Mu­nich

EL WES­TEND. A un pa­so del par­que The­re­sien­wie­se, que pron­to aco­ge­rá la co­lo­sal Ok­to­ber­fest, es­te ba­rrio mul­ti­ét­ni­co es el nue­vo re­fu­gio de es­tu­dian­tes, ar­tis­tas y bohe­mios, atraí­dos por su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y su per­so­na­li­dad ecléc­ti­ca. NOE­LIA FE­RREI­RO

Viajar - - LABRÚJULA -

De­cir que la cer­ve­za co­rre a rau­da­les es so­lo una ni­mia for­ma de alu­dir a la Ok­to­ber­fest, la fies­ta por ex­ce­len­cia de Mu­nich que sa­cu­de la ciu­dad ca­da oto­ño. Por­que en es­te co­lo­sal ho­me­na­je a es­te lí­qui­do ele­men­to, el más arrai­ga­do de la his­to­ria, no sólo des­fi­lan sin tregua ja­rras de ta­ma­ño XL sino tam­bién sal­chi­chas, po­llos asa­dos y co­di­llos, can­tos y hu­mor de ba­ca­nal… y has­ta sie­te mi­llo­nes de per­so­nas lle­ga­das de to­dos los rin­co­nes pa­ra asis­tir al even­to po­pu­lar más re­nom­bra­do del mun­do.

Po­co fal­ta es­te año pa­ra su ce­le­bra­ción –del 22 de sep­tiem­bre al 7 de oc­tu­bre– en su se­de tra­di­cio­nal: la ex­pla­na­da de Te­re­sa o The­re­sien­wie­se (Wiesn), una in­men­sa pra­de­ra a po­ca dis­tan­cia del cen­tro que da pa­so a un ba­rrio re­si­den­cial en pleno y con­ti­nuo cre­ci­mien­to: el Wes­tend, tam­bién lla­ma­do Sch­want­har­lehöhe. Una op­ción más que con­si­de­ra­ble pa­ra quie­nes se su­men al fer­vor lú­di­co de la Ok­to­ber­fest o pa­ra aque­llos otros que de­ci­dan de­vo­rar es­ta me­tró­po­li ale­ma­na más allá de la Ma­rien­platz.

Di­gá­mos­lo cla­ra­men­te: el Wes­tend no re­sul­ta mo­nu­men­tal­men­te bo­ni­to, aun­que sí des­pren­de, sin em­bar­go, el en­can­to de lo al­ter­na­ti­vo, de ese bar­niz mul­ti­ét­ni­co que le in­su­fla un ai­re re­no­va­do. El ba­rrio, que aco­ge más ex­tran­je­ros que cual­quier otra área de Mu­nich, es úl­ti­ma­men­te un pa­raí­so pa­ra es­tu­dian­tes, ar­tis­tas y bohe­mios. Al­go ten­drá que ver el re­du­ci­do cos­te de la vi­vien­da y su am­plia ofer­ta de ocio y de cul­tu­ra.

El Wes­tend ha he­cho de la co­ci­na internacional uno de sus gran­des re­cla­mos, con pre­cios ase­qui­bles en­fo­ca­dos a los jó­ve­nes. A mu­chos de ellos, por ejem­plo, se les pue­de ver asi­dua­men­te en Kao Kao , un tai­lan­dés es­con­di­do en la Tul­becks­tras­se con un ex­qui­si­to bufé al me­dio­día. O en Il Cas­tagno , en la Gras­sers- tras­se, con su im­ba­ti­ble me­nú ita­liano de pro­duc­tos siem­pre fres­cos. Y ello sin des­me­re­cer la co­ci­na re­gio­nal, que tam­bién tie­ne su ex­po­nen­te en Au­gus­ti­ner Bräus­tu­ben , un au­tén­ti­co me­són bá­va­ro don­de uno se pue­de ati­bo­rrar de cer­do asa­do.

Pe­ro si hay un lo­cal que con­den­sa co­mo nin­guno la esen­cia de es­te ba­rrio a ca­ba­llo en­tre lo re­tro y lo chic, es­te es Le Ma­rais , al ini­cio de la Parks­tras­se. Un ca­fé/tien­da

El Wes­tend es aho­ra el pa­raí­so de es­tu­dian­tes, ar­tis­tas y bohe­mios

que aú­na el am­bien­te pa­ri­sino de los años 20 con la ven­ta de pro­duc­tos vin­ta­ge tan ra­bio­sa­men­te de mo­da.

El Wes­tend cuen­ta con un mu­seo pa­ra sa­ciar la in­quie­tud cul­tu­ral: el Mu­seo del Trans­por­te , cer­ca de Ba­va­ria Park , don­de se pue­den ad­mi­rar los his­tó­ri­cos in­ven­tos del hom­bre pa­ra des­pla­zar­se rá­pi­do. Y pa­ra des­can­sar, ade­más de Wiesn, no hay que ol­vi­dar el West­park . Por­que es­te ba­rrio pre­su­me tam­bién de es­pa­cios ver­des, más allá de la es­té­ti­ca in­dus­trial que for­ma par­te de su ca­rác­ter.

Ale­ma­nes con tra­jes tí­pi­cos de Ba­vie­ra en una de las car­pas del par­que The­re­sien­wie­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.