Téc­ni­cas pa­ra do­mi­nar el di­fí­cil ar­te del re­tra­to en ex­te­rio­res

Viajar - - LA BRÚJULA -

FO­TO­GRA­FIAR PER­SO­NAS RE­SUL­TA MUY SEN­CI­LLO, pe­ro ob­te­ner re­tra­tos in­tere­san­tes no lo es en ab­so­lu­to y, ade­más, la cues­tión se com­pli­ca cuan­do las imá­ge­nes se cap­tan en el ex­te­rior. Si­guien­do al­gu­nas sen­ci­llas re­co­men­da­cio­nes, us­ted con­se­gui­rá me­jo­rar sus re­tra­tos con­si­de­ra­ble­men­te.

Una

gran par­te de las téc­ni­cas ne­ce­sa­rias pa­ra ob­te­ner bue­nos re­tra­tos es­tán mu­cho más re­la­cio­na­das con sa­ber co­lo­car ac­ce­so­rios co­mo re­flec­to­res y flas­hes, y fa­mi­lia­ri­zar­se con su uso, que con la téc­ni­ca fo­to­grá­fi­ca pro­pia­men­te di­cha. Al­go fun­da­men­tal es lan­zar­se a la bús­que­da de una lo­ca­li­za­ción apro­pia­da. Se de­be ele­gir un fon­do lim­pio, que per­mi­ta en­cua­drar bien y no dis­trai­ga. Tam­bién re­sul­ta re­co­men­da­ble bus­car un ban­co o una pie­dra en la que el su­je­to pue­da sen­tar­se o apo­yar­se. Ade­más, se de­be uti­li­zar tam­bién una aper­tu­ra am­plia pa­ra que el fon­do apa­rez­ca des­en­fo­ca­do. Otro as­pec­to fun­da­men­tal es la ilu­mi­na­ción. En ex­te­rio­res es más con­ve­nien­te rea­li­zar fo­to­gra­fías cuan­do el cie­lo es­tá nu­bla­do, ya que la luz re­sul­ta más uni­for­me y no se crean som­bras du­ras po­co fa­vo­re­ce­do­ras. No obs­tan­te, siem­pre sue­le apa­re­cer al­gu­na de­ba­jo de los ojos. En ese ca­so bas­ta con uti­li­zar un sim­ple re­flec­tor ple­ga­ble. Es­tán dis­po­ni­bles en tres co­lo­res: pla­ta, blan­co y do­ra­do. Lo me­jor es pro­bar los tres pa­ra ver qué efec­to es más ade­cua­do al ti­po de re­tra­to que es­ta­mos rea­li­zan­do, pe­ro en ge­ne­ral el blan­co con­si­gue fo­to­gra­fías más na­tu­ra­les mien­tras que el do­ra­do apor­ta un to­que de ca­li­dez. En cuan­to a la uti­li­za­ción del flash, no re­sul­ta ade­cua­do em­plear el que se en­cuen­tra in­te­gra­do en la pro­pia cá­ma­ra. Lo más apro­pia­do es uti­li­zar uno ex­terno y, a ser posible, con­fi­gu­rar la cá­ma­ra pa­ra que el in­terno sir­va tam­bién pa­ra ac­ti­var el ex­terno (mo­do esclavo). De esa for­ma se pue­de si­tuar la cá­ma­ra en una po­si­ción y el flash, en otra dis­tin­ta. Pue­de ser ne­ce­sa­rio dis­po­ner de un asis­ten­te o co­lo­car el se­gun­do flash en un trí­po­de. Por otro la­do, pa­ra evi­tar las com­pli­ca­cio­nes in­ne­ce­sa­rias es me­jor con­fi­gu­rar el flash esclavo en mo­do au­to­má­ti­co y co­lo­car­lo a la de­re­cha o iz­quier­da del su­je­to. Lue­go es cues­tión de ir pro­ban­do dis­tin­tas po­si­cio­nes del flash pa­ra ver cuál de ellas per­mi­te con­se­guir unos me­jo­res re­sul­ta­dos. Tam­bién pue­de ser ne­ce­sa­rio com­bi­nar el flash con un re­flec­tor.

Es me­jor fo­to­gra­fiar cuan­do el cie­lo es­tá nu­bla­do ya que la luz es más uni­for­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.