Cre­cen los via­jes so­li­da­rios di­rec­tos, con me­nos in­ter­ven­ción de las ONG

Viajar - - LA BRÚJULA -

EN­SE­ñAR EN UN CO­LE­GIO DE IN­DIA, co­la­bo­rar en cam­pos de tra­ba­jo de Ma­rrue­cos, co­no­cer un cam­po de re­fu­gia­dos en Pa­les­ti­na... Son los lla­ma­dos via­jes so­li­da­rios, una al­ter­na­ti­va pa­ra co­no­cer la reali­dad y echar una mano, pe­ro aho­ra ade­más con un con­tac­to más per­so­nal en­tre el via­je­ro y los re­cep­to­res de su co­la­bo­ra­ción.

Ala ho­ra de pre­pa­rar las va­ca­cio­nes, hay va­rios ele­men­tos a te­ner en cuen­ta. Po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas, fe­chas de li­bran­za, nú­me­ro de fa­mi­lia­res… Ob­via­men­te, la cues­tión va más allá de ele­gir en­tre pla­ya y mon­ta­ña. Mu­chos via­je­ros op­tan por en­tor­nos cer­ca­nos, mien­tras que otros pre­fie­ren tras­la­dar­se a re­mo­tos y exó­ti­cos pa­ra­jes. En los úl­ti­mos años ha au­men­ta­do el nú­me­ro de via­je­ros que, más allá del des­tino ele­gi­do, tra­tan de em­plear su pe­río­do de va­ca­cio­nes en ayu­dar a los de­más. Es lo que se co­no­ce co­mo via­je so­li­da­rio. Lo más clá­si­co es en­cau­zar es­te ti­po de via­je a tra­vés de una ONG, aun­que úl­ti­ma­men­te se de­tec­ta un au­ge en la op­ción de pres­cin­dir de in­ter­me­dia­rios y di­bu­jar el via­je de una ma­ne­ra más per­so­nal y di­rec­ta (ver co­lum­na de­re­cha). Si se op­ta por una ONG, el ma­re­mág­num de es­te ti­po de or­ga­nis­mos es tal que con­vie­ne no es­ca­ti­mar es­fuer­zos en in­for­mar­se de las al­ter­na­ti­vas. Un buen pun­to de par­ti­da es la Coor­di­na­do­ra ONG pa­ra el Desa­rro­llo (www.cong­de.org), que aglu­ti­na a las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan en Es­pa­ña. Otra web de con­sul­ta es www.ca­nal­so­li­da­rio.org, que ofre­ce in­for­ma­ción so­bre el mun­do de la so­li­da­ri­dad. El por­tal tie­ne un bus­ca­dor de opor­tu­ni­da­des de vo­lun­ta­ria­do, ya sea en Es­pa­ña o en el ex­tran­je­ro. Una vez es­ta­ble­ci­das las pre­fe­ren­cias, el si­guien­te pa­so es en­trar en con­tac­to con la ONG ele­gi­da. Las op­cio­nes son mu­chas, des­de es­tan­cias so­li­da­rias co­la­bo­ran­do en pro­yec­tos lo­ca­les has­ta cur­sos de coo­pe­ra­ción so­bre el te­rreno, pa­san­do por via­jes pa­ra des­cu­brir la cul­tu­ra y el día a día de la po­bla­ción lo­cal. Las pro­pues­tas pro­vie­nen des­de ope­ra­do­res co­mo Wá­ti­na Tours (www.wa­ti­na­tours.com) has­ta or­ga­ni­za­cio­nes co­mo So­li­da­ri­dad In­ter­na­cio­nal, AIPCPan­do­ra, Setem, Afri­ka­ble, Sodepaz, Ce­rai, Coo­pe­ra­tur, Mi­ra­das al Mun­do… Otra op­ción es via­jar por li­bre y re­la­cio­nar­se con ONG lo­ca­les. En cual­quier ca­so, siem­pre hay que res­pe­tar las cos­tum­bres, pro­cu­rar con­su­mir pro­duc­tos y ser­vi­cios lo­ca­les, pa­gar un pre­cio jus­to y cui­dar el en­torno.

P.F.

Mu­chos via­je­ros pre­fie­ren ir por li­bre y po­ner­se en con­tac­to con una ONG lo­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.