Cru­ce­ro por el Da­nu­bio pa­ra des­cu­brir la otra Bu­da­pest

Viajar - - CARTA - Ma­ri­sa Rey,

La ca­pi­tal hún­ga­ra po­see un mag­ní­fi­co ca­tá­lo­go mo­nu­men­tal. En la co­li­na del cas­ti­llo, la zo­na más an­ti­gua de la ciu­dad, pue­den des­cu­brir­se, por ejem­plo, edi­fi­cos de in­te­rés co­mo el Pa­la­cio Real, que al­ber­ga la Ga­le­ría Na­cio­nal con una gran co­lec­ción de arte hún­ga­ro; el Bas­tión de los Pes­ca­do­res, un mi­ra­dor que ofre­ce be­llas vis­tas y que de­be su nom­bre al gre­mio res­pon­sa­ble de la de­fen­sa de esa par­te de la mu­ra­lla du­ran­te la Edad Me­dia; y tam­bién hay que vi­si­tar, si es po­si­ble, la igle­sia de Ma­tías, un tem­plo cu­ya fac­tu­ra ac­tual se de­be al ar­qui­tec­to Frig­yes Schu­lek. Ya en la zo­na de Pest, me­re­ce la pe­na ha­cer un al­to en el Par­la­men­to, un sun­tuo­so edi­fi­cio de es­ti­lo ecléc­ti­co que fue fi­na­li­za­do en 1902; y la ba­sí­li­ca de San Es­te­ban, que al­ber­ga una de las re­li­quias más ado­ra­das por los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad: la mano mo­mi­fi­ca­da de San Es­te­ban. Y co­mo prin­ci­pal ar­te­ria de la ur­be, el río Da­nu­bio. Por ello, con­vie­ne to­mar uno de los múl­ti­ples cru­ce­ros que efec­túan un re­co­rri­do por sus aguas pa­ra des­cu­brir una ima­gen di­fe­ren­te y úni­ca de Bu­da­pest.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.