho ma­tar una cu­ca­ra­cha y no pue­do aca­bar di­rec­ta­men­te con un ra­tón. A los que no se pue­den re­sis­tir a la de­mos­tra­ción de po­de­río ma­tan­do un ele­fan­te o un ri­no­ce­ron­te se les po­dría or­ga­ni­zar un par­que te­má­ti­co pa­ra que dis­pa­ra­ran ri­fles con ba­las de pin­tu­ra.

Áfri­ca es un con­ti­nen­te má­gi­co. Tie­ne rin­co­nes muy es­pe­cia­les en don­de la vi­da ani­mal y la flo­ra cons­ti­tu­yen el epi­cen­tro de su di­fe­ren­cia. ¿Por qué ma­tar ele­fan­tes, leo­nes, ri­no­ce­ron­tes u otras es­pe­cies en ex­tin­ción? Pe­li­gran las es­pe­cies pro­te­gi­das por­que hay ca­za­do­res que an­te­po­nen el pla­cer de ex­ter­mi­nar­las a la ra­zón de pro­te­ger­las. Es, so­bre to­do, la ca­za ma­yor un gran ne­go­cio. Los se­ño­ri­tos que no en­cuen­tran for­ma de dar uti­li­dad al ex­ce­den­te de sus for­tu­nas quie­ren una fo­to jun­to a un ele­fan­te muer­to. ¡Es lo más! Es, so­bre to­do, una de­mos­tra­ción de po­der eco­nó­mi­co. Cuan­to más gran­de sea la pie­za, más po­der se de­mues­tra. Es una for­ma de ma­chis­mo en el que el po­de­ro­so se da el lu­jo de ma­tar a es­pe­cies en de­ca­den­cia.

Las em­pre­sas de sa­fa­ris de lu­jo tras­la- dan el con­fort de un ho­tel de cin­co es­tre­llas a pie de ma­ta­de­ro. A los se­ño­ri­tos les acom­pa­ñan ca­za­do­res ex­per­tos pa­ra su se­gu­ri­dad. El se­gun­do tiro de­fi­ni­ti­vo es­tá ase­gu­ra­do. No hay no­ti­cias re­cien­tes de que un ele­fan­te aplas­te la ca­be­za de un tu­ris­ta ca­za­dor. La ba­la de al­to ca­li­bre es más rá­pi­da que la más ve­loz de las ca­rre­ras.

No ten­go aho­ra po­si­ción pa­ra ir a be­sar ele­fan­tes. Me apa­sio­na­ría ese via­je pa­ra con­tem­plar la vi­da de las es­pe­cies más gran­des, más be­llas y aco­rra­la­das por la es­tu­pi­dez del hom­bre po­de­ro­so. Y pa­ra ren­dir­les tri­bu­to de mi res­pe­to y mi ca­ri­ño.

Los ca­za­do­res de gran­des pie­zas lo ha­cen a hur­ta­di­llas. So­lo se les des­cu­bre cuan­do caen en el nar­ci­sis­mo de re­tra­tar­se con su víc­ti­ma. For­ma par­te de es­te ri­to tri­bal, co­mo la con­fir­ma­ción de su vic­to­ria so­bre la be­lle­za ani­mal.

El ele­fan­te es un ani­mal mí­ti­co, po­de­ro­so. Ha si­do do­mes­ti­ca­do por el hom­bre, pe­ro nun­ca ha per­di­do su fie­re­za, su ins­tin­to de de­fen­sa. El trá­fi­co de sus col­mi­llos de mar­fil ha in­ten­ta­do ser con­tro­la­do pa­ra evi­tar el aci­ca­te que ejer­ce so­bre los des­al­ma­dos la ma­tan­za de es­ta es­pe­cie por la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca que pro­vee.

Sa­bía­mos de la dua­li­dad del Rey de España: pre­si­den­te de aso­cia­cio­nes pro­tec­to­ras de ani­ma­les y fa­ná­ti­co ca­za­dor. La ca­za ma­yor sir­ve tam­bién pa­ra el ejer­ci­cio de trá­fi­co de in­fluen­cias. Los po­de­ro­sos ha­cen ne­go­cio a la som­bra de una es­co­pe­ta o un ri­fle de pre­ci­sión, y de la pie­za aba­ti­da. Es otra li­tur­gia del po­der: el ma­cho mata y des­pués ne­go­cia. Re­pre­sen­ta una for­ma de jue­go in­fan­til pa­ra com­pro­bar quién tie­ne el pe­ne más lar­go en la si­mi­li­tud de un ri­fle con un falo.

Ca­da uno, en la vi­da, se re­tra­ta no so­lo por lo que ha­ce sino con los amigos con los que com­par­te. Nun­ca he asis­ti­do a una ca­ce­ría. Nun­ca he dis­pa­ra­do a un ani­mal. Nun­ca he po­di­do ir a un safari fo­to­grá­fi­co. Aho­ra, en me­dio de una in­dig­na­ción por la fal­ta de ejem­pla­ri­dad de quie­nes son ser­vi­do­res de esa exi­gen­cia, he pen­sa­do en em­pe­zar a aho­rrar pa­ra via­jar a la Áfri­ca más es­con­di­da y tra­tar de be­sar a un ele­fan­te. En esa dia­léc­ti­ca en­tre la vi­da y la muer­te, es­toy con la vi­da: ple­na, bri­llan­te, li­bre, po­de­ro­sa. Es­toy con la víc­ti­ma; no con el ver­du­go. Por eso quie­ro be­sar a un ele­fan­te en la fren­te en el co­ra­zón de Áfri­ca.

Aho­ra, en me­dio de la in­dig­na­ción, he pen­sa­do via­jar al co­ra­zón de Áfri­ca y tra­tar de be­sar a un ele­fan­te en la fren­te

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.