El Mah­di

Viajar - - LUNAS -

To­dos los días, en es­pe­cial los mar­tes, un gen­tío se agol­pa an­te el po­zo de la mez­qui­ta de Jam­ka­ran, a 150 ki­ló­me­tros de Tehe­rán. Mu­chos echan en ese po­zo un pa­pel don­de han es­cri­to al­gu­na pe­ti­ción di­ri­gi­da al Imán Duo­dé­ci­mo. Es el Imán Ocul­to, o el Mah­di, el que ha de ve­nir, ya no fal­tan­do mu­cho, pa­ra ha­cer jus­ti­cia en es­te mun­do. En eso creen los chií­tas en Irán. Otros pe­re­gri­nos atan cuer­de­ci­llas en las re­jas del po­zo, la­zos de unión con el Mah­di, que re­cuer­dan los ex­vo­tos de te­la que se cuel­gan en las ra­mas de los ár­bo­les en Uz­be­kis­tán y otros paí­ses de Asia Cen­tral en ho­nor de di­ver­sas dei­da­des.

El mo­men­to cul­mi­nan­te se pro­du­ce con la sa­lat al Ma­grib, la ora­ción del atar­de­cer, cuan­do mu­chos fie­les chií­tas sien­ten que el Mah­di es­tá más cer­ca que nun­ca. A con­ti­nua­ción, la mez­qui­ta, eri­gi­da en ho­nor del je­que Ha­san Bin Math­leh Jam­ka­ra­ni, ofre­ce una ce­na vo­ti­va a los fie­les pa­ra que pue­dan vol­ver a sus ca­sas res­ta­ble­ci­dos amén de emo­cio­na­dos. Todo lo cual vie­ne del año 984, cuan­do el je­que Jam­ka­ra­ni vio en es­te mis­mo si­tio al pro­pio Mah­di, y ade­más en com­pa­ñía de Al Khird, o El Ver­de, uno de los pro­fe­tas re­co­no­ci­dos en el Co­rán, y de 60 per­so­nas ves­ti­das de blan­co o de ver­de, y sen­ta­das so­bre co­ji­nes y al­moha­do­nes. Jam­ka­ra­ni tu­vo una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria so­bre todo por ver en per­so­na al Mah­di, por otro nom­bre Wa­li al-Asr, el Se­ñor o Maes­tro del Tiem­po, un hom­bre de be­llas fac­cio­nes y de unos 30 años de edad. Él, el Mah­di, man­dó a Jam­ka­ra­ni ma­tar una ca­bra y dar su car­ne a los en­fer­mos, y los que co­mie­ron sa­na­ron. Tam­bién en­car­gó a Jam­ka­ra­ni que se acer­ca­ra has­ta Qom, don­de vi­vía el ve­ne­ra­ble Sey­yed Abul Ha­san, pa­ra que és­te de­di­ca­ra las li­mos­nas que ad­mi­nis­tra­ba a eri­gir una mez­qui­ta en el lu­gar de la apa­ri­ción. Las ca­de­nas del re­cin­to de la nue­va mez­qui­ta cu­ra­ban a los en­fer­mos, aun­que des­apa­re­cie­ron a la muer­te de Sey­yed Abul Ha­san.

La mez­qui­ta de Jam­ka­ran res­plan- de­ce por la no­che con su cú­pu­la de co­lor pis­ta­cho y sus dos mi­na­re­tes des­pi­dien­do lu­ces en­tre ver­do­sas y fan­tas­ma­gó­ri­cas, a seis ki­ló­me­tros de Qom, don­de es co­mo de oro ma­ci­zo la cú­pu­la de la mez­qui­ta de Fá­ti­ma Ma­su­meh, la her­ma­na del Imán Re­za, una be­lle­za de ar­te ira­ní que nun­ca se ha di­si­pa­do en mi me­mo­ria. Aho­ra es Jam­ka­ran, más que Qom, la me­ta que atrae a los pe­re­gri­nos, el epi­cen­tro de la an­sio­sa es­pe­ra del Imán Ocul­to. Pa­ra al­gu­nos po­dría tra­tar­se de Moha­med ibn Ha­san, des­cen­dien­te di­rec­to del Pro­fe­ta, quien des­apa­re­ció en el si­glo IX, pe­ro pa­ra pre­pa­rar un re­torno que se­rá pre­ce­di­do de un caos, gue­rras y pes­tes, co­mo en el Apo­ca­lip­sis cris­tiano. Lue­go el Mah­di im­pon­drá la paz en el mun­do o en lo que que­de de él.

Uno no sien­te año­ran­za por tiem­pos ve­ni­de­ros y apo­ca­líp­ti­cos, sino por el tiem­po trans­cu­rri­do. Cuan­do fui por pri­me­ra vez a Irán en di­ciem­bre de 1979 pu­de en­tre­vis­tar en Qom al aya­to­lá Jal­ja­li, un mu­lá de ver­bo in­cen­dia­rio y no­ta­ble ba­rri­ga ce­ñi­da por un cin­tu­rón con una pis­to­la Lla­ma, he­cha en Vi­to­ria. Jal­ja­li pre­si­día los tri­bu­na­les re­vo­lu­cio­na­rios del nue­vo ré­gi­men ins­tau­ra­do en fe­bre­ro de ese mis­mo año tras la caí­da del Sha. Tam­bién pu­de co­no­cer a Sa­degh Ghotb­za­deb, re­cién nom­bra­do mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res tras di­ri­gir la Te­le­vi­sión ira­ní, y asis­tir a las rue­das de pren­sa del mi­nis­tro de Eco­no­mía Ba­ni Sadr, y de los aya­to­lás Behesh­ti y Mon­ta­ze­ri. Es­tu­ve en Qom vien­do el fer­vor que sus­ci­ta­ba Jo­mei­ni sa­lu­dan­do a la ma­sa en el ca­lle­jón Gha­zi, y en la ver­ja de la em­ba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na en Tehe­rán cuan­do den­tro ha­bía 49 per­so­nas se­cues­tra­das. En aquel Irán tur­bu­len­to, ya sin cer­ve­za y sin fle­qui­llos fe­me­ni­nos a la vis­ta, al­gu­nos creían que los ame­ri­ca­nos iban a in­va­dir la ciu­dad san­ta de Qom pa­ra con­se­guir la li­be­ra­ción de los rehe­nes. Otros con­fun­dían aque­lla tur­bu­len­cia con la in­mi­nen­te lle­ga­da del Mah­di, aun­que Jo­mei­ni no se can­sa­ba de re­pe­tir que él no era el Imán Ocul­to. Esa es una fi­gu­ra de ca­te­go­ría me­siá­ni­ca, lin­dan­do lo di­vino más que lo hu­mano. Y con ras­gos de sin­cre­tis­mo, pues­to que hay quie­nes creen que al fi­nal de los tiem­pos el Mah­di apa­re­ce­rá jun­to a Isa (Je­su­cris­to), si bien blan­dien­do la es­pa­da bí­fi­da o Zul­fi­qar. Y ahí el río se bi­fur­ca co­mo en la co­pia ha­lla­da en Tur­quía del evan­ge­lio de San Ber­na­bé, pe­ro esa es otra his­to­ria.

Jam­ka­ran es la me­ta que atrae a los pe­re­gri­nos, el epi­cen­tro de la an­sio­sa es­pe­ra del Imán Ocul­to

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.